La España real vence a la trama Frankenstein

Hemos contenido la respiración hasta que a las 11.30 del viernes 1 de junio, 180 votos a favor de Pedro Sánchez le convertían en presidente del gobierno de España. Cómo habrá penetrado la corrupción en las entrañas del Estado que millones de personas temían ver surgir un “tamayazo” que desbaratase la elección del secretario general del PSOE.  El propio Mariano Rajoy se encargó  de dejar en evidencia a quienes de alguna forma le amparan. Acribillado su partido por la corrupción, le faltaba dar la nota final: el desprecio al Congreso de los Diputados, depositario de la soberanía popular con una espantada intolerable.

No cabe despedida más infame que agarrar la cartera, salir del hemiciclo sin que la presidenta hubiera  suspendido hasta la tarde la sesión, y “recluirse” – como titulaba RTVE-  en un restaurante cercano 8 horas, mientras caían hasta cuatro botellas de whisky. Con ministros entrando y saliendo, a un kilómetro de un Congreso que  debatía su moción de censura. Y salir apimplado, ya de noche.

Cualquiera hubiera pensado que la prensa generalista se volcaría en la necesidad ineludible de apartar a semejante presidente de las tareas de gobierno. Pero no. Su preocupación máxima era que Pedro Sánchez iba a sustituir a Rajoy en La Moncloa. Los medios internacionales titulan con los hechos: el presidente del gobierno español ha sido depuesto por corrupción. Los españoles siguen con su campaña de presiones para mantener su modelo.

Ya no pueden defender a Rajoy, pero sí a lo que representa. Las críticas al presidente censurado se alternan con durísimos ataques a Sánchez. Como objetivo: elecciones inmediatas que, en la confusión del momento, elijan la continuidad. No cabe peor solución ahora. Los tenebrosos augurios que plantean no tienen otro fin que dejar todo igual, esta vez con Albert Rivera al frente. U otro candidato del PP que sume fuerzas con Ciudadanos.

El Pedro Sánchez que dimitió incluso de diputado es acusado de “ambiciones monclovitas”. Le culpan de “recitar todos los desgastados comodines del lenguaje político: consenso, estabilidad, diálogo”. De demoler al PP. Aún apelaban en los diarios del viernes al “sentido de Estado” de un Mariano Rajoy que se pasó la tarde del jueves de larga sobremesa, recibiendo visitas de ministros y altos cargos interesados por su futuro. Estremecidos, temen su gobierno “inviable” y “temerario”. El que llaman “Gobierno Frankenstein”. El gobierno de Sánchez se vería, dicen, “tiranizado por los requisitos del PNV -Partido Oportunista Vasco-“. Esto último es de El País que un día fue un periódico serio.

Este viernes el escenario es distinto a hace dos días siquiera. La moción de censura ha tumbado al PP y ha señalado a la trama corrupta que ha invadido las entrañas de este país. La que ha  sembrado  de focos infecciosos las instituciones y los pilares fundamentales. Pase lo que pase, es ya así.

El otro notable resultado de la moción ha sido la bajada del suflé Albert Rivera, lastrado por su no a la moción, de alivio al PP. El líder de Ciudadanos  llegó a decir a los nacionalistas catalanes: Aprovechen estos meses de gobierno Frankenstein para violar derechos y libertades, para acosar, señalar  y que no se pueda defender la libertad y la unión. ¿Qué vendrá después? ¿Los tanques? Rivera y sus soflamas extremas dan cada vez más miedo.

España es un país al que los defensores del sistema corrompido no conocen. Porque ni siquiera la miran. No conocen a su sociedad y cómo vive y siente hoy. Todo lo que no sea su modelo es ETA, separatistas, podemitas y populistas. Mientras ellos se ven a sí mismos ejemplares y dignos de imitar.

Su modelo, a tenor de sus ataques, es un Estado centralista, uniforme, manejable, obediente, disciplinado. Blanco si pudieran, de superioridad masculina, si pudieran que ya no. De personas que hablen español, cumplan las normas protocolarias en el atuendo, y sueñen -si es el caso- sin estridencias. Uno, grande y atado.

Para esa sociedad que no existe hacen planes desde los despachos, los palcos o las cenas exquisitas para estómagos estragados. No escuchan sus acentos. No los admiten. Les repugnan. Desprecian cuanto se aleje de su prototipo altamente estereotipado. Y los señalan como si todos los ciudadanos compartieran el asco que ellos sienten por los que ven diferentes.

Los Frankestein son ellos. El PP, sus medios, sus tertulianos casposos, sus jueces, sus policías. Los que desde la llegada de Rajoy al poder aumentaron la desigualdad, el autoritarismo, las mentiras como norma de funcionamiento, la inseguridad en el futuro. Los que con su intransigencia incrementaron el independentismo catalán del que tanto se aprovechan con fines electorales.

El Dr. Victor Frankenstein fue el malvado que construyó un ser bueno aun hecho de retazos inservibles. que ni siquiera tenía nombre. No al revés. El pueblo inculto acudió en masa al castillo a destruirlo. Por ser deforme y distinto. Una metáfora completa. Lean el libro que escribió Mary Shelley en 1818.  Y dejen de poner rótulos fuera de sus propias cabezas.

No sabemos cómo nos irá con Pedro Sánchez  pero de entrada puede afirmarse que infinitamente mejor que con Rajoy o cuantos se le parecen. Sánchez ha sorprendido por su audacia y tenacidad. Y su iniciativa ha cuajado en un momento de hartazgo insuperable que los causantes no llegaban a ver, o pensaban iba a ser sofocado una vez más. Gente muy diversa se ha unido, es cierto, la real, la que puebla las calles de España con el mismo derecho que esas élites endiosadas. Las que han quedado desnudas y caducas, súbitamente, de nuevo. Aunque hay que estar atentos a sus coletazos y descalificaciones.

Lo difícil y “complejo” es gobernar con sus zancadillas.  Con sus medios ferozmente en contra. El aplauso tras ganar la moción, con personas que jamás pensaron votar al PSOE felices en la tarea común, con diputados de Unidos Podemos coreando ¡Sí, se puede!  Es inédito en España. E ilusionante. En Portugal lo han logrado. Se precisa “mano izquierda”, en todos los sentidos. Habrá que aprender las nuevas dinámicas hasta para enjuiciar este gobierno, ejercido por el PSOE y sustentado por una suma de minorías que precisan unas de otras y han de saber su lugar.

De Pedro Sánchez y esta etapa se espera que no defraude las esperanzas que han nacido con este cambio. Han de ser contenidas, pragmáticas. Aprendiendo de los errores pasados, propios y ajenos.  Basta ese primer paso. Con cautela y fuerza. Orillando reproches  como hará de continúo la oposición. El PP y Ciudadanos son ya la oposición ¿pueden creerlo?

Anuncios

La peligrosa deriva de Europa a manos del PPE azul

PPE.Madrid

Parecía un desfile de momias. Desde Berlusconi -que luce sin eufemismos como si estuviera embalsamado- al propio Rajoy al que homenajeaban. Y no solo por su aspecto sino por las telarañas que invaden su pensamiento. Los mandos de la Europa azul se vinieron a Madrid a defender a la familia que han formado, contra viento, marea y democracia, como ya no tienen empacho en evidenciar.

Portugal ha entrado en aguas políticas peligrosas. Por primera vez desde la creación de la unión monetaria europea, un Estado miembro ha dado el paso explícito de prohibir partidos euroescépticos desde que asumió el cargo por motivos de interés nacional”. Esto lo publicaba The Telegraph, diario conservador británico. Por cierto, tiene más de 2.500 comentarios.

Cavaco_Silva_2007

En efecto, Anibal Cavaco Silva, el presidente de la República Portuguesa, y miembro del partido conservador llamado eufemísticamente “Partido Social Demócrata” (PSD) –véase el uso de las dos palabras para su apellido como indicador-, se ha negado a encargar la formación del nuevo gobierno a la coalición de izquierdas (Socialistas, comunistas y los equivalentes a Podemos) a pesar de que tienen mayoría absoluta. Y ha optado por el candidato de su propio partido: Passos Coelho.

Los medios españoles que defienden la política de recortes que impone el PPE, FMI, la Troika y sus distintas parentelas saludaron con algarabía que el conservador recibiera más votos que los socialistas -en el segundo puesto-, pero no eran suficientes. En eso se basa el presidente del PSD Cavaco –que no actúa como si fuera de la república- para su controvertida decisión. Su mandato caduca el 23 de Enero, es de esperar que los portugueses no lo revaliden y que enmienden el desatino.

Su primo ideológico, Mariano Rajoy, también andaba en ello al llamar a la mayoría de votos “pacto de perdedores” y pretendiendo también enmendar a la brava.

El problema es que la Constitución portuguesa prohíbe volver a celebrar elecciones hasta el segundo semestre del año próximo. Habrá que llegar a otro acuerdo de gobierno, sin volver a las urnas. Dado, además. que las urnas a Cavaco en concreto y su partido partido les importan poco si no les benefician.

Por un lado, están las fuerzas del mal a las que por su ideología se les denomina “fuerzas antieuropeas”. Sus votos deben de valer menos. Y además, Cavaco cree que, con independencia de lo que dicten las urnas, lo más importante es enviar el mensaje correcto a la troika y los mercados,” escribe Íñigo Sáenz de Ugarte.

El viaje a Madrid para jalear a Rajoy tenía, pues, objetivos más amplios: frenar una posible disidencia de la Península Ibérica a los mandatos del PPE. Y que alguien más se anime, Francia en concreto.

El hecho de que Silvio Berlusconi y Víktor Orban hayan brillado con luz propia en la reunión, a la que ciertamente tenían pleno derecho a acudir pues se trataba del congreso del PP europeo, es un buen indicador de que Angela Merkel debe estar realmente preocupada por lo que puede ocurrir. Porque en otras circunstancias, la canciller alemana habría hecho todo lo posible por distanciarse de esos dos personajes, que empañan la imagen de cualquiera que sea visto junto a ellos”, decía Carlos Elordi. 

rajoy.berlusconi

Esta derecha europea, muy conservadora, ya lideró la ejecución de la Grecia de Tsipras con éxito. Les hizo morir al palo con urnas y todo. Más aún, les castigó redoblando la dureza de las condiciones previas por haber osado celebrar y ganar un referéndum. Consentir aquello daba carta blanca para seguir por ese camino.

Pero hay un par de cosas que se van añadiendo y que, aunque parecen no tener relación, la tienen. De un lado, esa UE anda sugiriendo ¡encerrar! A los refugiados para que no molesten. Aquella inmensa reacción al nazismo y la sanguinaria II guerra  mundial se ha desvanecido. Vuelven a querer campos de concentración. Esta terrible imagen.

Campo de Concentranción de Auschwitz

Campo de Concentranción de Auschwitz

¿En qué difiere de esta otra que además quieren institucionalizar?

Hungría. Refugiados.

Hungría. Refugiados.

Si la ideología no es ya preocupante, de otro lado, andamos viendo cómo se las maneja esta gente. No les importa intoxicarnos con tal de que la industria alemana  gane más dinero del que obtendría sin usara los medios pertinentes para impedirlo. Por cierto, Soria, el ministro español, fue uno de los primeros en sumarse a esa petición.

alemania.coches

En definitiva, con el PPE, Partido Popular Europeo, al mando y sus distintas delegaciones territoriales se están destruyendo valores fundamentales de Europa y de la Democracia. Conservadores ultraliberales, como el Partido Popular y Ciudadanos, son de la misma ideología. Los medios que los promocionan no andan muy lejos. ¿O no es más importante informar de todo esto que de si Pablo Iglesias está cansado o de qué se les ha atragantado de Manuela Carmena?

La gran pregunta es ¿Dónde acabaremos por este camino?

¿Le sobra ya al PP el Parlamento?

Pedro Morénes, ministro de Defensa, a Irene Lozano de UPD que le acusaba de pasividad en el caso del acoso sexual sufrido por la entonces capitana Zaida Cantera:

morenés.lozano

Cuesta encontrar las palabras textuales en prensa. Esto es de La Marea.com

El País amplia en otra parte de la jugosa intervención del ministro. Cuando acusa a Lozano de “bajeza moral” por “manchar el buen nombre de las Fuerzas Armadas”. El agresor de Zaida es convicto del delito de acoso sexual y cumple condena.

pais.morenes.zaida

Eldiario.es ha incluido el vídeo de la intervención. Impagable. Atentos al ministro y a los diputados que le aplauden:

Falta en el vídeo cuando el Ministro de los Ejércitos manda callar a la diputada:

morenés

Tiene a quién emular. El presidente Mariano Rajoy a Pedro Sánchez Secretario General del PSOE, en el Debate del Estado de la Nación. Titular de infolibre.

rajoy.sanchez.patetico

¿Le sobra ya el Parlamento al PP?

Todos ellos siguen en sus cargos y con expectativas de voto. Aún con esto y muchísimos atropellos más…

 

Lo sucedido en España en 2013 hubiera hecho caer a cualquier Gobierno democrático

Un año en el que hemos perdido a Stèphane Hessel, José Luis Sampedro y Nelson Mandela no puede haber sido bueno. No para la humanidad. Lo inhumano de hecho ha avanzado en progresión estratosférica. La aberración de posponer cuanto atañe a las personas, al altruismo, al pensamiento racional, a la empatía con los otros, a la ética, por los más oscuros intereses ha triunfado plenamente. Para muestra el botón más cercano, el que nos duele y –haciéndonos más egoístas, menos humanos- desplaza cualquier otro interés: España, la triste España del PP.

Solo en ese plano extraviado de la lógica más elemental se entiende la permanencia al frente del gobierno español de Mariano Rajoy o de los miembros de su partido que han secundado de hecho cuanto ha sucedido. El gobierno salido de las urnas tiene toda la legitimidad por muy defectuosa que sea nuestra ley electoral pero los gravísimos escándalos que rodean al de España lo hubieran tumbado en cualquiera país democrático. Algo muy preocupante ocurre con nuestra sociedad al completo y, sobre todo, con las fuerzas que la dirigen.

Iniciamos 2013 leyendo en toda su plenitud los llamados “Papeles de Bárcenas”. Publicados por varios medios, pudimos ver el rosario de sueldos, sobresueldos, virtuales prevaricaciones y comisión de favores, contabilidad B para nuevas prebendas a ocultar, que venía anotando el ex tesorero del Partido Popular en todos sus detalles durante dos décadas. Lo negaron todo… salvo alguna cosa. Los voceros en nómina –de dinero o poder- hicieron cuanto pudieron por sembrar la confusión. No eran reales, decían; lo son. Asistimos a los más patéticos espectáculos, desde losfiniquitos en diferido a las pavorosas huidas del presidente. Cualquier gobierno hubiera caído solo con esto, no sucedió y aún hubo mucho más.

En julio leímos también los SMS enviados por Mariano Rajoy a Luis Bárcenas: “Luis, sé fuerte”, “Luis, nada es fácil, pero hacemos lo que podemos”. Hasta en el más corrupto de los países de cualquier época le hubiera costado la presidencia a su autor, pero nuestro Rajoy con todo su PP sigue ahí. Y continúan después de haber borrado los ordenadores de su ex tesorero –que la justiciano quiere investigar- o de haber sufrido un registro de 14 horas a su sede que ni se han dignado comentar. Continúa, lo que es si cabe peor, como si nada sucediese, sentando cátedra, con inusitada prepotencia. Inconcebible en democracia, impensable en una sociedad medianamente sana.

Hemos visto al presidente huir de los periodistas por los pasillos del Senado, comparecer en plasma, o hablar cuando le viene en gana para seguir engañando a los ciudadanos. Una persona sin una gota de credibilidad sigue soltando sus mentiras haciendo omisión hasta del pudor que es actitud humana bien primaria. Trivialidad o burla, Rajoy ha tenido la inmensa osadía de responder a asuntos muy graves con una letanía increíble en alguien que ocupa su cargo: Todo es falso, salvo alguna cosa (febrero). Les dejo, que hace un frío espantoso (marzo). La segunda ya tal  (junio). Fin de la cita (agosto). Está lloviendo mucho (octubre sobre la anulación de la Doctrina Parot). [Las acusaciones] no se pueden demostrar (octubre sobre Bárcenas a Bloomberg). Éste es el estadio en el que España ganó el Mundial (diciembre en el funeral de Mandela). “Ese asunto” (diciembre, el aborto que no se atrevió a pronunciar).

Después conocimos las andanzas de Miguel Blesa y su Caja de Ahorros pública hundida desde la que actuaba como un virrey de las Indias medievales. Y es que 2013 es el año en el que nos hemos sentido definitivamente huérfanos de justicia, a pesar de los loables y valientes intentos de algunos magistrados. Fiscales al servicio del Estado que crean la acción de desimputar o sacan de prisión a encarcelados (Miguel Blesa) o tribunales de justicia que entienden sus comprometedores emails como privados y no delictivos y, en cambio, estiman punible difundirlos. Con un nivel de estupefacción que nunca creímos conocer, hemos visto campar la impunidad sumiéndonos en la impotencia.

Es el año de la subida de las tasas judiciales para que no se pueda litigar. El año de la sectaria Ley Wert para la deseducación. El de imponer la Ley mordaza de Fernández Díaz para que el poder frene duramente las protestas de los ciudadanos, o la que privatiza la Seguridad del Estado dando poderes extraordinarios a los vigilantes jurados sin preparación. El de duplicar la venta de armas a países no democráticos. El de la amnistía fiscal o las destituciones de quienes meten las narices donde no conviene. El de las grandes contrareformas de Gallardón: Código Penal con -en la práctica- cadena perpetua, o la Ley del aborto más restrictiva de Europa que nos devuelve directamente al nacionalcatolicismo franquista. El del control gubernamental y político de los órganos judiciales. Todo por decreto ley y apisonadora parlamentaria, sin el menor consenso. El año en el que se rechaza de un plumazo la ILP avalada por millón y medio de firmas que pretendía paliar el drama de los desahucios.

2013 es el año en el que sube el déficit y la deuda pública a niveles inauditos mientras se sigue mintiendo a los débiles de mente con una soñada recuperación que solo beneficia a los que nunca sufrieron la crisis. En el que, por ejemplo, se regala por 1.000 millones de euros Novagalicia a un banco privado venezolano perdiendo 8.052 millones de dinero público allí enterrados. El que otros estamentos del poder en el partido conservador español venden a Goldman Sachs pisos de propiedad pública, en el mayor de los contrasentidos dado que la Constitución pide a los poderes públicos que velen por evitar la especulación en la vivienda. O el de la lucha encarnizada por entregar a manos privadas también la sanidad. El año en el que se está enajenando de saldo España entera. A potentados chinos, rusos y venezolanos a los que no se pide su historial.

2013 es el año en el que gracias al PP han aumentado las desigualdades, ha empeorado nuestra salud, ha caído por primera en años la esperanza de vida, ha mermado nuestro poder adquisitivo, cierran cada día más empresas, no se crea empleo o se registra un nivel de emigración superior a los duros años del franquismo.

Y es el año en el que el PP ha conseguido que sus propias tenebrosas sombras manchen a toda la Política, eje de la democracia. Y en el que el PSOE de Rubalcaba no está -como oposición mayoritaria-, a la altura del drama que vivimos, contribuyendo a crear indefensión en muchos ciudadanos. El año en el que los medios y los tertulianos habituales secundan con su silencio o directamente la manipulación la tragedia que nos asola.

2013 es el año en el que la sociedad parece haber sido definitivamente derrotada. Cuando hemos perdido no ya la esperanza sino el ánimo de volver a recuperarla. Cuando el rencor aflora sacando lo peor de nosotros para hacernos casi tan ruines como quienes nos gobiernan.

Si todo sigue así, 2014 será el año en el que volverán a prometernos la recuperación para el 2015 y tampoco pasará nada. Basta, al parecer, con tirar hacia delante con total desfachatez. Con tragar y callar, las víctimas. Que nadie lo endulce con subterfugios: lo sucedido en España sería impensable en un país realmente democrático, para empezar porque no lo toleraría la sociedad, ni sus jueces y políticos con mayor capacidad de actuación.

Feliz 2014… si podemos.  Podríamos.

*Publicado en eldiario.es

 

Mariano Rajoy vuelve de sus vacaciones rejuvenecido

Spain's Prime Minister Mariano Rajoy arrives to take part in the G20 Summit in St. Petersburg

El presidente  del Gobierno, Mariano Rajoy Brey, ha estrenado el curso político con nuevo look. Muy favorecido, el popular ha viajado a San Petesburgo donde participa en la reunión del G20. Para ser sinceros, no ha aparecido demasiado bronceado tras pasar unos días de descanso en Galicia y correr en compañía de personas de su confianza. El frescor de su tierra y su mucha concentración para las tareas de enorme responsabilidad que le toca abordar le han impedido lucir el moreno que si portan otros miembros de su gobierno y de su partido. Siempre discreto, ha preferido dejar todo el sol –ahora semiprivatizado- a compañeros como  Ana Mato o Arenas, causándoles por cierto algunos estragos.  Su esposa Viri y sus hijos que le acompañaban en el descanso no aparecen en las fotos corriendo, pero estar estaban.

Además de –tan prudente y comedido- no presumir de bronceado, el presidente ha mantenido sus trajes oscuros, prácticamente negros como le vemos al descender del avión y eso que todavía no había sesiones de trabajo. Ha optado por el negro porque estiliza su figura –después de haber degustado los buenos platos de la gastronomía gallega-. Un traje con camisa blanca a la que cruzaba una corbata oscura, jovialmente anudada sin apretar -muy casual–  y animada por tenues rayas claras formando cuadros a juego con camisa y terno. Como nuevo look trae que es precisamente su look que crea tendencia entre sus seguidores sobre todo.

Rajoy parece adornar sus manos con su alianza de casado y probablemente un reloj de correa metálica marrón con esfera y cierre dorados como el de la vicepresidenta Sáenz de Santamaría, dado que está muy en boga este verano. O cualquier otro digno de su alcurnia y que se oculta bajo la manga de su camisa. De sus uñas no sabemos nada pero se presume que su clase quedará demostrada en la manera de limárselas. Redondeadas y no demasiado largas. Junta el pulgar y el índice de su mano derecha como si quisiera deshacerse de un molesto e imperceptible obstáculo. Genio y figura.

El presidente no ha querido modificar su peinado, ni su máscara de tintado. La gente con clase no hace las cosas directamente, “quiere” hacerlas, por eso Soraya quiere modificar su peinado y su tinte, y Mariano no. Cabello oscuro, Rajoy, la misma barba semicana, e idéntica expresión entre susto, dolor, superioridad y densa mala uva. Eso sí, plena de energía y brillante lucidez. Un presidente, sino más joven, fiable cien por cien.

*He usado para escribir este artículo el que ABC ha dedicado a Soraya Sáenz de Santamaría y que podéis ver aquí, prácticamente textual con las modificaciones precisas. Solo era por ver cómo sonaba con el presidente.

“Lo importante” es hablar del MOKKA de Figueruelas

Pues vamos a ello. Rajoy ha dicho en Zaragoza, en la fábrica de Opel en Figueruelas, que hay que hablar de lo importante. Ante periodistas mudos de nuevo, por cierto. Era un monólogo sin preguntas. Lo importante es, parece, a juzgar también por el despliegue de la prensa conservadora, el Opel Mokka, que se va a fabricar ahora también en España. Esta “información” local nos orienta sobre… el pensamiento de la empresa.

Vi ayer, casualmente, en directo al jefazo de Opel y a Mariano Rajoy. Lo que yo he entendido es que este modelo se fabricaba solo en Corea del Sur. Y ahora se dan en España las condiciones de lo que ellos llaman “competitividad” para producirlo en nuestro país. Reducciones de sueldos, EREs temporales o totales, o facilidad absoluta en  el despido.

Los trabajadores de Opel en Figueruelas han llevado una épica lucha por mantener los puestos del trabajo. Cediendo mucho. Lógicamente. Les honra su solidaridad con los compañeros. No veo grandes creatividades pues en este acuerdo sino una aceptación por necesidad. Y teñida de amenazas. El menos da una piedra.

Buscando encuentro también que la inversión anunciada por Opel era de 200 millones de euros, y lo firmado han sido 62. También he encontrado que ya en 2008 el gobierno de Aragón avaló a la empresa con, precisamente, 200 millones de euros. Habrá más, supongo.

Los periodistas que ayer, según dijeron, “no tuvieron oportunidad de preguntar al presidente por Bárcenas”, tampoco nos han explicado todo esto. Y la prensa de partido nos obsequia con portadas triunfalistas. Sus ingenuos –o no tan ingenuos- lectores se quedarán con la idea inducida. Todo va sobre ruedas.

abc.figueruelaslarazon.figueruelas

Rajoy, el injustamente ignorado carisma de un líder

Hugh Jackman

Hace unos cuantos años, una encuesta preguntó en Cataluña sobre los hombres más atractivos. Ya sabéis esas consultas cíclicas para entretener los días y que suele colocar a Brad Pitt o Huck Jackman en cabeza. En los primeros lugares figuraba Jordi Pujol. Los insondables misterios de la erótica del poder.

Jordi Pujol

 Leídas las críticas reflexiones periodísticas e intelectuales del domingo sobre Mariano Rajoy -que hace una semana justa ganó los comicios para el gobierno del Estado y por la gracia divina de nuestra ley electoral con mayoría absoluta-, debo pensar que algunos díscolos hemos cometido una tremenda injusticia, nos ha aquejado una inaudita ceguera. Ese hombre prudente y ejemplar no ha abierto la boca en 7 días siguiendo su sempiterna costumbre, pero se intuyen sus profundas meditaciones para sacarnos de la crisis.

   Ha hablado con banqueros “como dios manda”, recibe llamadas, telegramas y apremios de su correligionaria Angela Merkel para que nos fría, pero cavila en la soledad del vencedor en qué parrilla nos asará, y cuántos decilitros de aceite le pondrá; si nos sazonará con sal o con wasabi. “Prevé huelgas por sus medidas”, ay, todo sea por el bien de todos. Por el bien, en particular, de esas grandes fortunas a las que no se toca los impuestos, ni se persigue en sus evasiones fiscales, porque nosotros “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades…. de mantenerlos a todo trapo” y hay que tomar medidas a ese despropósito. Pero somos buenos, juiciosos y disciplinados y sabemos que esa es la labor del vasallo, en cuerpo y mente.¿Que hay que acabar con la sanidad, la educación y los derechos laborales? el bien supremo lo exige.
 

  En “La energía liberada”, -libro plagado de datos que la justifican- expongo otra visión de este hoy “neocarismático” líder. Aún andaba descarriada. Comienza así:

“Lastrado el PSOE por sus múltiples fallos, el PP acapara cumbres abrumadoras de poder sin haberse regenerado en absoluto, como suele ocurrir en periodos de oposición. Las mismas ideas e iguales o similares caras. Un líder dubitativo e indolente —como se resalta incluso en las viñetas de humor—, el peor valorado en la historia de las encuestas antes de acceder a la presidencia del ejecutivo —incluso con un oponente absolutamente acabado, como es el caso de Zapatero— y presa fácil de los halcones de su propio partido.

Una carrera basada en el elogio de la mediocridad y en la tibieza. Ilustres precedentes lo revalidan, en especial aquel genial (aunque llevado a una caricatura extrema) Mr. Chance que inmortalizaron la literatura y el cine. El escritor Jerzy Kosinski acertó de pleno al apellidar “suerte” a un hombre que escala la más altas cotas de reconocimiento y poder por la simplicidad de sus mensajes, en los que otros quieren adivinar ideas profundas y renovadoras. Él habla sólo de plantas, los demás hurgan en la supuesta trascendencia de sus mensajes secretos. El siglo XXI alumbra un jardín todavía más proclive a esa siembra. Rajoy es un exponente. Hay muchos más, desde luego. Lo peor es que funciona”.

Y una, realmente, empieza a agotarse de predicar en el desierto, no es bueno nadar contracorriente como los salmones, agota. Por eso ando dudando si refugiarme en secano y habilitar un espacio en la terraza (no mucho podrá ser) para sembrar un huertecillo y esperar los frutos “como todo el mundo”. No vaya a ser que, sin la prudencia imperante, me arrase una tormenta, que eso siempre es un riesgo. “Como todo el mundo” y “como dios manda”, busco buenas cosechas.

Zapatero, entre puñales y lanzas

La UE recela de Zapatero, nos cuenta La Vanguardia en un artículo recopilación de lo que dicen varios medios extranjeros, no sólo europeos. Los foráneos que se sienten superiores a nosotros, siempre han recelado de España. Les divierten nuestras gracietas, venir a tomar el sol y beber vino, pero si se trata de jugar en serio, nos infravaloran. Insisto en el mito autoengullido de nuestro prestigio internacional: no lo hemos perdido, nunca lo tuvimos. Si acaso en los tiempos de los salvajes imperios, cuyos titulares –todos- harían mejor callando. Añadamos la filiación ideológica de la mayoría de los periódicos que “recelan” de Zapatero, con el Financial Times o el liberal The Economist. Es lógico que la Europa azul no simpatice con Zapatero, y engulla sin empacho a Berlusconi.

Fue recibido con expectación sin embargo. Las desnortadas izquierdas italiana y francesa, veían en él una esperanza. Incluso, Time en septiembre del 2004 le dedicó portada: “Spain’s new man” –como recuerda La Vanguardia- y Newsweek en abril del 2006: “Making socialism work”.

Eran tiempos de bonanza económica. Reales. Llegamos a crecer un 4,1% en el primer trimestre de 2007, y en la primera legislatura de Zapatero se crearon 3 millones de empleos. The Economist entonces, no tenía más remedio que admitirlo, y nos llamaba la “estrella euro” –parece que nadie está libre de las frivolidades del instante, unas y otras-. Los países del Este incorporados a la UE querían imitar el “modelo español”. Y todo lo que afirmo está documentado.

Parece inútil ya insistir en que nuestro crecimiento se asentaba en la burbuja inmobiliaria –que Zapatero no creó en absoluto pero tampoco abordó que no es igual culpa-, en el escaso tejido industrial and so on, que dirían los ingleses. Tampoco parece escuchar nadie que cada crisis del idílico sistema capitalista supone el mismo enriquecimiento o superior de los empresarios y banqueros, y cada vez menor creación de empleo y mayor merma del poder adquisitivo. Lo explicó muy bien hace unos días Viçens Navarro, otro predicador en el desierto. Que es el sistema lo que falla y que no tiene solución alguna porque nadie osa afrontarlo y porque esas cabezas que nos rigen desde despachos privados –y que cabrían todos en un banquete-, no piensan tolerarlo porque a ellos les va muy bien. ¿Podía haberlo hecho Zapatero con minoría parlamentaria, andando entre zancadillas y campos de minas, y con 17 gobiernos más de las comunidades autónomas?

2009 ha sido el año de la crisis, comentábamos en otro post. La mayoría de los españoles somos más pobres y más austeros, y cuatro millones de personas se encuentran sin empleo. En el mismo período, las grandes fortunas españolas han obtenido un 27% más de beneficio que el año anterior, lo que en su rico estatus vital supone 6.800 millones de euros, repito: 6.800 millones de euros. En 12 meses. No queda ahí la cosa: el conjunto de empresas que cotizan en el IBEX cierra con un 30% de subida y lidera las ganancias de Europa. El Banco Santander un 76%, BBVA 55%. El 2008 había sido el peor año de su historia, pero nunca perdieron, solamente dejaron de incrementar aparatosamente sus beneficios. Y, añado, las SICAV –de donde sacan su sustento estos señores y señoras-, muertas de risa pagando un 1% de impuestos. La ministra de economía dijo que no se las podía tocar porque se irían fuera. Como fuera se van los empresarios ingleses ante la subida de impuestos, y, sin que nadie les suba nada, buena parte de las grandes firmas y empresas que quieren ganar más explotando a los trabajadores del Tercer Mundo.

Mariano Rajoy concede hoy entrevista a El Mundo. Se ve en la Moncloa. Nadie lo hubiera pronosticado, pero así lo vemos todos ya. Tampoco habla inglés y cuando enjuicia Europa -como hizo en Informe Semanal- lo hace con la pobreza intelectual de un poco avisado  jugador de tute de un casino provinciano. “Cuando gobierne bajará el paro” ¿Cómo?, por fin avanza algo: “Apoyo un contrato con menor indemnización siempre que se vincule a más estabilidad”. A esto los clásicos lo llamaban “la cuadratura del círculo”, porque esta admitiendo ya que apoyará abaratar el despido, de los trabajadores peor pagados de la EU de los 15, salvo Grecia y Portugal. “Recortar el gasto requiere coraje, valentía. Yo estaría dispuesto a congelar el sueldo a los funcionarios para deducir el déficit”. Tres apuntes: Con el PP los funcionarios siempre han visto congelado su sueldo. Entre ellos están todos los médicos y enfermeras de la sanidad española, por poner un ejemplo, no sólo los ocupantes de mesa que obstruyen nuestras demandas en la administración. España tiene el gasto social más bajo de la UE –a excepción de algunos países del Este, y Grecia (Portugal nos ha superado ya)-. Zapatero se ha empeñado en mantenerlo al menos, contra viento y marea, y se ha negado hasta ahora a abaratar el despido y bajar los sueldos.

Habas contadas en un gran fiasco mundial y en una España ciega que no parece unir las palabras del PP con el despilfarro de sus ayuntamientos y autonomías. Con las privatizaciones a la contra del tiempo futuro –hoy aún la nomenclatura capitalista se atrinchera en el poder, pero caerá, como caen todas-. A ellos, y también a los socialistas, les son imputables desde luego los agujeros del presupuesto, consecuente a una falta de rigor y planificación.

Entre los puñales, rompo pues estas lanzas de verdad a favor de Zapatero. Pero lo pone muy difícil. Aznar entregó a sus amigos las gallinas de oro de las grandes empresas públicas que privatizó por un plato de lentejas para las arcas públicas, Zapatero ha organizado el fiasco de la comunicación guiado por sus afectos. Para dejar al final el patio como estaba: Antena 3, Telecinco y una TVE menguada, porque veremos si sus competidores se aprestan a financiar esta maravilla que tanto nos gusta de televisión sin anuncios.

Pero hay más. Zapatero se contraprograma. Sólo a él se le puede ocurrir tapar el inicio de la presidencia española de la UE, con el emplasto de la Ley Sinde que no tiene recorrido legal por su incongruencia, para dar satisfacción a un puñado de adictos trasnochados. Y levantar contra él a quienes le apoyaban, y, lo que es peor, al futuro que pasa por formas de comunicación imparables entre la sociedad, ese ente que les sustenta. A Zapatero y a todos los demás.

La sociedad, educada en la ignorancia y la frivolidad, terminará por abrir los ojos, sobre todo cuando se empobrezca definitivamente y cuando, por ello, empiece a prestar atención a otro mundo que, informado, abre nuevos caminos. Es suicida situarlo también enfrente y de uñas.

A %d blogueros les gusta esto: