Vivos y muertos

2014-06-25 13.51.12-1

Este señor que figura al fondo y que he captado a vista de pájaro es Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid por herencia de Esperanza Aguirre. El cartel del fondo se ve mucho mejor: daban premios de la APM, la asociación de la prensa de Madrid.

He llegado cuando hablaba la presidenta Carmen del Riego. Siempre que la escucho reivindica un papel del periodismo como de ser testigo sin hacer mucho ruido. Para mí la tibieza en el periodismo siempre es complicidad. De alguna manera. Aquello de “quien calla, otorga” lo explica bien.

Todos los premiados, en cambio, han reivindicado el compromiso del periodismo, su papel de ser la crítica del poder. Especialmente Jordi Évole. Ha dicho que no creía ser el mejor periodista de 2013 y ha enumerado las características de quienes sí lo son. Quienes denuncian los desahucios con el nombre del banco ejecutor. O las malas prácticas del presidente de su comunidad autónoma aunque con ello corriesen el riesgo de quedarse sin parte de la publicidad institucional. O quienes se negaron a ir al Mundial del fútbol con todos los gastos pagados por Iberdrola. Según informó La Marea, era el caso de la presidenta de la APM.

Pero lo que realmente me desencaja es dar unos premios a periodistas y llevarse al político jefe de Madrid e invitarle a hablar.  Es algo de otros tiempos. La autoridad, el orden, el acto social con jerarquías. No es la primera vez, y no se aprende. Vamos, que cualquiera sacaría la impresión de que hay una concomitancia de la APM, o de quienes deciden en ella, con el poder que no veas. Cómo habrá sido que me he marchado hasta sin probar los canapés y eso a las 2 de la tarde es una heroicidad. Pero es que yo soy poco “polite” con los que mandan. Correcta y educada espero que sí.

Y bueno venía el día. El juez Castro, arrostrando fortísimas presionas, decide sentar en el banquillo a la Infanta Cristina . Y el fiscal anticorrupción  recurre de nuevo porque a la pobrecita se la juzga por ser quien es (ayer hija del rey; hoy, hermana del rey), siendo que no se enteraba de nada de cuanto hacía su marido. Como debe ser. En justicia sobre todo, si uno no sabe no es responsable, viene a decir. El juez en cambio considera que Cristina intervino para vaciar Aizoon. Y si así fuera ¿no lo hizo por amor como nos contaron? algo tan vivo como el amor.

Willy Meyer ha dimitido. Resulta que los parlamentarios europeos tenían una SICAV en Luxemburgo –fue una exclusiva de Infolibre-. Un montón de ellos, casi todos. Elena Valenciano también. Rosa Díez participó también en su época europea. Cañete con cualificación: es uno de los administradores. Pero solo ha dimitido Willy Meyer y dicen que es porque en IU han visto el cielo abierto para poder echarlo. Como nos aclara Zana, la reacción de la militancia de IU fue de rechazo y lo que decidió el cese: “nos movimos, (mandando correos a la Dirección, criticando su acción, pidiendo la dimisión públicamente…), y no tragamos sus disculpas”.  De los otros partidos implicados no he visto nada. Algunos ni corren ni vuelan sino que se meten bajo la mesa a ver si pasa el temporal.

En la nómina de chorizo del día no entro, hay un montón de ellos hoy. Y esto es una croniquita de andar por casa, dado el abultado número de noticias de entidad que han confluido. Fijaos que ni entro en la dimisión de Magdalena Álvarez, imputada algo así como por su responsabilidad política en los EREs de Andalucía. No entro porque me quedo a la espera de que dimitan también Rajoy, el gobierno en pleno, otros políticos afectados y, sin duda, los órganos fundamentales de la Justicia en España. Y este tema dará para mucho.

Y en la venta sistemática de todo lo nuestro apunto que hasta esto están dando para negocio. Mucho hay con tanto parado. Gallardón, por su parte, ha conseguido privatizar el Registro Civil, menudo empecinamiento tenía. Los colegas de Rajoy, los registradores de la Propiedad no lo quisieron, menos mal que ha encontrado a los mercantiles. Así nuestros datos personales están al alcance de quien debe.

Hoy ha muerto, El Feo… que junto al Malo y El Bueno, compuso una época del cine. Aunque Eli Walach participó en muchas otras grandes películas, Los siete magníficos, El padrino, Mystic river, etc..

Y ha muerto Ana María Matute, Premio Cervantes (la tercera y última con este galardón), Académica de la Lengua (esa otra rareza en España, mujer académica) y una de las grandes novelistas del Siglo XX. Sin hacer un ruido, sin levantar mayores dramas mediáticos y populares. Una mujer libre, viva durante los muchos años que ha estado con nosotros.

Al final no sé quién está más vivo o más muerto. No sé cuánta vida se respira en el carril. Seguramente mucha a juzgar por los numerosos adeptos a esta vía. O no ¿y si son zombies? estos convulsos tiempos se prestan a tantas confusiones..

La izquierda indigente cultural y los mercados no gilipollas

“Izquierda indigente cultural”. La definición procede de un empresario de derechas. Su preclaro autor dirige una concesionaria de autopistas deficitarias, mal planificadas pero mucho mejor estructuradas contractualmente para que sus fiascos los pague el Estado. Se diría que este señor le concedió una entrevista a Jordi Évole, emitida este domingo, sólo para poder decir paladeando cada sílaba: la izquierda indigente cultural. Es que la izquierda no sabe leer la Ley del Suelo de Aznar/Rato en el 98 por la que declararon prácticamente todo el suelo urbanizable. Una decisión que llevaría a astronómicos aumentos del precio de la vivienda y al inflado de la burbuja inmobiliaria. El empresario pertenece a la derecha culta, eficiente y ejemplar de este país. Los que sí saben leer y hacer contratos.

De esa misma derecha, pulida, audaz, brillante, sutil, ha salido el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Como todo el resto del Gobierno, de munícipes y presidentes de CCAA. Montoro acredita una gestión eficaz donde las haya en los impuestos para las grandes fortunas que han triplicado el número de SICAV, y, además, es una persona prolija en declaraciones afortunadas. Ahora acaba de brindarnos una nueva frase de enjundia, de mesura, de profundidad sin límites: «El PP volverá a ganar las elecciones porque “los mercados no son gilipollas”». No, él sabe que los gilipollas son los ciudadanos. Algunos, muchos, ciudadanos.

Rajoy habla para El País y cinco diarios internacionales. Foto: Ricardo Gutiérrez

Rajoy habla para El País y cinco diarios internacionales. Foto: Ricardo Gutiérrez

Nos hubiéramos quedado huérfanos de sabiduría, de democracia genuina, sin embargo, si no hubiera hablado también Mariano Rajoy, el máximo representante hoy de esa derecha extraordinaria, patrón y guía que todo pueblo merece. Tanto es así que el presidente ha sido coronado en su foto por un aura eléctrica. Seis grandes medios internacionales han estado pendientes de su lúcido y elaborado discurso lleno de ideas tan agudas como: “Tener un déficit público elevado y una deuda pública elevada no es bueno y ese es el mensaje que he transmitido a los españoles”. Por más que haya subido ambos, sobre todo la deuda, a récords históricos. Hemos podido leerlo apenas repuestos de este gran hallazgo intelectual: “Creo que hay mucha gente que ha perdido su puesto de trabajo en los últimos años. Lógicamente esas personas tienen más dificultades…”.

Pero lo que realmente el presidente del Gobierno español –o eso creíamos– quería comunicar era que él está para lo que está, nada más: “Lo que más me preocupa es que Alemania tenga claro adónde vamos”. Pobre, lo suyo es ofrecer al mundo su peculiar versión de la realidad, tan deformada día tras día, que se diría padece delirios de mentira compulsiva o… tiene la cara de cemento. Para negar que recibe sueldos en B de una contabilidad B de la que el juez Ruz ve indicios claros, aunque sí admite sobresueldos en A, “como en todas partes” y porque ellos lo valen. Está, sobre todo, para dictar leyes represoras que están causando estupor en Europa, como si no conocieran a la derecha española, reserva inquisitorial del mundo desde los tiempos de Torquemada.

El gobierno de España se lo deja a Merkel, echando un rezo o un puro para que acierte. De momento no lo ha hecho y mucho menos su delegado en la colonia española del sur, Mariano Rajoy. Aunque, según se mire, porque hay gente realmente contenta con la gestión, como hemos ido viendo.

Los mercados no son gilipollas; la izquierda, sí, indigente cultural, de hecho, y la sociedad completa, sojuzgada, cretina de manual, a juzgar por los resultados. Todos los ciudadanos, sí, capaces de mantener una situación que se hace insostenible por todos los flancos y todos lo días. Debería dar qué pensar algo más que España sea hoy el sexto país de Europa con mayor número de ultrarricos. Superando incluso a Suiza. Éstos jamás entraron en la UVI –esa de la que se llena la boca el Gobierno–. En la misma puerta del fiasco financiero, les metieron una transfusión multimillonaria de la sangre que se restó y resta al conjunto de la población, aunque nos dejen exhaustos. El récord de ganancias de los mercados no gilipollas coincide con la pérdida de ingresos netos y de poder adquisitivo del común de los ciudadanos.

Al paso que vamos, haría falta más de un cuarto de siglo para que Rajoy lograra dejar el número de parados tan sólo en el punto en el que se lo encontró cuando accedió al Gobierno. El cuarto trimestre de 2011 se cerró con 5.273.600 personas desempleadas y hoy son 5.904,700, según el INE, y, en similar proporción, el resto de los indicadores. Sólo que todavía es más drástica la reducción de la población activa: 17.807,500 eran los ocupados en 2011 y 16.823,200 ahora. Quien puede, se va. El roto hecho por el PP al trabajo es desgarrador y, encima, lejos de asumirlo, presumen de él.

Depende de para quién se gobierne, desde luego. Porque el empleo ya se desarrolla con las condiciones requeridas: inestable, con sueldos míseros, despido prácticamente gratuito y ninguna garantía laboral. Con miedo y sometimiento por la precariedad. Sólo eso ha cambiado. Es decir, ayuno para la anemia de una sociedad basada en el consumo, y hoy aniquilada.

¿Han podido hacerlo mejor los Montoro, Báñez, Rajoy y toda la representación actual de la derecha española de toda la vida? Para los mercados no gilipollas, imposible. La sociedad es quien ha perdido. La izquierda no es indigente cultural sólo, es vergonzante en ética, miserable en dignidad, más tonta que un higo al menos. Porque esta derecha esperpéntica e inane está cambiando el país de arriba abajo con toda tranquilidad. Una derecha capaz de ir al funeral de Mandela mientras coloca cuchillas para rechazar emigrantes. Tozudas circunstancias que concurren cuando, precisamente, una sociedad elude ser dueña de su destino, capitana de su alma. Todo va a juego.

Cuando el periodismo sale por la ventana

Ha pasado más de una semana desde que agentes de seguridad de la ministra Ana Mato agredieron a la periodista de Antena 3 Soledad Arroyo y le rompieron la muñeca derecha y… no ha ocurrido absolutamente nada. Empieza a ser normal que un servidor público eluda a la prensa incluso con el uso de la violencia de sus escoltas. Antes, a Soledad le habían empujado contra la pared –tal como ella  contó en twitter en tiempo real- utilizando como punto de apoyo su estómago. No es el primer caso ni será el último dada la reacción: ninguna. Es que la ministra en persona se disculpó por teléfono, qué detalle.

Apenas unas horas antes, los corresponsales de los medios españoles en Nueva York habían plantado precisamente a Ana Mato por que lo que se había convocado como una de “rueda de prensa” no admitía preguntas. Mato rectificó y se mostró encantadora diciendo lo mucho que le gusta atender a los periodistas que transmiten las inquietudes de la sociedad. De vuelta a casa, sus guardaespaldas atentaban contra la integridad física de una informadora.

 Una salvedad. Múltiples ciudadanos se las han visto ya con los dulces métodos de quien se escuda en la mayoría absoluta que le han otorgado el 30.2% de los españoles con derecho a voto para cometer toda clase de tropelías contra la sociedad. Si destaco a los periodistas –que también han probado profusamente estas técnicas- es, por que en efecto, son, o deberían ser, esa voz de los ciudadanos ante el poder. Concretamente, por eso se llamó al periodismo el “Cuarto Poder”, algo que muchos de quienes lo ejercen o no saben o no comparten.

 Los corresponsales de Nueva York se arriesgaron a actuar como cualquiera de sus colegas allí hubiera hecho. En España asistimos al bochornoso espectáculo de ver a periodistas tomando notas ante un televisor de plasma de respuestas mudas. Lo utilizó Rajoy y siguió la tónica María Dolores de Cospedal, la ejemplar. Y nos contentamos con el #sinpreguntasnohaycobertura de nula efectividad, mientras se continúa acudiendo a las convocatorias como convidados de piedra de los gobernantes que así lo decidan.

 Las causas de esta realidad ignominiosa exceden por su extensión a lo que se puede tratar en un artículo. Un escueto resumen hablaría de los compromisos de los dueños y gerentes de los medios y de la precariedad de la profesión que registra una brutal cascada de despidos y EREs, viendo caer incluso las más altas torres. Pero no es solo eso, los propios periodistas tienen una responsabilidad en lo que ocurre. ¿Cómo es posible que no crujan los profesionales y las asociaciones de la prensa contra todo lo que está sucediendo y atenta contra el derecho a la información? Hablamos de periodistas agredidos, de los que tienen que ir con chaleco distintivo (como en las zonas en guerra) a las manifestaciones, a veces para servir mejor de blanco a los palos, de rizar el rizo del menosprecio hasta cubrir comparecencias unilaterales de un monitor de plasma. O de plasmados varios, como Montoro el martes, que también habló el solo para no responder a cómo había maquillado el déficit.

 La sociedad también tiene su cuota en lo que sucede. Ocurre, sí,  que, como en una maniobra hábilmente dispuesta, nos sirven no menos de media docena de “watergates” semanales y se anulan unos otros. Hace ya mucho tiempo que la información se convirtió en espectáculo. De distracción, como es inherente a él. El escándalo es plato fuerte en los estrenos y precisa nuevos impactos para no decaer. Lo más jugoso pasa desapercibido mientras nos llenan los ojos de Papas vaticanos y de declaraciones que llevan a la confusión, cuando no de folclóricos que saltan en traje de baño con faralaes. Esa inercia persiste aunque el periodismo nos esté brindando últimamente informaciones de trascendencia. Hace falta una cabeza sólida -y ganas- para no perder la perspectiva y separar los gatos de las liebres.  Cuando el espectáculo informativo entra por la puerta, el periodismo sale por la ventana.

 El poder que no piensa en los ciudadanos -sino en su oscuro plan- pesca en el río revuelto cuantas piezas se quiera cobrar. Y la degradación aumenta. Los ciudadanos deben saber, deben buscar saber lo que les afecta, adónde nos llevan las políticas que se están siguiendo. Jordi Évole ha logrado en Salvados que sea la crueldad de los datos la que produzca un revulsivo utilizando formas amables – incluso un aparente humor- que no espanten siquiera a los que  “necesitan distraerse”.  En el último programa mostró con precisión que también peligran las pensiones públicas, y las costosas privadas están sujetas a riesgos. Y eso se añade a repagos varios y subidas de precios, a todas nuestras posibilidades mermadas. Aunque “mejoren” las cifras macroeconómicas, no será para nosotros. Y para adquirir esa certeza basta … estar informado.

 Por mucho que nos distraigan los escándalos bien tramados y ambientados, las puñaladas (y eso es lo que nos están infiriendo) no suceden en una pantalla, ocurren en la realidad. Y duelen. Y lastran nuestras vidas. Está muy estudiado. El Joker, antes de matar a sus víctimas, les decía para despistarles: ¿Alguna vez has bailado con el diablo bajo la pálida luz de la luna? Ahí estamos. Músicos y directores de orquesta nos marcan el ritmo de una debacle segura, mientras la mayoría danza.  Cuando el periodismo huye –o lo arrojan- por una ventana, los enemigos invaden la estancia.

PD. Si hubiera titulado este artículo -como pensé inicialmente- “ ¿Alguna vez has bailado con el diablo bajo la pálida luz de la luna?”… ¿lo hubiérais leído más o menos? Pues eso.

A %d blogueros les gusta esto: