2 + 2 = 4

Tenemos hoy butaca preferente para asistir a la declaración de Jaume Matas. El ex presidente balear comparece en el Juzgado para hacer frente a las acusaciones por 9 graves delitos y a explicar las virguerías que hizo con los exiguos ingresos que declaró para afrontar fastuosos gastos. No es la primera vez que hablamos de ello. Todavía es presunto. Casi tanto como sus colegas que hicieron de Mallorca un festín –quizás de las islas baleares si incluimos los desmanes de Ibiza-. Hasta en botes de Cola Cao, enterrados en sus jardines, han llegado a guardar el dinero robado a los ciudadanos. El dinero y sus recipientes no son presuntos, sólo hay que dilucidar de donde vinieron y adonde fueron, la mano ejecutora. Eso compete a la justicia que hace lo que hace, que este país no da para más.

La novela negra que nos fascina en papel, sucede en la realidad sin que nos conmueva mínimamente. Porque ante la realidad hay que actuar y eso da trabajo y entraña riesgos. El caso es que Mallorca no es un caso aislado. La bancarrota de ayuntamientos y comunidades autónomas nos alerta de que cómo se enriquecieron –privada y colectivamente- con la ubre de la especulación y corrupción urbanística, hoy agotada. Millones de trabajadores tuvieron con ella un empleo ficticio, a cambio de sueldos en muchos casos miserables, del paro de hoy, y de la vida regalada de un número significativo de nuestros representantes políticos. No era una novela, vaya por dios.

Pasemos a otra cosa, que es la misma. Nos asombra que en EEUU no sea un clamor el derecho de los ciudadanos a la salud, que haya costado un imperio sacar la ley adelante, y que varios estados se apresuren a tumbarla antes de entrar en vigor. Allí asumen como natural que sólo tenga asistencia sanitaria –y con ella vida incluso- quien pueda pagarlo. Aquí el PP, con la mil millonaria consorte Dolores Cospedal, dicen que “la ley de dependencia es una sangría para las autonomías”. Si ella misma enferma gravemente, tendrá a sus disposición los mejores médicos y la mejor asistencia, 3 enfermeras diarias en turnos, pero el pobre que se joda –con perdón-. Es lo que manda la libertad, la libertad de mercado. El Estado no debe injerir en asuntos particulares de toda la vida.

Pero resulta que el mercado no funciona. Que hace un año justo el G20 se propuso regenerar el capitalismo y no han hecho absolutamente nada. A quienes deciden por todos, les va bien. Y no encuentran contestación.

Volvamos a nuestra administración, a nuestros gobiernos. Con el dinero robado, con los botes de Cola Cao apretados de billetes, los palacetes, los gastos suntuosos, se pueden pagar muchos asistentes para aplicar las leyes de dependencia, o para todo lo que implica elevar el precario gasto social español, vergüenza de la Europa civilizada.

España tiene un caos organizativo en su Administración, por la que escapa en fluido caudal el dinero de todos. Otro día habrá que detenerse seriamente en ello. Pero por poner un ejemplo de hoy, tenemos que el Consejo General del Poder Judicial, ése que tiene a su cargo que la Justicia funcione, por ejemplo para que las sentencias no se eternicen, va a enviar a 14 de sus miembros a un congreso en Montevideo (Uruguay). Según informa El Mundo, se van a gastar 80.000 euros en 4 días. Y mientras hay ya 4 millones de parados. Y cada hora –estadística propia- un empresario del mundo occidental contrata a un chino por 2 euros diarios, 6 días a la semana, dejando sin empleo a uno local. La libertad de mercado, ya sabéis.

 La suma es redonda para quien se moleste en ejercer una cualidad que en los humanos es prioritaria: asimilar y relacionar conceptos.

  Ayer Felipe González volvió a alertar sobre lo que viene en una conferencia en Nueva York. Se lamenta de que “no se esté aprovechando la ocasión de la crisis para “poner un poco de orden que permita la reforma del funcionamiento del mercado financiero, que salve a la economía de mercado de implosiones sociales que en el futuro no serán contenibles como esta vez”. En este sentido, ha afirmado que no puede confiarse en la “mano invisible” de soluciona todo por si solo. “La próxima será una crisis de rebeldía destructiva“.

Una vez más, estoy absolutamente de acuerdo con él. Cuando el “criminal” interrumpa la lectura, audición o contemplación de la trama negra llamando a nuestra puerta, igual las cosas cambian. Bueno, así, al menos, lo hicieron los franceses en acontecimiento histórico.

(No os perdáis los comentarios y enlaces de hoy, son especialmente recomendables)

11 comentarios

  1. apajerabierta

     /  23 marzo 2010

    No se tomará ninguna medida que ponga coto a los desmanes del sistema financiero, porque los que lo tienen que hacer están cogidos por los “venerables” por los que tienen que controlar. Hay que olvidarse de controlar al sistema. Ni se puede, ni vale para nada. Es como regulara la pederastia.
    El libre mercado, es aquel en el que el pez grande, se como al chico (libremente). Trabajo en el sector de productos hospitalarios y todos los días ves como mediante pomposos concursos públicos (amañados) las grandes multinacionales que fabrican en paises como China, (pero con marca de EEUU) arrasan, una vez que han lubrificado convenientemente a los “decision leaders”. El mercado libre, que se llama.
    Se ha perdido una gran oportunidad para poner los puntos sobre las ies. La próxima crisis será la definitiva.

  2. Galgo de Casalarreina

     /  23 marzo 2010

    Es muy difícil entender la mentalidad norteamerica, y también la japonesa para nososotros los europeos, los egocéntricos por naturaleza, y todavía más para los españoles.
    Pero poco a poco la historia nos pondrá en nuestro sitio, cada vez Europa genera menos valor, ideológico y económico, cada vez nos hundimos en nuestra propia edad oscura.
    España es un país profundamente desvertebrado, cada vez más parecido a la realidad de los Austrias, con cientos de jurisdicciones diferentes, con un amor lujurioso desmedido por el lujo, por el aparentear, con excesivos señores autonómicos. Y con un descrédito total de los valores como el trabajo, el estudio, el esfuerzo, o la disciplina, que es como el paradigma del diablo liberticida.
    El capitalismo no se puede refundar, es lo que es, y con Estado tan extremadamente débil como el español, nada se puede hacer para ponerle coto lógico.
    El gobierno alimenta la industria del automóvil española, de la que sobra una capacidad productiva del 25%.
    El gobierno y la oposición no saben que hacer con la masa brutal de trabajadores de la construcción, sin cualificación, muchos extranjeros, y sin posiblidad de reciclar.
    El gasto público se divide en tercios, uno para el gobierno central, otro para el autonómico, otro para los municipios.
    Demasiada atomización, demasiado despilfarro, demasiadas ansias de poder.
    ¿Vendrá un revolución?
    No lo creo, pero si un época de pobreza que estallará en violencia, de la mano de la delincuencia.

  3. Carlos Domínguez Burón

     /  23 marzo 2010

    La desfachatez política campa por todas partes, la desvergüenza capitalista continúa a lo suyo, amasar riqueza , y la ciudadanía ¿qué hace, qué piensa, qué espera? ¿es que estamos tan acojonados que no nos atrevemos ni siquiera a respirar?¿o hemos caído en el fatalismo y decidido jugar a sálvese quien pueda?

  4. Soto

     /  23 marzo 2010

    Hola Rosa Maria y amigos bloqueros:
    La verdad ,se que hay motivos para que nos anide el pesimismo a borbotones,nosotros mismos nos estamos suicidando con una alegria de carallo(como decimos los gallegos).Cualquier girillo de nuetra mirada por pequeño que sea,verá delante la incivilidad,el desdén ,el egoismo a ultranza y tonto el que se comporte adecuadamente.lo de Mallorca!manda carallo!,verguenza ninguna ,si hay que robar se roba a lo alto!que carallo!.estoy de acuerdo con el parrafo de Apajerabierta(estoy muy de acuerdo con el pesimismo contenido en los comentarios de mis contertulios y en su critica abierta al sistema capitalista) ……:
    ————————————————————————————
    (“Hay que olvidarse de controlar al sistema. Ni se puede, ni vale para nada. Es como regular la pederastia.”)
    ————————————————————————————
    Si,creo sinceramente que el mercado en si es corrupto,la tentación está en sus entrañas ,ojalá me equicocase y pudiera hacerle caso a Felipe Gonzalez con sus regulaciones,:::¿porque no le aplicamos la Tasa Tobin y otro autocontroles mas rigidos y con respecto al Estado un “ferreo marcaje” al “dinamico mercado”.Claro que tenemos otra crisis a la vuelta de la esquina,pero a parte del mercado está el despilfarro de los servicios publicos .España en si ,en estos momentos ,me cuesta diferenciar en que consiste este Estado de la Autonomias y sus grandisimos gastos,fallamos los humanos y “no hay Dios que nos pare en el afan depredador.”Una vez mas ,estoy con la ideologia alternativa al sistema convecional y dispuesto a apoyar sea por medio de la prensa alternativa sea en movimientos como ATTC;algo habrá que ir cimentando…sino esto se va !al carallo!.
    Apertas agarimosos.

  5. Viator

     /  23 marzo 2010

    No hago comentario, simplemente, dejo aquí estos párrafos de la crónica de Jacques Juliard, aparecida en Le Nouvel Obs. Veréis cómo lo que él dice se parece enormemente a lo que en esta entrada de Rosa y contertulios se está diciendo:
    “La guerra del capitalismo financiero contra la sociedad civilizada es una guerra sin cuartel. Desde 2008 ya no podemos dudarlo. Y los últimos episodios conocidos – Goldman Sachs contra el Estado griego; George Soros, ese filántropo tan conocido, y sus cómplices contra el euro y antes contra la libra –, son la prueba de que no habrá remedio ni tregua. Será necesario que uno u otra – este capitalismo o la civilización – sucumba…
    El perro que muerde la mano que le alimenta, el escorpión que pica a la rana que le ha ayudado a cruzar el río, no son malos individualmente. Qué quiere usted, es su naturaleza. Como decía Bachelard, el escorpión no pica para vivir sino que vive para picar.
    …desde Kant sabemos que la economía política es una ciencia sin entrañas; pero de esto a saltarse todas las reglas de la moral ordinaria y poner en peligro instituciones sobre las que reposan la paz y la prosperidad de las naciones, hay un paso: el que separa la amoralidad ordinaria de la inmoralidad delincuente. …
    Imagine por un instante lo que podrían ser las consecuencias de un naufragio del euro: la cascada de quiebras comerciales e industriales, el desbordamiento del paro, el ascenso de regímenes populistas o dictatoriales. La factura de la crisis de 1929 fue la Segunda Guerra Mundial. Aprisionada entre Al-Qaeda y Goldman Sachs, dos amenazas diferentes pero complementarias, la democracia tiene el deber de poner los medios para defenderse. …
    El reciente discurso de Nicolás Sarkozy en Davos, el templo del capitalismo financiero, es de una claridad meridiana. Es Nicolás Sarkozy… quien afirma: “Al colocar la libertad de comercio por encima de todo, se ha debilitado a la democracia, porque los ciudadanos esperan de la democracia que les proteja”. Es el mismo Sarkozy… quien insiste: “En las estadísticas se veían aumentar las ganancias, pero, en la realidad, las gentes veían que las desigualdades aumentaban”.
    ¿De dónde proviene esta diferencia? Del hecho que todo gobierno, tanto de derecha como de izquierda, se supone que debe garantizar la seguridad de los ciudadanos y la justicia social: es su lista de obligaciones, mientras que los financieros han dado como única instrucción a su sistema la de permitirle crecer y multiplicarse. Y el poder de éste es tal que los gobiernos son impotentes al respecto. Cuando el último G20, la ambición de Sarkozy era imponer una reforma del sistema bancario internacional: fracaso total…
    Esta insubordinación total de la derecha económica respecto a la derecha política – por fin sabemos quién manda en el régimen capitalista – da a la izquierda responsabilidades nuevas. Su único valor añadido no está en la habilidad de sus hombres de Estado, sino en un apoyo popular activo. Los financieros internacionales no son sensibles más que al equilibrio de fuerzas. Ellos han reinstalado la lucha de clases en su más cruda desnudez: no sería más que ingenuidad o pasividad intentar ignorarlo.””
    Por eso estoy de acuerdo con Galgo de Casalarreina y Soto: Felipe González se equivoca, no hay refundación posible del sistema capitalista.Perdonad la cita tan larga, pero su contenido es clarividente.
    Salutem plurimam

  6. Víctor

     /  23 marzo 2010

    Efectivamente estamos sentados en nuestra butaca viendo la decrepitud del sistema. Con la peculiaridad española consiste en que una vez descarrilado el tren inmobiliario, los políticos, tan útiles en el momento de las recalificaciones, ya no pintan nada. Todos a la trena o imputados, de cualquier color político, de cualquier región. Ahora son los bufones de esta tragicomedia esperpéntica del “ladrillazo”. Los paganos (y esto vale para España como para Conchinchina) son las clases bajas, los que no poseen ninguna capacidad de ahorro, los jubilados, los trabajadores, los funcionarios. Fuera de todo planteamiento el aumentar los impuestos de los más pudientes, tocar las SICAV, cargar mínimamente las transacciones financieras especulativas, penalizar las sucursales bancarias en paraísos fiscales. Krugman (nada sospechoso de radicalismo) ya lo decía en un artículo:
    “Los electores pueden decir que se oponen a un Estado grande, pero los programas que realmente dominan el gasto federal -Medicare, Medicaid y la Seguridad Social- son muy populares. De modo que, ¿cómo se puede persuadir a los ciudadanos de que acepten grandes recortes en el gasto?
    La respuesta conservadora, que se desarrolló a finales de los años setenta, se conocería durante los años de Reagan como “matar de hambre a la bestia”. La idea -propuesta por muchos de los intelectuales conservadores, desde Alan Greenspan hasta Irving Kristol- consistía básicamente en que los políticos partidarios de ella se dedicaran al juego de “dar gato por liebre”. En vez de proponer impopulares recortes del gasto, los republicanos defenderían populares recortes de impuestos, con la intención deliberada de empeorar la situación fiscal del Estado. Los recortes del gasto podrían venderse entonces como una necesidad más que como una opción, el único modo de eliminar un déficit presupuestario insostenible.”
    http://www.elpais.com/articulo/economia/global/chicos/quiebra/elpepueconeg/20100228elpnegeco_2/Tes
    Desde luego, se están dando las condiciones para “rebeldía destructiva”. Pero me temo que su origen no va a ser en los países hiperdesarrollados, donde el individualismo es demasiado profundo. Como dice Arcadi Olivares, lo más que podemos hacer es ser compañeros de viaje, en el mejor sentido, de aquellos con una mayor conciencia social, mucho más poderosos por su fuerza solidaria. En Latinoamérica, en Asia, en África.

  7. apajerabierta

     /  23 marzo 2010

    Personalmente creo que el sistema está agotado y estamos viendo su agonia. El sistema capitalista se basa en algo muy viejo, que es la codicia y mientras ese sea el motor que lo mueve veremos acumulaciones de capital en unas pocas manos y mucha miseria. Entre medias unas clases consumidoras y dóciles.
    Se está hablando de que la solución para salir de la crisis es reducir los salarios, hasta en un 30%. Así seríamos más competitivos… Eso aparte de una inmoralidad ( que debería generar revueltas sociales) es una solemne estupidez. Si baja el poder adquisitivo de las masas, ya me diran quién va a consumir. No se habla-ni se hablará- de reducir los ingresos de los altos ejecutivos, ni de regular los hedge founds, ni de incrementar la fiscalidad de las SICAV, ni de tantas acciones que habría que tomar contra los que han generado esta crisis, no como castigo, si no para evitar nuevas tentaciones. No lo hace el POSE… imaginaros lo que hará Don Mariano. La solución es parecernos a China. Salarios míseros horarios largos y acumulación del capital en unas pocas manos.
    Pero junto a todo ésto, a nivel global hay una serie de crisis, que de momento no nos tocan, pero que afectan a cientos de millones de personas:
    – Crisis de alimentos
    – Crisis de combustibles fósiles (pick oil)
    – Crisis de materias primas
    – Escasez de agua potable
    Ya nos afectarán ya…

  8. Georg

     /  23 marzo 2010

    Así que la multimillonaria consorte Cospedal… O el Matas ese… ¿Y qué me decís del pobre Bono? ¿Sabéis cuanta pasta declara éste que gana? ¿Le da para ese “palacete”? ¿Y el admirado Felipe González? ¿Qué médicos les atenderán si se da el caso? ¿Serán los mismos que a la multimillonaria Cospedal? Como gusta la demagogia.

  9. Galgo de Casalarreina

     /  24 marzo 2010

    Hay un tema curioso y es que 2+2 no son 4.
    Los ayuntamientos lo hacen perfecto, su gestión es maravillosa, basta para ello ver las declaraciones de sus alcaldes, sean del color que sean.
    Las CCAA idem de lienzo.
    El gobierno más de lo mismo.
    Todos un 10, luego (10+10+10)/3 debería ser igual a 10. Es decir el paraíso.
    Pero la realidad es que (10+10+10)/3 es igual a 4 millones de parados.
    Y si lo hacemos con las empresas privadas, los bancos y demás pasa lo mismo. Todos son perfectos, pero a recurrir a los fondos públicos, al rescate con el dinero de los ciudadanos y el resultado siguen siendo los 4 millones de parados.

  10. Laura

     /  25 marzo 2010

    En efecto, el capitalismo real es un sistema que ha fracasado y ha puesto en peligro a la democracia, que creo que está herida de muerte. En los últimos años se ha desarrollado un “capitalismo suicida”, que va a por todas como si el mañana no existiera. Y es que, si el mañana no existe, será para los de siempre, porque los privilegiados conseguirán salvar su culo a costa de las clases medias y pobres.

    Alguien comenta más arriba que la lucha de clases vuelve a estar vigente. La lucha de clases siempre ha estado vigente, pero en un solo sentido. Se ha trabajado por desclasar a las clases trabajadoras (creemos que ya no somos obreros, porque podemos hacer un crucero o comprarnos un coche gracias al crédito), pero mientras tanto se ha realizado una labor de zapa para quitarnos cada vez más derechos y precarizar nuestra vida. Es decir, los poderosos han seguido en la brecha, mientras nosotros no hemos dejado adormecer.

    Alguien apunta otras crisis: la medioambiental, la energética, pero comenta que no nos afectan. Si que lo hacen. La presente crisis, que se achaca a la desregulación de los mercados financieros, realmente tiene mucho que ver con la increíble subida del precio del petroleo en el primer semestre de 2008. Y esa subida es consecuencia de la escasez de petróleo.

    Esta crisis camufla otras crisis importanes a las que ya nadie presta atención ni trata de poner remedio. Y el resultado es que saldremos de ésta a la que se da tanto bombo en los medios con un medio ambiente en peor estado, al borde del pico del petróleo y, en general, con menos recursos para hacer frente a graves problemas.

    No debemos esperar que ningún partido político (vendidos desde hace años al capital) venga a sacarnos de esta situación. Debemos empezar a cambiarla por nosotros mismos. Debemos unirnos, pero eso no debe impedir que cada uno empiece a actuar por su cuenta. Y no solo hablando en foros (que es importante), si no aplicando unas nuevas reglas en su vida diaria: menos tele, menos consumo, más pensamiento crítico. Es decir, lo que postula el movimiento decrecentista. Y sobre todo, tener la idea clara de que esto es una guerra sin cuartel. Y nos tienen rodeados, pero somos millones.

    Os recomiendo varias lecturas (y no me refiero a los enlaces, si no a los libros de los que hablan).

    http://www.solodelibros.es/15/02/2010/por-que-el-mundo-esta-a-punto-de-hacerse-mucho-mas-pequeno-jeff-rubin/

    http://www.solodelibros.es/06/07/2009/la-insurreccion-que-viene-comite-invisible/

    http://www.solodelibros.es/24/03/2010/llamamiento/

    http://www.solodelibros.es/01/05/2009/en-defensa-del-decrecimiento-carlos-taibo/

A %d blogueros les gusta esto: