Rajoy y el rescate

“Hemos tomado la decisión de no pedir el rescate, por tanto hemos tomado una decisión. ¿Qué es eso de que no se toman decisiones? El hecho de que no hayamos tomado la decisión de pedirlo no significa que en el futuro no lo pidamos. Pero es de puro sentido común: si es un mecanismo que está ahí y que (el presidente del BCE) Draghi ha puesto a disposición de todos los países, ¿por qué voy a renunciar a él?”.

Rajoy, este miércoles en el Congreso.

Alicia en la Europa de las maravillas

La frase procede del economista José Carlos Díez. No dejamos hoy de oír, ver y leer la palabra “euforia” a raíz del apoyo de la canciller alemana, Angela Merkel, a Rajoy en su visita a Madrid y de las decisiones anunciada por el presidente del BCE, Mario Draghi. Suben las bolsas, baja la prima y todos nuestros problemas se han arreglado.

Faltan unos “pequeños escollos”, la letra pequeña que quiere leer Rajoy antes de pedir el rescate. El rescate, sí. Mario Dragui respondió así a la pregunta de cómo de “suave” iba a ser el nuevo rescate de España: “¿rescate suave? En absoluto. Tiene condiciones estrictas”. Rápidamente le han adjudicado otro apelativo: “precautorio”, es un rescate precautorio.

Bernardo Elrich ha imaginado la escena en las cocinas de diseño de eufemismos:

 Las estrictas condiciones van a por lo poco que ya nos queda: pensiones y desempleo. Rajoy dijo a la vera de Merkel que no tocaría las primeras… “en este momento”.  Y queda más espacio para meter la tijera donde ya hay unos buenos rotos. Ana Mato estudia sacar del sistema de salud o de la gratuidad, mamografías o rehabilitación. Es más lucrativo curar cánceres de mama. Y más acorde con nuestra condición ir doblados de dolor por la artrosis o las secuelas de un accidente.

Rajoy es capaz de, como ya hiciera en las elecciones andaluzas (error que constatan continuamente los periódicos extranjeros), aplazar la petición de rescate y de estas medidas hasta la celebración de los comicios gallegos. Las pérdidas aumentárían.

 Los mercados están contentos, sí. Tienen dinero fresco que esnifar. Hasta que se les pase el efecto de la dosis y pidan más. José Carlos Díez explica el escenario abierto este jueves por Dragui y sus sensaciones. Tras exponer la dureza de los datos, él cree que tiene que haber una luz al final del túnel, que “algún día” se saldrá de esto, no ahora. Yo no por este camino.  O solo a costa de una ciudadanía completamente depauperada. Lo explica muy bien, merece la pena leerlo completo, ver cómo desmenuza las impresiones  y los datos. ¿Euforia? la verdad es que lo que concluye es bastante realista:

“Y luego puramente en clave española, ayer fue un día triste en el que se confirma que nuestros socios europeos nos fuerzan a perder la soberanía y entrar en un programa tutelado. Esto ya ha pasado en Irlanda y luego en Portugal. Primero te ponen alfombra roja para pedir el rescate. Luego quitan alfombra y comienza un proceso político muy complejo en el que entran en juego los parlamentos nacionales y los contribuyentes de cada país. Al final despiertas con un Memorandum largo y espeso en el que nada es sagrado: pensiones, prestaciones por desempleo, sanidad, costes de despido, etc. Cuando piensas que estás al límite de un ajuste fiscal, sólo estás al 50% de tus posibilidades.

En julio discutía sobre economía española con un ex ministro de economía de un país de América Latina que vivió un rescate del FMI. Su consejo fue “deben estar preparados para perder soberanía o el sufrimiento será aún mayor” Y en un intercambio de correos electrónicos con uno de los economistas europeos más prestigiosos se despidió “mis mejores deseos, lamentablemente va a ser un año duro para ustedes”

Este economista observador seguirá contándolo y con la confianza y la seguridad de que hay luz al final del túnel. Pero de momento, el personal ya ve la luz la reunión de ayer del BCE, pero yo sigo pensando que es otro tren que viene arrollarnos. Prudencia y espero equivocarme. Pronto saldremos de dudas”.

Si mientes, destrozas y fracasas, dimite

Ha duplicado el diferencial de la prima de riesgo en solo 7 meses, llegando a la antaño impensable cifra de 612 puntos. Las bolsas registran niveles históricos de pérdidas. España está rescatada con fondos europeos en su sistema bancario y a punto del rescate total. Inspira nula confianza internacional. Cada vez que abre la boca su ministro Cristóbal Montoro se produce alguna catástrofe. La comunidad valenciana, cuya gestión ofrecía como modelo, también pide rescate del Estado. Ha abaratado el despido y la dignidad del trabajo con su reforma laboral. Disminuye las prestaciones e insulta a los parados españoles (récord en el mundo industrializado). Ha cercenado la sanidad que fue ejemplo en el mundo y obliga al copago. Da un tajo a la investigación presumiendo de ello. Nos devuelve –a través de José Ignacio Wert- a una educación de medio siglo atrás, sube las tasas universitarias y hasta el precio de los cuadernos y lápices. Quita los “peligrosos” y “caros” ordenadores de los colegios. Eleva el impuesto de los libros digitales. Reserva la cultura a los pudientes. Sube de precio productos básicos. Y el gas, la electricidad o la gasolina. Nos vende servicios básicos –que son nuestros- como el ferrocarril. O perpetran una reforma del código penal que castiga con 2 años de cárcel por ejemplo convocar manifestaciones por Internet. No se puede pedir más a la gestión de Mariano Rajoy.

 Pero ahora resulta que “no tiene más remedio” porque no quiere tocar ni de broma los privilegios de aquellos para quien gobierna. Que “no hay dinero”, cuando “sí lo hay”.  La prensa afín silencia las protestas multitudinarias de la sociedad contraria a los recortes para que la adormecida no se entere de la dignidad de los demás. Y ha encontrado un nuevo culpable: el BCE. La culpa ya no es de Zapatero ni del chachachá, es de Europa. De la Europa… tan neoliberal como el PP.

   Las mentiras y desdichos de su programa electoral –recogidos con sus rostros, voces y agrios tonos profusamente en youtube- harían avergonzarse a quien tuviera un mínimo de decencia. Ellos dicen que “las circunstancias han cambiado”.


 

Seamos serios. La campaña del PP, como vemos, estuvo basada en la mentira. Y su caótica gestión ha empeorado nuestros problemas. El desconcierto del gobierno no lo salvan ni las clases de arte dramático que debe recibir con gran aprovechamiento la vicepresidenta. El futuro no se nos puede presentar peor en estas circunstancias. Un triunfo basado en las mentiras debe ser revisado: el gobierno tiene que dimitir y convocar elecciones. Es lo coherente, lo digno, lo justo. No hay apenas donde elegir  y el principal partido con posibilidad de gobernar, el PSOE, anda tan perdido como el PP. Pero así no podemos seguir. Nos jugamos mucho. Por mucho que estemos ya agotados de explicar, de luchar, siquiera de pasarlo mal.

 Cada ser humano tiene una cabeza para relacionar conceptos y de ellos sacar conclusiones y actuar. No se puede delegar más la responsabilidad de pensar y reflexionar. Al menos nos quedamos con el gozo de la dignidad.  El Roto nos explica la nueva teoría de la cazuela. La que escribo en Actúa, libro que relanzamos el lunes en la Universidad Menéndez Pelayo de Santander porque contiene las respuestas de ahora mismo. Con estas reflexiones os dejo, seguramente por unos días.

 

Rescate: la estocada

Frankfurter Allgemeine.domingo.10 de Junio

La prima de riesgo que en la mañana de este lunes bajó casi 20 puntos respecto al cierre del viernes (hasta los 462 puntos) se sitúa otra vez en los 520. Y la bolsa que inició la jornada con una eufórica e inusual subida del 5,9% acaba en pérdidas de 0,54. ¿Cómo es posible que se haya desinflado de esta forma el impacto del rescate bancario a España?

Durante la mañana, Bruselas –y lo que es casi más decisivo: Berlín- se ha preocupado de desmontar las fantasías que el presidente Rajoy contó a los españoles: hay contrapartidas a la entrega de ese dinero, la “Troika” (UE, BCE y FMI), es decir, lo que jocosamente llamó Montoro “los señores de negro”, sí vigilarán el cumplimiento del plan que diseñen para aplicar al sector bancario, incumplir las condiciones cerrará el grifo, el crédito aumentará la deuda y los intereses el déficit, y Bruselas va a ser aún más estricta con su cumplimiento. Hemos perdido soberanía.

La prensa internacional sigue mostrando su estupor por la actitud de Rajoy de negar el rescate y de mentir a sus ciudadanos sobre un momento tan crítico. De todos los análisis, destaco los datos de la prestigiosa revista Fortune quien pinta un panorama realmente sombrío que los españoles deberían saber. A Fortune le parece probable que “cree un escándalo público en las calles de España, ya que descaradamente socializa las pérdidas de los bancos y hará más difícil, no más fácil, a España vender su deuda a una tasa lo suficientemente baja como para financiarse”.

Según sus cálculos –muy detallados- la deuda que se mantiene en el 68,5% (fue una de las prioridades de Zapatero y bien caro en recortes nos costó también) se disparará al 96%. En cuanto a los lodos dejados por la burbuja inmobiliaria, Fortune estima que las propiedades se rebajarán en un 50%.

“Este rescate es realmente un ejercicio de lo absurdo. En lugar de quitar el riesgo de los hombros de España, la UE está de hecho cargando a la soberanía incluso con aún más deuda. Una vez que el mercado tenga la oportunidad de estudiar este acuerdo en profundidad, se continuará exigiendo una prima excesivamente alta para mantener los bonos españoles. Como tal, esto casi garantiza que España seguirá siendo totalmente dependiente del Banco Central Europeo para comprar su deuda. Con el tiempo este sistema se descompone, lo que obligará al gobierno español a buscar un rescate de su propia parte de la UE y el FMI. La austeridad y la humillación acorde con un plan de rescate soberano puede ser demasiado para Rajoy y el resto de sus compañeros para mantenerse”, añade.

Habría una solución: los eurobonos, que todas las deudas costasen igual en un fondo realmente de una Unión real, pero Alemania se niega. “De cualquier forma que se mire, Alemania gana“, dice en otro artículo Fortune. Alemania se dispone, pues, a destrozar Europa… por tercera vez en un siglo. Y, si bien pone más en el sostenimiento de la UE, también es rigurosamente cierto que toda ella funciona a su medida especialmente desde Maastricht.

Entre tanto, se seguirá especulando con la deuda y proporcionando pingües beneficios a algunos. Subirá y bajará pero, como dice Carlos Berzosa en Actúa, “la deuda es una cuestión de CONFIANZA, en un mercado especulativo”. Un “rescatado” ofrece poca y tenemos un presidente que es el hazmereír de medio mundo. Solo como dato, los diferenciales de las deudas portuguesa e irlandesa llegaron a subir a 900 puntos, más de 1.000 la griega. Y esto es un rescate por más que –de momento- sea en efecto solo para los bancos. Desde Bruselas se dice que la “austeridad” que todo este panorama implica, “ya la está aplicando” Rajoy, pero va a ser necesaria mucha más. En el neoliberalismo, sale de los recortes sociales y de las privatizaciones. Para pagar a los bancos y… la especulación. A este estado de cosas, se añade la actitud de Rajoy y buena parte de su comparsa. Hemos entrado en la indefensión. Mientras, un gran sector de la sociedad le cree y cree a sus medios y sigue feliz convencida de que “todo se ha solucionado”. Desde Alemania, encima, se ríen. Olé, olé, olé, titulan. Si no nos afectara, igual nos reiríamos también porque lo que nos está pasando es puro humor negro.

Frankfurter Allgemeine.portada.11 de Junio

 

Obama, if you cannot, yes, we can

 

Barack Obama se ha permitido volver a presionar al actual gobierno español, como hizo con Zapatero aquellos fatídicos días de Mayo de 2010. Entonces para que el presidente socialista español aceptara los recortes neoliberales que le imponía Bruselas, ahora para que Rajoy pida de una vez el rescate y se “recapitalicen” los bancos. Lo mejor es cómo califica de “inteligentes” las medidas impuestas por el PP y, aunque dice que menos recorte sin crecimiento que vamos a ahogarnos, alaba la “reforma” laboral y otras involuciones de las que espera que con el tiempo “den frutos”.

 Obama nos embarcó a medio mundo en un proyecto de ilusión. El primer presidente negro de los EEUU, había sido resultado algo así como de un proyecto colectivo, de cuantos trabajaron boca a boca, ordenador a ordenador, para que resultara elegido. Desde Europa le “votamos” con pasión.

 El 20 de Enero de 2009 tomaba posesión en Washington ante la mirada y la esperanza de millones de personas. De su discurso competo –que merece la pena volver a leer– quiero destacar estas ideas expuestas al comienzo:

 “Es bien sabido que estamos en medio de una crisis. Nuestro país está en guerra contra una red de violencia y odio de gran alcance. Nuestra economía se ha debilitado enormemente, como consecuencia de la codicia y la irresponsabilidad de algunos, pero también por nuestra incapacidad colectiva de tomar decisiones difíciles y preparar a la nación para una nueva era. Se han perdido casas; se han eliminado empleos; se han cerrado empresas. Nuestra sanidad es muy cara; nuestras escuelas tienen demasiados fallos; y cada día trae nuevas pruebas de que nuestros usos de la energía fortalecen a nuestros adversarios y ponen en peligro el planeta.

Estos son indicadores de una crisis, sujetos a datos y estadísticas. Menos fácil de medir pero no menos profunda es la destrucción de la confianza en todo nuestro territorio, un temor persistente de que el declive de Estados Unidos es inevitable y la próxima generación tiene que rebajar sus miras. Hoy os digo que los problemas que nos aguardan son reales. Son graves y son numerosos. No será fácil resolverlos, ni podrá hacerse en poco tiempo. Pero debes tener clara una cosa, América: los resolveremos.

Hoy estamos reunidos aquí porque hemos escogido la esperanza por encima del miedo, el propósito común por encima del conflicto y la discordia. Hoy venimos a proclamar el fin de las disputas mezquinas y las falsas promesas, las recriminaciones y los dogmas gastados que durante tanto tiempo han sofocado nuestra política”.

 El resuello le duraba aún en Junio de 2009 cuando achacó a la “cultura de la irresponsabilidad” de Wall Street y aledaños la crisis. Y añadió: Sabemos que esta recesión no es el resultado de un fracaso sino de muchos, y muchos de los difíciles desafíos que afrontamos son producto de una cascada de errores y oportunidades perdidas durante el curso de varias décadas”.

 Las noticias del día, de todos los días, sajan el alma a través de poderosos síntomas de involución. Hasta Chile resucita a Pinochet mientras en España nos anega la corrupción consentida y apoyada, la incompetencia, la tenaza y la tijera. ¿Qué “frutos” va a dar entregar nuestra sanidad, nuestra educación, nuestra trabajo y futuro, nuestros derechos, “a la codicia e irresponsabilidad de algunos”? Resulta inconcebible que alguien con cerebro y dignidad lo acepte.

   No vendrá nadie a “rescatarnos” a nosotros, a los ciudadanos que pagamos a tan alto precio la falta de información o de coraje.  “Hoy estamos reunidos aquí porque hemos escogido la esperanza por encima del miedo”, chao Obama -que por otro lado solo miró siempre su culo y los de los estadounidenses-, We can, really We do. Claro que no de uno en uno. Muchos. Juntos. Porque en caso contrario nos meteremos en una sima aún mayor.

La única solución

Nos tienen manía… los extranjeros

Nuestro flamante gobierno está a punto de pedir un rescate. Ignacio Escolar -y la prensa internacional- lo cuentan al detalle. Luego Cristobal Montoro ha salido a explicar que no ha dicho lo que ha dicho, sin que nadie le rebatiera en las televisiones. Pero vamos a la realidad. El fiasco de Bankia, responsabilidad casi completa del PP, ha terminado de dar la puntilla a una larga herencia (la real), y al sprint imprimido por la política de “austeridad” tal como la entienden los neoliberales: recortes muy serios para la sociedad y lo que pida el capital, la Iglesia y compañía.

Par saber qué implica para los ciudadanos un rescate no hay sino mirar a Grecia y Portugal. También a Irlanda: ayudada por los colegas sajones en sus exportaciones, manteniendo su polìtica fiscal de favor que la convierte prácticamente en un paraíso fiscal, consigue mejores cifras que los destrozados Grecia y Portugal que ven aumentar sus deudas cuanto más pagan. Eso supone un rescate, se lo cobran en sangre… de la población en general, por supuesto. Pero en Irlanda la sociedad también ha sufrido graves mermas y ha visto incrementarrse duramente los impuestos. Los únicos que han salido a flote son los islandeses que ya crecen (a un 3%)  porque, según Fitch ¡nada menos!, “su poco ortodoxa respuesta política a la crisis ha funcionado”. Sí, la “ortodoxa” no funciona en absoluto. Para quienes la pagamos, claro. Islandia se vio más hundida que nadie por el neoliberalismo, pero cuenta con una ciudadanía educada y que piensa en el bien común. Antes que suicidarse, actuaron. Si ellos son pocos, nosotros podríamos partimos en parcelas para hacer muchas Islandias.

   Hay que estar preparados en España para lo que pide Bruselas a cambio del rescate: hasta las pensiones quieren tocar. Pero la manada de ignorantes y/o malintencionados y/o corruptos de corazón sigue en Babia o en su cómodo sofa esperando a ver qué pasa o a que otros trabajen para ellos en soluciones. Es demasiado esfuerzo levantar esa mole. Tienen que ser muchos quienes se apunten a la tarea al menos de desasnar algo a los “rescatables”. Es la única solución, una España como la que plantea este corto divertido y genial: “Hablando en plata”. Si acaso me avisáis cuando se empiecen a notar la labor.

El FMI reprende a España

La foto no puede ser más expresiva. Christine Lagarde, directora gerente del FMI, sermonea a Elena Salgado (quien por cierto obtuvo matrícula de honor  en la asignatura de economía que impartía José Luis Sampedro). Esto ocurre en el mismo día que el FMI anuncia que igual compra deuda española lo que implica abrir la puerta a nuestro “rescate” y por tanto a unas insuperables condiciones de secuestro, como estamos ya viendo en Grecia, Portugal e Irlanda. Lagarde se subió el sueldo nada más llegar al cargo.

Copio de mi próximo libro: El Fondo Monetario Internacional (FMI) es un organismo intergubernamental especializado de la propia ONU -de representación prácticamente mundial- que… ha tomado vida propia. Sus objetivos iniciales le señalaban el equilibrio sostenible entre países o la erradicación de la pobreza. En la práctica, las líneas de actuación las ha marcado realmente el equipo directivo y, desde que el neoliberalismo tomó las riendas económicas, ésa fue la tónica del FMI que potencia esa ideología allí donde actúa.

“Enseña” a los países a lograr ingresos a través de mermar las condiciones de vida de los ciudadanos, y a privatizar lo público.

 Entretanto el gobierno que presumiblemente gestionará –al modo neoliberal “pata negra” naturalmente- el futuro, tiene como modelo al británico Cameron que ha crecido un 0,01% pero recibe las más altas notas de las agencias privadas norteamericanas. Y cuya ministra de interior es partidaria de eliminar la ley de derechos humanos porque crea demasiados problemas.

(No dejes de mirar el post anterior que hoy va doble la entrega y explica mucho de lo que nos está sucediendo)

A %d blogueros les gusta esto: