Los cien mil cañetes hijos del PP

idigoras-pachi.rapto de europa

Sí, a este sujeto -que Ídogras y Pachi retratan magistralmente- quiere mandar el PP a Europa. No encontró nada mejor. Y no es extraño. Igual no lo hay. Lo asombroso es que habrá quienes le voten.

Vayamos por partes. Se pregunta El País -en editorial en portada, siempre excepcional- si Miguel Arias Cañete es “un machista convencido, en cuyo caso nada tiene que hacer en el tablero de la política europea del siglo XXI; o, sin serlo, ha caído en la torpeza de explicar su papelón en el debate a dos como si hubiera renunciado a su “superioridad intelectual” para no acorralar a una mujer, por el solo hecho de serlo“. O sea si es machista o machista, si es prepotente o prepotente, si es muy torpe o muy torpe.

Empezaba bien ese editorial, como en sus mejores tiempos: “Derrotado en el debate, Cañete se defiende con un exabrupto impropio de un político de este siglo“, pero luego resulta que Cañete -escriben- ha hecho una labor estupenda (no dice para quién) y que con que pida perdón ya está.

El machismo y la prepotencia también la difunden en el PP las mujeres. Una de ellas, Mercedes Fernández de Asturias ha restringido el acceso a su cuenta tras las críticas recibidas por este twit:

machismop

Hay que escuchar en toda su plenitud lo que Homo Cañetus dijo, paladear cada sílaba, para saber quién es este sujeto. Un pura esencia de la derecha española ancestral que representa el PP.

Pero hay muchos más “cañetes” en el PP. El grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Toledo dejó con la palabra en la boca a los padres de niños con cáncer que se quejan de la atención que se les presta. Como forajidos desalmados y prepotentes -de nuevo prepotentes- abandonaron el pleno sin importarles nada, ni los niños, ni ese dolor de los padres por la coz de sus representantes. La expresión, casi de incredulidad por la huida, encoge el corazón. No lo tienen. Solo una concejal se quedó, Ana Isabel Bejarano. El gesto, lógico, le dignifica.

Ángels Martínez Castells ha iniciado una demanda simplemente por las redes sociales: que estos desalmados concejales del Partido Popular en Toledo no vuelvan NUNCA MÁS a sus asientos. Me sumo.

Ni Cañete ni los toledanos son rara avis en el PP. Clama la cordura contra la pretensión del PP de controlar las redes como propone su visionario ministro que sueña con un Twitter plagado de yihadistas. Espeluzna pensar que esta cruzada emprendida contra la libertad de expresión por toda la derecha se ha producido porque dos militantes del PP han asesinado a otra militante del PP. Presuntamente hasta sentencia, aunque media confesión. Wert ha conseguido imponer -cambiando la ley- que se financie la segregación de sexos en la educación. Gallardón ha dejado las leyes democráticas españolas hechas una pena.

El Roto sentenció en una viñeta lo que está pasando en España. Una frase que resume esta tragedia, porque las leyes quedan y tienen consecuencias. Para eso se dictan.

roto.atropello.

 

El estado de la situación en dos viñetas

roto.encimaposibilidades.jogforges.pisado

Cerebros tricotados

Acaban de concederle el Premio Nacional de Ilustración. Andrés Rabago, el Roto, en su día Ops, nos sacude cada mañana con sus certeros análisis. Hoy, un cerebro… tejido por otros. Es lo que tiene dejarlo inerme para ser usado con fines interesados. Para ser usado, manipulado, modelado, simplemente. Millones de personas lo prestan cada día a tricotadores profesionales. Las consecuencias de esa dejación las padece el conjunto de la sociedad. Y ellos ni siquiera se enteran.

Forges ensancha las mentes de quienes se atreven a cambiar siquiera una letra. Malévola sonrisa de un cerebro despierto.

 

Crisis, malvada crisis

Teclear en google “la crisis provoca” resulta un interesante ejercicio sociológico. Veamos. Una caída del 6% en las ventas del sector del libro. El 60% de las matriculaciones en autoescuelas. Una escalada de cierres de negocios de autónomos. Un exceso de oferta de pisos y un descenso de la demanda. Despidos y regulaciones de empleo diversos. Entre ellos, como consecuencia, de los vigilantes de seguridad, que son menos contratados. Un 6% de bajada en el consumo de gasolina. La desconexión rural de Internet y un descenso general del número de internautas (¿). No todos opinan lo mismo: Google al recibir el Premio Príncipe de Asturias, dijo que la crisis provoca un aumento de usuarios. Incremento de los robos en supermercados -lo que en una treintena de periódicos califican por igual como “robos famélicos”-.  Un aumento de la economía sumergida. Que se disparen los timos en reparaciones a domicilio. Devoluciones masivas de libros en Asturias. Sí, en Asturias, eso pone. ¡Cómo son los asturianos! Claro que los lectores optan por ediciones de bolsillo, que no parece mala cosa.“Overbooking” de aspirantes a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Un “boom” de ventas de lotería. Un 30% de mayor agresividad y nervios en los conductores -¿más?-.  Que desciendan las adopciones. Vaya. Que el 76% de los españoles cambien o cancelen sus reservas de vacaciones. Que las empresas descarten construir parkings subterráneos –fue un negocio altamente lucrativo-. Un aumento de solicitudes para ingresar en “Gran Hermano”. Asuntos serios, buena parte de ellos, no todos.

Pero también atribuyen a la crisis, mencionada siempre con harto dolor y preocupación, todos estos asuntos: Hizo que las familias y hogares españoles ahorraran en el primer trimestre del 2009 más del doble de lo que lo hicieron un año antes, hasta una tasa del 7,9%.   Que la gente venda sus objetos de lujo Que los trabajadores –los que sí tienen empleo- estén más satisfechos con su labor. Un refuerzo del control del gasto en las PYMES. Un descenso del 10% en el absentismo laboral. Un aumento del interés por el arte y la cultura, visitas a museos –gratuitos o baratos-… en Gran Bretaña. Un descenso del 30% en el uso del taxi. Atentos: descenso en las ventas de jamón ibérico. Una caída del 74% en los beneficios del diseñador Adolfo Domínguez, que “sólo” ganó el año pasado 4 millones de euros. Menos visitas a centros de belleza y bricolage casero, en lugar de llamar a reparadores profesionales para todo. Una vuelta a las aulas en busca de títulos y mejor cualificación. El regreso de los abuelos desde sus exilios en residencias para cuidar a los nietos. Un 5% de descenso de salidas a los campos de golf –esos que se comen el agua y proliferan como setas en otoño-. Cambios en el mundo publicitario ¿A mejor o a peor? Se ha frenado la deforestación del Amazonas.

Y consecuencias, atribuidas a la crisis, aún más cuestionables que algunas de las que preceden:

Un descenso de los muertos en accidentes laborales. Nos lo cuentan “con un par…”. Vamos, que al reducirse el empleo, mueren menos.

Crisis en las churrerías. Que resulta venía gestándose desde 20 años atrás.

Un aumento del número de suicidios y asesinatos. ¿Por la crisis?  Sí causa más inseguridad y más miedo.

La caída del deseo sexual, ¡anda ya!

El aumento de la obesidad entre las mascotas de los estadounidenses, porque sus dueños los alimentan ahora con productos más baratos y menos saludables. De cualquier forma, se sigue gastando más en Viagra y en comida para animales, que en mejorar la calidad de vida de los africanos

Lo positivo: Vivíamos con una sobredimensionada oferta que acarreaba gastar sin tino. Ojala se mantenga el buen juicio si un día cede la crisis.

Y lo más negativo: Muchos –pero muchos, muchos- han sacado tajada: han aprovechado la excusa de la crisis para hacer reestructuraciones insolidarias, mejor toleradas en un mundo revuelto.

Crisis, malvada crisis, cajón de sastre revuelto. Tópico cíclico que no ha cambiado la mayor parte de nuestras actividades pero nos ha hecho añadir el vocablo. “Vivo… a pesar de la crisis“.

Esta recopilación de viñetas de El Roto nos explica mejor que nadie lo que ha pasado.

A %d blogueros les gusta esto: