Cuando Francia lideró la oposición a la Guerra de Irak… que terminó por alimentar a ISIS

Era el 14 de Febrero de 2003 y Dominique de Villepin, Ministro de Exteriores del entonces gobierno conservador francés, pronunció un discurso memorable en la ONU. Tras desgranar argumentos y consideraciones, concluyó con este vibrante final al que han colocado música para acentuar su carácter épico.

Señor Presidente, a los que se preguntan con angustia cuándo y cómo vamos a ceder a la guerra, yo diría que nada, en ningún momento, en el seno de este Consejo de Seguridad, será hecho con precipitación, incomprensión, desconfianza o miedo. En este templo de las Naciones Unidas, somos los guardianes de un ideal, somos los guardianes de una conciencia. La pesada responsabilidad y el inmenso honor que son los nuestros deben conducirnos a dar prioridad al desarme en la paz. Y es un país viejo, Francia, un viejo continente como el mío, Europa, que les dice hoy,  que ha experimentado guerras, la ocupación y la barbarie. Un país que no olvida y sabe todo lo que debe a los luchadores por la libertad venidos de América y de otros lugares. Y, sin embargo, no ha dejado de estar de pie frente a la historia y el hombre. Fiel a sus valores, quiere actuar con decisión con todos los miembros de la comunidad internacional. Cree en nuestra capacidad para construir juntos un mundo mejor”.

Villepin llegaría a ser presidente del gobierno de la República francesa. Escritor, poeta, historiador, hablando varios idiomas entre ellos el español, fue un político controvertido que suscitaba rechazo en algunos compañeros de partido, en particular en Nicolas Sarkozy que mantenía con él una fuerte rivalidad. El hoy nuevamente candidato de la derecha le llevaría varias veces a juicios bajo acusaciones de las que Villepin salió absuelto.

De liderar el rechazo a la guerra de Irak, Francia ha pasado a liderar… la guerra contra el terrorismo de ISIS. Aunque no es un Estado como tal. Aquella guerra -que sí se llevó a cabo con la excusa de unas armas de destrucción masiva que nunca existieron- fue precisamente el inicio de este terrorismo descarnado que desgrana ISIS (recordemos los artículos de Olga Rodriguez e Ínigo Sáenz de Ugarte). El armamento que se  vende a los terroristas y a quien inspira y subvenciona esta degeneración violenta del Islam, el petróleo que se les  compra de contrabando, son añadidos posteriores que entran en la ecuación. Con otros muchos a valorar.

Impresiona hoy escuchar al conservador Villepin, mientras el socialista francés Hollande lidera una acción belicista totalmente contraria a aquel espíritu  y Europa derriba sus señas de identidad, inmersa -si es así- en la “precipitación, incomprensión, desconfianza o miedo”. Al menos es lo que está experimentado con todo el conjunto buena parte de la sociedad.

Esta terrible paradoja  lleva a grandes reflexiones. Radical contraste en el discurso, en las reacciones y en las acciones.

Anuncios

9 comentarios

  1. Alecrin 68

     /  21 noviembre 2015

    Muy breve un presidente debil y más interesado en amorios y un frio y sin escrupulos inmigrante pero muy ambicioso. Componentes explosivos en un mundo nuevo. Ninguno de los son socialistas.

  2. Reblogueó esto en Raciozinando.

  3. Patricio

     /  21 noviembre 2015

    Patricio.
    Me gusta Francia por todo lo que es y representa.
    Ante la barbarie terrorista, los representantes de la ciudadanía forman una piña y cantan ” La Marsellesa” , defendiendo los valores democráticos de la República.
    ¡¡Que envidia…….!!
    En España esto sería impensable.
    Buenos días.

  4. Miguel

     /  21 noviembre 2015

    Villepin, viene de familia que desde principios del siglo XVIII, ha ocupado un lugar eminente en la alta burguesía nacional . Su abuelo coronel del Ejército, sirvió durante la Primera Guerra Mundial y su padre militó en la Resistencia durante la Segunda.
    De derechas pero defensor de los valores franceses y del
    multilateralismo, como alternativa a una “globalización sin alma” y al “pesado rodillo del liberalismo económico” y frente a la visión unilateral de Estados Unidos.
    Nada que ver con el advenedizo Sarkozy de ascendencia variopinta y defensor de la visión unilateral de Estados Unidos, o con el “insignificante oportunista” Holande o con el “retrasado congénito” Valls como les ha llamado el polémico y denostado escritor francés Michel Houellebecq, que decía hace unos días:
    Los gobiernos que se han sucedo en los últimos decenios han fracasado lamentablemente, contundentemente, sistemáticamente, en su misión fundamental, es decir, proteger a la población francesa.

  5. Miguel

     /  21 noviembre 2015

    La racionalidad de la multipolaridad defendida por Villepin, equilibra de la política internacional ya que refleja la correlación de fuerzas entre los países y defiende un mundo más democrático y pacífico, que de otra manera no es posible.
    El unipolarismo o liderazgo único y hegemónico en el ámbito mundial no es adecuado que exista y predomine en las relaciones entre los países y coincide con la política neoliberal que impone el BM, el FMI y los países hegemónicos, a los países dependientes y neocolonizados.
    La multipolaridad se fundamenta en el respeto de todas las personas, culturas y países.
    El poder del veto en la ONU que tiene un grupo muy limitado de países que pueden (cualquiera de ellos) oponerse teóricamente al resto de países que componen la humanidad, es una aberración. Hace que situaciones injustas, violaciones a los derechos humanos, genocidios, puedan no ser castigados; e incluso que miembros de esa organización puedan invadir a otros Estados y que no exista ni siquiera sanción moral, ya que pueden bloquear al resto.
    Por el bien de todos el multipolarismo, la multilateralidad y las relaciones multiculturales y el respeto mutuo entre los países son una necesidad. Es necesario un liderazgo colectivo donde se respeten los consensos, tomando en cuenta a los bloques regionales, diversidad de países con sus culturas y valores que deben ser respetados por todos, superando los hegemonismos, absolutismo, neocolonialismo, terrorismo, y todo tipo de discriminación, que es adonde lleva el unipolarismo sionista.

  6. Beturio

     /  27 noviembre 2015

    Quien ha visto y quien ve a Francia de liderar el rechazo a la invasión de Iraq a protagonizar una escalada de bombardeos, inmiscuyéndose en una guerra civil que puede terminar siendo mundial.Estos políticos no valen nada,son marionetas de los poderes fácticos (banca,multinacinales del armamento…)

  1. Cuando Francia lideró la oposición a la Guerra de Irak… ataque que terminó por alimentar a ISIS | Matad al mensajero
  2. Nueva descarga de la Doctrina del Shock | El mundo de los locos
  3. Nueva descarga de la Doctrina del Shock | El Periscopio
A %d blogueros les gusta esto: