La democracia en caída libre

Vivimos en un mundo en el que la guerra asesina ciudadanos con gases neurotóxicos, como ha ocurrido en Siria según certifican Médicos Sin Fronteras. No le quita hierro que ocurriera antes, allí probablemente y en otros lugares. Un conflicto que se inició como revuelta popular ante la tiranía de Al Assad y que derivó en enfrentamiento civil. Una conjura premeditada en opiniones que tildan de ingenua la explicación más evidente. Sea como sea en este complejo entramado de intereses y emociones, durante más de dos años la Comunidad Internacional mostró varias veces su preocupación por el conflicto, pero no hizo nada por resolverlo, ni por los miles de muertos, heridos y desplazados. Ahora –ante la gravedad de los intolerables hechos- varios gobiernos planean atacar Siria sin la ONU, dado que la ONU –para nuestro mal- es absolutamente inoperante. Como les parezca. Lo peor es que desde hace tiempo no hay diplomacia, ni juicios, ni presiones económicas disuasorias de quien puede ejercerlas, ni se cierra el grifo al gran negocio que surte armamento, solo se opta por las bombas. En ese mundo vivimos.

Perplejos nos quedamos –algunos- al ver cómo no se considera golpe de Estado a un levantamiento armado del ejército contra un gobierno salido de las urnas, el de Egipto. Ese ejército masacra a la parte de su pueblo que ideológicamente no le gusta, aunque comparta con ella postulados religiosos. Y no se puede intervenir –ni retirando subvenciones de gobiernos extranjeros por lo menos- dado el tinglado que mantienen, como parte fundamental de la economía egipcia,  esas fuerzas armadas con grandes empresas privadas norteamericanas. Y mientras la sangre inunda de nuevo las calles de la destrozada primavera árabe, sale de la cárcel el dictador Mubarak, para que no quepan dudas.

Un mundo en el que el gobierno de EEUU –el país más poderoso aún- espía a otros gobiernos y ciudadanos impunemente. Más aún, con ayudas. La persecución de Edward Snowden, a la que varios países prestaron apoyo fuera de las leyes, resulta muy ilustrativa. El gran delito del espía informático fue –recordemos- divulgar los programas “de vigilancia” de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense que transita por las vidas de cualquiera –en su país y fuera de él- con total soltura. Estamos todos a la intemperie. Menos mal, por cierto, que esto sucede teniendo en la Casa Blanca nada menos que un Premio Nóbel de la Paz. Todo un síntoma.

Todos parecen espiar a todos. Que los ciudadanos se enteren de los tejemanejes, la información, se considera un atentado a la Seguridad, y bien que lo viven en sus carnes Manning y Assange. Agentes de la Inteligencia británica entran en un periódico, The Guardian, a borrar discos duros. Retienen al novio de un periodista como coacción. Todo esto está pasando. Y en la antigua potencia rival -Rusia como cabeza- se puede llegar a pagar con la vida informar y a palos o en ocultamiento la orientación sexual no considerada ortodoxa.

En Europa andamos dilucidando si es lícito y positivo que Alemania nos lleve a todos al pairo. Mientras, su insostenible burocracia no hace otra cosa que emitir comunicados de preocupacióntambién –la eternamente “concerned” UE- ante graves hechos sobre los que debería tomar postura eficaz.

Lo de España es de nota. Siempre significando la diferencia de la caspa pegada a nuestras raíces. Estamos contemplando cómo el presidente se prepara para el curso político y segunda parte de su mandato. Es el mismo que ha elevado la deuda pública como nadie lo hizo en un siglo y aspira -en sus siempre incumplidas promesas-a dejar el paro en 2016 “solo” en un 25 % cuando lo cogió en un insostenible 22,80%. El que ha propiciado el destrozo de la sanidad pública cambiando por completo el modelo lo que puede tener consecuencias de muy difícil reversión. O de la educación. O el que ofrece a científicos y jóvenes la patada en el trasero para que se vayan de España como horizonte profesional y de vida. Y es, por encima aún de ese desastre, el que preside un partido enfangado, a cuyas escaramuzas asistimos como si fueran algo normal. Incluso en este mundo corrompido que vivimos, en muchos otros países Mariano Rajoy estaría fuera del gobierno y su partido obligado a enfrentarse de nuevo a las urnas. En cambio, lo vemos afrontar el futuro como si nada de lo sucedido fuera con él, o con ellos.

No hablemos ya del renacer de la moda franquista –brazos en alto, aguiluchos, loas municipales a los asesinatos de la dictadura- tildados de gracieta. En esa deriva dislocada hacia la ultraderecha un alto cargo del partido en el poder dice  las consecuencias de la  República condujeron a un millón de muertos” y a estas horas sigue en activo. También andan por Europa en similares aficiones a pesar del recuerdo de en qué desembocaron tales prácticas. Estamos tolerando más allá de lo tolerable, mucho más allá.

Suele recordarse como un hito que, en 1972, el presidente de Estados Unidos, Richard Nixon se vio obligado a dimitir por el escándalo Watergate. Por una trama de espionaje y también de corrupción económica. Claro que lo negó previamente. Y se resistió. Y cesó y persiguió a quienes pretendían esclarecer la verdad, por todos los métodos a su alcance. Legales y sucios. Por mucho más, hoy todo está aparentemente tranquilo. En EEUU, en Rusia, en Europa y varios de sus países, en la España del PP.  Un cisco descomunal sin consecuencias.

La diferencia básica entre aquella época y ésta es la sociedad que muestra tan pocos escrúpulos hacia la perversión de la democracia. Si ha aparcado su dignidad, la lógica impele al menos a obrar por egoísmo. En su suprema comodidad e ignorancia no calcula las secuelas que puede tener su actitud.  Cuando su infantilidad haya de enfrentarse a días muy duros. Las protestas en la calle de los setenta en cambio marcaron época. También hubo entonces objetivos comunes, “ingenuos” y algo más descontaminados de visceralidad ideológica.

La segunda, la comunicación masiva con masivos mensajes idénticos. Apenas independiente –particularmente en España- desinforma y surte las ideas que convienen al poder del que participa. Puede que esa ciudadanía amorfa y sumisa sea el resultado del trabajo ejercido por los medios pero cada individuo debería tenerse en más estima y buscar la realidad. Lo que le afecta a él y al bien común. Bernstein y Woodward, los periodistas del Washington Post se encontraron con enormes dificultades para llevar a cabo su trabajo pero finalmente contaron con el decisivo visto bueno de sus jefes. Hoy su periódico acaba de ser vendidos para darle un cambio bien moderno. Gran parte de los restantes en el mundo entero se enfrentan a crisis y créditos que anteponen al ejercicio del periodismo. Eso en el mejor de los casos, la manipulación deliberada es patente en algunos casos españoles.

Pero por encima de todo en el Watergate fue determinante el valor de personas con poder ejecutivo. Jueces, como John Sirica, que no se dejaron sobornar ni intimidar. Que tomaban el relevo de la dignidad cuando Nixon sacrificaba al colega molesto. Y, desde luego, políticos incluso del Partido Republicano que investigaron a fondo en el Senado qué había ocurrido y exigieron responsabilidades. ¿Dónde están hoy en parte alguna cargos con esa actitud? ¿Dónde están en España? ¿Puede ser cierto que todos avalen lo que está ocurriendo?

No hay excusas para lo que nos sucede. Ninguna. Sobre las ruinas de la democracia solo anidará la barbarie.

*Publicado en eldiario.es

“Todos los políticos son iguales”

Esta mañana al despertarme he conectado -como suelo hacer-, la radio y, al no encontrarme en la zona habitual, han salido emisoras para mí desconocidas. En una tertulia –y al hablar de los casos de corrupción que salpican al PP- decían: “todos los hacen”. También entre algunos de mis amigos cunde la frase: “todos los políticos son iguales”. Me sorprende porque no solían prodigar esas afirmaciones. Puede ser la edad. El desencanto. La experiencia. La mayor parte de la población piensa exactamente lo mismo e incluso lo expresa en las encuestas del CIS: en torno al 70% dicen siempre que los políticos sólo piensan en sus intereses. Muy desprestigiada está la casta de nuestros representantes y gestores, pidiendo a gritos una regeneración, pero yo mantengo que “unos son menos iguales que iguales que otros”. ¿Son todas las enfermeras iguales? ¿los médicos? ¿los taxistas? ¿los chinos? ¿los españoles? Cuando a mí me dicen que todos los periodistas somos iguales me enervo.

La ciudadanía responde de manual a una estrategia calculada: esparcir mierda, fabricarla y sacudirse el excedente, acusar a otros de los propios errores, para que en el río revuelto se atenuen responsabilidades: “todos lo hacen”. Ya.

En mi último libro barajé una exhaustiva documentación recogida durante años. Si nos atenemos al festín de la corrupción urbanística, decidí no incluir los casos porque, dada su abundancia, iban a quedar desfasados, pero conservo un registro de buena parte de ellos. Por eso, escribí: “Los casos del PP casi triplican los del PSOE y son por cantidades mucho más abultadas, y a Izquierda Unida apenas se la ha acusado de un par de asuntos. El suspenso a la ética de todos ellos, del primero al último, es la misma”. Pero hay que reconocer que unos partidos cosechaban en ese punto más suspensos que otros.

Ahora bien, hace falta desfachatez, tras cómo se ha saldado en Valencia el caso Camps, salir con que se ataca al Estado de Derecho por mentar a la Fiscalía, y acusar al gobierno del PSOE de usarla con fines partidistas. Eso, por sí sólo, enciende la sangre. Pero ¿ha olvidado el PP a su ínclito Fungairiño? Entonces no estábamos hablando únicamente de bulos malintencionados: Eduardo Fungairiño fue expedientado -y sería en efecto sancionado, junto a otros fiscales de la Audiencia Nacional-, por faltar al deber de imparcialidad al ocultar al Juez el resultado de una investigación que exculpaba a un sospechoso de haber participado en el atentado sufrido años atrás por el entonces jefe de la oposición José María Aznar.

Una de las tareas más urgentes en España es separar realmente los poderes que tradicionalmente definen la democracia, el Estado de Derecho. No se pueden seguir eligiendo cargos de la carrera judicial según cupos de ideología política. Mal siempre cuando los gobiernos utilizan a jueces y fiscales, mal siempre, incluso en Valencia, pero usemos, por favor, las proporciones al medir.

De Cospedal denuncia escuchas ilegales a dirigentes del PP. ¿Después de lo sucedido con los espías de la Comunidad de Madrid? La Secretaria General del PP lo hace, eso sí, sin pruebas.

Me ha venido una palabra a la mente por todas estas actuaciones:

Cinismo.

(Del lat. cynismus, y este del gr. κυνισμός).

1. m. Desvergüenza en el mentir o en la defensa y práctica de acciones o doctrinas vituperables.

2. m. Impudencia, obscenidad descarada.

3. m. Doctrina de los cínicos (‖ pertenecientes a la escuela de los discípulos de Sócrates).

Y otra me bulle sin cesar: patriotismo.

Os hablé de ello en otra entrada: A finales de Abril, Rajoy se fue a la capital de Polonia para perfilar con otros lideres de la derecha -entre ellos 13 Jefes de Estado y de gobierno y el Presidente de la Comisión Europea, Durao Barroso-, las estrategias para las elecciones europeas. Le permitieron expresarse únicamente durante 2 minutos, únicamente dos minutos. Y los aprovechó a conciencia: para plantear un panorama desolador de la economía… española.

Rajoy habló del “descontrolado” gasto público, del número de parados. Sin ninguna autocrítica a sus propias responsabilidades en la gestión anterior. Como suele hacer Aznar, salió de España con el único objetivo de criticar al gobierno español. Algo que no suelen practicar otros políticos europeos. Ni de ningún país serio. Obama está desmantelando la política de Bush pero ¿le ha oído alguien decir una palabra en su contra dentro o fuera de EEUU?

La última hazaña del líder conservador ha sido asustar a los españoles en un vídeo en el que, muy campechano, anunciaba que se iba de vacaciones, y que, a su regreso, iba a ver de endereza la política económica porque “éste nos va a meter “en un corralito”, aludiendo a la retención de los ahorros particulares de Argentina y llamando “éste”, al presidente del Gobierno de España. ¿Todos los políticos son iguales? “Yo o el caos”, sólo lo dice el modelo Bush.

Pero no nos ha explicado que opone al caos. Lo sabe. Pero no lo ha contado. El PP le debería ser exigido que explícitara qué va a hacer con el despido, los sueldos , el gasto social y las pensiones cuando la desmemoria española le lleve al gobierno. Se deducen muchas cosas de sus actuaciones y declaraciones, pero debería manifestarlo claramente.

El “todos son iguales” y “todos lo hacen” es, como digo, el resultado de una estrategia calculada que beneficia a quien más infringe las normas. Ha calado sin embargo. La política española precisa regeneración, otro nivel. Va en camino opuesto. Pero nosotros deberíamos exigirlo. Yo lo hago. Y ahora, como Rajoy, aplazo los problemas que estoy de vacaciones. Sólo que yo no cobro por representar a la sociedad. Ni dejo a mis validos para que cumplan consignas.

Actualización 7 de agosto

   Gran revuelo por las acusaciones de Dolores de Cospedal, Secretaria General del PP,  quien llegó a decir que España vive hoy bajo «un Estado policial» y responsabilizó de ello al Gobierno por, según dijo, «utilizar» de forma partidista «a la Fiscalía General, a la Policía judicial, a los servicios del Ministerio del Interior y al CNI». (Copio los entrecomillados de El Mundo).  Todos los afectados por estas acusaciones -de las que no ha aportado prueba alguna- han protestado enérgicamante. No usan las hemerotecas. De Cospedal, recién nombrado ya rechazó la sentencia del 11M y toda la investigación policial y judicial.

   Pero alguien le apoya. El portavoz del PP de Baleares, Carlos Simarro, considera  también que el PP está siendo injustamente perseguido y pone como ejemplo “algunas actuaciones de la Policía y de la Fiscalía en las islas, con la detención de miembros de su partido”.

Es tremendamente injusto, cometen presuntos delitos -que en Baleares son un clamor por cierto- y van y les detienen. ¡Adónde vamos a llegar!

Espías

espia

Hay un supramundo que parece existir al margen de la ley y que se infiltra, con más intensidad de la que creemos, entre los cimientos básicos que nos sustentan. Un ejército -muchos ejércitos-, paralelo y en la sombra que, sin embargo, está dando muestras de desintegración. Por lo peor que –para sí mismo- puede mostrar el espionaje: la notoriedad. (Y nada edificante).

Me despedí anoche con harto dolor de Stieg Larsson que no escribirá más. Tres libros para -con lenguaje de imán- denunciar disfunciones y corrupciones de esta “hermosa” sociedad que hemos formado. El último va directo a la yugular de los servicios secretos, la llamada –nunca he sabido por qué- Inteligencia. Hasta desliza la sospecha de que fuera este servicio –una cápsula, por supuesto- el autor del nunca aclarado asesinato del primer ministro socialdemócrata Olof Palme en 1986.

Los espías se enseñorean de las noticias estos días. Los datos privados del Jefe de los espías británicos, publicados en Facebook por su esposa. Expedientes olvidados, chapuza sin fin. España no se queda atrás. La máxima autoridad, Alberto Saínz, pillada en ostentosos gastos privados a cargo del departamento, pero denunciado –a un medio informativo- por su personal. Saínz que pretende hacer purga y expulsar a 60 de sus subordinados. Estimable cifra que no habla precisamente bien del funcionamiento de los servicios secretos españoles.

En un ámbito más privado o semiprivado –sin emplear la excusa de la seguridad nacional-, Berlusconi espía al G8, el magnate de la prensa Murdoch a políticos y famosos. La dictadura cubana utilizando la acusación de espionaje como argumento de purga. Corren los espías por la Comunidad de Madrid en litigios de partido, denunciados también desde dentro de sus filas. El tesorero acusado del PP, arrampla con papeles comprometedores hurtados.

Y la película hecha realidad: el infecto Cheney, de la infecta etapa Bush, oculta un plan antiterrorista al Congreso para capturar y matar a supuestos miembros de Al Qaeda, sin juicio ni nada que se le parezca.

La airada tesis de Larsson es que el espionaje –de altos vuelos y de andar por casa- puede terminar por vivir al margen de la ley y sin control, algo que no puede permitir un sistema democrático. Es una de las tantas excepciones que socavan la enferma estructura de nuestra sociedad.

Mirar, escuchar, trampear, para hacer presión, chantaje y daño. En el que algunos de mis lectores –por lo que he visto- llaman mi mundo utópico -que sí busca, al menos, la claridad-, sería uno de los principales males a erradicar. Termitas imperceptibles, cada vez más chapuceras, más impunes, que comen el caballo de Troya al que nos han trasladado a vivir, pero a es a nosotros, a la sociedad, a quienes piensan asaltarnos.

A %d blogueros les gusta esto: