La alcaldesa repudiada y el Antiguo Régimen en la trinchera

rita-rajoy-fabra-arenas

González Pons, Carlos Fabra, Mariano Rajoy, Rita Barberá y Javier Arenas- PPCV

Probablemente Rita Barberá nunca entendió que su forma de gestión política fuera punible. En su concepción del poder local –y se apreciaba de forma nítida en sus declaraciones- era normal recibir regalos lujosos, confundir la caja del dinero de todos con la del partido o la personal, saltarse convencionalismos –es decir, reglas y trámites-. Una alcaldesa típica del antiguo régimen.  De amiguismos, nepotismos y conchabeos; de cortijo, en una palabra. Alma del PP valenciano que ya ha sido calificado como uno de los especímenes más corruptos que se conocen en Europa. A expensas siempre de dilucidad ese título con los populares de la Comunidad de Madrid.

Se le agradecen las grandes obras, muchas de ellas inútiles y un agujero negro para el erario, y hasta hemos oído lamentar que no consiguiera hundir El Cabanyal por la oposición ciudadana. Colegios en barracones, con frío, entre tanto. La sanidad que para qué vamos a contar si es el cénit del deterioro en toda España, más o menos. Y aquel accidente terrible del Metro, del recorte y la desatención, que terminó casi cubierto por las alfombras extendidas para recibir al Papa. Una institución, adorada por los suyos, influyente en el PP nacional que ayudó a crear, mano poderosa para decidir líderes.

Hasta que el emplasto estalla. Y se evaporan los días de vino y rosas, coches y veleros, fiestas y fiestas. Y llegan los juicios, y pierde la alcaldía lo que la sume en la desolación: aquél qué hostia, qué hostia lleno de incredulidad.  Y aún habría de llegarle el viacrucis habitual al que el PP, como organización, somete a quienes son cazados por la justicia. La negación, la expulsión, el vacío. Del todo, al nada. Patética una de sus últimas apariciones llamando a sus compañeros –aunque la hubieran expulsado del partido- para ir a comer, cuando antes se pegaban por estar con ella. La caída en desgracia de la política sucia es lo más despiadado a lo que se puede asistir.

Si alguien dice que con Rita Barberá se acaba una forma de hacer política, se equivoca. La reacción a la muerte de esta destacada dirigente española, nos demuestra que la piña se mantiene firme defendiendo posiciones. Hemos visto a la eterna derecha echando culpas fuera con absoluta desfachatez. Y, lo más preocupante, tal acopio de conservadurismo e hipocresía en las élites varias que chirría: no se corresponde a la composición de la sociedad española. De momento, se trabaja en ello intensamente.

Han despuntado numerosos Padres Priores y Madres Superioras ordenando modales, y cuchicheando sobre actitudes y formas en una especie de corrala de vecindad. Políticos de presunto diferente signo y periodistas, también. Cuando el dolor es sincero no se pasa lista de afligidos. Se llora y punto. Como está haciendo la familia de Rita Barberá que no quiere ver hipócritas y aprovechados en el entierro, y, por si acaso, va a celebrar las honras fúnebres en la intimidad.

Se ha dado la misma importancia a la muerte de Rita Barberá que al hecho de que Unidos Podemos se haya salido del hemiciclo para no dedicarle un minuto de silencio. Tampoco hubiera costado tanto quedarse, aunque la verdad es que los ritos sobran cuando la población sufre tantas disfunciones.

Prebostes del PP andan perdiendo los papeles para arengar fidelidades en el mundo de la posverdad.  Muy antiguo régimen también, apelando a privilegios adquiridos, a intromisiones de la justicia, al no sabe usted con quién está hablando. Aunque sea con el tamiz de las “nuevas” tecnologías como Celia Villalobos que directamente afirma que a Barberá la ha matado la prensa, partidos políticos y Twitter.  El portavoz Rafael Hernando dando clases de educación y modales. Como suena, sin un gramo de pudor. Varios populares como el ex presidente del Congreso, Jesús Posada, hablando de cacería organizada. El ministro de Justicia, de Justicia, Rafael Catalá, cargando sobre otras conciencias el daño que a Barberá le han hecho las críticas que él, ministro de Justicia, de Justicia, ve injustificadas. Antiguo régimen de libro. Las esenciales fueron de los jueces, y más que críticas, fundamentos. Los desayunos de TVE contando que Barberá había declarado en el Supremo por mil pesetas que se troceaban en dos de 500 para, según decían, lavar dinero negro. Una minucia. Como los bolsos o los trajes del otro. Muere de un infarto Ritá Barbera ¿por el acoso de medios de comunicación y políticos populistas?  titulan en Diario Balear. El master en hipocresía corresponde a El País que titula “Barberá, un “referente del PP” para ‘El País’ en castellano y “vinculada a la corrupción” en su edición en inglés.

El coro de voceros oficiosos del sector mediático, en fin, obsesionados con el no minuto de silencio de Unidos Podemos. Alguien ha dicho, con razón, que si la crítica y aún más la calumnia matasen, no quedaría nadie en pie de Podemos. Los puñales cercanos duelen mucho más y Rita Barberá conoció bien de cerca los que desenvainan los suyos.

Ahí están todos. Dando lecciones. Mandando callar que parece ser la labor que entiende fundamental la presidenta del Congreso Ana Pastor. Mandando llorar también. Aquí permanecen, en el intento de formatear a la sociedad, a toda la sociedad, a su modelo de ritos, disimulos, trampas y privilegios. El antiguo régimen se atrinchera, como si nada hubiera cambiado.

*Publicado en ctxt.es

 

Anuncios

4 comentarios

  1. unsui

     /  25 noviembre 2016

    Me gustaría ver la reacción de los partidos políticos de las buenas maneras si Rita, con su bagaje de obras mastodónticas e inútiles, con el agujero que su dispendio ha generado en el ayuntamiento de Valencia hubiera sido de Podemos, por ejemplo. Me gustaría ver los comentarios del chulo-casposo de Rafael Hernando sobre el el tema.
    Lo que parece demostrar la muerte de Rita es que los que pasan a ser “apestados” en el PP posiblemente sólo lo sean de puertas afueras. La actitud de que “parezca que”

  2. Paco

     /  25 noviembre 2016

    Sic transit gloria mundi. Siento que haya muerto por el repudio de los suyos. Por una vez estoy de acuerdo con Aznar. No ha sido por sus adversarios políticos y el comportamiento de la prensa. Ha sido el rechazo de aquellos a los que consideraba sus amigos y por los que dió todo hasta extremos insospechados de forma que su inmolación postrera les deja respirar.

  3. negras tormentas

     /  25 noviembre 2016

    Y en casa Ferreras, el republicano pero enamorado del VI, atizando a Pablo Iglesias, junto con todos sus tertulianos, incluído el también gran republicano Escolar, escupiendo a Podemos por el puñetero momento de silencio.
    Espero que no me anule el comentario Sra Artal.
    Gracias siempre por sus reflexiones.

  4. Miguel

     /  27 noviembre 2016

    Rita Barberá ya no “cantará”, porque los muertos no hablan. Ella es una más de los algo más de las 1000 desconocidas personas (entre las que habrá de interesantísimas) que mueren diariamente en este país y de los que seguramente muchos de ellos han dejado muchísima más huella positiva para la sociedad que la exalcaldesa y senadora y con una diferencia abismal, con ella desaparece uno de los símbolos más emblemáticos de la corrupción de este país y del PP. Una cosa que ha dejado claro este suceso y por enésima vez, es que la podredumbre, la hipocresía, la bajeza moral y la obscenidad por parte de algunos compañeros de filas de la difunta y su claca, es que la caspa, la pésima educación y sus “principios” (que avergüenzan a las personas decentes, de dentro y de fuera que si los tienen) no tiene límites.

A %d blogueros les gusta esto: