España, una, disoluta, corrupta y en venta

La tragedia se consumó. Artur Mas, el presidente catalán, firmó su desafío soberanista. Y no solo eso, deja el destino de Cataluña en manos de la movilización callejera, una Lluita de Carrer, emparentada, quién sabe, con la Kale Borroka. Se rompe España, la hora de activar el Estado de Derecho para tumbar al agresor de la unidad patria. El nacionalismo español salta en todo su apogeo. Con las luces del alba del día posterior a la firma del decreto catalán, Rajoy nombra centinela de la bandera nacional, para su custodia y respeto, a Soraya Sáenz de Santamaría.  La vicepresidenta del gobierno lo había dicho bien claro: Todos estamos sujetos a la ley, sin ley no hay democracia. Por eso activamos tan a menudo la máquina de fabricarlas. El PSOE apoya al PP porque, como ya declaró Pedro Sánchez, la deriva soberanista catalana es el principal problema de España. Consejo de ministros extraordinario. Rajoy comparece y cita 16 veces la palabra “ley”. El Tribunal Constitucional suspende la consulta por unanimidad en apenas hora y media. Tras tardar años en otras resoluciones, su politización aguda actual le presta inusitados bríos para dictaminar con la máxima celeridad.

Una España sin fisuras. Una democracia modélica. Un Estado de Derecho para enmarcar. Lo curioso es que acabamos de saber que la prostitución, el juego y las drogas han elevado el PIB español en más de 26.000 millones de euros. No es que se haya producido un súbito aumento de la actividad, sino que el gobierno los ha sacado del armario. Les ha aplicado una amnistía moral, para entendernos. Por necesidades contables.  El Instituto Nacional de Estadística (INE) los computa desde ahora como actividad económica. Se incluyen aquí, por supuesto, el contrabando de drogas, juego ilegal, trata de personas para su explotación sexual, coacciones y lo que haga falta, sexo a cambio de dinero, tal cual.

 Prostitución, juego y drogas, no parece que sea precisamente como los mazapanes y yemas que tan dulcemente elaboran las monjas del Monasterio de Santa Clara. Son actividades en su mayoría ilegales. Todavía. Siempre se puede dictar una ley para limpiarlos, dado que ya se les ha exonerado de culpas en la economía. Tal es así, que los catalanes que se sienten agraviados cuando el feroz ultranacionalismo español les llama hijos de puta, deben pensar que en realidad es un elogio. Y quien dice los catalanes, los antisistema, homosexuales, feminazis o periodistas que odian -de forma sectorial o simultánea- al PP, al PSOE y a los ultraliberales. Están hablando de uno de los sostenes –dicho sin doble intención- del país. Económico, insisto. Menudo dilema tienen ahora jueces y policías: detener a un proxeneta atenta contra el PIB.

 Y luego está “lo otro”. Las cajas B de dinero procedente de donativos de empresas que luego suscriben contratos públicos y la interminable cadena de mangancias que vemos a diario hasta anestesiar a buena parte de los españoles. Todos sujetos a la ley, sin ley no hay democracia. Perocuando recusan al juez que inicia la causa de la Gürtel (Baltasar Garzón) que, casualmente, va a dar con sus huesos fuera de la Audiencia Nacional, es porque les tiene manía. Y borrar los discos duros de los ordenadores de Bárcenas, un puro afán de colaboración con la justicia que no tenga que molestarse en analizarlos.

 Está España tan pringada de corrupción –véase también la Andalucía de los EREs- que los pobres próceres nuestros ya no se aclaran. Oigo a Artur Mas - el enemigo de la unidad de España, precisamente, sí-  decir que él cree no ser corrupto, aunque uno nunca sabe si comete algún error. La mayor parte de los humanos sí notaríamos si le estábamos robando a alguien la cartera, pidiendo comisiones a las empresas a las que por ello favoreceríamos en las contrataciones, evadiendo dinero a los paraísos del ídem y minucias de ese calibre.  Hombre, Artur, estas cosas se notan. Siempre que uno no esté muy ocupado rompiendo España, igual es eso.

 España, una, disoluta, corrupta… y en venta. No, no es un ataque a las esencias patrias, es todo lo contrario: una exaltación de sus nuevos valores. El PP se está puliendo, también, todo nuestro patrimonio público con una presteza que ya querríamos para crear empleo. Todo ha caído bajo la mano demoledora de esta empresa, el PP, tanto en su sede central como en las delegaciones territoriales. Prácticamente todo lo rentable se ha entregado o se quiere entregar a manos privadas, desde piezas fundamentales de la sanidad a RENFE o AENA. Los edificios y patrimonio artístico de valor los venden de saldo. Constatable. Se apea “la bandera de España que ha ocupado un lugar preminente y de máximo honor” en el edificio y se hace caja.

  Fondos de inversión, fondos buitre, grupos organizados norteamericanos, chinos, rusos y venezolanos, han encontrado en España el Edén para llegar, comprar y marchar. Poco patriotismo aquí, la unidad de España se desparrama bien lejos. Y no en las manos más limpias.

 El roto hecho en algunos ayuntamientos es irreparable. La Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo del Ayuntamiento de Madrid, por ejemplo, vendió en 2013  1.860 viviendas sociales a Blackstone, un fondo norteamericano. Salían a 51.000 euros, precio que no facilitó a los inquilinos. Ahora, amenazan con desahuciarlos. El urbanismo en la capital ha sido el sigiloso teatro de actuaciones ultraliberales de Botella, saltándose cuanto haya que saltarse. Y no andarán muy lejos otras ciudades en esta España sin ley, pero con tantas normas.

Y, pese a habernos vendido hasta las joyas de la abuela, el PP de Rajoy nos tiene con un billón de euros de deuda pública, en récord histórico absoluto. A devolver a los acreedores. Con intereses.

Este es el modelo de país. Prostitución, juego, drogas, corrupción, pirateo de lo público (por cierto, ¿los obispos no han dicho nada de todo esto?). Y luego la devaluación del trabajo y los derechos de los ciudadanos para intentar cuadrar la caja que pese a todo tiene un agujero inabarcable. La investigación y desarrollo no lo es. En realidad se les combate, dados los recortes que les ha practicado el PP.

 Pero lo importante es la unidad del territorio. A la derecha española y catalana les ha venido a ver un santo con esto de sus nacionalismos. Es tan sensible y manipulable la gente que no piensa o se deja desbordar por las pasiones. Recordemos que todo se generó -uno de los principios de la historia al menos- cuando Artur Mas fue a ver a Rajoy a pedirle un pacto fiscal. A Mariano se le arqueó el ojo del tick, henchido de emoción, y dijo No. Y ambos siguieron engordando la madeja.  ¿Movilización callejera? Decenas de miles de ciudadanos catalanes se manifestaron al margen de los políticos. Una y otra vez. No fueron manipulados, tanto como ahora quieren utilizarlos.

¿Caerá todo el peso de la ley que toque por decir que miles de personas necesitamos independizarnos de toda esta basura? «Cuanto más corrupto es el Estado, más numerosas son las leyes», decía el gran historiador Tácito de la Antigua Roma.

Cospedal y su salvaje y caciquil ley de caza

cospedal.rictus

Doña Cospedal ha vuelto a hacerla. Castilla La Mancha, la comunidad que preside y presidirá consumado su pucherazo electoral, ha aprobado una nueva ley de caza. Sin consenso y por sorpresa. No contestando siquiera las alegaciones de los pocos que se enteraron.

Se permite matar perros y gatos y lancear animales. Cuando estamos abochornados por el salvajismo de algunas fiestas populares españolas que torturan animales, totalmente anacrónicas, va Dolores Cospedal y lo promociona por ley. Ampliándola a gatos y perros. Que yo sepa el maltrato animal está penado por otra ley nacional, pero esto va poco con las señoras del PP, visto lo visto.  Lo máximo que sucedería, tras largo proceso, sería que derogaran la ley, ni siquiera la inculparían a ella.

El uso público de los montes castellano-manchegos pasa a ser la caza y de hecho se castiga al que moleste en su práctica. La ley –cuenta eldiario.es también- permite además cerrar caminos, la caza con trampas, el cambio de modelo de la caza con más intensidad y comercial en cotos más cerrados y vallados. La escopeta nacional, corregida y aumentada, legislada.

Son numerosas las protestas. Se han sumado ya 35.000 firmas dentro de la campaña iniciada por Ecologistas en Acción para derogar el anteproyecto. Pero esta gente juega en otra división y otro deporte. Nos devuelven al franquismo a la fuerza. A la desigualdad, a la crueldad, al todo vale si lo quieren los señoritos. Hay gente a la que han convencido de que con su mayoría absoluta lo pueden todo. Lo intentan, pero no es así, hay normas, derechos que no se pueden transgredir.

cospeda.mantilla

¿Qué más se le puede consentir a esta individua sin principios y sin alma? ¿De dónde y por qué le nace tanta maldad? ¿De qué es capaz alguien así? Una corte de periodistas meapilas y babeapoderes la sigue en sus continuos y paradójicos  itinerarios religiosos -haciendo campaña, en busca de votos-, sin osar ni una crítica. El gobierno de Cospedal lidera los recortes sociales en toda España, materia para informar ya tienen.

Negros tiempos que tanto recuerdan a la gran novela y gran película Los Santos Inocentes. En este desgraciado país, no se cansa una de verla.

Gallardón, verdugo y víctima

Amagó muchas veces con irse y no lo hizo. Alberto Ruíz Gallardón aspiró desde su juventud a llegar a la presidencia del gobierno y, probablemente, aguantó para conseguir su objetivo. Ahora, ha dimitido. Con amargura. Rajoy le ha desautorizado públicamente al retirar la infame ley del aborto. Tiene razón el defenestrado al decir que ese proyecto era del gobierno completo, de Rajoy, del Partido Popular incluso. Es evidente que Mariano Rajoy ha preferido los votos a los nasciturus.

Con sus delirios ultraconservadores sobre lo que él llama derechos del concebido, su empecinamiento en legislar sobre el útero y la voluntad de las mujeres, o ese rosario de despropósitos sobre lo que es una mujer -y bien que las conoce al parecer-, era un ministro fuera de la realidad. Pero no menos que el de interior que habla con dios y condecora vírgenes. La de empleo que encarga a la virgen del Rocío tareas de su departamento. La que no ve ni el Jaguar de la Gürtel en el garaje, ni tampoco el dolor de quienes ha privado de la sanidad. El que ha destrozado la educación. El que aumentó la desigualdad fiscal, riéndose literalmente, imaginamos que de sus victimas. El de las prospecciones petrolíferas y eléctricas.  En fin, el circo completo.

La nómina de Ruíz Gallardón al frente del ministerio ha supuesto una regresión absoluta, menos mal que algunas de sus “reformas” se han quedado en el camino. De momento. Apuntó sin remilgos a una justicia desigual que solo pudieran pagar los ricos y sus ideas para el Código Penal fueron consideradas incluso como próximas al franquismo. Esta al menos, no está aprobada. Aún. La del Poder Judicial pretendía supeditar –todavía más- la justicia al gobierno. Logró casi la unanimidad perfecta en el rechazo de cuanto hacía. Merece la pena leerlo en detalle, en la información de Pedro Águeda.

Y, sin embargo, la cúpula del PP se la ha jugado bien a Gallardón. Dado que es cierto que sus proyectos eran los del gobierno, y su ideología  la de ellos. El número que han montado para sacarle del ministerio una vez que comprendió el mensaje de que ya no le querían allí, exigiría hasta una investigación.

Veamos la información de Gonzalo Cortizo:

Moncloa moviliza al rey en Nueva York para garantizarse el cese inmediato de Gallardón. Felipe VI se ha visto obligado a firmar el cese de Gallardón y el real decreto que regula su relevo desde la embajada de España en la ONU. El Gobierno ha despreciado el ofrecimiento de Gallardón de quedarse en su cargo unos días. La dimisión del histórico dirigente del PP ha obligado a Rajoy a buscar un ministro de Justicia en cuestión de horas.

A Rajoy, o su todopoderosa mano derecha, esa mujer que se multiplica por 80 para cumplir los deseos del jefe y los suyos propios. Según vozpopuli, ha sido Soraya Sáenz de Santamaría la que ha encontrado al sustituto apropiado. Rafael Catalá es otra persona de confianza en el clan, hasta la exageración, según esta denuncia.

Hoy se recuerda (además)  que el PP habría ofrecido a Bárcenas la cabeza de Gallardón y el abandono del caso de corrupción por su silencio, ya en 2013. Lo publicó El Mundo, y bien caro le costó a su director entonces Pedro J. Ramírez.

elmundo.pp.barcenas.gallardon

Esto está pasando en España. Y todo sigue como si nada. Viajan, se quedan, hablan de expectativas de voto, las tienen…

Alberto Ruíz Gallardón no entendió, según se ve, la familia en la que estaba. No alcanzó a ver de lo que serían capaces. Ha dimitido, ha respondido preguntas. El grave problema es que el germen de todos estos gravísimos hechos permanece ahí: Rajoy es el presidente del PP y del gobierno.  Y va, tan tranquilo, camino de China. Él ya ha pasado página.

Pedro Sánchez: más que un error, la Perca del Nilo

pesadilladedarwin

La pesadilla de Darwin es un documental que narra las consecuencias sociales y medioambientales que trajo la introducción en el lago Victoria de Tanzania de la perca del Nilo. Este pez llegó a causar la extinción de cientos de especies autóctonas y trajo la ruina a su sociedad. El largometraje (de 2004) obtuvo numerosos premios, entre ellos el del Festival de Venecia.

 No dejo de pensar en este documental, en la perca del Nilo, al contemplar la deriva adoptada por el PSOE con y desde el nombramiento de Pedro Sánchez como secretario general. Visto lo visto ya, a este señor lo eligieron los militantes por su aspecto físico, dado que no otra cosa destaca en su enorme vacuidad. Su egolatría, quizás, que no aparca el “yo” de su discurso. Fue ese perfil el buscado por los votantes. Y la constatación ha llegado por la cadena de despropósitos que jalonan su corta andadura.

 Acudir a Sálvame –como parte de un periplo de lanzamiento personal que no hace ascos a lo más casposo de la televisión- no es una anécdota. Las cadenas comerciales pueden (dentro de su estrategia de negocio) ofrecer programas como éste, pero la audiencia, y mucho más un político, debe conocer el nivel de basura que se trabaja en Sálvame, al punto de desbordar la pantalla. Un político –en mi opinión también un medio de comunicación- debe estimular la dignidad de las personas, no su embrutecimiento. Aunque obtenga réditos de ello.

Tras una búsqueda de directrices de comunicación que revelan un desconcierto mayúsculo, el PSOE ha recalado en quien El Mundo califica de “experta en humanizar políticos”. Autora, dicen, del lanzamiento del Albert Rivera de Ciutadans.   De esta guisa. Y todo esto es lo que lleva a pensar en la perca del Nilo (como símbolo, por supuesto). En una especie exógena que altera el ecosistema, y no en  errores subsanables.

 Pretenden colar que es el marketing político “moderno”, norteamericano, y que Obama también lo hace –han llegado a mentar a Kennedy y compararlo con Sánchez-. Ni muerto iría el actual presidente norteamericano a un programa como Sálvame, pero sobre todo olvidan un factor esencial: ese marketing no vende solo la fachada de un producto sino, fundamentalmente, lo que contiene su cabeza. Toros, no; toros, sí. Pactos: con el PP sí, si fuese necesario por el bien de España, con Podemos jamás. Más pactos, ahora para preservar derechos sociales. Pena que los invalide el artículo 135 de la Constitución, firmado por su partido y que no piensa intentar derogar. Y como principal problema, la unidad de España atacada por la deriva soberanista catalana. ¿La unidad de España principal problema de una sociedad empobrecida en un partido de izquierdas? El inconveniente de Sánchez –como lo fue el de Rajoy en su día- es que calladitos “entraban” mejor, les conocíamos menos y escucharles hablar es un dolor.

 Antes, los políticos buscaban votantes para poder aplicar unas ideas; ahora, ideas para conseguir votantes que te mantengan en el cargo. Una mutación que se adueña del hábitat en el que recala.  La Pesadilla de Darwin. Ese es el cambio cualitativo en las prioridades, de enorme envergadura.

La perca del Nilo campa ya por el PSOE y por gran parte de la política española, bien es verdad. El periplo de Pedro Sánchez por la basura televisiva y lo que en las cadenas privadas y públicas españolas entienden por entretenimiento, se ha convertido en un nuevo objeto de “debate”, al modo que se usa hoy en esta sociedad: unos a favor, otros en contra, y que siga el espectáculo. Y no vale todo. Todas las ideas no son respetables ni muchísimo menos. La dignidad de las personas (que la tienen como tales) ofrece distintos grados según sus apuestas personales. Pero cuela, porque sigue y ahonda la tradición que tan cara nos ha costado: España (con su fecundo trabajo en fomentar el analfabetismo funcional y eludir el pensamiento crítico) ha sido tradicionalmente el único país del mundo –que sepamos- en donde se presume de la ignorancia.

 Las especies invasoras se han hecho dueñas del Lago Derrota de la política y de una parte de la sociedad, crecida en su estulticia. Es más que una degradación, es la invasión de los inanes. Tenemos en el poder a un PP buscando los intereses comerciales de su Corporación, con unos ejemplares al mando dignos del circo de los horrores. Un PSOE, desesperado, se apunta –por elección de la mayoría de sus miembros frente a otras opciones- a este otro desvarío. Obcecados ambos con Podemos, aunque con cierto grado mayor de inteligencia en el PP.

Un partido como el PSOE, con más de un siglo de historia, no merece este esperpento político. Por los muchos militantes que se dejaron la piel en el camino, al menos. Y menos cuando la sociedad española está siendo objeto de una especie de razia a cargo del PP. Suecia acaba de regresar a la socialdemocracia porque una sociedad, educada y con profundo sentido cívico, prefiere  pagar más impuestos para que cesen las privatizaciones que han degradado los servicios de todos. Stefan Löfven, soldador en su día, sindicalista y de izquierdas, ni siquiera es “guapo” como lo son muchos de sus compatriotas –dios, tener que hablar de esto-. Es auténtico. Esa es la apuesta sueca para el gobierno.

 Francia acarrea su propio caos. Aunque nunca es lo mismo. En ninguna parte, lo es. Leo que la televisión (privada) TF1  se asombra de que la vuelta al cole “cuesta seis veces más en España que en Francia donde la educación infantil y los libros son gratuitos” y los jóvenes pueden estudiar una carrera por 300 euros y con ayudas al alojamiento. Claro que de eso no hablan en el Sálvame, ni en otros programas.

 Cuando algunas personas muy realistas dicen que hay que volver a la casilla 1 para empezar otro recorrido, que no vale ya ni la casilla 5, limpiar y repoblar, pueden estar en lo cierto. Se intenta desde Podemos, desde los Ganemos varios, contra muchas fuerzas en contra, políticas y mediáticas. Ojalá acierten. Han nacido fruto de la necesidad: Ya apenas quedan peces de verdad en el Lago Victoria.

*Publicado en eldiario.es

Escocia, cuando al sistema le importa algo realmente

escocia.resultados.

La Congregación de Notables respira tranquila: Escocia ha votado permanecer en el Reino Unido, por más de 10 puntos de ventaja sobre los independentistas. Cameron ha prometido más autonomía para Escocia. Y que se la dará también a Gales, Irlanda e Inglaterra. El NO tenía un precio. Por lo menos, algo han salido ganando. Además de votar. Rajoy dijo que “consultar traía pobreza y recesión”, ahora el PP cree que “se ha impuesto el sentido común” ¿en qué quedamos?. El líder del PSOE, dentro de su campaña de lo que entiende por su promoción personal, que “el NO de Escocia es una buena noticia”. Por ceñirme a los partidos pro-tinglado.

Leo #ScotlandDecides,Escocia Decide. Sí, contra el gobierno de Londres y sus políticos de diferentes signos, la UE, los mercados, las 7 plagas de Egipto, huracanes, tornados y erupciones volcánicas, los periódicos y periodistas de todo el sistema europeo. Muy meritorio que, pese a eso, casi un 45% se haya resistido a las presiones, a tantas presiones. Desde la amenaza a la coacción emocional.

Hicieron lo mismo con Grecia y Syriza. Se tragaría la tierra a las islas si osaban votar a la formación de izquierdas. Iban como almas en pena –igual que ahora-. Condenaban a unos ciudadanos ya esquilmados a la misma receta. A la deriva también. Nada dijo la Congregación de Notables de la irrupción del neonazismo de Amanecer Dorado en su política, pero Syriza era la bestia negra.

Cuando a los que dirigen el tinglado les importa algo, vaya si se mueven. ¿Les ha visto alguien igual dedicación para solucionar el problema del paro, las desigualdades, la educación, la salud..? ¿Salen en tromba y aprietan todas las clavijas? ¿Hacen concesiones reales como Cameron? Sus prioridades están claras: que nada se mueva, ni una fisura, los términos de la estafa deben seguir inalterables. Porque hay mucho canelo que no se da cuenta.

¿No lo observan, se hacen preguntas y sacan conclusiones? Muchos actos de nuestra vida, desde votar a comprar un periódico están secundando esta situación.

 

El indescifrable enigma de los ciudadanos que se arrojan en brazos de Podemos

Siguiendo los pasos del manual, el PSOE ha pasado del “me quiere, volverá” al despecho –“con lo que yo he hecho por ella”, “nada sería sin mí”- y a buscar culpables fuera: las fuerzas cósmicas se alían para alejarles de los votantes. En particular, esa joven formación que les embauca con engaños y que terminará por darles una vida perra.

Se cumplen los peores augurios, pues, sobre la deriva de los socialistas, también en la nueva etapa de Pedro Sánchez, cuando cometen la torpeza de centrar su discurso en atacar a Podemos. ¡Y sin nombrarlos!, en el más puro estilo Rajoy, que debe ser lo que entienden por “sentido de Estado”. Ni en la más egoísta de las estrategias se comprende: le están regalando a Podemos las portadas.

 El PP logra mantenerse, habiendo logrado la cuadratura del círculo: dar menos servicios por más impuestos, vender todo lo que tiene valor del patrimonio público –ahora AENA- y, si se tercia, de saldo, y endeudarnos pese a todo a niveles de récord histórico. Ya el 98,9% del PIB, en un ritmo que se acelera por horas, casi por minutos. En sus feudos municipales y autonómicos puede llegar a la ignominia de vender a fondos buitre viviendas sociales (por 51.000 euros, precio que no da a los inquilinos) para luego empezar a desahuciar. Mientras, rescata bancos y autopistas deficitarias, hijas de su gestión anterior. La lista de despropósitos y agravios es interminable.

El PP conoce mucho mejor a su electorado que el PSOE. Les sabe fieles hasta la muerte y masoquistas en la más genuina tradición española. Son de los que se casan para toda la vida y perdonan mentiras, traiciones y maltrato. Los sufren en silencio o ni siquiera les dan importancia, en su sagrada misión de sostener la familia como dios manda. El suyo de toda la vida, el dios de la regresión y el dinero. Todo antes de que se vaya con otra. Pero no son suficientes para sustentar mayorías absolutas.

Por eso, al resto, a esa marea que suele nadar o flotar en agua de nadie, le prometen “regeneración democrática”, una obscenidad añadida en un partido que más parece una empresa –muy turbia- nacida y gestionada para la consecución de sus intereses.

El vodevil de la política catalana y rancio españolismo, es tan cutre que sonroja. Ni siquiera podríamos exportar la serie caso de ser rodada. El molt honorable president Pujol evadiendo al fisco –como poco, es ésa solo de momento su confesión- durante 34 años, con toda su vasta prole creciendo en fortuna, privilegios y poder. Un poderoso colaborador de Rajoy, su mano derecha, Moragas, enviando mensajes  a la ex novia del chico mayor, Victoria Álvarez, para que descubra lo que ella conoce del enriquecimiento presuntamente ilícito de los Pujol “ y salve España”. La entusiasta dirigente del PP catalán, entre tanto, se acerca a Álvarez, se cita con ella y con unos espías de método que contrata a través de un amigo entrañable del PSC.  “Fue ella la que encargó la grabación a través de José Zaragoza, exsecretario del Organización del Partido Socialista Catalán”, dice eldiario.es. Luego, cuando el escándalo se desborda, le mandará más mensajes de la escuela Rajoy: “Aguanta Vicky”.  A partir de ahí, se guardan los  trapos sucios para cuando convenga. Y, como broche –por el momento-, sale la vicepresidenta del gobierno con cara impasible, tipo amianto, y dice que las comunicaciones de Moragas “son privadas”. Y España “no se salva” a su gusto, porque muchos catalanes tienen claras sus prioridades.

 En el partido transgénico, UPyD, andan al degüello entre ellos mismos porque se ve venir que la próxima ración de tarta viene en talla recortes y cada bocado cuenta. Izquierda Unida muestra signos de recuperación, sobre todo en muchas individualidades que la han mantenido viva. Hasta se aviene a buscar consensos que parece la bestia negra de los llamados grandes partidos.

 Y, así, a muy grandes rasgos, se presenta el idílico panorama de la política española. ¿Cómo es posible que los ciudadanos no estén entusiasmados con ella?  ¿Qué locura o imperdonable traición les ha poseído para arrojarse en brazos de Podemos?

No lo quieren entender. Solo ven la amenaza a abatir. Podemos ha surgido por lógica, por su habilidad para aglutinar el enorme descontento de una parte de la sociedad que no se conforma con el ejercicio de una política que les aplasta. Por supervivencia, como debemos insistir. Fruto de la rabia, incluso. La nueva formación precisa asentarse y reflexionar para crecer, y en ello están. Revisar algunas salidas estentóreas. Su éxito se puede calificar de desbordante en el más puro sentido de la palabra y prueba de la necesidad social que lo genera. Es enorme su responsabilidad, tienen a  decenas de miles de personas sujetas a la esperanza que han suscitado: otra forma de gestionar lo de todos, la búsqueda democrática del bien común, el fin de la estafa. De ésa que ya se renueva cíclicamente, sin ningún pudor. Otra vez  dicen que la recesión amenaza Europa y hay que seguir con la tijera. Asombroso que cuele.

 Cierto que muchas personas, mayores sobre todo, preferirían que todo lo sucedido fuera un mal sueño y que, con un par de retoques, el río volviera a su cauce. Incluso con sus defectos, nada es perfecto. Pero es que el mundo ha seguido girando y no va en esa dirección. El propio poder la ha trastocado y pervertido.

Pueden gritar los partidos y sus voceros mediáticos cuanto quieran que la realidad no cambia: la política en la que sueñan no existe, la sociedad defraudada ha pasado página, no es un enfado pasajero. Con presiones, reproches y exabruptos, no cambiará de parecer. Mucho menos, demonizando a quienes están planteando soluciones que ellos no quieren o no son capaces de afrontar. La viabilidad de buena parte de las propuestas -que la tiene-, depende de invertir las prioridades: trabajar para todos y no para unos pocos. No es fácil, sobre todo por las trabas de los privilegiados, pero tampoco imposible.  Les cuesta entender que se trata de hablar desde el suelo, desde los problemas de las personas, no desde un pedestal metido en una cámara de vacío. Lo que se quiere y se pide es más democracia.

 ¿Cuánto más creen que se puede soportar este estado de cosas? ¿Por qué? El tren ha partido. Ni siquiera está muy claro su destino y si lo encontrará. Pero, nos guste o no -hoy por hoy, aquí y así-, en la vieja política no hay tierra a la que volver.

Botín, la prensa oficial española se postra ante el líder fallecido

Columna publicada en El Mundo

Columna publicada en El Mundo

El infecto comentarista no hace sino resumir lo que siente hoy buena parte de la prensa española. La turba intercambiable no cuenta para unos medios de comunicación volcados en adorar al líder.

La portada de El País en la web de la mañana era la plaza pública del capitalismo.

pais.plazacapitalismo

Hasta con consignas. Igual se ha muerto por estas preocupaciones.

pais.botin.podemos

abc.botin

“Emilio Botín muere, la saga continúa”, titula, casi monárquico, El Mundo en blanco y negro en contraste con el rojo que hoy domina las portadas, el rojo del banco del jefe.

elmundo.botin

 

Y da espacio a su número dos Alfredo Saénz, el banquero corrupto al que indultó Zapatero. “Era un hombre caballeroso, educado y exquisito en sus relaciones con todos”, dice.

Lo que más interesa a los españoles hoy es el reto de si Ana Patricia Botín, la nueva presidenta del Santander, logrará aumentar beneficios. Estamos en un sinvivir por la incertidumbre.

Maruja Torres escribe, en eldiario.es naturalmente que es donde recalan algun@s periodistas díscol@s… y libres, “Emilio Botín era –y sus herederos siguen siéndolo– acreedor devenido en accionista del diario en el que antaño pernocté”. ¿A que va a estar ahí la explicación?

Maruja Torres rinde el “Último adiós de los “sinbanco” al que me sumo. Otros como Sostres y una buena pandilla de desgraciados tampoco tienen banco pero aspiran a recoger alguna migaja si se emplean a fondo, más aún, en lamer al poder.

A lo que iba, me quedo con lo que dice Maruja:

“Habituada a recordar a los prescindibles, a los desechados por estas gentes, ignoro en qué consiste la loa a esos hombres que supieron construir un imperio y llevar el nombre de España más allá de nuestras fronteras –Suiza, por ejemplo– y que, no contentos con ello, siempre echaron una mano a los medios de comunicación endeudados, a los exmandatarios que iban por ahí dándose cabezazos como topos, en busca de una puerta giratoria, a ese hoy doliente don Isidoro de El Corte Inglés, al que compró nuestras tarjetas de compra a crédito para que no se viera en la miseria. Un hombre, don Botín, al que no le dolían prendas para arrancar el indulto de Alfredo Sáez. En fin, tantas obras y tanto bien, un mecenazgo el suyo de tal altura, que una no se siente a la ídem, ni puede imaginarse pergeñándole una necro en condiciones.

¿Qué podemos hacer nosotros, los sinbanco, en homenaje a este hombre que repartía su generosidad a bolsas llenas, y que nunca pedía nada a cambio, posiblemente ni morirse? ¿Comprarle una corona colectiva? Poco me parece”.

 

Muere Emilio Botín, fin de otro de los pilares del sistema

botin

 Es noticia mundial, no en vano Emilio Botín representaba, al frente del Banco de Santander, una potencia económica. En España gozaba de enorme influencia en los destinos del país. Inolvidable aquella foto con el Rey Juan Carlos de esta guisa. Tan “campechanos” ambos.

botin.rey

 Muere Emilio Botín a los 79 años, de un infarto. Inscrito en una saga de banqueros (eso de que empezó de cero y se hizo a sí mismo es otra leyenda del sistema) fue, eso sí, protagonista de una revolución en la banca española. Sus osadas políticas  en los 80´ sacudieron al paquidermo de la competencia y llevaron al  Santander, de ser el séptimo banco de España, al primero. Ha alcanzado también el liderazgo de la zona euro, según dice hoy El País.

En el camino,  varias causas pendientes con la justicia que fueron sobreseídas “milagrosamente”. Llave del dinero y de créditos en circunstancias críticas, partidos y medios han girado bajo su égida. Y se ha notado. Mucho. Él llevaba la batuta.

Negra época del embudo como ley, desahucios, prosperidad y pobreza repartida al modo de los viejos cánones que el progreso y la lucha habían limado. ¿Se termina?

Lo cierto es que, por una causa u otra,  se están produciendo cambios y relevos de enorme significación. Pero no tiene por qué implicar un rumbo diferente, todo lo contrario. En muchos casos el poder no hace sino cambiar a manos idénticas,más jóvenes, con más vida por delante.

Esperanza Aguirre se ha evidenciado impresionada por la muerte de Botín al iniciar una entrevista con Pepa Bueno en la SER. Los creyentes, dice, están en manos de la providencia. Allí cabalgaba de nuevo ahora que la carrera de los despropósitos ha echado a Ana Botella de la alcaldía de Madrid. Rajoy se ha ido con su disco rallado al Congreso –sí, el viejo vinilo que otra cosa no conoce-: Sánchez es culpable de la “herencia” Zapatero. La que él nos deja –si se va porque está empecinado en quedarse a base de “reformas” electorales- es similar a la que dejó Atila.

Los negocios seguirán floreciendo para los amigos del  sistema, hoy tan degenerado, mientras a los ciudadanos nos parte un rayo… o una rama.

Se fue –o lo echaron- el Borbón padre, y Botella y Botín. Crecen brotes verdes de ciudadanía, que no los aplasten, que no se marchiten, que no se pudran.

Elvira Rodríguez ha dicho: “Botín se va con las botas puestas”. Rodríguez es presidenta de la CNMV por ser del PP y tertuliana de la TDT Party. Se le coló el pufo de Gowex, con una actuación vergonzante incluso, y ahí sigue tan tranquila.

Llevamos años viendo que el que se va lo deja todo “atado y bien atado”. Pues, esto es lo que hay que conservar… o cambiar. He ahí el reto. Inaplazable porque ya se plantea en circunstancias críticas.

 

La baraja la rompieron los políticos

Han vuelto. Todos. A sus rutinas. A la ceremonia de lo que quieren hacer pasar por normalidad. A intentar hacer pasar como “regeneración” un ataque frontal a la democracia perpetrado exclusivamente por intereses de partido, usando las instituciones y reglas de todos en su provecho. A hacer declaraciones como si la pesada mochila de sus atropellos y turbios manejos fuera un apósito que ni se ve. Lo que en cualquier país tumbaría a un gobierno, aquí se mete en el saco -allí están desde los SMS del presidente a Bárcenas al borrado de sus ordenadores- y se sigue andando con la cabeza muy alta, incluso presumiendo y afeando las críticas. Somos una anomalía. La hegemonía de la desfachatez. Lo asombroso, literalmente, de pasmo, es que cuele.

Están ahí. También quienes modulan la opinión de los más vulnerables en criterio. Y es que, en el tranquilo escenario en el que vivía la Congregación de notables, ha surgido algo tan insólito como gente a la que no le gusta que la estafen –ni que estafen a unos cuantos pardillos-, que aspiran a tener una vida y un futuro, y se ha organizado para hacer lo que no hacen los políticos o para contar lo que no cuentan los medios.

Mientras se prepara un pucherazo electoral de los que cambian la historia, el mantra a difundir por los guardianes del sistema es que Podemos –por ejemplo, están también Guanyem Barcelona y otras plataformas ciudadanas- tienen una ideología acartonada del siglo XIX que usa como nadie la comunicación del siglo XXI. Un gran avance si así fuera porque la política que ahora lleva a cabo en España el PP y que ellos defienden es directamente el feudalismo medieval.

 Amedrentan sobre los peligros que, en su opinión, entrañaría votar fuera del bipartidismo, hasta medidas encuestas se difunden en apoyo sutil de la idea. Por lo visto es mucho mejor seguir como hasta ahora, con políticos –algunos- que te estafan, saquean, despojan, engañan, manipulan o alteran las leyes a su favor para perpetuarse. Al parecer entraña una dificultad insalvable trabajar por el bien común en lugar de para el lucro desaforado de unos pocos que sus métodos tiene. Eso son promesas gratuitas, irrealizables.

 De sobresalto en sobresalto,  desde influyentes diarios han encontrado la clave de lo que se debe hacer: bipartidismo, con una derecha como dios manda y una izquierda como mandan los mercados. Por eso saludan con pasión, en Francia, a “ Macron, el revulsivo que la izquierda necesita”. Es decir, el joven exbanquero de Rothschild que de lo primero que habla es de aumentar la jornada laboral y suprimir convenios. El muchacho forma tándem con Manuel Valls, autor de la frase:  “La izquierda puede morir si no se reinventa y renuncia al progreso”. Desde que pronunció su sentencia se le ha ido a pique el gobierno y la popularidad: en 6 meses ha caído al 36%.  Como el presidente Hollande que anda buscando apoyo social bajo los adoquines y la arena de la playa, porque se le ha esfumado. Todos olvidan un pequeño detalle: los franceses votaron socialdemocracia, no ésta sin complejos de parecer derecha neoliberal aguda.

Las ideas tan intensamente inoculadas calan en ciertas personas, temerosas de soluciones fuera de la política tal como la conocen. Tal como la sueñan en realidad. Tal como la engullen con enormes tragaderas. Tal como nos la imponen a todos. Ni unos ni otros parecen reflexionar sobre hechos decisivos. Las nuevas propuestas ciudadanas nacen como fruto de un inmenso hartazgo hacia la política tradicional, por necesidad, por puro instinto de supervivencia. No les dio un pronto, las razones de la indignación están sobradamente demostradas. La política, el ejercicio de la política, ha fallado y nada conseguirán imponiéndose por la fuerza sin enmendar uno solo de sus errores. El PP, lejos de rectificar, prepara un pucherazo con la reforma que se ha empecinado en aplicar en los ayuntamientos –como primer paso- para echar a los partidos que amenazan su permanencia en el poder. El colmo. Es insólito incluso plantearlo y que no hayan saltado ya todas las instituciones ante semejante cacicada. Claro que algunas igual están también algo contaminadas.

Y aún hablan de temor. A otra forma de hacer política. A las búsquedas de los ciudadanos para remediar una solución que para muchos es ya irresistible. ¿Por qué el miedo? ¿En qué son mejores que cualquier ciudadano? ¿en que velan mucho mejor por lo que les conviene a ellos mismos? No, es que sin duda, tu empleo lo gestiona mejor que tú Báñez, tu pensión y tus impuestos Montoro.  ¿Tu salud? ¿Puedes imaginar una persona en todo el país mejor que Mato para cuidar de ella? ¿Que Wert de la educación de las nuevas generaciones, futuro de España?  Y sigue imaginando a alguien a cargo de la Justicia para acabar con la corrupción que pueda hacer sombra siquiera a Gallardón. O a Soraya Sáenz de Santamaría para vigilar se cumpla el programa prometido. A Fernández Díaz para tus libertades, las libertades. Y sobre todo, a Rajoy. No encontraras nadie más preparado y más honesto que ellos, infinitamente más que tú mismo.

 Aristóteles llego a plantear una selección de cargos públicos por sorteo entre los ciudadanos, rotatorio, y con controles del resto. Cierto es que entre esos ciudadanos y dada la época, faltaban por ejemplo todas las mujeres, pero el planteamiento no deja de ser revelador en este momento. No sitúa ante una verdad desnuda. Llegados a este punto de rapiña y abuso, de alejamiento de la realidad sobre todo del grueso del clan, es difícil encontrar algo peor que lo que tenemos.

 ¿Miedo a los cambios? El miedo lo tienen ellos. Cuidémonos, sin embargo, de los zarpazos del poderoso atrincherado en lo que es una representación de la sociedad y ha convertido en su cortijo. Por lo que están demostrando no piensan ceder ni un milímetro.

La vida, la salud, para el PP

Muchos son los atropellos a los que nos está sometiendo el PP que, sin embargo, no deja de presumir de sus presuntos logros pero los destrozos ocasionados en la sanidad pública revisten especial peligro. La salud humana se ha convertido en manos del PP y también de CiU en un objeto de negocio. De ahí las privatizaciones. De negocio y de exclusión de sectores que su ideología rechaza. Dos casos altamente alarmantes lo demuestran.

Milagros. 37 años. Venezolana. Inmigrante en España sin permiso de residencia.  En Julio, su embarazo acabó en aborto porque un hospital de Denia  (Alicante) no la atendió cuando acudió a urgencias con pérdidas de sangre. Le exigían un compromiso de pago de 185 euros dado que la Ley de Mato le quitó la tarjeta sanitaria. El Hospital Marina Salud de Denia  es de la red pública, gestionado por las empresas privadas DKV Seguros y Ribera Salud, como buena parte de otros en distintas comunidades gestionadas por el PP. Y niega la versión de la mujer que, sin embargo, abortó.

 La historia que relata eldiario.es, a consultar en todos sus detalles, resulta espeluznante.  “Me decía a gritos que cómo me había atrevido a pedir cita si no tenía papeles, que eso no entraba dentro de la asistencia gratuita y que tenía que tramitar mi caso con una trabajadora social”, relata.  El parte médico es claro.

aborto.emigrante

Una ley que no ha demostrado que sirva para ahorrar, que desde la ONU califican de bomba de relojería para la salud  pública de toda la población, parece tener más una intención ideológica. Ciudadanos de primera y de segunda. Como toda extrema derecha que se precie, no gusta de los extranjeros pobres.  A los ricos les abre la puerta de par en par.

El otro caso nos remite a los tratamientos “caros”.  Hemos rescatado bancos, autopistas con dinero público, pagamos sobresueldos, pero hay muchas cosas que no se pueden costear. Estamos viendo el drama de los enfermos de hepatitis que siguen aguardando decisión de la ministra, a ver ahora que ya habrá acabado sus vacaciones en la playa.

Pero hay ya incontables víctimas de esta concepción de la salud, recordemos también los maltratados niños con cáncer de Toledo.Y está Álvaro,  un niño afectado por la enfermedad de Pompe a quien quieren retirar el tratamiento porque es caro y ya tiene una mala calidad de vida. Lo viene denunciando la muy activa Marea Blanca de Zaragoza. Es el único nieto de un amigo de uno de mis hermanos que, como el resto de la familia, está desolado.  No se le ha dado especial relevancia, son ya tantas las bajas ocasionadas por la religión del lucro y la hipocresía suma (encima se atreven a hablar de “el derecho a la vida” para las células embrionarias) que ya ni nos detenemos en todas.

Es decir en esta sanidad privatizada, en la sanidad de tarjeta en la boca para ser atendido, se puede dejar ir a una madre con amenaza de aborto y se puede dejar morir a un niño porque está tarado y cuidarlo es caro.

El nombre para todo esto lo ponéis vosotros. Junto al futuro que nos espera a todos por este camino. Una y otra vez asombra que seres humanos aparentemente normales secunden estas atrocidades, siquiera con su silencio.

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 827 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: