Incierto presente, incierto futuro :)

Vivo sin vivir en mí desde que han surgido terribles dudas sobre asuntos cruciales tanto para nuestro carácter y circunstancias en este pasar por el mundo, como para nuestro futuro eterno. Empezaré por estas últimas.

Resulta que el Papa ha dicho que no existe el purgatorio como tal, que es “un fuego interior que purifica el alma del pecado”. O sea, como un remordimiento. Pero muerto. Porque al Purgatorio se iba muerto, inexcusablemente. Igual es que ahora ese lugar de saneamiento y expiación –no, lugar ya no, “fuego interior”- se pasa en vida. Esto no nos lo ha aclarado Benedicto XVI. Sin limbo ya nos quedamos hace tiempo, con el aprecio que yo le tenía por la sugestiva tranquilidad y ausencia de pasiones que tanto se agradecen en ciertas temporadas. Y lo que ignoraba es que Juan Pablo II proclamó, nada menos que en 1999, que el infierno y el cielo católicos no son lugares físicos, sino meros estados de ánimo. ¿Muertos también? ¿Y dónde y cómo se experimentan?

Ratzinger ha enmendado la plana a su antecesor y, si bien nos hemos quedado, sin purgatorio, mantiene el infierno. Ha asegurado que “el infierno existe y es eterno“. Pero no ha comunicado si la inspiración divina le ha revelado la existencia del cielo también. Si es un espacio físico y de infinita duración, o bien, otro estado de ánimo, como lo dejó Juan Pablo II.

Yo no sé si los católicos se han enterado de todos estos cambios y cómo los han asumido, porque los innumerables condicionantes de la vida terrenal se dirigían a ir directos al paraíso o eludir el averno. Realmente, buena parte de ellos son bastante flexibles, toman de los mandatos religiosos lo que quieren y se divorcian, abortan, roban, mienten, imponen su soberbia y demás aunque sea pecado. Así que con esto harán igual, creerán en lo que les venga en gana. Pero reconoceréis que esto ya no es lo que era. En esa apreciación estoy segura de que coincidiremos ellos y yo.

Los males no terminan aquí: también ha sufrido drástricos cambios el zodiaco. Astrónomos de Minnesota lo han actualizado –para ser precisos- con el fin de adaptarlo, dicen, al cambio progresivo de la posición de la Tierra respecto del Sol durante los últimos 2.000 años. Y no contentos con ello, han añadido una constelación más: Ofiuco, que colocan entre Escorpio y Sagitario. Otros astrólogos no están de acuerdo con los de Minnesota -esas cosas que pasan con las ciencias exactas-, pero lo cierto es que se ha armado un gran revuelo, mucho más que con lo del purgatorio, que esta sociedad es muy terrenal.

El enfado ha llegado al punto de que algunos aseguran que seguirán leyendo su horóscopo anterior y esperarán que les lleguen amor, salud y dinero, con los designios de aquél,  aunque igual ya no pondrán los medios adecuados para conseguirlos, dado que los consejos, realmente, son para otros y no para ellos. Un auténtico lío, pese a que los de Minnesota aclaran que cambian el zodiaco pero no el horóscopo. Así que luna, sol, estrellas y constelaciones harán otra conjunción, pero actuarán para sus antiguos adeptos, seguramente por los derechos adquiridos. No hay que fiarse, eso dicen siempre, que los respetarán, y luego nos imponen un “decretazo“.

 ¿Y los de Ofiuco? ¿Qué harán los de Ofiuco sin referentes? Vagando en tierra de nadie, sin saber si han de comprar lotería terminada en 8, evitar el bonito con tomate, o hacerle un requiebro a un mozo o moza al amparo de los astros. Por cierto, le ha quitado el signo astral a casi todos los Escorpio que se quedan en 5 días de nada. Ahora, los Escorpio van a estar muy cotizados, si, por ejemplo, son el único signo afín para otros. Una ruina para millones de personas si representan la única esperanza de felicidad.

Por fortuna para mí, voy a seguir siendo Piscis. Pero me han echado a un par de colegas -José María Aznar y Felipe González-, a quienes siempre utilicé de ejemplo de lo poco que nos parecíamos los tres. Soy una descreída, no puedo evitarlo. Una amiga, devota del zodiaco, entenderá ahora que tenía yo razón, pese a las similitudes que terminó encontrando entre nosotros. Bastante tiene la pobre que antes era Géminis y ahora es Tauro.

 ¿Y lo de mi hijo? un sosegado Virgo que pasa a convertirse en ardoroso e irreflexivo Leo. Y eso hay pocos cuerpos que lo aguanten. ¿Y Juanjo? uno de mis mejores y más viejos amigos ha pasado a las veleidades de Aries desde su prudente Tauro. Menos mal que Juan -otro amigo- encontrará el sosiego al volverse dulce, cambiante y magnético como yo, por su aterrizaje en Piscis desde el inquietante Aries.

Estas cosas no se hacen. Muchos se van a quedar sin referentes. Sin saber a qué astro encomendarse, ni justificar su forma de ser, ni qué inversión hacer, ni cómo conquistar o mantener una relación. Y encima con un futuro postmortem de etéreos “estados anímicos” que no tranquiliza precisamente. ¡Cómo no vamos a estar como estamos!

Tu futuro en el horóscopo cromático

Cada año que comienza es pródigo en augurios, pronósticos, vaticinios, tanto personales como para el país y el mundo en el que vivimos. Harta de no encontrar jamás resultados en la adivinación del futuro acorde con el día del nacimiento, decidí hace años investigar en campos más científicos, junto con José Antonio Rodríguez (JA, hoy en Australia) y para un programa casi clandestino de RNE; la maravillosa cómplice Concha Villalba les puso sonidos de colores. Leyendas, psicología, sociología, filosofía de andar por casa –por la de cada uno-, ciencia pura y dura, nos ayudaron construir un horóscopo cromático, que tenía la ventaja de poder ser perpetuo, eludible e intercambiable con solo preferir otro color. Así que ya puedes elegir tu futuro, según el color que te guste.

NEGRO

FUNDAMENTOS CIENTIFICOS

El negro significa la oscuridad, lo no manifiesto, el vacío, la maldad, la muerte, la vergüenza, la corrupción, dolor, pesadumbre, tristeza, renunciación. Pero también constancia, tiempo y fuerza. En algunas culturas es el color del caos. En la occidental se le relaciona con el duelo y lo siniestro. De hecho, el racismo ha impregnado en gran medida estas consideraciones. En cambio los antiguos egipcios creían que influía en el renacimiento y la resurrección, ya véis.

CIRCUNSTANCIAS COADYUVANTES

Medita detenidamente antes de ponerte un traje negro-y sobre todo págalo-: el caos se cierne sobre ti, vergüenza, corrupción, muerte. Pero sólo si perteneces a un país occidental (que no sea España). Si decides vestirlo a pesar de todo, debes viajar a Egipto de inmediato. También puedes aprovecharte de los beneficios de ser malvado y luego acudir a Egipto para purificarte.

TRABAJO:

Si te gusta el negro, debes dedicarte a negocios de carbón o petróleo, al cultivo de aceitunas negras, puedes ser escultor siempre que talles ébano, o deshollinador que en Holanda traen suerte.

DIETA PROPICIA:

Calamares en su tinta, caviar o aunque sea mujol, butifarra negra, morcilla, arroz negro, o unas lentejas muy sofisticadas que se están comercializando con el nombre de “lentejas beluga”. Pan negro, tan sano y lleno de fibra. Si no eres español, por cierto, apenas podrás comer otra cosa que pan y caviar, a los foráneos no les gustan las comidas negras.

AMOR

Gracias a tu constancia, ese amor con el que sueñas accederá a acompañarte a Brasil. Ten cuidado con las terribles arañas llamadas viudas negras. Unas huevas de caviar o una cucaracha, introducidas en un amuleto de pizarra, te servirán de protección.

SUERTE

Ante cualquier percance, come aceitunas negras. En Semana Santa viajarás a Londres, y existe peligro de que te atropelle un taxi, son negros, y como allí conducen por la izquierda no lo verás. Unos zapatos o un bolso de charol, incluso un smoking, evitarán el mal (siempre que no seas de Greenpeace).

SALUD

Muy mala, si fumas. Los pulmones son muy vulnerables al humo y se pueden tiznar de negro.

Atento a los agujeros negros del espacio, no seas atraído por uno de ellos. Si te bañas, cuidado con las ballenas negras.

Y si en algún momento te sientes deprimido, ve al cine (si encuentras alguno). Es aconsejable que sólo acudas a la filmoteca a ver películas en blanco y negro, tápate un ojo, porque sólo te conviene mirar la mitad, el negro.

CONCLUSIÓN:

El próximo año y todos los siguientes, la suerte a raudales se enseñoreará de su vida, todos los influjos cromáticos están de tu lado, y además lo pronostica una intuición mágica.

AZUL

FUNDAMENTOS CIENTÍFICOS:

Dicen que significa la verdad, el intelecto, la revelación, sabiduría, lealtad, fidelidad, castidad –oh, cielos-, paz, magnanimidad, prudencia, contemplación, devoción, equilibrio. Es el color de la gran profundidad y el principio femenino de las aguas –anda ya-. Se lo asocia también a la frialdad y a la pasividad. Es el color del Partido Popular y de la derecha en general. Y en este caso dudo si el hábito hace el monje, o el monje al hábito.

Y no hemos trabajado aún las circunstancias coadyuvantes, ni para éste ni para el resto de los colores.

DIETA PROPICIA:

Prácticamente sólo podéis comer pescado azul. Dieta poco variada que puede ocasionar algunas molestias estomacales y hasta endocrinas, pero es en cambio excelente para el equilibro del colesterol. Atún, caballa, sardinas, anchoas, jureles, palometa que podéis aderezar con bayas silvestres, las azules por supuesto. Sólo veréis lo usual: Telemadrid, Veo 7, Popular TVe o Intereconomía, o Antena 3, y sólo escucharéis la COPE y Onda Cero. Periódicos podéis leer prácticamente todos.

TRABAJO:

Pescadores, marinos, aviadores, buscadores de topacios azules, pintores de acuarelas, príncipes o princesas (a estas últimas les cambia el color de la sangre con el santo sacramento del matrimonio), fabricantes de vacunas contra las picaduras de escorpión que también tienen la sangre azul, o supermanes (para las señoras esta última dedicación está vedada). Te diría que te apuntaras como astronauta a proyectos de la NASA pero, dado como anda la carrera espacial, no le veo futuro. Parlamentario europeo con mando en plaza. Mandamás en Madrid o Valencia, preferentemente.

SALUD:

Cuidado con los golpes que pueden ocasionar moratones. La gangrena también es peligrosa. Y las congelaciones tampoco se contemplan como buenos augurios.

OCIO:

El buceo preferentemente. En el agua no hay peligro para un amante del azul. Por si acaso revisa tus pulmones y el equipo.

AMOR

Frialdad y castidad os apartan por completo de futuro alguno en este terreno. A menos, que encontréis como pareja a algún amante del rojo que os encienda. Pero ni aún así. También podéis disimular el color de vuestras preferencias. Es fácil ¿no?

CONCLUSIÓN

El próximo año y todos los siguientes, la suerte a raudales se enseñoreará de su vida, todos los influjos cromáticos están de tu lado, y además lo pronostica una intuición mágica.

VERDE

FUNDAMENTOS CIENTÍFICOS:

Juventud, esperanza, felicidad, la primavera, el color de Venus y Mercurio (la pareja de amantes). Cambiante y ambivalente porque es la mezcla de azul y amarillo, cielo y tierra combinados, el frío del intelecto mezclado con la calidez emocional del amarillo y, también, la pasividad y la actividad.

DIETA:

Prácticamente todo tipo de verduras, con lo que gozareis de una salud excelente. Cáscaras de melón, de sandía y de aguacate. Incluso cáscaras de nueces pero de las que espantan las monas tontas y vagas. Y, en dietas poco estrictas, quesos mohosos y cualquier proteína muy aderezada con perejil o cilantro.

TRABAJO:

Banquero –de gran futuro-, ecologista –de ninguno, incluso te pueden encarcelar-, jardinero, domesticador de lagartos o traficante de esmeraldas.

AMOR

Si no tienes pareja, a mitad de Marzo, acude al principal parque de tu ciudad. Siéntate en un banco (verde) o en el césped. La primera persona que pase con un billete de 100 euros en la boca será la que buscas. Para más idealistas, la que pase con una lechuga en la mano.

Los emparejados, disfrutad del erotismo y la sensualidad.

VIAJES:

Los más propicios son a Asturias, Irlanda y el Amazonas, te aconsejo este último antes de que terminen de talar la zona.

CONCLUSIÓN

El próximo año y todos los siguientes, la suerte a raudales se enseñoreará de su vida, todos los influjos cromáticos están de tu lado, y además lo pronostica una intuición mágica.

ROJO

FUNDAMENTOS CIENTÍFICOS:

El cénit del color. El sol y todos los reyes de la guerra –vaya por dios-. El principio activo, el fuego, amor, alegría, pasión, ardor, energía, ferocidad, exaltación sexual, salud… sangre, martirio –vaya por dios, otra vez, con lo bien que íbamos-. El color del desierto, el de la creatividad par los budistas, para los Mayas, victoria. Rojo mezclado con blanco, son el diablo y la muerte para el cristianismo –siempre dando la nota-.

TRABAJO:

Muy excitantes, entre las que más, obispo y demonio. Y además, cantante de sevillanas, dios o diosa del amor, beduino, exportador de salsa de tomate, fabricante de lápices de labios o especie de político en extinción.

DIETA:

Cuidado extremo. Sobre todo con los chuletones al punto y el chorizo. Mejor, come tomates, pimientos rojos, remolacha, fresas, cerezas, pulpa de sandía, vino tinto y sangría. Pero jamás –jamás, óyeme bien, por muy tentador que sea – debes comer fresas con nata, solomillo con queso, ni rabanitos.

AMOR:

Vas a arrasar. Todo el año y cada uno de sus meses, todos los años, hasta que seas un poco mayor –en el caso de la mujeres-. La pasión, el ardor, la excitación sexual presiden tu vida. Ahora bien, si te casas, ni se te ocurra usar un vestido blanco. De luna de miel, o para cualquier aventura, los viajes recomendables son el Caribe, el desierto y el Mar Rojo, en particular. Cuidado extremo, sin embargo, con las picaduras de salmonetes. Jamás vayas solo por una dehesa donde se críen –aún- toros de lidia.

FILTRO PROTECTOR

Dada la exuberancia de los amantes del rojo, José Antonio y yo elaboramos, estudiando tratados, un filtro protector. Anota: Unos gramos de chilis, gotitas de tabasco, generoso rociado de Campari, jugo de claveles reventones –tratados, no te me vayas a envenenar-, sobre base de puré de tomate y sandía. Has de tomarlo a mediodía, mirando una bombilla roja.

CONCLUSIÓN:

El próximo año y todos los siguientes, la suerte a raudales se enseñoreará de su vida, todos los influjos cromáticos están de tu lado, y además lo pronostica una intuición mágica.

Y es todo. Comprendo que me he dejado varios colores –me canso-, pero tenéis varias opciones: optar por uno de estos ya analizados, o buscar vosotros mismos los fundamentos científicos, y todo lo demás de los que os gusten, que harán de vuestro futuro algo prometedor. El futuro en realidad lo construimos nosotros mismos, al margen de que puedan fastidiarlo algunas eventualidades.

A %d blogueros les gusta esto: