La única Patria de la derecha neoliberal es el dinero

viñeta.bandera.fitovázquez

Vivimos momentos que se dirían prebélicos, si nos atenemos a las dramáticas expresiones que arrojan los medios: desafío, reto, órdago, provocación, deslealtad, secesión, Golpe de Estado. Hay informativos que abren con declaraciones políticas de tal tenor que una persona distraída pensaría que acaba de desencadenarse la III Guerra mundial. No es que lo que está sucediendo en Catalunya y el resto del Estado no tenga su importancia, pero cuesta creer en la sinceridad de tantos dirigentes que venden a España por parcelas y a sus ciudadanos completos. Sus actos evidencian que su única Patria es el dinero.

Con plumeros como estandarte, han emprendido una de esas cruzadas habituales en nuestra historia. Como en la Edad Media, luchan por sus intereses con la financiación que aporta el populacho, en buena parte contento de seguir una bandera. Bajo ella se ocultan, sin barrer, recortes y atropellos. La paradoja hoy es que muchas personas se batirían tanto o más por los colores de su equipo de fútbol. Es necesario expresarlo con la crudeza del realismo.

Desde el principio, desde aquel día que –recién llegado Mariano Rajoy a la Moncloa- fue a verle su homónimo en Catalunya, Artur Mas, luciendo una amplia sonrisa, ha sido un duelo, una pugna de intereses y un intercambio de favores. Aquel día el President iba a por un Pacto Fiscal para presentar a sus electores y salió empapado de agua fría y sorprendido de ese trato del compañero de políticas, tan previsible por otro lado conociendo al PP. Sobre la mesa, ambos, han ido poniendo sus prendas y desnudeces y ahí siguen todos ellos: los principales responsables (Mas y Rajoy) y hasta los que pasaban algo más lejos y ven tajadas que llevarse de la bandeja y un hueco estable en la mesa.

Los réditos son claros porque hay gente a la que le enardecen estas visceralidades del presunto patriotismo. Muy útil también el temor y la ansiedad que produce el desorbitado tratamiento mediático: el miedo es el arma más poderosa de control a manos de poderes poco escrupulosos. La lucha por el voto y lo que consigue está clara.  El intercambio de favores también, parece un baile perfectamente orquestado. En este drama, o comedia, o tragedia, hasta un moribundo político como García Albiol, desahuciado por las urnas, camina con el gotero por los pasillos dando  voces. A Rajoy y Mas, también les ha revitalizado. Hablar con sensatez, parece que ni se contempla. Hasta el 20D hay tiempo. O nunca. De nuevo.

Soy de quienes preferirían que Catalunya se quedase en España, si es eso lo que quiere –que parece que sí por los votos de las últimas elecciones-. Más que nada por los muchos valores que nos aporta al conjunto.  Lo inaudito es que esas feroces hordas que odian e insultan a los catalanes quieran mantenerles en el Estado a toda costa. Es una actitud de libro inscrita en el viejo sadomasoquismo español.

Los ciudadanos de este país, de todo el Estado, sufrimos saqueo, recortes, autoritarismo, maltrato en definitiva, por parte de muchos de esos que se llenan la boca con el patriotismo. Nos están vendiendo todo nuestro patrimonio -en buena parte a dinero que tiene poco de Patria-, servicios fundamentales como la sanidad pública o la educación, la dignidad del trabajo, hasta derechos humanos se están vapuleando. Son amores muy hostiles y los exigen indisolubles. La unidad, la convivencia, no se mantiene a la fuerza.  Esgrimir la ley cuando se cambia, añade y utiliza hasta para reprimir la crítica, tampoco parece muy creíble. Cada vez que proclaman que todos somos iguales ante el imperio de la ley o invocan el Estado de Derecho, se muere una bandada de oscuras golondrinas.

En la despiadada selva de la codicia en la que vivimos, lo pragmático sería formar países grandes y fuertes para afrontar con más poder el camino. Es mejor unirse a Portugal que desmembrar España. El sur unido sería interlocutor más potente frente al norte que nos domina. Además se evitan las incomodidades, problemas y sectarismos de las fronteras. Pero, si Catalunya se fuera, seguirían estando ahí. No cortarían los límites territoriales con una motosierra y echarían la tierra andar, ni levantarían vallas para detener a los extranjeros… pobres. Casualmente es lo que está ocurriendo en varios países de Europa sin que moleste con efectividad al mando en Bruselas. Ese fascismo que se abre paso con fuerza y toda permisividad por las entrañas de este continente no genera Pactos de Estado, ni parece suponerle a la mayor parte de los medios desafíos, retos u órdagos. Con los estragos que causó en el pasado.

Pero reflexionemos un poco más sobre cuál es la Patria de los poderes económicos españoles. 34 de las empresas del IBEX35 mantienen la abultada cifra de  810 compañías filiales en paraísos fiscales, según el último informe de Oxfam-Intermon. El único fin de utilizar empresas fantasma alojadas en lugares muy permisivos con la fiscalidad es evadir impuestos en España. Con lo que ellos la quieren y lo patriotas que son y dejan de cotizar aquí 59.000 millones de euros anuales, en el cálculo de la prestigiosa ONG. 

Ahora andan también muy contentos con los “emprendedores” españoles que apuestan por colocar su sede fiscal -nada más que fiscal, las aceras nuestras las usan igual- en Delawere, EEUU. Un Estado que ofrece grandes ventajas de opacidad y que, por matar dos pájaros de un tiro, cumple los deseos de los fondos norteamericanos de tener a los clientes en territorio conocido. Bien pensado, tras la venta de Ana Botella en su etapa de alcaldesa de Madrid, de viviendas sociales a los buitres de esos fondos tampoco es que estuvieran muy faltos de cariño en nuestro suelo. 

Y si, con todo lo que está ocurriendo faltara algo por evidenciar, ahí tenemos a la UE demostrando para quién y para qué gobierna. Tras la bochornosa ejecución de Grecia en ejercicio de fuerza y constatación de cómo funciona el tinglado, se ha plegado a la codicia de las empresas despreciando la salud de las personas. Ha sido demasiado evidente aprobar que los coches diésel nos intoxiquen con el 110% más de dióxido de nitrógeno. Esta ha sido la forma de solucionar el fraude descubierto en Volkswagen y no ha pasado nada.  Ahora se añade que además emponzoñan el aire con dióxido de carbono. Algo harán las autoridades. Para tragarlo. Ya lo han insinuado: el sector emplea a muchas personas, total “solo” mueren unas 400.000 al año (16.000 en España) por la contaminación, según estimaciones ecologistas, y parece que también hemos respirado por encima de nuestras posibilidades. Reducir beneficios con motores menos perjudiciales para la salud, no es una opción. Retirar los diésel, menos. El ministro español José Manuel Soria fue uno de los primeros, si no el primero, en pedir que se tragara  ¿Por qué? ¿Y el escaso eco informativo de una noticia de tal gravedad para la salud?

Recapitulemos ¿Cuál es pues la Patria de toda esta gente?  ¿España unida? ¿La Europa de los valores y el progreso? ¿No es más cierto decir que su Patria es el dinero y el poder? Valore cada cual a quién sirve y qué defiende.

*Publicado en eldiario.es

roto.ciudadano.piensa

Anuncios
Entrada siguiente

6 comentarios

  1. CcON TODOS LOS RESPETOS PARA AQUELLOS QUE TODAVÍA SE CREEN ESO DE LAS PATRIAS, LAS BANDERAS, LAS “SACROSANTAS UNIDADES” SON TODO CONSTRUCTOS QUE SE HACEN PARA QUE LAS MASAS, COMO TOROS EMBISTAN A UN CAPOTE QUE DISTRAE DEL TORERO. SÓLO HAY INTERESES DE UNA MINORÍA QUE HA CONSEGUIDO HACERNOS CREER QUE TRABAJAN PARA NOSOTROS.
    LO QUE NO SE PUEDE NEGAR, ES QUE EL CAPOTE SIGUE SIENDO MUY EFICAZ…

  2. eva

     /  10 noviembre 2015

    Ya se echaba de menos que abordaras este asunto.
    Sin quitarle importancia, creo que la mayoría de la gente en este país está mas entretenida en cuánto tiene que pagar de luz este mes y si le queda algo para comer, después del pagar la casa.
    Estafas con coches, con gasolina, con el aislamiento de su vivienda “nueva”, estafas con los ahorros, con los seguros, las hipotecas… y es que con tanto robeteo y acojone no tiene uno tiempo para pensar en lo trascendente. Es mas, ya ni piensa, como invita el del roto.
    Aunque cuando anochece y llega uno reventado de trabajar o de buscar trabajo, y piensa en toda esa otra gente que enarbola banderas y se ofende cuando maldecimos a esos desgraciados colaboracionistas, de la gran estafa que hoy es España, reconoce en la cara de Rajoy, la misma sonrisa de Mas hace un mes.
    En fin que estos con el cuento de divide y vencerás tienen todo el “pescao vendío” para el 20D, con la ayudita “del niño la banca” paladín justiciero de la gente con pasta.

  3. Miguel

     /  10 noviembre 2015

    Para el conjunto de titiriteros y parásitos que han sido capaces de arruinar este país sin temblarles el pulso, por pura avaricia y por haber defendido y seguir defendiendo la globalización ultraliberal, no hay ninguna duda que la patria es, dinero y poder.
    Tal como esa globalización está concebida, es absolutamente contraria al patriotismo del que se les llena la boca, pues anula a los estados y su soberanía. Cuando llegue el secretísimo TIIP y colaterales equivalentes que tanto defienden nuestros patriotas, ya irán viendo, esos de a pie que no se han enterado o no quieren enterarse, de que va eso de la Europa de los valores y el progreso o lo de la España unida….la que jamás sería vencida.

  4. Patricio

     /  10 noviembre 2015

    Patricio.
    ¡Y vino MAS , más el resto descerebrados de la Cup y parió la abuela!.
    Como dijo Francois Mitterrand : Le nationalisme cést la guerre.
    Espero por el bien de Europa y de todos los ciudadanos , incluídos el 52% de los catalanes no nacionalistas, de este País que el cantamañanas de MAS no se salga con la suya.
    Cuando existe un choque de trenes , (está de moda esta frase) , hay un tren que es el que va por la vía equivocada.
    La LEY hay que cumplirla nos guste o no nos guste y más si esto que está ocurriendo en Cataluña nos puede tocar el bolsillo y los cojones.
    Buenos días a todos.

  5. Reblogueó esto en EL TÁBANO.

  1. La única Patria de la derecha neoliberal...
A %d blogueros les gusta esto: