De “la clase obrera” a “la gente”

Pablo Casado inicia gira por 50 plazas para tratar de recuperar el electorado perdido que se le ha escapado hacia Vox. Cincuenta actuaciones del Club del Esperpento en el que ha convertido sus comparecencias y que la actual concepción del periodismo de declaraciones recogerá tal como entren, una por una. Sobrepasa toda medida lo que el presidente del PP es capaz de decir sin atemperar su sonrisa y lo que son capaces de escuchar y aún aplaudir sus seguidores. Es como un ciclón de exabruptos sin base o con base remota que es la esencia de las medias verdades, mentiras completas. Lo peor es que este es el lenguaje de la nueva comunicación política, del gancho electoral en una sociedad que ha alterado radicalmente su escala de valores.

Seamos todo lo crudos que se precisa hoy para hablar claro. La “lucha de la clase obrera” ya solo conmueve a algunos nostálgicos. La mayoría, incluso afectados por la desigualdad, piensan en sí mismos como clase media. La clase media es la gran conquista de la propaganda. Taxistas y autónomos se ven más como empresarios que como trabajadores por grande que sea su precariedad. Y, en lo alto de la escala, los ricos de solemnidad se sienten satisfechos con las políticas que tanto les han favorecido y no miran atrás. Ahí tienen a los millonarios andaluces, ojo derecho del nuevo gobierno trifascito, votado en las urnas por personas de toda condición.

De hecho “la clase obrera” ha pasado a ser “la gente”, eufemismo polisémico de amplio espectro en el que sin duda se siente especialmente cómoda la clase media, precisamente. Real o asimilada. Está en las más variadas bocas.  La clase media de Ciudadanos, por ejemplo, es la que cobra 130.000 euros al año, pero seguro que son escuchados entre quienes cobran cinco o seis veces menos: e l salario medio fue de 23.000 euro anuales en 2018.  Brutos. Las mujeres 5.800 euros menos. Eso sí, “la gente” está de moda y la política en horas bajas. La modernez huye de ella como de la peste. Salir en televisión prima. Ejercer una profesión de relumbre y aparecer con frecuencia en “la tele”, constituyen pluses para ser candidato. Los conoce la gente.  Finalmente, hay que distinguir entre “la gente” y “esta gente”,  ya ha ido por delante que gente es una palabra polisémica.

Por encima de todo, especialmente en la derecha, lo que de verdad vende es el espectáculo. Las declaraciones histriónicas, mentir con soltura o sin ella. Mentir, insultar, herir. Tirarse al cuadrilátero, dar golpes bajos, pisar el cuello del oponente, como ha enseñado la televisión de los Inda y los panfletos de los Rojo, Marhuenda y Bieito. Es la escuela de Trump, capaz de mentir sin pestañear tantas veces le parezca. Detectar sus mentiras es un trabajo a tiempo completo, desde que asumió la presencia se le han registrado 7.645 “afirmaciones falsas o engañosas”.

A Pablo Casado se le ve como un político presa de la desesperación. Rivera y todos los portavoces de esa derecha de tres patas que nos está poseyendo andan en similar tesitura, pero Casado parece poseído. Como si su cabeza fuera un sonajero. Nuestro compañero  Isaac Rosa llegaba a sorprenderse con él. “ Dice Casado que Sánchez pronunció “tirano” “muy rápido”, para que no se le entendiese, y “sin convicción”. Hablaba de Pedro Sánchez, Maduro y Venezuela. El renacido mantra para ver si dan el golpe de gracia a la que se quiere autovoladura de Podemos. No hablaba de la inmensa hipocresía de la comunidad internacional, ciega para todo atropello que no contenga petróleo del que aprovecharse.

Por supuesto que hay personas responsables, con espíritu crítico y que prioriza los valores que fundamentan la convivencia y el progreso. Pero se corre el riesgo de verlos subsumidos por las nuevas corrientes.

La técnica para que cuelen las mentiras no es difícil de detectar. Lo esencial es aprender a contrarrestarlas. Las realidades paralelas, así llamadas por Trump para mentir desde el principio, precisan de una derecha política y una derecha mediática a su servicios, ambas sin escrúpulos. Y de uno tipo de ciudadano que ha dejado de serlo para convertirse en espectador hasta de su vida. En EEUU  estudiaron el ejemplo de los  jóvenes católicos que se burlaron de un venerable nativo de la tierra americana.  De gamberros desconsiderados han pasado a ser héroes de los sectores más conservadores.  Durante varios días no dejaron de aparecer en programas de televisión.

Aquí como allí,  ese mismo tipo de espectador se cree, porque quiere hacerlo, estadísticas falsas y aseveraciones que nada tienen que ver con la realidad. Y tiene consecuencias. Muy graves. Y por muchos años.  Nos dicen que  la ciencia está perdiendo la batalla contra los intereses políticos y ecomómicos de la Administración Trump.  Males evitables ya no lo serán o sufrirán retrocesos. En España han entregado la sanidad pública a gestores privados. Y mientras decae el sistema público por los recortes, se dispara la facturación de las cinco multinacionales que acaparan el negocio de la salud en España. Es el relleno de los caramelos que se reparten durante el espectáculo. La corrupción española ha podrido el esqueleto del Estado y ahí sigue esa derecha hasta con perspectivas de ganar como ha hecho en Andalucía ya.

Dicen que la izquierda necesita pedagogía. Y una se imagina a esos ciudadanos a los que aluden como niños indefensos a los que hay que advertir: No metas los dedos en el enchufe porque te puedes electrocutar. Lo cual es cierto, no hablar por hablar. La izquierda precisa hacer pedagogía, a la derecha le basta con mentir.

La mentira es un magma incontrolable, un pantano de arenas movedizas. Sobre esa base construyen muchos ahora sus vidas. Cuando las necesidades diarias son reales. Al paso que vamos un día nos venderán oxígeno en botella, olvido en pastillas. Ahora mismo, bastaría abrir los ojos y ver. La racionalidad todavía es un producto de libre acceso.

 

Publicado en eldiario.es 1/02/2019 – 

Anuncios
Entrada siguiente

2 comentarios

  1. Paco

     /  9 febrero 2019

    “No hay mayor desprecio que no hacer aprecio” ¿Qué pasaría si no saliesen sus exabruptos continuamente en los medios? ¿Qué pasaría si el domingo no hay cámaras en Colón? ¿Por qué son noticia? ¿Dicen algo interesante?

  2. Diógenes

     /  9 febrero 2019

    Supongo que la edad y el eceso de vino vaciando mis casas me pasan factura,y lo que hasta ahora esra perfecto pues cual documenr¡tal de bichos permitía la caza indiscriminada de mis neuronas debilitadas jajaja me desconcierta hoy día….podría explicar , si se atreve o tiene la sapiencia necesaria algún miembro de la casta a definir democracia, estado de derecho…. y atestiguarlo con ejemplos extractados de forma directa de laconstitución, la ley electoral…. explicar los pactos y el consenso, explicar por ejemplo porque se permiten definir a “gente… jajaja” cuando deberían sus recaderos, explicar porque se autodenominan Barones jajaj…. en el fondo podrían hacerlo… país más inculto en lo político jajaja

    Saludos,
    Diógenes

A %d blogueros les gusta esto: