De los altramuces a la lechuga y el caramelo envenenado

Postre de El Bulli

Seguramente uno mira, escucha, comparte, vive, para nutrirse y deleitarse. Y volver a comunicar a otros, quizás, las mejores recetas que logren alimentarle y darle fuerza. La lectura de la prensa de la mañana, de toda la información de estos días, me ha llevado a curiosas asociaciones.

Dieta rigurosa nos exige el Papa de la iglesia más mimada de la historia española, hoy más que nunca, como resume a la perfección Juan González Bedoya. Ásperos garbanzos recocidos sin esperanza. Altramuces. Borrajas lavadas. Un hueso de tocino. La aceituna vacía. Y el mandato inapelable de la obligada ingestión hasta dejar el plato limpio. La purga diaria.

Los gatos cocinados –pobrecitos míos- bajo el epigrama de liebres que nos brinda la economía. El arroz y el maíz a palo seco, sin costosas proteínas, que nos preparan para igualar a la sociedad en la pobreza que renta desorbitados beneficios particulares. La anorexia que detiene la garganta ante la mesa, la bulimia que se desencadena ante el estragante menú de obligada deglución.

También he recordado los caramelos al leer la excelente entrevista de Millás a Felipe González -las buenas entrevistas son las que logran respuestas-. No sabría precisar el mecanismo. Un caramelo que entra suave y apetitoso, pero que no siempre responde al contenido enunciado. Uno precisa endulzar sus días por encima de todo. Pleno de sabores –meloso, agridulce, picante, exótico y narcótico-, con la promesa de ricos nutrientes que, a veces se catan en esencia, hasta embriagar, los de mayor calidad contienen veneno –parece casi imposible la perfección del dulce sin tropiezos-. Sutil, bajo el brillante envoltorio y las sustancias que atrapan. Paladear un caramelo -aún envenenado- si no mata, con soportables efectos secundarios, estimula a vivir. ¿En la cuerda floja?

Cuando se ha probado, y se ha consumido, y  duele el estómago en el recuerdo, solemos emplear la razón para elegir una alimentación saludable. Verduras y hortalizas, proteínas sin grasa y a la plancha, fruta, algunos derivados lácteos, todo light, por supuesto. El BOE con toda su información. Mucho más sanos, se puede llegar a sentir que los días se arrugan como las lechugas e incluso ver que la crisis merma las ofertas y restringe cantidad y calidad del menú.

Sin imaginación, nunca llega el presupuesto. Mi sopa de calabaza de hoy lleva ajo, cebolla, puerro, acelga, apio, patata, sal y pimienta, y, sobre todo, generosa ración de cilantro. Sin él no sabe igual. Los jarretes de cordero que enriquece y contrasta con alcachofas la cocina aragonesa. Uno es lo que come. Para vivir. Para comunicar y compartir. Es mi receta. A falta de los sabrosos postres soñados que, sin duda, están en el mercado.

Tu futuro en el horóscopo cromático

Cada año que comienza es pródigo en augurios, pronósticos, vaticinios, tanto personales como para el país y el mundo en el que vivimos. Harta de no encontrar jamás resultados en la adivinación del futuro acorde con el día del nacimiento, decidí hace años investigar en campos más científicos, junto con José Antonio Rodríguez (JA, hoy en Australia) y para un programa casi clandestino de RNE; la maravillosa cómplice Concha Villalba les puso sonidos de colores. Leyendas, psicología, sociología, filosofía de andar por casa –por la de cada uno-, ciencia pura y dura, nos ayudaron construir un horóscopo cromático, que tenía la ventaja de poder ser perpetuo, eludible e intercambiable con solo preferir otro color. Así que ya puedes elegir tu futuro, según el color que te guste.

NEGRO

FUNDAMENTOS CIENTIFICOS

El negro significa la oscuridad, lo no manifiesto, el vacío, la maldad, la muerte, la vergüenza, la corrupción, dolor, pesadumbre, tristeza, renunciación. Pero también constancia, tiempo y fuerza. En algunas culturas es el color del caos. En la occidental se le relaciona con el duelo y lo siniestro. De hecho, el racismo ha impregnado en gran medida estas consideraciones. En cambio los antiguos egipcios creían que influía en el renacimiento y la resurrección, ya véis.

CIRCUNSTANCIAS COADYUVANTES

Medita detenidamente antes de ponerte un traje negro-y sobre todo págalo-: el caos se cierne sobre ti, vergüenza, corrupción, muerte. Pero sólo si perteneces a un país occidental (que no sea España). Si decides vestirlo a pesar de todo, debes viajar a Egipto de inmediato. También puedes aprovecharte de los beneficios de ser malvado y luego acudir a Egipto para purificarte.

TRABAJO:

Si te gusta el negro, debes dedicarte a negocios de carbón o petróleo, al cultivo de aceitunas negras, puedes ser escultor siempre que talles ébano, o deshollinador que en Holanda traen suerte.

DIETA PROPICIA:

Calamares en su tinta, caviar o aunque sea mujol, butifarra negra, morcilla, arroz negro, o unas lentejas muy sofisticadas que se están comercializando con el nombre de “lentejas beluga”. Pan negro, tan sano y lleno de fibra. Si no eres español, por cierto, apenas podrás comer otra cosa que pan y caviar, a los foráneos no les gustan las comidas negras.

AMOR

Gracias a tu constancia, ese amor con el que sueñas accederá a acompañarte a Brasil. Ten cuidado con las terribles arañas llamadas viudas negras. Unas huevas de caviar o una cucaracha, introducidas en un amuleto de pizarra, te servirán de protección.

SUERTE

Ante cualquier percance, come aceitunas negras. En Semana Santa viajarás a Londres, y existe peligro de que te atropelle un taxi, son negros, y como allí conducen por la izquierda no lo verás. Unos zapatos o un bolso de charol, incluso un smoking, evitarán el mal (siempre que no seas de Greenpeace).

SALUD

Muy mala, si fumas. Los pulmones son muy vulnerables al humo y se pueden tiznar de negro.

Atento a los agujeros negros del espacio, no seas atraído por uno de ellos. Si te bañas, cuidado con las ballenas negras.

Y si en algún momento te sientes deprimido, ve al cine (si encuentras alguno). Es aconsejable que sólo acudas a la filmoteca a ver películas en blanco y negro, tápate un ojo, porque sólo te conviene mirar la mitad, el negro.

CONCLUSIÓN:

El próximo año y todos los siguientes, la suerte a raudales se enseñoreará de su vida, todos los influjos cromáticos están de tu lado, y además lo pronostica una intuición mágica.

AZUL

FUNDAMENTOS CIENTÍFICOS:

Dicen que significa la verdad, el intelecto, la revelación, sabiduría, lealtad, fidelidad, castidad –oh, cielos-, paz, magnanimidad, prudencia, contemplación, devoción, equilibrio. Es el color de la gran profundidad y el principio femenino de las aguas –anda ya-. Se lo asocia también a la frialdad y a la pasividad. Es el color del Partido Popular y de la derecha en general. Y en este caso dudo si el hábito hace el monje, o el monje al hábito.

Y no hemos trabajado aún las circunstancias coadyuvantes, ni para éste ni para el resto de los colores.

DIETA PROPICIA:

Prácticamente sólo podéis comer pescado azul. Dieta poco variada que puede ocasionar algunas molestias estomacales y hasta endocrinas, pero es en cambio excelente para el equilibro del colesterol. Atún, caballa, sardinas, anchoas, jureles, palometa que podéis aderezar con bayas silvestres, las azules por supuesto. Sólo veréis lo usual: Telemadrid, Veo 7, Popular TVe o Intereconomía, o Antena 3, y sólo escucharéis la COPE y Onda Cero. Periódicos podéis leer prácticamente todos.

TRABAJO:

Pescadores, marinos, aviadores, buscadores de topacios azules, pintores de acuarelas, príncipes o princesas (a estas últimas les cambia el color de la sangre con el santo sacramento del matrimonio), fabricantes de vacunas contra las picaduras de escorpión que también tienen la sangre azul, o supermanes (para las señoras esta última dedicación está vedada). Te diría que te apuntaras como astronauta a proyectos de la NASA pero, dado como anda la carrera espacial, no le veo futuro. Parlamentario europeo con mando en plaza. Mandamás en Madrid o Valencia, preferentemente.

SALUD:

Cuidado con los golpes que pueden ocasionar moratones. La gangrena también es peligrosa. Y las congelaciones tampoco se contemplan como buenos augurios.

OCIO:

El buceo preferentemente. En el agua no hay peligro para un amante del azul. Por si acaso revisa tus pulmones y el equipo.

AMOR

Frialdad y castidad os apartan por completo de futuro alguno en este terreno. A menos, que encontréis como pareja a algún amante del rojo que os encienda. Pero ni aún así. También podéis disimular el color de vuestras preferencias. Es fácil ¿no?

CONCLUSIÓN

El próximo año y todos los siguientes, la suerte a raudales se enseñoreará de su vida, todos los influjos cromáticos están de tu lado, y además lo pronostica una intuición mágica.

VERDE

FUNDAMENTOS CIENTÍFICOS:

Juventud, esperanza, felicidad, la primavera, el color de Venus y Mercurio (la pareja de amantes). Cambiante y ambivalente porque es la mezcla de azul y amarillo, cielo y tierra combinados, el frío del intelecto mezclado con la calidez emocional del amarillo y, también, la pasividad y la actividad.

DIETA:

Prácticamente todo tipo de verduras, con lo que gozareis de una salud excelente. Cáscaras de melón, de sandía y de aguacate. Incluso cáscaras de nueces pero de las que espantan las monas tontas y vagas. Y, en dietas poco estrictas, quesos mohosos y cualquier proteína muy aderezada con perejil o cilantro.

TRABAJO:

Banquero –de gran futuro-, ecologista –de ninguno, incluso te pueden encarcelar-, jardinero, domesticador de lagartos o traficante de esmeraldas.

AMOR

Si no tienes pareja, a mitad de Marzo, acude al principal parque de tu ciudad. Siéntate en un banco (verde) o en el césped. La primera persona que pase con un billete de 100 euros en la boca será la que buscas. Para más idealistas, la que pase con una lechuga en la mano.

Los emparejados, disfrutad del erotismo y la sensualidad.

VIAJES:

Los más propicios son a Asturias, Irlanda y el Amazonas, te aconsejo este último antes de que terminen de talar la zona.

CONCLUSIÓN

El próximo año y todos los siguientes, la suerte a raudales se enseñoreará de su vida, todos los influjos cromáticos están de tu lado, y además lo pronostica una intuición mágica.

ROJO

FUNDAMENTOS CIENTÍFICOS:

El cénit del color. El sol y todos los reyes de la guerra –vaya por dios-. El principio activo, el fuego, amor, alegría, pasión, ardor, energía, ferocidad, exaltación sexual, salud… sangre, martirio –vaya por dios, otra vez, con lo bien que íbamos-. El color del desierto, el de la creatividad par los budistas, para los Mayas, victoria. Rojo mezclado con blanco, son el diablo y la muerte para el cristianismo –siempre dando la nota-.

TRABAJO:

Muy excitantes, entre las que más, obispo y demonio. Y además, cantante de sevillanas, dios o diosa del amor, beduino, exportador de salsa de tomate, fabricante de lápices de labios o especie de político en extinción.

DIETA:

Cuidado extremo. Sobre todo con los chuletones al punto y el chorizo. Mejor, come tomates, pimientos rojos, remolacha, fresas, cerezas, pulpa de sandía, vino tinto y sangría. Pero jamás –jamás, óyeme bien, por muy tentador que sea – debes comer fresas con nata, solomillo con queso, ni rabanitos.

AMOR:

Vas a arrasar. Todo el año y cada uno de sus meses, todos los años, hasta que seas un poco mayor –en el caso de la mujeres-. La pasión, el ardor, la excitación sexual presiden tu vida. Ahora bien, si te casas, ni se te ocurra usar un vestido blanco. De luna de miel, o para cualquier aventura, los viajes recomendables son el Caribe, el desierto y el Mar Rojo, en particular. Cuidado extremo, sin embargo, con las picaduras de salmonetes. Jamás vayas solo por una dehesa donde se críen –aún- toros de lidia.

FILTRO PROTECTOR

Dada la exuberancia de los amantes del rojo, José Antonio y yo elaboramos, estudiando tratados, un filtro protector. Anota: Unos gramos de chilis, gotitas de tabasco, generoso rociado de Campari, jugo de claveles reventones –tratados, no te me vayas a envenenar-, sobre base de puré de tomate y sandía. Has de tomarlo a mediodía, mirando una bombilla roja.

CONCLUSIÓN:

El próximo año y todos los siguientes, la suerte a raudales se enseñoreará de su vida, todos los influjos cromáticos están de tu lado, y además lo pronostica una intuición mágica.

Y es todo. Comprendo que me he dejado varios colores –me canso-, pero tenéis varias opciones: optar por uno de estos ya analizados, o buscar vosotros mismos los fundamentos científicos, y todo lo demás de los que os gusten, que harán de vuestro futuro algo prometedor. El futuro en realidad lo construimos nosotros mismos, al margen de que puedan fastidiarlo algunas eventualidades.

A %d blogueros les gusta esto: