Un angelito más en el cielo

La frase me impactó como pocas. Era el comentario suscrito por la APA del Colegio Madre Alberta de Palma de Mallorca, tras lo que parece ser el suicidio de una niña.

La chica, de 12 años, sufría acoso escolar y lo dejó dicho en una carta. Varias compañeras la llamaban… “gorda”. La policía y los padres de los alumnos “no descartan otras hipótesis” como causa pero el caso es que la niña se precipitó al vacío el lunes, a media tarde, en un edificio de la calle Juan Gris de Palma. Y murió al día siguiente a consecuencia de las graves heridas sufridas. Ya digo, la policía y los padres “no descartan otras hipótesis”, igual no es lo que parece, que le hicieron la vida imposible, nadie la atendió, ni paró el bullying, escribió la carta por entretenerse y finalmente se asomó a una ventana y se cayó accidentalmente. En cualquier caso, es lógico que se analice.

Y va la Asociación de Padres de Alumnos y lo primero que dice en un comunicado es esto:

La alumna de nuestro colegio nos acaba de dejar para reunirse con nuestro Señor, ya goza del descanso y la felicidad eternas junto a la Virgen y a Madre Alberta. Desde hoy -prosigue- contamos con un angelito más en el cielo. Sabemos que es un hasta pronto. Seguiremos disfrutando de ella a través de la Comunión de los Santos, hasta que llegue nuestra hora y también nos toque a nosotros el premio del descanso eterno“, según publicaba La Vanguardia.

A este tipo de integristas religiosos se les debería quitar la custodia de sus hijos. Las criaturas no tienen la culpa del enorme riesgo que corren. Mucha comunión y las compañeras de la fallecida no se libraban de los tópicos mundanos: hay que incordiar a la “gorda”, burlarse de ella. Lo peor es que a ella le afectó y que nadie la atendió. Nadie, al parecer, le hizo ver la realidad. La trampa de los modelos estéticos al uso, la crueldad con el diferente, la hipocresía de esa comunidad talibán. Esa chica merecía algo más que la presunta “felicidad eterna junto a la Virgen y a la Madre Alberta”, merecía vivir.

El hecho ha pasado bastante desapercibido. Estamos más ocupados con otro angelito que anda por los cielos ya y que va a dar jugosas cifras de audiencia a Telecinco. Albéniz lo cuenta en detalle. Es tan vomitivo que prescindo yo de elaborarlo más y uso su texto.

Y en el cielo no, pero vivas con unos cuantos traumas, andan las chicas del Colegio Valdeluz de Madrid víctimas reiteradas de abusos sexuales por parte de un profesor, según denuncian. Ahora, porque la Comunidad de Madrid  aconsejó a algunas de ellas que no lo llevaran a los tribunales. Las trataron -a su manera imagino- pero ocultaron el asunto a la justicia. De nuevo el integrismo ideológico.

Son muchas las noticias del día dignas de enorme atención. Se ha denunciado que en el Hospital de Toledo han dado orden de no ingresar a mayores de 80 años. Fue donde fallecieron hace poco en los pasillos dos enfermos… mayores de 80 años. No son rentables. Ayer lo difundí cuanto pude en las redes, Angels Martínez Castells lo desarrolla con pasión y… datos.

No hay tiempo, ni dedicación suficientes, para atender a las tropelías y atropellos de esa España profunda que siega todo progreso. Todos esos hijos de… el concepto Satanás que han acosado la vida de la mayoría de los ciudadanos durante siglos. Abducidos, siguen dando poder a quien perpetúa estos comportamientos. Algo que se usa tanto para amarrar la ideología como para maniobrar en lo económico. Y ningún angelito del cielo intercede por las víctimas.

*Actualización:

La APA hizo una cadena de oración por la alumna… accidentada. Lo ha encontrado Erre2de2

A %d blogueros les gusta esto: