Vivir y morir sin luz en la España que no cuenta

mujer-vela-gerrit_dou_-_oude_vrouw_bij_een_kaars

Mujer con vela. Obra del pintor holandés Gerrit Dou, Siglo XVII. Siglo XVII.

Poco se sabe de Rosa, la anciana que murió en la madrugada del lunes, víctima de un incendio en Reus. Para sus vecinos era “la del 2º B” y nada más. Una vela prendió fuego en la noche y Rosa, de 81 años, se ahogó con el humo. Llevaba dos meses sin luz eléctrica. Se la había cortado Gas Natural Fenosa por impago. La indignación por el caso mueve a todos los estamentos implicados buscando responsabilidades, exigiéndolas, echándolas fuera, la diatriba habitual cuando una tragedia de estas características se hace pública. Lo cierto es que Rosa está muerta, un hecho irremediable.

Hay 5 millones de personas en parecida situación de carencia energética, personas que no pertenecen a la España de los De Guindos y las Bruselas, los Rajoy y su corte de cómplices, el PSOE copartícipe, las gestoras y los gestores. Ni de las disciplinas de voto, ni de los liderazgos excluyentes. Ni de la España de las solemnidades y el boato, ni de sus cronistas. Tampoco son llamados por la publicidad, ni por las loterías lacrimógenas y huecas, siquiera. Empiezan a formar parte de las estadísticas, eso sí. Con un número y sin historia. De las que ya señalan que se muere de pobreza en España y se vive malamente condenado a la precariedad.

Lo cuentan sin pudor. Algunas inmobiliarias, por ejemplo, en sus promociones de pisos. El resto  de los establecidos lo dan por hecho. Hay una España que funciona y otra no. A la que no, la apartan. Sobre todo que no la vean las visitas, ni los creadores de opinión manipulada.

Los datos de la gestión política de la energía como servicio público son alarmantes, escandalosos. Entre 2008 y 2014 la electricidad subió en España un 73% y un 67% el gas. Lo que llaman pobreza energética, la pobreza sin apellidos, ha incrementado su precio un 22% desde que gobierna Rajoy. El año 2014 las tres grandes eléctricas obtuvieron 7.100 millones de euros de beneficio neto, un 20,8% más que el año anterior.  Y así llevan varios años. Se calcula que durante la crisis se han llevado 56.000 millones de euros de ganancia. Se contaba en 2013 que las empresas españolas del sector duplicaban los ingresos de sus colegas en Europa

El ex ministro offshore José Manuel Soria fue una bendición para ellas. Y en consonancia  el PP se dedicó durante toda la legislatura a rechazar las iniciativas locales para proteger los servicios de las personas más vulnerables. Las que arbitraban medidas para que no se les cortara la luz, al menos durante el invierno, como sucede en otros países. Catalunya, precisamente, ha sido la más activa en tratar de evitar esta lacra. Una de sus leyes, el Decreto de Pobreza Energética del Govern,  la recurrió el gobierno y  fue anulada por el Tribunal Constitucional. La otra, surgida de una ILP (Iniciativa Legislativa Popular) de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) también fue echada abajo por el recurso del PP pero seguía en vigor la obligación de que las compañías avisen antes de cortar la luz. Gas Natural alega que la administración no le comunicó que esta persona carecía de recursos. Debió pensar que, como el resto de las más de 600.000 personas a las que se les ha cortado el suministro, se quedaban sin corriente eléctrica por amor a la aventura. Aunque no en realidad es que ni siquiera piensan en eso.

Apenas 10 días antes de la muerte de Rosa, UNESA, la patronal eléctrica demandó a la Generalitat, disconformes con las exigencias que se les requerían antes de cortar el suministro a las personas vulnerables.

Numerosos políticos han cruzado las puertas giratorias de este poderoso sector. Los expresidentes Aznar y Felipe González entre ellos. En su dorado limbo, González ha tenido a bien surgir de nuevo para menospreciar a Pedro Sánchez -por si las tentaciones- y acudir a sus clásicos, sus obsesivos ataques a Podemos. Alguien con un mínimo de sensibilidad hubiera tenido otra actitud, aunque sólo fuera por haber sido precisamente asesor remunerado de Gas Natural Fenosa.

Rosa debió sentir que entraba en un túnel negro al enfilar su vida sin corriente eléctrica.  Todos hemos experimentado qué representa cuando se produce un corte. Esto es permanente, de la mañana a la noche, día tras día. Quizás conviene recordarlo. No poder tomar nada caliente a no ser con algún tipo de cocina o infiernillo de gas. Las ONG que atienden a personas sin recursos piden desde hace años la donación de alimentos que no impliquen cocción porque muchos carecen de medios para costearlo. No poder conservar alimentos en un frigorífico. Lavarse en frío, de no disponer de agua caliente centralizada que no es lo más común. Vivir en frío. Restringir o suprimir el uso de aparatos eléctricos hasta para comunicarse con el mundo. No ver sino de día o a la luz de las velas. Despertarse en la noche y buscar a tientas la cerilla. Sin luz, sin calor. Una situación impropia de este siglo y  de un país con nuestro nivel de desarrollo.

Rosa no ha sido ni la primera ni la última víctima de la codicia consentida. Del mirar para otro lado. Hasta del dejar de ser noticia. Habrá que saber, en la búsqueda de soluciones, que fueron muchos quienes le cortaron el suministro. Quienes apagan las luces y las cocinas. No se puede apoyar o propiciar las políticas de la desigualdad, no se puede desinformar, y creerse inocentes. No se puede asistir a la injusticia sin sentido crítico, y creerse inocentes. Las lágrimas de cocodrilo resaltan la complicidad como una lupa.

*Publicado en ctxt

Anuncios

4 comentarios

  1. alternativasocull

     /  19 noviembre 2016

    Reblogueó esto en .

  2. Luzbel

     /  20 noviembre 2016

    Estas situaciones sólo tienen una salida, nacionalización del sector y encarcelamiento inmediato de consejeros y demás canalla desalmada, eso sí, que respondan con todo su patrimonio robado a la ciudadanía y que experimenten en sus carnes lo que se siente cuando no hay nada más que avaricia y afán de rapiña.

  3. Reblogueó esto en El Día a Diario.

A %d blogueros les gusta esto: