Sin Rajoy sería mucho peor

Nos decía Mariano Rajoy que imagináramos lo mal que hubieran ido las cosas para España de no haber accedido él a la presidencia del gobierno. Sí, podíamos tener en su lugar –pongamos por caso- a Pelayo de Arriérez y Torquemada. Hijo de una estirpe acreditada ya en la Hispania Romana, impulsora de la Reconquista patria y de esplendoroso apogeo en la Edad Media. Conservador, vetusto, clasista, sumiso con los poderosos, autoritario con los débiles, nos habría hecho comprobar que, en esta tierra, todo es susceptible de empeorar, según quien consiga el mando. Imaginémoslo, podemos.

A sobresalto diario, sabríamos que el partido de Arriérez lleva varias décadas –incluso desde antes de su refundación en lo que hoy es- financiándose ilegalmente a través de empresas interpuestas. Sus dirigentes cobrando sobresueldos millonarios procedentes prácticamente en su totalidad de dinero público y subiéndose los oficiales en las épocas de la más dura crisis. Que reciben donaciones de empresas a las que a cambio dan negocio en las distintas administraciones que regentan. El propio partido vinculado a la mayor trama de corrupción a la que ha asistido este país. Una podredumbre estructural, de fondo. Sí, los tiempos de Rajoy  están siendo mucho más honestos.

En el gobierno de Arriérez, lo más granado. Desde un ex presidente de una empresa cuya quiebra fue determinante para el hundimiento de la economía internacional, a una monja seglar –corta y deslenguada- que confía la resolución del insostenible desempleo a la virgen. Una receptora de sobres y confetis para festejos privados que mata la sanidad pública. Una vicepresidenta aspirante al Oscar de Hollywood y que, como los demás, ha colocado parientes y gremio profesional en los más altos cargos y remunerados puestos. Un ministro de Hacienda que se ríe a carcajadas en cada recorte. Un par de beatos recalcitrantes que se empecinan en coartar nuestras libertades y devolvernos a los tiempos más florecientes de los Arriérez y Torquemada. O un tertuliano, también ultracatólico, a cuya reforma educativa llegaría a criticar de tal forma el Consejo de Estado que prácticamente le diría fuera consciente de que España es también Europa. Por no seguir en la descripción y por no incluir al resto de los prebostes del partido. O sí. Uno que, de joven, se solazaba en barco y otros viajes de placer con un conocido narcotraficante. Una aguijonera líder de vuelta e ida, populista y campechana, acérrima admiradora del brutal neoliberalismo de Margaret Thatcher. O la Cruella de Vil de las mentiras compulsivas que presenta su rostro cementado para explicar lo inexplicable. Siempre mejor, sin embargo, que el propio Arriérez que la rara vez que comparece ante la prensa lo hace a través de un monitor de plasma.

Con todo, en poco más de un año de mandato, el gobierno de Pelayo habría logrado cifras espectaculares de fracaso. La recesión triplicando los cálculos iniciales. Elevación de la deuda del 68,5% al 84,2%. Récord europeo de déficit, superior a los países más rescatados que el nuestro. Los inmigrantes huyen, los españoles emigran, y con ello la población desciende en la mayor proporción desde que se hacen registros. El propio Rajoy habría increpado con dureza a este presidente. Abochornado le tendría todo el PP, los medios afines y buena parte de la sociedad.

El gobierno de Arriérez y Torquemada pone en marcha una nueva Reforma laboral, para hacernos “más competitivos” al cobrar sueldos todavía más miserables. En el primer año de vigencia el desempleo crece en 691.700 personas y se destruyen 850.500 puestos de trabajo. El número de personas ocupadas está en mínimos: 16.957.000 en una cifra de destrucción de empleo sin precedentes. La ley además  devalúa las condiciones laborales, con un despido más fácil y barato para la empresa. Son las reformas que había que hacer – dicen los responsables- para solucionar el problema  y todo es culpa de la “herencia” recibida. Entre la larga lista de eufemismos con los que agreden nuestra inteligencia, dicen ver signos positivos porque, aseguran, “hay una desaceleración relativamente sincronizada, relativamente homogénea del aumento del paro”.

Repagamos en sanidad lo que ya abonamos con nuestros impuestos. Nos venden hospitales y edificios públicos sin resarcirnos. Amontonan y merman la educación. Nos suben los impuestos. Cada vez pagamos más por menos. Nos han incrementado el precio del gas y la electricidad, la gasolina, los peajes, los medios de transporte. Sí, realmente, gracias a que contamos con Rajoy en lugar de Pelayo de Arriérez y Torquemada para frenar todo esto.

Se entrega dinero público a las autopistas deficitarias, a los hospitales privatizados. Se regalan bancos y cajas cargados de viejos pufos propiciados por mala gestión y corrupción políticas por un euro, tras ser inyectados con cifras millonarias del erario. Se  juegan, literalmente, nuestras pensiones invirtiendo toda la hucha en deuda española y ya estudian cómo devaluarlas para “hacerlas sostenibles”.

No podríamos creerlo, pero asistiríamos a cómo el Fiscal General del Estado ordena, exige, encausar por el grave delito de colaboración con banda armada a dos policías con el mejor historial de detenciones de ETA. Por una vieja filtración de la política antiterrorista practicada por todos los gobiernos, sin que la que la investigación haya encontrado pruebas de la autoría concreta de los encausados.  Asombrosamente, sin pasar nada. Por nada. Tampoco pasa ahora pero es que tenemos un gobierno ejemplar.

Algunos grandes medios haciendo política de partido, del partido de Arriérez. Enmascarando cifras, desvirtuando transgresiones, alabando triunfos inexistentes, próximas recuperaciones sin base.

Uno de los ministros de Arriérez pergeñando una reforma de la ley del aborto que obliga a seguir con el embarazo incluso de fetos con graves malformaciones.  Ni siquiera se mantiene que la mujer pueda opinar sobre su descendencia como si en lugar de un ser humano fuera una máquina de parir. A quienes protestan por lo desahucios les llaman acosadores e incluso nazis. A los que luchan por la sanidad pública en peligro, que montan  barricadas y… que no servirán para nada. Y no sirve. No escuchan a nadie.

Sí, Pelayo de Arriérez y Torquemada sería mucho peor que Rajoy y todos sus antecesores.  Sería capaz de privatizar el Registro Civil para entregarlo al cuerpo profesional al que pertenece: los Registradores de la Propiedad. Bueno, casualmente, el mismo de Mariano. Pero es mera coincidencia.

Arriérez, todo su partido, la oposición responsable también, habrían hundido la consideración de la política al subsuelo. Al tiempo que seguirían idiotizando a la sociedad o amedrentándola para que no reaccionara. Nuestro presente sería patético, el futuro sombrío. Menos mal que está Rajoy para marcar diferencias de buen gobierno. Incluso debemos rogarle que se quede para siempre. Él es nuestra única esperanza.

*Publicado en eldiario.es 

Anuncios

Hacia un nuevo convenio laboral

Al 63% de los españoles encuestados, les parece mal el acuerdo alcanzado para reformar las pensiones, según el pulsómetro de la SER. Al 25% bien y hay un sustancial 10% que “no sabe, no contesta”. Más de la mitad no cree que garantiza el futuro de las pensiones, ni mejora la confianza de los “inversores” –leáse especuladores- en España. Y aquí todavía son más los que no tienen opinión: el 15%. Consenso en que debilita al gobierno y a los sindicatos y fortalece a la patronal.

Me llega por Internet uno de esos cascarrillos sobre un “Nuevo convenio laboral” en estudio. Con alguna adaptación, esto es lo que podría prepararse, y no está en absoluto descaminado.

VESTIMENTA:

Le sugerimos que venga vestido de acuerdo a su salario. La imagen, hoy, es definitoria del estatus.

Si le vemos calzando unos Martinelli o portando un bolso Gucci, asumiremos que su situación económica es boyante, y por lo tanto no necesita un aumento de sueldo.

Si viste miserablemente, entenderemos que usted necesita aprender a administrarse mejor, para que así pueda comprar ropa de mejor calidad. Por lo tanto usted no precisa un aumento de salario, sino aprender a superarse. Y eso solo se logra con dolor.

Si su atuendo se sitúa en un termino medio de precio, quiere decir que usted está exactamente donde tiene que estar, y por lo tanto nada que hablar de un aumento en su nómina.

DÍAS POR ENFERMEDAD

De ahora en adelante no aceptaremos un justificante médico como prueba de que estuvo enfermo. Si usted puede ir al médico, lógicamente usted puede venir a trabajar.

CIRUGÍA

Todas las cirugías están prohibidas. Mientras usted trabaje para esta empresa necesita todos sus órganos. Nosotros le contratamos a usted intacto. Cualquier extirpación constituye una violación al contrato de trabajo.

DÍAS POR ASUNTOS PROPIOS

Todo empleado recibirá 104 días para asuntos propios durante el año. Estos días se llaman sábado y domingo. En sectores como el comercio, su cuota de asuntos propios será de 52 días: los domingos.

DÍAS DE VACACIONES

Todos los empleados de la empresa tomarán sus vacaciones en las mismas fechas todos los años. Los días de vacaciones serán los siguientes: 1 de enero, 6 de Enero, 12 de octubre (en algunas comunidades autónomas), 6, 8 y 25 Diciembre. Más 1 día en torno a Marzo o Abril para que disfrute del Día Santo.

DÍAS POR FUNERAL

No hay excusa para faltar al trabajo. No hay nada que usted pueda hacer por amigos, familiares o compañeros de trabajo muertos. Debe procurar que a los funerales asistan, en su nombre, personas que estén desempleadas.

En casos muy especiales donde la presencia del empleado sea necesaria, el funeral se debe organizar en las últimas horas de la tarde. Nosotros le permitiremos trabajar de continuo durante su hora de comida para que así pueda salir una hora antes, siempre y cuando su parte del trabajo haya sido cumplida.

AUSENCIA POR PROPIA DEFUNCIÓN

Esta será una excusa aceptable. Sin embargo, le requerimos por lo menos dos semanas de pre-aviso ya que es su responsabilidad entrenar a su sustituto o sustituta. Este punto no es aplicable a los medios de comunicación, donde el nuevo se las apañará solo para aprender.

USO DE LOS BAÑOS

Hasta hoy se ha perdido mucho tiempo en los baños. En el futuro, utilizaremos la práctica de ir al wc en orden alfabético. Por ejemplo todos los empleados cuyos nombres comiencen por “A” acudirán de 9:00 a 9:15. Los de la “B”, de 9,15 a 9,30 y así sucesivamente.

Si no tiene ganas de ir en la hora que le toca, será necesario que espere al próximo día cuando su turno llegue otra vez.

En casos de emergencias extremas, el empleado podrá cambiar su turno con el de algún otro compañero.

Los supervisores de ambos empleados deberán aprobar el cambio de turno por escrito.

Además, tendrán un límite de tres minutos en los aseos. Al final de los tres minutos, sonará una alarma, el rollo de papel se retractará, la puerta del inodoro se abrirá y se le tomará una foto como prueba de la infracción.

Después de dos infracciones su foto se colocará en el tablón de anuncios bajo la categoría “Infractores Crónicos“.

HORARIO DE COMIDA

Las personas delgadas tendrán 30 minutos para comer, ya que necesitan ingerir alimentos suficientes para estar sanos y rendir mejor.

Las personas de peso medio dispondrán de 15 minutos para la comida, con el fin de mantener la línea y las condiciones óptimas.

A los empleados con sobrepeso se les dará 5 minutos ya que éste tiempo es más que suficiente para tomarse una galleta de “Biomanán”, “Biocentury” o similares y una pastilla quema-grasas.

Gracias por su lealtad a la Compañía. Nosotros estamos aquí para procurarle la experiencia de un empleo positivo que le realice como persona a través del trabajo.

Merkel, hoy en Madrid, alaba las mermas laborales aplicadas por el Gobierno, pero pide más. Entre ellas, como hablábamos ayer, que no se vincule el alza de precios a un incremento automático de salarios y pensiones como garantía del mantenimiento del poder adquisitivo. No, las cosas suben para que ganen dinero quienes deben hacerlo, y entorpece sus planes tener que intentar compensar a la población.

Os recuerdo que ATTAC prepara una contracumbre, con alemanes y todo. Hoy, a las 7 de la tarde, en Madrid.

Pero ¡tranquilos!, Rajoy lo soluciona todo. Dispone de un plan secreto que no pudo contar en respuesta a una pregunta, en la cadena amiga Veo7, porque no entendía su propia letra.

 Por cierto, el 44 por ciento de los titulados superiores españoles de entre 25 y 29 años ocupan puestos de trabajo de cualificación inferior a sus estudios, frente a la media del 23 por ciento de la OCDE, según datos del informe Panorama de la Educación 2010. Las  “verdades” de Rajoy versus datos.  Nacho Escolar también aporta información sobre otras de sus verdades.

Carta abierta al presidente Zapatero

Estimado José Luis:

Voy a ser clara: tus días como presidente del gobierno de España están contados y apenas quedan ya muchos más en la cesta. Más de 11 millones de personas confiaron en ti para darte la representación de nuestra soberanía –eso es la política-. Personalmente, saludé reconfortada tu –vituperado- talante, el “no os fallaré” o “el poder no me va a cambiar“, de la que como tantas otras cosas has tenido que retractarte, o te han apeado tus actos. Pero, por encima de todo, agradecí el intento de sacudir a este desgraciado país el pelo de la dehesa, la caspa y la mugre que nos sustentan. Promoviste una serie de leyes que rigen con normalidad en Europa. Actuaste sabiendo que las sociedades responsables y con criterio se gestan en la escuela –además de en la familia- al poner en funcionamiento, por ejemplo, el estudio de Educación para la ciudadanía que nadie en absoluto discute fuera de nuestras fronteras, ni los colegios católicos que la imparten.

Subiste las pensiones ínfimas españolas –que no tocó el PP-, para dejarlas nada más que en paupérrimas, y ahora te ves obligado a congelarlas. Aumentaste la ayuda al desarrollo, y, en este momento, dices que hay que reducirla. Incrementaste –tus predecesores no lo hicieron en absoluto- el salario mínimo, pero no lo suficiente. Sabes que los sueldos españoles son los más bajos (con Grecia y Portugal) de la UE anterior a la ampliación al Este, y que han perdido poder adquisitivo. Algo similar sucede con el gasto social.

Dejo al margen –y es mucho dejar-, graves errores, como el adelgazamiento de la televisión pública estatal, o algunos nombramientos seriamente equivocados. Y que tus afectos y resquemores arbitrarios te han influido en exceso, tras adquirir, como todos, el síndrome Hubris de la Moncloa. Todo ello puede ser opinable, pero han contribuido a lastrar el camino.

Sé que has tenido que lidiar con una oposición “arcaica, retrógrada y ultramontana que parece añorar el franquismo y que precisa un urgente cambio”, según la definió “la Biblia” (el Financial Times) en el verano de 2007, precisamente cuando el monstruo de la crisis comenzaba a regurgitar. (Una traducción aproximada del artículo, que no tiene desperdicio, aquí).También que, tras dejar temblando a la ciudadanía, el “mercado” ha doblegado al poder político. Y a eso se le llama dictadura. No era ése el mandato de la ciudadanía.

Vuelvo al principio: te queda poco como presidente del gobierno. Dado como está la situación internacional, pedir heroicidades en solitario es un suicidio político, pero, para entendernos, a ti te quedan pocas alternativas. Aprovecha el tiempo. Pon patas arriba todo. Haz limpieza general en este país. No nos dejes con esta justicia tan proclive a escuchar a la ultraderecha. Nacionaliza algunos bancos, forma o recupera empresas públicas que den trabajo, reparte equitativamente las cargas. Implanta la Tasa Tobin para las transaciones financieras como empiezan a hacer algunos países (con gobiernos conservadores),  establece que paguen más quienes más tienen. De una forma efectiva. Como también hacen gobiernos conservadores. No nos abandones en manos de un Partido Popular sin regenerar (piensa en las derechas europeas). No permitas que sigan vendiendo el que fue uno de los mejores sistemas de salud del mundo al mejor postor privado, detén su hoy imparable deterioro. No cedas en la educación. Planta cara al neoliberalismo que nos ha hundido a todos (menos a los de siempre).

Aún eres el presidente. No confíes en que el temor al PP te mantendrá en el gobierno (lo estáis haciendo bastante mal ahora). Y, además, eso no es pensar en la sociedad. No con este PP. Corta, poda, siembra, suma. Olvida el corazón para buscar a las personas más idóneas para la tarea. De cualquier partido, del tuyo sin prejuicios, de la Universidad, de la calle. Pide ayuda, hablando con total sinceridad, a esta ciudadanía que se divide entre los anestesiados y los aterrados por la situación (económica y de regresión de las libertades). Estamos deseando hacer algo. Algo más que quejarnos o rumiar agresividades.

Un chico valenciano, -Romanbender se firma-, ha escrito esto en mi blog:

“Mi empresa hace tres años era casi un imperio. Hoy no podemos pagar ni las nóminas. Hemos despedido ni sé a cuántos y el cierre cada vez está más cerca. Si nosotros no hemos podido aguantar, que no teníamos ninguna deuda, con unos beneficios brutales de los últimos años… ¿quién lo va a hacer?

Si no hacemos nada por evitarlo en unos años seremos peor que Sudamérica. Y cuando digo hacer algo me refiero a algo gordo, claro.

Rosa, haz tú de nexo. Habla con Marc Vidal, con Vicenç Navarro, no sé, con quien quieras, pero montad algo, por favor. Tendréis el apoyo de mucha gente”.

Por eso he pensado que con el primero a hablar era contigo, con el presidente. Parece obvio ¿no?

Un saludo.

PD. Me he permitido tutearte, aunque no nos conocemos (no creo recuerdes la única vez en la que intercambiamos un saludo), pero sobre todo porque en La Moncloa, en todos los ministerios, en el Parlamento, en los órganos de justicia, todos vosotros ocupáis mi lugar, el de toda la sociedad. Quizás convenga recordarlo.

Y en los comentarios,  hay -seguro- muchas más posdatas para ti y todos vosotros.

Composición del próximo Gobierno del PP

Presidente: Mariano Rajoy

Vicepresidencia 1,5ª: Esperanza Aguirre

Vicepresidencia 1,5ª: Alberto Ruíz Gallardón

Ministra de Economía: Dolores De Cospedal

Ministra del Interior: Ana Botella

Ministro de Hacienda: Gerardo Díaz Ferrán

Ministro de Exteriores: Jaume Matas

Ministro de Justicia: Federico Trillo

Ministra de Defensa: Rita Barberá

Ministro de Fomento: Francisco Camps

Ministro de Educación e Igualdad: Jaime Mayor Oreja

Ministro de Sanidad: Juan José Güemes

Ministro de Administraciones Públicas: Carlos Fabra

Ministro de Trabajo: Celestino Corbacho

Ministro de Industria, Turismo y Comercio: Alberto Ruíz Gallardón (que compatibiliza el cargo con la vicepresidencia 1,5ª)

Ministra de Cultura: Aída Nízar

Ministra de Medios (marinos, agrícolas y ambiente): Soraya, Sáenz y Santamaría

Ministro de ciencia y tecnología: Cristobal Montoro

Ministra de la Unidad y la Política lingüistica: Rosa Díez

Ministros de Vivienda: Esperanza Aguirre, Francisco Camps y Carlos Fabra (que también compatibilizan para ahorrar)

Ministra de inmigración: Ana Botella (igualmente compatibiliza)

Ministerio de la Iglesia: Todos ellos por turno rotatorio

Portavoz del Gobierno y de Relaciones con los medios: Carlos Fabra

Presidente del Congreso: Vicente Martínez Pujalte

Presidente del Senado: Esteban González Pons

Otros nombramientos:

Secretario de Estado de Cooperación internacional:  José Ignacio Munilla -quien en este caso compatibiliza su cargo con el de Arzobispo de San Sebastián (según sugerencia de Francisco Gómez en los comentarios)-.

Precisiones sobre impuestos y clases “medias”

 La pretensión del Gobierno de subir los impuestos a las rentas más altas, ha provocado una gran convulsión social, a pesar de que la falta de apoyos parlamentarios, pone altamente en cuestión que pueda ser aprobada. PP y adláteres aseguran que afectará a las clases medias ¿60.000 euros anuales es un sueldo de clase “media”? Pues de los innumerables e indignados comentarios de particulares, cabe deducir que en España hay muchas personas que sí ingresan cada año 60.000 euros –que sería el baremo sobre el que se aplicaría la reforma-. Médicos, titulados universitarios de toda condición, no ganan 60.000 euros al año, al menos en nómina. La segunda gran objeción es que los ricos no pagan y, de ello, algunos deducen que es mejor dejar las cosas como están.

Primera cuestión: se estima que la economía sumergida en España supone un 23% del PIB (Producto Interior Bruto), unos 208.000 millones de euros. Esta cifra duplica prácticamente la media de la UE, engrosada con nosotros. Nuestra fama de corruptos se extiende por el mundo entero.

Hay más. Recuerdo uno de tantos taxistas que despotrican del Gobierno socialista pero no reparan en contar su vida y sus trapicheos sin ningún pudor. Éste nos dijo a mi hijo y a mí, que tenía dos taxis y que el otro lo llevaba su hijo que “afortunadamente también cobraba el paro”. Conozco muchos más casos. Añadió el taxista que tenía piso propio, desde luego, y que la pécora de su mujer se había empeñado en pedir una hipoteca para una segunda vivienda.

El país de los invisibles billetes de 500 euros. Aquí circulan más de la cuarta parte de los billetes de 500 euros de toda la zona europea que los utiliza, casi el 70% del dinero en papel en España (actualmente) es en ese formato. Hay para pagar a negros, con dinero negro, negras ruinas inmobiliarias que han endeudado hasta el cuello a los españoles. El país donde se contrata minusválidos psíquicos y no se les paga –mi sobrino con síndrome de Down, por ejemplo, y varios de sus amigos-.

“¿Lo quiere Vd. con factura?… No habrá un español que no haya escuchado esa pregunta. La reparación del coche, el electrodoméstico, la pintura del piso, el cambio de las cañerías, hasta el abogado. Sin factura no te cobran el IVA y te ahorras un dinerillo que luego puede salir muy caro: no puedes demostrar el trabajo que te han hecho si no es satisfactorio. Y él no lo declara.

¿Qué pensar de un colegio concertado que infla el número y horas lectivas de los profesores y el de los alumnos para cobrar más subvenciones? Lo hizo el San Isidoro de Granada, y se le multó por ello. Pero, en un país serio, los padres hubieran retirado a sus hijos de un centro sin ética ¿Qué les van a enseñar a sus criaturas? Cómo prosperar en España, sin duda.

Ésta es nuestra realidad. Y a ella se aferran quienes se consideran clase media, por encima de los “mileuristas” (11 millones de personas según Técnicos del Ministerio de Economía y Hacienda (Gestha), el 58% de la población) y siempre que éstos no defrauden también y trabajen bajo mano.

Porque parece que el español se siente rico, o clase “media”, por atesorar un piso hipotecado, un coche pagado a plazos, o disfrutando de vacaciones gracias también a créditos. El sistema les ha amarrado y defienden a su verdugo. Su rapiña (o/y su ignorancia) les engaña: apenas tienen nada en las manos sino deudas.

Pero la clave está en los ricos de verdad. Insisto en lo de ayer: el 86% de las rentas superiores a diez millones de euros (bastante más de 60.000)  no cumplen sus obligaciones fiscales, ni declaraban tampoco el Patrimonio. Datos también de GESTHA.

El periodista Ignacio Escolar lo resumía a la perfección:

“En España los impuestos son progresivos. Un empleado paga hasta el 43% de sus ingresos. Un empresario paga el 30% de sus beneficios (que no ingresos). Y los ricos muy ricos pagan el 1% a través de una SICAV (Sociedad de Inversión de Capital Variable). En 2005, después de que algunos inspectores de Hacienda fisgasen en las SICAV, donde guardan sus dineros las grandes fortunas, el Congreso votó de emergencia y casi por unanimidad que fuese la CNMV, y no la molesta Hacienda, quien las vigilase (es un decir). En España los impuestos son progresivos: cuanto más tienes, menos pagas. Y así progresivamente”. Hoy insiste al preguntarse:” ¿Acaso lo del 1% de las Sicav bajó del monte Sinaí escrito en las tablas de la ley y por eso no se puede tocar?”

Admito que causa profundo desasosiego el gubernamental ahora doy 400 arbitrarios euros, ahora los quito, ahora los doy a unos sí y a otros no. Y lo mismo con los 2.500 de los cheques bebé. España precisa una profunda reforma fiscal que un gobierno socialista debería afrontar al modo europeo, escandinavo sobre todo –gestionado ahora sin complejos por la derecha liberal-. Y las primeras medidas son que paguen más quienes más tienen, pero de verdad. Empezando por la reforma de la tributación de las SICAV. Este punto es esencial, y el único que puede dar credibilidad al Gobierno en esta materia. El PP -a la vista de sus declaraciones- jamás lo hará.

Y, si todas las clases “medias” que roban y defraudan, quieren trasladar sus vidas, sueldos y negocios a otros países, estaremos encantados. No creo que les acojan más que en repúblicas bananeras, pero nosotros podremos comenzar a construir una España ética. La tarea aguarda desde hace siglos.

La borrasca impredecible

” La borrasca es impredecible ¿quién la predecirá? El predecidor que la prediga, buen predecidor será”…

Llueve sin cesar. Nieva. Un invierno de verdad. Graniza sobre campos y… haciendas. El gobierno en entredicho -con razón-. Cada vez son más las voces que piden una reestructuración. Buscar a los más capaces -algo que no es práctica habitual en los partidos políticos que se rigen por otros mecanismos de ascenso-. El Presidente prepara cambios, pero con calma, demasiada calma. Los nombres que suenan suponen, de nuevo, renovación generacional. O más. Casi cambiar a los abuelos por los nietos. La experiencia se adquiere escalando etapas, pero eso ocurría en otros tiempos. Liquidamos a Manuel Chaves en Andalucía -que sólo ha ganado cuatro o cinco veces, o seis- y optamos por Magdalena Álvarez, la inenarrable ministra de Fomento.  Hay que calificar por el trabajo -lo que tampoco daría un gran balance-, pero al margen de ello, están las formas. En los colegios del mundo desarrollado se enseña a hablar. Una de las clases más importantes en los colegios de  EEUU es la exposición de ideas, porque uno se acostumbra a elaborar su pensamiento, fruto de una visión clara del tema a tratar, que a la vez ayuda a concretarla. En España hablamos mal y, por tanto, los políticos hablan también mal. Pasados y presentes.  Recordemos cómo nos dejaba en ridículo Ana Palacio -y también por el contenido de sus palabras- en medio mundo. Muchos otros. Las críticas a Magdalena Álvarez se acrecientan por ser mujer y andaluza -machismo y una variante de racismo-.  Pero, realmente, no se puede tolerar, por lo que implica, que -con acento o sin acento-, una ministra -futura posible candidata a la Junta andaluza, según se dice- se exprese así:

   De cualquier forma, uno de los ceses más urgentes es el de Elena Salgado, Ministra de Administraciones Públicas. Se expresa bien -cuando habla, que ni siquiera se entera uno de su existencia-, pero no ha sabido solucionar el gravísimo problema de la burocracia en España que, personalmente, estoy padeciendo y que sume en la desesperación, a diario, a quienes tienen que ir a una ventanilla. ¿Para qué está? ¿Qué hace?

Insisto en esta idea: ” La incompetencia suficientemente avanzada es indistinguible de la mala voluntad”

A %d blogueros les gusta esto: