Los que mataron a Alan Turing

Imitation_Game

Imitation Game (Descifrando el enigma) es una película que narra la historia de Alan Turing, un genio de las matemáticas, criptógrafo excepcional, uno de los máximos creadores de la ciencia de la computación y, gracias a eso, el que logró acortar la Segunda Guerra mundial (1939-1945), evitando varios millones de víctimas más. Lejos de ser ensalzado por su esfuerzo, recibió un trato infame de su país. Este texto contiene spoilers de la película, si se puede calificar así a los datos sobre una persona real de la que existe amplia documentación.

Turing nació en Londres en 1912 y murió en el condado de Cheshire en 1954, a los 41 años. Una mente prodigiosa que en su corta vida nos dejó grandes hallazgos: desde la noción de inteligencia artificial a ese gran hito que fuera la que se llamó Máquina de Turing. Un computador en toda regla que, con el trabajo de muchos… e impedimentos de otros, logró descifrar el Código Enigma, utilizado por los nazis alemanes en la contienda.

La película del noruego Morten Tyldum, interpretada magistralmente por el actor británico Benedict Cumberbatch, narra la vida de Turing en al menos tres momentos cruciales, desde la adolescencia a su muerte prematura. Y muestra su complejo carácter, lógico, racional y brillante, aplastantemente seguro de sus criterios científicos e inseguro de su personalidad, atormentado, solitario.

Alan Turing era homosexual. Esas mentes mostrencas, con poder, que siempre quieren detener el progreso encontraron en esa circunstancia su talón de Aquiles. Primero, habían intentando acusarle de espionaje. Un robo en su casa desencadena que llegue a conocerse su opción sexual y era, ay, la que Inglaterra penaba aún en 1952. Fue sometido, como condena, a castración química y murió al comer una manzana con cianuro en lo que ha sido considerado un suicidio. Aunque algunos lo cuestionan, lo cierto es que esos duros avatares le habían supuesto ya, a la hora de su muerte, una seria mutilación como ser humano.

La historia, conocida, muestra la evolución de esta tragedia. Cierto que, como se dice, con algunas licencias. No fue el único inventor de los computadores, intervinieron muchas más personas en la proeza, pero sí sirve, en mi opinión, para divulgar el personaje, con esas claves eternas que lo trascienden. Es reseñable destacar también –aunque eso como es lógico no sea imputable al director de la película-  que la figura de Turing recibió finalmente un trato de favor que miles de homosexuales maltratados en el Reino Unido no obtuvieron.  Gordon Brown formuló una disculpa pública y la reina Isabel le concedió un indulto póstumo, pese a la oposición de David Cameron, el actual mandatario que se negó. Turing llevaba décadas muerto.

Pero sí vemos las pasiones de Turing, la mecánica de su raciocinio, sus logros científicos que venían a corroborar las ideas que los alentaban como un triunfo. El que durante 50 años fuera materia reservada la gran hazaña que logró interceptar los códigos alemanes en la Guerra y decidir el signo de la contienda. Sus dudas personales. Su perplejidad. Una vida excepcional, la de un ser que pasó dejando trascendentales aportaciones. Y que truncó la misma irracionalidad de toda la vida.

Siempre están al acecho para cortar y reprimir… y lucrarse. Para cortar las alas de cualquiera que vuele mientras ellos se hunden en las pocilgas. Para llevar a la hoguera al diferente, con mucho mayor placer si la víctima les supera con creces. Nunca se fueron. Ahí siguen. Escribiendo el manual de la intolerancia que obligó a perder grandes hallazgos desde la Antigüedad. ¿Qué más hubiera hecho Turing de haber vivido 30 o 40 años más?

THE IMITATION GAME

Benedict Cumberbatch es un actor excepcional. Uno de los más requeridos en la actualidad desde el enorme éxito de la serie sobre Sherlock Holmes que protagonizó. A su lado, entre otros, Keira Knightley, en un personaje que brinda la oportunidad de evidenciar otra vieja injusticia: el trato recibido por las mujeres a las que en esa época (reciente) no se creía capaces ni de resolver en un crucigrama.

¿Cuánto ha cambiado la discriminación por la intolerancia de tanto obtuso mediocre?  Ésa es pregunta clave sobre la que habría de actuarse. Entretanto se perpetúan los viejos esquemas. Más aún, diría que se están acrecentando.

Sin embargo, llena y esponja – a mí me pasa- que hayan existido y existan personas como Turing. Es algo que las cucarachas de todos los tiempos no han logrado impedir.

Si es que van provocando…

Las funcionarias culpan del escándalo sexual en Madrid I a la Ley de Igualdad“. Aclaran que, desde su aplicación, hombres (con pene, con lujurioso cerebro, en clara competencia desleal) pueden estar en contacto con las presas. Hábrase visto.

Transgénicos y hormonar a los pollos causan calvicie y homosexualidad. Evo Morales, Presidente de Bolivia, dixit. De hecho, aclara, “en Europa casi todos son calvos por lo que comen”.

Muchos psicólogos, muchos psiquiatras, han demostrado que no hay relación entre celibato y pederastia, pero muchos otros han demostrado, y me han dicho recientemente, que hay relación entre homosexualidad y pederastia”. Cardenal Bertoni, secretario de Estado del Vaticano, en comunicación constante con “muchos” psicológos y psiquiátras.

Los terremotos son culpa de la impudicia de las mujeres. “Muchas mujeres no se visten recatadamente… llevan a hombres jóvenes por el mal camino, corrompen su castidad y diseminan el adulterio en la sociedad, lo que, en consecuencia, aumenta los terremotos”. Lo dijo un clérigo iraní:  Hojatoleslam Kazem.

“Eyjafjallajökull es un castigo de Dios por aprobar la reforma sanitaria“. Rush Limbaugh, polémico locutor, y lider republicano. “Creo que la Tierra se está abriendo. Dios ha respondido. Dios está castigando a Europa por el proyecto de ley de atención de salud en Estados Unidos.”, explicó. Poca puntería tiene este dios que se ha saltado de un plumazo el Atlántico.

“La causa de que los niños (perdón, los menores) sean hoy problemáticos es que esta sociedad alienta su prematura sexualidad. Luego no es de extrañar que haya pederastia y violaciones”. Ángela Vallvey, escritora y comentarista de La Razón, en Telemadrid. “España no es como otros países, Afganistán, por ejemplo, donde las niñas se casan a los 5 años”, añadió con un par de ovarios, reprobrando la lascivia de esas criaturas afganas que van tan contentas y tan libres al matrimonio con hombres que podría ser sus padres y sus abuelos, y que las van a tener como reinas.

Enterrar a los muertos, ley de Memoria Histórica, procesamiento de Garzón ¿quién tiene la culpa?  “Si hemos de atender a lo que dicen los parientes de los muertos, el Gobierno ha hecho muy poco. Quizá por eso algunos deudos fueron a llamar a la puerta de Baltasar Garzón, quien, creyéndose competente para el caso, acabó por meterse en un lío de incierto destino”. Joaquín Leguina, socialista resentido sin cargo.

 “En cualquier caso, ha quedado bien claro que en los dos bandos se practicó una enfurecida “limpieza étnica”, sentencia Leguina “equidistaní”. ¿La derecha española es heredera y añorante del franquismo?  “¿O sea, que casi la mitad de los votantes españoles prefieren el franquismo? No sé si los ideólogos que sostienen tal mensaje y tal barbaridad, son conscientes del disparate que perpetran con este tipo de propaganda sectaria“, sigue diciendo Leguina para concluir que todos aquellos que no piensan como él carecen de rigor intelectual.

 Tras todas estas teorías suficienteme probadas y avaladas por datos, con referencia documentada de los mismos, no me queda más que pensar que la culpa siempre es de los otros que van provocando. Hasta los pollos provocan ¡Quién lo diría!

Pero no termino de saber si los terremotos y erupciones son culpa de las mujeres iraníes o de la reforma sanitaria de Obama. O de la perniciosa sexualidad. Aunque no tengo claro si obecede al desenfreno de las niñas afganas, a la “condición humana” de los funcionarios de prisiones masculinos, a la Ministra Aído, a los calvos, o a los pollos de criadero.  La Guerra Civil fue, seguro, culpa de Zapatero, y la puesta a flote de posturas ideológicas extremas, de los asesinados que yacen en las cunetas. Hartos de provocaciones estamos.

(Por cierto, aquí mapa de todas las manifestaciones -en España y fuera de ella- “contra la impunidad del franquismo”)

Actualización:

Aconsejado por Víctor. Antonio Elorza en El País:

Los auténticos muertos vivientes del día son las organizaciones fascistas que plantearon las querellas y seguirán obrando así, sirviéndose de las complicidades en el seno del Estado de derecho. Su resurrección ha sido además posible por la supervivencia larvada de una mentalidad filofranquista que ahora encuentra la posibilidad de repuntar, nada menos que rehabilitar un genocidio y eliminando a quien pretendió hacer justicia sobre el mismo.

Artículo completo sin desperdicio.

Actualización:

Apoyo a Garzón. Quienes susbriben Solidaridad con Garzón. Los principales medios internacionales (New York Times, The Guardian, Financial Times, The Economist….).   La ONU y 26 Estados (EEUU entre ellos) que han firmado una declaración de apoyo a Garzón.        

 En contra: Falange, Manos Limpias, Libertad e Indentidad. A favor de  que “todo el mundo sea igual ante la Ley”¿en especial Garzón? PP y medios afines. Y el Wall Street Journal de Murdoch.

A %d blogueros les gusta esto: