El mal de los mercados locos

Cerebro afectado

En 1986 se detectó en las vacas por primera vez una extraña enfermedad a la que llamaron “encefalopatía espongiforme bovina” que, justo una década después (1996), pasaría a los humanos. Ahora, evidentemente, ha llegado a todo el sistema social, económico y político en el que vivimos.

El primer síntoma que se advirtió en las vacas enfermas fue… la inestabilidad. Los animales se mostraban nerviosos, temblaban y se desplomaban. Se levantaban, volvían a caer. Estaban definitivamente locos. Exactamente igual que sucede con los mercados ahora.

Los científicos averiguaron entonces que el cerebro de las vacas se había poblado de… burbujas –de ahí lo de espongiforme y que esas burbujas les llevaban a la muerte. Nuestro sistema social también viene padeciendo de burbujas en cascada imparable: punto.com, inmobiliaria, alimentaria, energética, financiera, de los periódicos, de la industria musical, de la diversión. Y se alude a ellas “como causa” cuando en realidad  son “síntoma“, efecto. La causa es otra. Así sucedía también en el mal de las vacas locas.

En las vacas, los científicos buscaban un agente externo, un virus, una bacteria, una enfermedad hereditaria degenerativa: “el culpable“.  Alguien de fuera a quien detener a manos de la Guardia Civil. Y hallaron a esos “culpables”: los priones. No venían de parte alguna: estaban dentro. Proteínas que formaban parte del propio sistema pero que actuaban en su contra, destruyéndolo (costó mucho dar con ellos porque no eran detectados como agentes anómalos). Los especuladores, agencias de calificación, bolsas de valores, medios informativos neoliberales (casi todos), cumplen también una función. Son patógenos cuando se extiendan de forma masiva cayendo en la neurodegeneración.

¿Cómo se han modificado las proteínas originales? Teníamos una vaca muerta. ¿Cómo era posible el contagio a otros animales sin mediar virus o bacterias? el mal hubiera colapsado en la primera vaca. Pero no fue así, la vaca comía vaca (afectada por la enfermedad) para “ahorrar” en la alimentación, transgrediendo las leyes naturales de paso. Del mismo modo que los mercados enfermos comen mercados, contagiándolo todo de su mal, gracias a la desregulación neoliberal. Y los financieros siguen invadiendo nuevos sistemas, el político, el social.

 Los priones se trasmiten, se contagian. Por eso, de las vacas pasaron a los humanos con el nombre de enfermedad de Creutzfeldt-Jakob . Por eso los priones han infectado al sistema de neoliberalismo. Por eso, el mal de Grecia o Irlanda, amenaza, muy seriamente, a Portugal y España.  Los priones terminan destruyendo todo el sistema nervioso central (SNC). Y los partidos políticos que defienden el neoliberalismo son priones de la peor especie.

Ahora bien. El mal de las vacas locas no tiene remedio a causa de considerar al prión “uno de los nuestros“, no tiene tratamiento. Y, si -tras delirar, temblar y “desplomarse”- no muere sola (Grecia, Irlanda), hay que matarla. Entendido en sentido metafórico por supuesto. Aunque las mermas sufridas por los ciudadanos de estos países, los hacen casi irreconocibles como tales.

Finalmente, lo más terrible: detectada una vaca loca se mata a todo el rebaño por si ha desarrollado la enfermedad. A las vacas sanas también, que pagan un desastre que ni originaron, ni les afecta. Portugal y España están a punto de caer también, si nadie lo remedia. Todos los signos lo indican por más que mientan los políticos tratando de tranquilizarnos.

Y de todo, una evidencia en la que puede anidar una esperanza: “Los priones no producen respuesta inmune o la producen muy baja e insuficiente”. Los Cantonas, o los ATTAC, o los ciudadanos aislados con consciencia y con conciencia, no son aún bastantes para dar la batalla al mal. Pero el mal nos invade en dimensiones aterradoras. El sistema está padeciendo una enfermedad neurodegenerativa: la “encefalopatía espongiforme mercantil”. Ya bailamos y temblamos a su son. ¿Hasta cuando? Mata. Masivamente. Sólo le venceremos actuando. Masivamente.

 (Es una teoría, claro, pero espantosamente verosimil. Gracias a quien me proporciona tan ricas y rompedoras conversaciones)

Mas argumentos en Cuarto Poder: contraccando

Si es que van provocando…

Las funcionarias culpan del escándalo sexual en Madrid I a la Ley de Igualdad“. Aclaran que, desde su aplicación, hombres (con pene, con lujurioso cerebro, en clara competencia desleal) pueden estar en contacto con las presas. Hábrase visto.

Transgénicos y hormonar a los pollos causan calvicie y homosexualidad. Evo Morales, Presidente de Bolivia, dixit. De hecho, aclara, “en Europa casi todos son calvos por lo que comen”.

Muchos psicólogos, muchos psiquiatras, han demostrado que no hay relación entre celibato y pederastia, pero muchos otros han demostrado, y me han dicho recientemente, que hay relación entre homosexualidad y pederastia”. Cardenal Bertoni, secretario de Estado del Vaticano, en comunicación constante con “muchos” psicológos y psiquiátras.

Los terremotos son culpa de la impudicia de las mujeres. “Muchas mujeres no se visten recatadamente… llevan a hombres jóvenes por el mal camino, corrompen su castidad y diseminan el adulterio en la sociedad, lo que, en consecuencia, aumenta los terremotos”. Lo dijo un clérigo iraní:  Hojatoleslam Kazem.

“Eyjafjallajökull es un castigo de Dios por aprobar la reforma sanitaria“. Rush Limbaugh, polémico locutor, y lider republicano. “Creo que la Tierra se está abriendo. Dios ha respondido. Dios está castigando a Europa por el proyecto de ley de atención de salud en Estados Unidos.”, explicó. Poca puntería tiene este dios que se ha saltado de un plumazo el Atlántico.

“La causa de que los niños (perdón, los menores) sean hoy problemáticos es que esta sociedad alienta su prematura sexualidad. Luego no es de extrañar que haya pederastia y violaciones”. Ángela Vallvey, escritora y comentarista de La Razón, en Telemadrid. “España no es como otros países, Afganistán, por ejemplo, donde las niñas se casan a los 5 años”, añadió con un par de ovarios, reprobrando la lascivia de esas criaturas afganas que van tan contentas y tan libres al matrimonio con hombres que podría ser sus padres y sus abuelos, y que las van a tener como reinas.

Enterrar a los muertos, ley de Memoria Histórica, procesamiento de Garzón ¿quién tiene la culpa?  “Si hemos de atender a lo que dicen los parientes de los muertos, el Gobierno ha hecho muy poco. Quizá por eso algunos deudos fueron a llamar a la puerta de Baltasar Garzón, quien, creyéndose competente para el caso, acabó por meterse en un lío de incierto destino”. Joaquín Leguina, socialista resentido sin cargo.

 “En cualquier caso, ha quedado bien claro que en los dos bandos se practicó una enfurecida “limpieza étnica”, sentencia Leguina “equidistaní”. ¿La derecha española es heredera y añorante del franquismo?  “¿O sea, que casi la mitad de los votantes españoles prefieren el franquismo? No sé si los ideólogos que sostienen tal mensaje y tal barbaridad, son conscientes del disparate que perpetran con este tipo de propaganda sectaria“, sigue diciendo Leguina para concluir que todos aquellos que no piensan como él carecen de rigor intelectual.

 Tras todas estas teorías suficienteme probadas y avaladas por datos, con referencia documentada de los mismos, no me queda más que pensar que la culpa siempre es de los otros que van provocando. Hasta los pollos provocan ¡Quién lo diría!

Pero no termino de saber si los terremotos y erupciones son culpa de las mujeres iraníes o de la reforma sanitaria de Obama. O de la perniciosa sexualidad. Aunque no tengo claro si obecede al desenfreno de las niñas afganas, a la “condición humana” de los funcionarios de prisiones masculinos, a la Ministra Aído, a los calvos, o a los pollos de criadero.  La Guerra Civil fue, seguro, culpa de Zapatero, y la puesta a flote de posturas ideológicas extremas, de los asesinados que yacen en las cunetas. Hartos de provocaciones estamos.

(Por cierto, aquí mapa de todas las manifestaciones -en España y fuera de ella- “contra la impunidad del franquismo”)

Actualización:

Aconsejado por Víctor. Antonio Elorza en El País:

Los auténticos muertos vivientes del día son las organizaciones fascistas que plantearon las querellas y seguirán obrando así, sirviéndose de las complicidades en el seno del Estado de derecho. Su resurrección ha sido además posible por la supervivencia larvada de una mentalidad filofranquista que ahora encuentra la posibilidad de repuntar, nada menos que rehabilitar un genocidio y eliminando a quien pretendió hacer justicia sobre el mismo.

Artículo completo sin desperdicio.

Actualización:

Apoyo a Garzón. Quienes susbriben Solidaridad con Garzón. Los principales medios internacionales (New York Times, The Guardian, Financial Times, The Economist….).   La ONU y 26 Estados (EEUU entre ellos) que han firmado una declaración de apoyo a Garzón.        

 En contra: Falange, Manos Limpias, Libertad e Indentidad. A favor de  que “todo el mundo sea igual ante la Ley”¿en especial Garzón? PP y medios afines. Y el Wall Street Journal de Murdoch.

A %d blogueros les gusta esto: