De cómo Zapatero se ha quedado en cueros

José Luis Rodríguez Zapatero anda vendiendo su libro. Como varios otros políticos. Son los únicos –al margen del famoseo de tres al cuarto- que obtienen algún rendimiento económico de lo que solía ser la noble pasión de escribir. De paso, “desnudan” sus almas tal como ellos las ven e intentan arropar sus errores. Solo que Zapatero, el anterior presidente socialista español, ha quedado algo más en evidencia. Aunque si lo pensamos también es algo que les ocurre a los demás. La palabra escrita a través de muchas páginas es muy evidente aunque se intente disfrazarla.

Zapatero nos cuenta pues en su libro, como cedió a las presiones del Banco Central Europeo. Presidido entonces por Tritchet, le daba órdenes precisas como si el presidente del gobierno español fuera un pelele. Como si lo fuera. Me hace Usted un decreto por aquí, me recorta por allá. En una palabra, resulta indignante leer esta cartita.

Como cuenta Gonzalo Cortizo, “España no fue el único país que recibió un documento similar. En aquellos días las cosas en Italia no iban bien y Berlusconi recibió un documento similar. La diferencia con España es que la prensa italiana si tuvo acceso al documento en tiempo real y su opinión pública pudo conocer la trastienda de la crisis, el porqué de las cosas”.

En aquellos días, sí, tocaba exprimir a los ciudadanos para pagar la estafa financiera que se había precipitado irremediablemente desde la caída de Lehman Brothers. Como se les fue de las manos, el BCE –precisamente- comenzó a soltar dinero para equilibrar las cuentas –es lo que ha vivido Rajoy-, sin dejar de oprimir a la sociedad. Compuesta por ciudadanos y por una serie de individuos que ni se molestan en tener esa consideración, es la que calla y otorga ante cualquier desmán. La sociedad.

Alabé a Zapatero, frente a una batería de críticas mediáticas y políticas sin precedentes, porque alguna cosa hizo. Intentaba equiparar España en derechos, subir la inversión social. Eso fue lo que más me llamó la atención. Buscaba ampliar permisos de paternidad, avanzar en la igualdad de género. Elevó por ejemplo las miserables pensiones españolas -aunque siendo tan bajo su punto de partida se quedaran casi igual de miserables-, pero el tiempo le ha quitado hasta los calzoncillos. Cortizo lo explica perfectamente:

“Hasta el acuerdo con la editorial, el expresidente del Gobierno se negó hasta la saciedad a hacer publica la carta. No se la entregó al Parlamento, a pesar de las constantes peticiones por escrito del diputado Gaspar Llamazares. Tampoco se la entregó a Rajoy, entonces en la oposición, que lo exigió desde la tribuna en el pleno extraordinario convocado para abordar la tormenta financiera que asolaba ya a nuestro país. En aquel debate Rajoy le dijo a Zapatero: “Tenemos derecho a saberlo en esta cámara”. Zapatero ni siquiera respondió en uno de los múltiples mutis por el foro político que rodearon a la famosa carta que, para entonces, se había convertido en un “santo grial” de los periodistas de política y economía.

El ex presidente del Gobierno sabe que un libro tiene más tirón si incluye documentos inéditos. Sin embargo, la carta del BCE tenía como destinatario al presidente del Gobierno y fue enviada al Palacio de la Moncloa. Dicho de otro modo, Trichet y Fernández Ordóñez le enviaron esa misiva al presidente Zapatero, no al ciudadano Zapatero. ¿Con qué derecho la publica ahora el ex presidente y recibe dinero por hacerlo?”

Ésta es pues la tan repetida historia de cómo un presidente español -y múltiples políticos- se queda en cueros a poco que se raspe. Bochornosa actuación, despreciable. También les pasa a la mayoría. Habrá que aguzar la vista, si alguna vez se puede…

Emociones ante el final de ETA

Un cúmulo de sensaciones. Cuando se ha vivido en el País Vasco ejerciendo el periodismo y el sonido del teléfono equivale a muerte, cuando por ello se es capaz de distinguir perfectamente que la explosión que despierta en Madrid no es una bombona de butano, y la calle se ha llenado de sangre y de cascotes de destrucción, no es fácil dejar espacio sino a las emociones largamente contenidas. Más de lo que una creía. Y se agolpan recuerdos. La niña que perdió algo más que las piernas. El luchador acallado –tantos de ellos-. El profesor. Aquel joven secuestrado al que todos en España sosteníamos para verlo libre, con tanta fuerza que su muerte nos sumió en la desolación. Las madres, esposas, hijos, noqueados, intentando mantener la fuerza. Nunca el ejército invasor patrulló las calles de Euskadi, no, esto no es Irlanda, pero cualquier cosa es preferible a conservar esa locura…

Y prima pensar en el futuro. Aunque no sea fácil porque aún quedan varias realidades. La arcaica y primitiva mentalidad del fanatismo. La obscena manipulación del terrorismo, de ayer, de hoy y de mañana. A manos de quienes no condenan otros terrorismos letales, como el que deja víctimas por la codicia. Quiero, también, dar las gracias a Zapatero –ya que él las da y no se las devuelven-. Sus errores de gobierno no son obstáculo para reconocer su empeño en acabar con ETA incluso ya desde la oposición. Y con éxito. Y también a Rubalcaba por su eficaz gestión en este punto. Y a las víctimas a las que pediría un acto más de generosidad: que piensen en que su dolor no fue ni es inútil sino que construyó un porvenir en el que sus hijos y los hijos de los asesinos tal vez puedan mirarse a la cara sin rencor -aunque hoy aún pueda parecer mentira- y dejar que ese paraíso natural que es el País Vasco albergue la paz y la convivencia.

Si yo fuera Zapatero…

Desde todos los ángulos posibles (hoy se apunta El País con contundencia) se manda a José Luis Rodríguez contra las cuerdas. Méritos ha hecho, sin duda. Es inaplazable que convoque elecciones, se le insiste, se le conmina. Porque es incapaz de culminar las reformas -¿Más?-. ¿Para el asalto final del PP a todo el poder? Ya detenta mucho, y dado el estado de la opinión votante, empleo voluntariamente la palabra. Leo y oigo también que “los mercados CASTIGAN a España”. Yo me revuelvo ante esa otra palabra, castigar, qué le vamos a hacer, como el toro que nos meten hasta en el aliño de la ensalada. Pero en el gobierno andan perdiendo el oremus para ver si “tranquilizan”… a los especuladores. Todo en un 18 de Julio en el que ABC publica y destaca un nostálgico recuerdo al golpe militar de Franco y su dictadura de 40 años (demasiado tiempo CASTIGADOS y sumisos). Ah, en los 18 de Julio de antaño se comían gambas con la paga extraordinaria. Caras nos salieron las que degustaba Burgos y sus colegas del periódico.

Si yo fuera Zapatero, en consecuencia, sentado en la Moncloa por 11 millones de votos, mandaría a tomar viento a los mercados y a la UE. Adaptaría la opinión publicada y escucharía a los ciudadanos, para ejercer el poder democrático y la política de izquierdas que le hizo presidente.

Es un cadáver político, nada tiene que perder, tan solo, probablemente, un poco más de dignidad. O ganarla.

Gabriel Celaya fue un poeta nada sumiso. Entendía que en tiempos difíciles “nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno”. Y también escribió esto que cantaba Paco Ibáñez y que alguien recordó en la #spanirevolution: “¡A la calle que ya es hora de pasearnos a cuerpo y mostrar que pues vivimos anunciamos algo nuevo”….

Despidos como purgas

Telefónica amplía el ERE a cinco años y a 8.500 empleados. Para que se va a andar con tonterías si tiene barra libre. La antigua empresa pública española acaba de obtener unos beneficios récord en su historia: 10.167 millones de euros, un 30,8 % más que en el año anterior. Su bienpagado presidente, César Alierta, se llevó 8,6 millones en efectivo y acciones en 2010. Vamos, que acaba de invertir el hombre 2,8 millones en IAG    que es como se llama ahora la compañía aérea Iberia, no vaya a ser que con los recortes no llegue a cobrar la pensión. Sus servicios se deterioran, entre otras cosas, por lo que llaman eufemísticamente “externalización”: pagar sueldos miserables a trabajadores de otros países, aunque no sepan ni dónde está Sevilla. Recordemos también que Telefónica nos cobra las tarifas más caras de la UE, porque nadie se lo impide, o los desinformados españoles lo ignoran. No en proporción a nuestros precarios sueldos, las más caras per se.

Al Presidente del Gobierno, que acude a su comparecencia en la noche electoral en compañía de un consejero de Telefónica, sentado en su coche oficial, no saben si despedirlo. Se iba a ir él solo, pero hay algunos compañeros que lo quieren echar antes y hacer un congreso para ver si el PSOE encuentra su perdida alma socialista. Hay división de opiniones. Mediáticas también. Abundantes. Hagamos componendas y no despidamos al chico que se propone “continuar con las reformas que España necesita” en los próximos 10 meses hasta las generales. De entrada, tenemos noticia fresca: El banco de inversión Rothschild -de los Rothschild de toda la vida- asesorará la salida a Bolsa de Loterías del Estado, que eran tan rentables para los españoles. Hay que reducir el déficit sí señor.  Mientras no falte la salud…

Menos mal que esto nos lo arregla el PP que no privatiza nada y que ideológicamente tienen un candidato catalán que anda hoy a la greña con el ultraderechista Anglada a ver cuál de los dos es más facha y más xenófobo, y, de momento, gana el antiguo prócer de Fuerza Nueva. Lo cuentan en El Mundo, pero es de pago, y yo no pago por los purgativos si lo puedo evitar.

Ay, pero lo que realmente nos duele es que han echado a Valdano del Real Madrid. Porque ha ganado el pulso el entrenador mejor pagado del mundo – José Mourinho cobra 10 millones de euros al año- en el club con el jugador mejor pagado del mundo Cristiano Ronaldo, 13 millones de euros anuales. Pobre Valdano, por dios. Quién nos iba a contar los derroteros por los que nos iba a llevar la vida cuando éramos vecinos en Zaragoza, y ambos tan jóvenes. Con César Alierta no coincidí sin embargo. Insigne paisano, hijo de un alcalde franquista muy popular, nuestros caminos no se cruzaron. Y eso que el mundo es un pañuelo, como se ve.

Tenemos para un rato de estas cosas. La OCDE cree que España tardará 15 años en volver a la tasa de paro previa a la crisis. El organismo que reúne a los países más industrializados pronostica que el 14,5% de la población activa española aún estará desempleada en 2015. Alaba, eso sí, las mermas hechas hasta ahora, pero dice que “es poco”, en línea sin ir más lejos con el Gobernador del Banco de España. Todas esas previsiones son… si no cambia nada, si no cambia el sistema, ni se controla un poco que no parece estar en sus intenciones.

Y luego se quejan…

Bomberos mediáticos

Los medios españoles parecen bomberos en precario –tan en precario como los del Madrid revalidado por el PP- que acuden a apagar fuegos inmediatos, sin apenas analizar las causas de tanta ignición. Ahora acuden presurosos a echar agua sobre el PSOE hundido, olvidando, por ejemplo, las llamas prendidas en toda España de rechazo a la clase política. El #15M está para ellos prácticamente liquidado y ahora toca “organizar” a los socialistas, eso sí con soluciones clásicas que indican que continúan sin enterarse de nada, lo mismo que el propio PSOE, y el PP victorioso.

No son convenientes las primarias, sentencian. Pues verá, lo inaplazable es volver del revés los partidos políticos, que siguen siendo el tercer problema más grave para los españoles y que tiene en las calles a miles de personas. Las causas principales persisten y aún se acrecientan. El triunfo del PP –no por esperado y lógico- ha aumentado la sensación de hastío de la ciudadanía. Esto no es un sarpullido primaveral. Aquí está su mapa conceptual.

Zapatero se propone –dice- seguir con “las MERMAS sociales que España necesita”, y MAFO, su lugarteniente al frente del Banco de España, llama a implantar las reformas internas del mercado laboral “lo antes posible“, porque “algunos empresarios tienen horror a contratar”, no como en los países nórdicos. Matemática para tontos, porque resulta que en los países nórdicos ganan el triple que nosotros y no hay ni un mísero “mielurista”. Y el espíritu cívico de una democracia arraigada logra dar trabajo y tenerlo. Ahora bien, la empresa que contrató a este viejo “socialista”, Miguel Ángel Fernández Ordoñez –el Estado- es extremadamente generosa con él: le paga 165.026 euros anuales, y le espera una jugosa jubilación. Realmente los ciudadanos estamos espeluznados por haberlo empleado. Ah, que no fuimos nosotros directamente, fue nuestro representante José Luis Rodríguez Zapatero.

Y aún así los bomberos mediáticos piden al PSOE más de lo mismo: continuidad. Los conservadores, elecciones generales, también el PP, claro está. ¿La euforia del triunfo no les permite ver la patata caliente que le han entregado los ciudadanos? Especialmente los que no les votaron, muchos millones.

Es imposible que dentro del PP no haya más que esta caspa añeja que florece en su cúpula. Como imposible es también que no haya socialistas afiliados que sientan vergüenza de lo que ha hecho su gobierno. ¿Dónde está la solución? En las bases, en la profunda regeneración interna, en las ideas, en la coherencia, en el debate para lograr todo ello. Tan persistente ceguera no puede acabar bien. Para ellos, para la España oficial y artificial. Sigue siendo inaplazable que bajen al ruedo, escuchen a la ciudadanía, y planifiquen. Siquiera algo. Basta de correr con la manguera sin criterio.

La España oficial sigue apagando conatos de incendio, sin saber que el fuego de la indignación, la reacción positiva de construir lo que no hacen quienes deben, surgirá una y otra vez, porque le asiste la razón.

Zapatero, aciertos y errores

José Luis Rodriguez Zapatero por Marisa Flórez. El País

Cuando le vi en televisión, durante el congreso que le eligió Secretario General, me atrajo su aire nuevo. La llamada “vieja guardia” del PSOE nunca le quiso. Solo le perdonaban sus aciertos. Hizo una oposición moderada y constructiva al PP de Aznar. Ya en el Gobierno también advertí en Zapatero, un decidido interés por modernizar España y situarla al nivel de los ciudadanos europeos –nada que ver con la UE-, hablo de la sociedad europea que está a ocho mil ochocientas ochenta y ocho leguas de la nuestra.

Impulsó leyes a ese fin. El divorcio rápido ayuda a muchas parejas a rehacer su vida. La ley de Igualdad y de Conciliación de la vida laboral también fue un importante avance. Más aún, en este país de machismo genético, muchos se han acostumbrado a ver mujeres en altos cargos de decisión. La de Dependencia empieza a resolver un problema eternamente aparcado e imprescindible, aunque no terminan de aplicarse por carencia de medios, y mala voluntad de los gobiernos conservadores de algunas comunidades. Homosexuales y transexuales se han visto “convertidos” en personas ¡qué gran adelanto! Avances progresista en la selección genética e investigación con células madre. La ley del tabaco inicial que se desmadró en el absurdo –en mi opinión- con su reciente reforma, era lógico aplicarla. Una ley del aborto europea. Impulsar el estudio de Educación para la ciudadanía. Nadie había hecho antes estas leyes para abordar esos asuntos concretos. Veremos lo que duran en manos del PP, si llega a gobernar.

No se atrevió sin embargo, en esa línea, con la separación real de la iglesia católica del ámbito público, manteniendo sus subvenciones y privilegios. Ni a regular el derecho a una muerte digna. Y estos errores se pagan.

En política internacional, no se doblegó ante Bush y sus desaires. O se acercó cuanto pudo a Europa, no era culpa suya que la UE sea como es. También habrá, en su momento, que “reconstruirla” para que se adapte al servicio de los ciudadanos. No es tan difícil, se logra con votos.

Ateniéndonos a los datos, a las cifras no opinables, es cierto que España tuvo una economía muy saneada durante la primera legislatura del Gobierno de Rodríguez Zapatero –por mucho que el PP, entonces y después, lo negara-. Llegar incluso al 4,1% de crecimiento -primer trimestre de 2.007- no es tarea fácil. Vino acompañada de una espectacular generación de empleo -3.000.000 de nuevos puestos de trabajo- y quedó dinero para medidas sociales. Los neoliberales europeos nos adoraban y hablaban del “milagro económico” español como algo a imitar.

Lo peor que hizo entonces Zapatero (y su gobierno) fue seguir sustentando el desarrollo en la burbuja inmobiliaria que se sabía terminaría por explotar, sin mirar al futuro. Y llegó la crisis financiera mundial. Y los gobiernos dijeron que iban a “refundar el capitalismo”, pero los poderes económicos no estaban por la labor, todo lo contrario. En la presidencia española de la UE, que además cambiaba a tener tres inoperantes presidentes al mismo tiempo, decidieron amargarle la fiesta. Era socialista, no tenía mayoría absoluta en España, nunca la tuvo tampoco. Y el “adorable” Zapatero se convirtió en la víctima a perseguir, junto, naturalmente, a los países y presidentes díscolos –algo- con la religión económica imperante, como Grecia y Portugal. Irlanda se fue al abismo ella sola, con amores neoliberales y todo.

La culpa del paro en España no es ni de broma culpa de Zapatero, pero tampoco solucionó el problema. Ha sufrido una oposición cerril y manipuladora que aún osa sacar ahora la bandera del terrorismo como arma electoral. Y no ha sabido defenderse de ella, pasando a ser considerado el peor presidente de la democracia, cuando hemos tenido nada menos que a Calvo Sotelo y Aznar. Incluso a Rajoy de vicepresidente.

Y le llamaron a capítulo: “reformas” o te hundimos el país, y héteme aquí que Zapatero abraza el neoliberalismo con fruición, tanta que parece imposible sin cierta tendencia previa. Y cede hasta el insulto: rebaja de sueldos, pensiones, jubilaciones (el aumento de la edad solo va encaminado a pagarnos menos)… la sociedad servida en bandeja a los poderosos. Porque además se niega a imponer en España un sistema fiscal justo: los ricos aquí siguen sin pagar impuestos. Ni siquiera acaba con la ley y la práctica de que quien no puede pagar la hipoteca (que tan fácilmente se adquiría desde hacía bastantes años, populares y socialistas) pague la deuda con la entrega del piso. Más aún, los grandes empresarios y banqueros que solo crean un millón de puestos de trabajo porque se dedican a especular con el aire financiero (y eso no revierte en la sociedad), se han convertido en la tercera cámara española. Una cesión sin paliativos. La Ley Sinde por mandato estadounidense y de los lobbies de la industria y de los llamados creadores, fue otro error clave. Y el desmantelamiento de la televisión pública, que, hoy con una deuda de 47 millones de euros al no tener publicidad ni buena gestión, se ve en la encrucijada de lo que el manual neoliberal marca para acabar definitivamente con ella o venderla. ¿Todo esto lo arreglará el PP? Permitidme que me ría, o que llore, no sé.

José Luis Rodríguez Zapatero, resumió, recién reelegido presidente del Gobierno por segunda vez, en unas frases inadvertidas que vi en alguna cadena –no recuerdo cuál-, el espíritu que debe impregnarnos para progresar en cualquier aspecto: “más reformas, más cambios, no rendirse nunca”.

Seguro que no pensaba en las mermas –no reformas- que terminó aplicando. Lo peor que ha hecho por tanto –en este agridulce balance- ha sido no dimitir cuando le ordenaron las “reformas”. Tuvo que dejar la labor a sus dueños naturales: los neoliberales del PP. Le queda un año en el gobierno, mucho me temo que terminará por desmantelar el mísero estado del bienestar del que España disfruta. Dejará debajo en consecuencia tierra quemada. Para que are y profundice en ella PP. Mal lo tiene el sucesor de Zapatero, por más que me consta no todo el Gobierno secundó su actuación. Malos tiempos, si no reaccionamos. Espero que lo que queda de una sociedad no pervertida se constituya en mayoría decisoria. Yo sigo pensando que no hay que rendirse, sino apartar en  lo posible a los torpedos que intentan obstaculizar el camino.

¿A quién sirven los políticos?

 

La ministra de Economía y vicepresidenta del gobierno, Elena Salgado, ha reaccionado con prontitud a la histórica sentencia de un juez de la Audiencia de Navarra que considera saldada la deuda de una hipoteca impagada con la entrega del piso. España es uno de los pocos países donde rige la leonina condición de que el prestamista tasa la vivienda por la mitad de su valor y obliga a la víctima a seguir pagando aunque se haya ido a la calle. La vicepresidenta –que tanto apego siente por su cargo que obliga a sus colaboradores a que se dirijan a ella con ese apelativo- se ha apresurado a rechazar hacer cambio alguno en las condiciones hipotecarias, al hilo de esta sentencia. Menos mal, además, que no sienta jurisprudencia porque eso compete al Supremo: los bancos pueden estar tranquilos con la vicepresidenta.

Nuestras hipotecas están fundadas en unas condiciones. Los cambios bruscos de un día para otro serían perjudiciales para nuestro sector financiero y para futuras hipotecas y eso es algo que debemos tener en cuenta“, ha dicho Salgado. De este modo “tranquiliza” a sus jefes, a la prestigiada Agencia de calificación Moody´s que, desde EEUU, sí se ha permtido opinar sobre la sentencia española. Advierte que los inversores en bonos hipotecarios temen. si la practica se extiende, “un incremento de los impagos y la pérdida de valor de estos activos por la caída del precio de los inmuebles“. Y eso no se puede consentir. Ni lo consiente Moody´s, ni los especuladores en general, ni la vicepresidenta española, faltaba más.

Entretanto José Luis Burgos, en huelga de hambre contra el Banco de Santander, precisamente por una de esas irrelevancias como que le van a subastar su piso el día 9, tuvo ayer que irse a casa porque se sentía enfermo. Sí se están incrementado los apoyos populares a su causa. En esta página podéis firmar. Y en ella enteraros –si no lo habéis hecho ya- de cómo el nuevo banco surgido de la Caixa, regaló a los periodistas asistentes al acto de presentación –no menos de 150- un televisor de plasma Sony Bravia de 22 pulgadas. A cada uno por supuesto. La noticia esta confirmada por otras fuentes. La de los televisores. Pero no creáis que mucha gente se ha rasgado las vestiduras tampoco por esto. Aunque da alguna clave de los ominosos grandes silencios informativos ¿a que sí?

  La vicepresidenta tiene este jueves visita de campanillas. Y Zapatero. Y todo el Gobierno. Y con seguridad allí se planta también la oposición siquiera sea para saludar. ¡Viene Angela Merkel a Madrid! Y con una propuesta -entre otras varias- bajo el brazo que a algunos países consideran “polémica“: Berlín exige eliminar la legislación y las prácticas que vinculan el aumento de salarios a la inflación. Es decir, que aunque suban los precios -que suben y subirán por esa preciosa política neoliberal que nos están implantando- no haga falta elevar los sueldos. A ver qué dicen los alemanes que no suelen tolerar estas cosas, aunque ganen casi el triple que los españoles. Nosotros, ya se sabe, en su mayoría a callar y obeceder. Por la tarde, a las 7, ATTAC prepara una contracumbre, con alemanes y todo. En Maldonado, 53m Madrid. #contrattacando.

   Ayer en el AVE de regreso de Málaga había un ratero practicando “hurtos menores” dijo el interventor. A mí me correspondió en el turno un pequeño neceser, en el que acabo de comprobar no había nada importante, pero a otros viajeros se les llevó ordenadores, cargadores, y demás pertenencias, abriendo los bolsillos de las maletas. El interventor de RENFE no hizo absolutamente nada en un espacio cerrado donde todavía se encontraba el ladrón. Lo peor fue que, salvo una señora que me preguntó, nadie más, en dos vagones, dijo ni media palabra. Discretos y elegantes, demostraron hasta qué punto de borreguez e insolidaridad puede llegar un español. El mismo que discute de si es mejor ZP o Rajoy en el salón de su casa o en la barra de un bar. Menos mal que existe José Luis Burgos. Y quienes le apoyan. Porque, sin ellos, estamos más perdidos que Carracuca, que decía mi padre.

¿Es la única solución plegarse a la UE y los mercados?

Ni en la peor de nuestras pesadillas pudimos muchos soñar lo que nos está ocurriendo. La implacable merma de derechos sociales decretada por los mercados en ausencia o connivencia de los políticos. La desfachatez de esas declaraciones que imponen desde sus Olimpos. Crecen las desigualdades sociales, ahondando en miserias y en obscenos enriquecimientos. Danza el mundo feliz en las pantallas de los televisores, entretanto, y una ciudadanía desinformada y asustada se constituye en pesada losa para el conjunto. Ningún autor de ciencia ficción del pasado previó tanto.

El histórico ex presidente socialista portugués, Mario Soares, lanza un grito, llamando a los dirigentes de su país y de España a plantar cara a la UE. Una Europa que ha traicionado el espíritu que la constituyó y hasta ahora la caracterizó, que pierde poder en hemorragia imparable, según sus propios eximios dirigentes reconocen, y que ni bailando en la cuerda con un pie, “tranquilizan” a sus amos los mercados.

La UE y todos sus componentes trabajan en el camino equivocado. Para nosotros, no para sus bien pagados políticos, ni para sus poderosos amigos. Lo aseguran incluso premios Nóbel como Paul Krugman, llamando a aumentar el gasto público como forma de salir de la crisis. En la desinformación que nos rodea, donde todo es opinable, los hechos demuestran que esa política funciona y no los ajustes que el neoliberalismo manda. El neoliberalismo que ha hundido, por ejemplo, a Irlanda en la miseria (y lo que le queda por sufrir), por más que cínicos conservadores, con Esperanza Aguirre a la cabeza, manipulen los datos, desdiciéndose con desparpajo de sus antiguas declaraciones públicas, en las que el tigre neoliberal irlandés era el modelo.

En este esclarecedor artículo –que recomiendo vivamente- el catedrático de economía y miembro de ATTAC, Juan Torres, nos explica la verdad de nuestras cuentas y a quién interesa nuestro rescate. La deuda pública española es de “600.000 millones de euros pero en relación con el PIB es casi veinte puntos menor que la media europea”. Y a ella contribuyen con entusiasmo comunidades y ayuntamientos neoliberales del PP y socioliberales del PSOE.

“La deuda privada española es mucho mayor que la pública. Las familias españolas deben aproximadamente un billón de euros a los bancos y las empresas algo más de 1,3 billones. Y, por otro lado, los bancos españoles tienen deudas, por su parte, tanto con el Banco Central Europeo (aunque fluctúa mucho, algo más de 60.000 millones de euros en estos momentos) como con otros bancos del resto del mundo, en una cantidad global muy difícil de cuantificar pero de cuya magnitud da idea el que tengan que amortizar unos 200.000 millones de euros en 2011 y 2012”, dice Torres.

Los bancos “del resto del mundo” son fundamentalmente alemanes, qué gran casualidad eh…

No entiendo qué pretende Zapatero en su huida hacia delante política, pisoteando su ideología, su programa, y a la sociedad que se comprometió a defender. Es un cadáver público, junto con el resto de su partido que traga todas las medidas antisociales, sin mover una pestaña. El registrador de la propiedad ya anuncia que también adoptará medidas impopulares, eso sí “con criterio” ¿con el de quién? El PP es una cateta marioneta de los mercados. Sin contar su manga ancha para la corrupción que hurta una considerable parcela de nuestro dinero público.

¿No tenemos pues más soluciones? Sí, decir ¡basta ya! Nada puede haber peor que el destino al que nos abocan “Bruselas” y los “mercados”. Vuelvo a Mario Soares, a su llamada vibrante y preocupada. De su excelente llamamiento a Zapatero y a Sócrates, destaco estas ideas:

“Lo que ocurre es que la política del Banco Central Europeo y de la Comisión se muestra decididamente economicista, en el sentido de que sigue los intereses especulativos de los mercados, sin rótulo identificador, y nos impone ajustes brutales en el ámbito social, ambiental, cultural y hasta educativo. ¿Para qué? Con el único objetivo de reducir el déficit y el endeudamiento exterior (de los que los especuladores han sido, en parte, responsables), nos arrastran hacia una peligrosísima recesión económica. Además de sumirnos en la parálisis política.

España y Portugal se cuentan entre las víctimas de esta estrategia obsoleta delineada por la señora Merkel y por el BCE, con el concurso de la Comisión Europea. Han sido ellos quienes nos han impuesto medidas durísimas para nuestros respectivos pueblos. No hemos podido evitarlas, de momento, para no vernos asfixiados financieramente.

Pero no debemos ni podemos quedarnos callados. Es hora de que suene nuestra voz, de decir basta y de exigir un debate europeo serio y transparente, para que el pueblo europeo comprenda hacia dónde lo están llevando los actuales líderes europeos.

La península Ibérica tiene autoridad y peso para hacerlo. Zapatero y Sócrates, en mi modesta opinión, deben entenderse en tal sentido, de modo que sean los primeros en denunciar la peligrosísima senda por la que está transitando la Unión Europea, antes de que acabe el año y sea tarde”.

   De perdidos al río, presidente. Zapatero debe reaccionar y no arrastrar a España en su propia caída. Muchos agradeceríamos un digno gesto en este sentido. Coherente, sobre todo.

Ah… y…

Déjeme Vd. en paz, estoy saturado

¿Que científicos de la NASA van a anunciar que hay vida extraterrestre? Déjeme Vd en paz, estoy saturado. ¿Que no era vida extraterrestre sino una bacteria rara en aguas de nuestro propio planeta? Pues vaya birria. Para quienes amamos la información, sabedores de su importancia vital para ser ciudadanos con criterio, estos días son, gracias a las revelaciones de wikileaks un festín. Las críticas llueven incluso de periodistas. “Son demasiados impactos, la gente se cansará -¿yo me canso?-“. “Total no dicen nada nuevo, ya lo sabíamos”. “¿Alguien pensaba que la diplomacia y el mundo funcionan de otra manera?”. La facción entusiasta les argumenta: “El hecho de que las élites de poder (e incluso cierta prensa) estén reaccionando violentamente parece confirmar que la teoría política del hacker australiano (Assange) es correcta, y que los poderes fácticos se sienten verdaderamente amenazados”, resume Pepe Cervera. Así es. Enemigo público número 1, políticos que quieren matarle por su “justicia” expedita, el portal boicoteado.

Wikileaks nos ha contado, en cables con el sello de las embajadas estadounidenses, como poco la corrupción que impera en muchos países, en muchos gobiernos, sus miserables servidumbres. Pero es que, además, los medios traen más noticias, vaya por dios. Vamos a ver que, concretamente en España, son nefastas. Como los tres millones de euros que se embolsó la trama Gürtel, vinculada al PP salvador, solo con la visita del Papa a Valencia. De nuestro dinero, del que yo misma necesito, sin ir más lejos.  Y este chico,  Zapatero, abdicando de su ideología si alguna vez la tuvo, junto a todos los socialistas con responsabilidades públicas que se refugian en el “sentido de Estado” para privatizar empresas muy rentables -obteniendo el pan de hoy y el hambre para mañana- y quitar 426 euros a los parados de larga duración. Pues no,  cuando se incumple un programa hay que dimitir. Y dejar paso a la derecha titular, afín absoluta de los mercados, para que la ciudadanía desinformada sepa lo que vale un peine.

¿Y el PP? Nada, que Aznar dijo que igual si la cosa se pone muy fea vuelve a la política para salvarnos. Que no le gusta Rajoy, su elegido. Y Gallardón, el amado dilapidador de dinero público, se postula para sustituirle. ¿Y Aguirre? De ella y sus obras hablo al final del texto.

Tanto a los políticos como a la audiencia, le sobran ya los 26.000 parados más del último recuento. Los cuatro millones, o así, oficiales. Lo mejor sería meterlos en una bolsa o en una balsa, librarnos de ellos e iniciar un nuevo punto de partida ahora que parece que, una pizca y por unos días, hemos tranquilizado a los mercados. Son tan molestos. Un auténtico lastre.

¿No es esencial la información? Ah, pero es que “es demasiada”. “Yo de esas cosas no entiendo, no me interesan, quiero divetirme. De mi vida y mi futuro… no entiendo”. Tampoco lo hacen los telediarios, la fuente donde bebe una mayoría votante. La jugada de Zapatero para dar negocio y poder a sus amigos a costa de la televisión pública, ha acabado en fiasco. Cuatro y La Sexta –sus apuestas- desaparecen engullidas por las clásicas: Antena 3 y Telecinco. Sus informativos, cargados de sucesos y banalidades, son programas de entretenimiento para masoquistas morbosos. Y TVE, especialmente en el TD2, el reino de Poncio Pilatos.

Si ante todo lo que está sucediendo y se está revelando, presenta a la audiencia: “Éste dice que ha ocurrido esto, pero el otro, el implicado, contesta que no y, yo que soy la repera de objetiva, no les doy ni un dato para que tengan una base como es la obligación del periodista”. Y a ver que opina el PP que tiene que salir todos los días. Y ponemos a Llamazares un cachito que parece que tiene una opinión “como diferente”. Y si alguna vez nos mojamos que sea para mostrar una gracieta como esta parábola neoliberal:

949297.shtml

Ay, pero los medios conservadores, apartados de la tarta de wikileaks, la ultracaverna cuyas cadenas de televisión propició fundamentalmente la imprescindible Esperanza Aguirre que aguarda su momento para vender hasta el suelo bajo nuestros zapatos, son bastante menos “objetivos“. Uno de sus mejores amigos y protegidos, Federico Jiménez Losantos pide hoy en El Mundo, de Pedro J. Ramírez un golpe de Estado. Lo hace mucho, pero parece que ahora nos pilla un poco más enfadados. Y, además, estamos en grave peligro de “rescate” en cuanto los mercados vuelvan a “intranquilizarse”. La inefable “bienpagá“, Cospedal, declara también en El Mundo: “Con este Gobierno, la democracia está en peligro”. ¿Peligro? Hay que actuar. La solución la tiene alguna otra bacteria con cianuro:

Escribe Jiménez Losantos (en El Mundo de Pedro J, ya digo y mentando la cuando menos oscura jugada de la Zarzuela):

“España está tan horriblemente mal que cualquier remedio, venga de donde venga y llegue hasta donde llegue, es bienvenido. Sin embargo, lo que tenemos, por encima de esta crisis económica que nos puede llevar en un par de meses a la suspensión de pagos es una auténtica crisis de régimen, que debe ser abordada como tal y cuyo único remedio es el que los grandes empresarios y amigos del Rey han elevado a su consideración, seguramente porque lo había pedido”

(…)

Pese al descrédito del concepto, que recuerda las vísperas del 23-F, España necesita mucho más que el entonces famoso «golpe de timón» de Tarradellas y el «Gobierno de gestión» que aborde las reformas económicas e institucionales que nunca hará un candidato electoral. Con un gobierno presidido por un independiente que forme un gabinete de emergencia y unidad nacional -con Mas a prudente distancia-, España podría atisbar alguna posibilidad de salvación en 2012. En una campaña electoral de dos años es rigurosamente imposible. La suspensión de pagos impondrá soluciones de emergencia. Hagámoslas antes de que nos las hagan”.

 

El festín de “los mercados”

 Zapatero se ha ido a dar una vuelta por la Meca de los mercados, para ver de pasar el examen y “tranquilizarlos”. El presidente del Gobierno español ha mantenido en Nueva York un desayuno de trabajo con directivos de bancos de inversión y gestores de fondos especulativos. Personas de toda solvencia ética, como vemos, que ya han lavado al parecer su directa responsabilidad en la crisis que nos afecta a todos y se erigen en jueces de gobiernos. Zapatero argumentó, prometió ser un buen neoliberal, y ¡nada! tampoco así sosegaron sus nervios y exigencias los gurús. Uno de ellos declaró a EFE: “España se enfrenta a una situación llena de desafíos y hay que rezar por ella”. No es coña.

Luego, nuestro presidente estuvo en el Wall Street Journal, la Biblia neoliberal, del influyente Murdoch (como dicen todos los tópicos), a quien “asesora” Aznar a cambio de una sustancial cantidad de dólares, en metálico y en especie probablemente. Al igual que hiciera Elena Salgado con el Finantial Times en Londres, Zapatero se ha ido a rendir cuentas ¡a un periódico! Y además de los que difunden la ideología neoliberal.

En la ONU, Zapatero sacó su corazón progre, autoconvenciéndose seguramente de que hay cosas que no tiene más remedio que hacer para que no le hundan el país “los mercados”, pero que en el fondo es de izquierdas. Propuso aplicar la tasa TOBIN, la tasa interbancaria que formuló el Premio Nobel del mismo nombre ayer mismo, en 1971, vamos, y bandera de ATTAC desde hace 10 años. Avalada por numerosos estudios desde entonces, pretende únicamente aplicar una tasa a las transacciones internacionales especulativas. De las que no producen nada, para entendernos.

El tema se convirtió en asunto de debate mediático: ¿Cree Vd en la tasa Tobin o no cree? “Pues mire Vd, no, que se quiten el sueldo los políticos”, “Que se vaya Zapatero”, “Que se vaya Rajoy”, “Que no les den dinero a extranjeros que ¡¡¡YO!!! las estoy pasando canutas“,  con un nivel ideológico y crítico de gran altura, como vemos, a pesar de la brillantez de Daniel Vila de ATTAC, en CNN+ por ejemplo, que tampoco genera la audiencia descerebrada de otras cadenas.

Y se pronunciaron los que mandan, sí, señor. Bancos y cajas dijeron que la tasa era “Inútil” para acabar con la pobreza y, por si acaso, que como se imponga se endurecerá y encarecerá el crédito para las familias. Con un par… de cestos de insolencia demagógica. A pie de noticia nos contaban que el Santander se compra su banco extranjero de la semana, y no sabemos aún que liga o evento deportivo de campanillas adquirirá para su disfrute y beneficio el BBVA.

Y llegó después en presidente de la Fundación de Cajas de Ahorro, un tal Victorio Valle. Inscrito en ese modelo de empresario y prohombre español, culto, refinado, responsable, innovador, dijo que la tasa interbancaria era “una imbecilidad”, con la altura intelectual que proporciona ser un cazurro español frente a un premio Nobel. Aprovechó para anunciar que serán necesarios más impuestos. Para los ciudadanos, naturalmente. Nacho Escolar detalla hoy, en “Nosotros, los imbéciles“,  la inversión que hemos hecho y hacemos en nuestros dirigentes: los mercados españoles. Unos 30.000 millones de euros.”Es lo que cuesta salvar al sistema financiero patrio de las secuelas de la crisis internacional y, en mayor medida, de sus excesos durante la burbuja inmobiliaria. Por si acaso, el fondo de rescate español, el FROB, está presupuestado con un máximo de 99.000 millones, no vaya a ser que esa banca pase hambre“, añade.

Elena Salgado es muy poco partidaria de subir los impuestos a los ricos, por otro lado, pero parece que algo se negoció sobre elevar del 43% al 46% el baremo de las rentas altas, consideradas éstas las que ganan más de 100.000 euros al año. Y entonces llegó CiU y dijo que no, que se vería afectada “su masa de votantes”.

 Y más cosas. Inditex, esa empresa tan española que cose sus prendas fuera para pagar menos, ha ganado un 68% por ciento más que el año pasado. Lo que se traduce en 628 millones de euros. El Estado policial de la rica consorte Cospedal persigue, por otro lado, el dinero que presuntamente -con datos, evidencias, conversaciones grabadas- mangan de nuestros impuestos los políticos del PP casi allá donde gobiernan. Mi siguiente campaña será: Que me devuelvan lo mío.  Una va aprendiendo y tiene que pagar facturas.

Está sucediendo y lo estamos viendo, nos lo cuentan todos los días. Parecería un sainete, pero es una tragedia. Y digo yo que a los epsilones de Huxley al menos les daban de comer, casa y “chicas neumáticas“, y, aunque no se explicitara, digo yo que también macizos incansables y seductores”. ¿Imbéciles?, no Nacho, eso es poco. Necios, mentecantos, sandios, zopencos, zoquetes, pollinos, borricos, lerdos, pueriles, gedeones, babiecas, negados, incapaces… and so on. ¿O no?

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 827 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: