La acumulación de rabia

Un coche, un SEAT Ibiza, circula por una calle de Madrid. En un semáforo, una pequeña motocicleta se para a su lado y en ella viajan dos jóvenes. Roban por la ventanilla el bolso de la conductora depositado en el asiento. Ella, de 30 años, no se arredra y les persigue. La scotter derrapa, el coche se precipita encima y resulta muerto en el acto uno de los jóvenes, de solo 25 años. El otro huye. La conductora puede ser acusada de homicidio imprudente.

Así pudieron suceder los hechos, según leo en las noticias de prensa. Un chico fallecido, una mujer debe hacer frente a la acusación de homicidio y a su conciencia. Por un bolso. ¿Solo?

A menudo nos encontramos experimentando reacciones muy primarias al volante de un vehículo. Hace pocos días, un movolúmen muy ostentoso me aprisionó en el aparcamiento de un gran centro comercial porque quería el sitio al que yo había llegado primero. Al punto de que para evadirme rocé la chapa que acababa de arreglar. La sujeta que comandaba el “tanque” se comportó con gran altanería, me llamó imbécil y me dijo que si no estoy capacitada para conducir no lo haga. Saqué una foto de su matrícula para denunciarla. En ese momento, hubiera querido desde luego que descargara sobre ella un tornado. Y… a mí apenas me importa mi coche. Me sirve para trasladarme y punto.

Se ha estudiado cómo el conducir refuerza los instintos primarios, envanece, da una falsa seguridad, y anula por tanto la lógica y la razón. Vuelvo al suceso de Madrid. Morir por robar un bolso, matar –accidentalmente o no- por haberse visto agredida. No sé en qué circunstancias se encontraban ambos. Precariedad en el uno con alta probabilidad, ¿ira acumulada en la otra?

Pensaba escribir hoy sobre los preocupantes e incongruentes ataques al periodismo. Os dejo la historia que resumió Nacho Escolar en línea con lo que yo pienso del caso: un periodista griego se enfrenta a pena de prisión por publicar una lista de defraudadores de Hacienda de su país que circula desde hace años sin que haya tenido consecuencias. Al final las ha tenido para él. Y para el empleado bancario que quiso se conociera, afrontando riesgos. Está preso en España. Cada día nos agobian a todos los exabruptos, las majaderías, los atropellos que nos perpetran los políticos. Me produce arcadas ya no solo ver y oír esos ataques a la inteligencia –lo hablamos hace unos días- tan solo mencionar los nombres de los autores. Estoy, estamos, hasta el mismísimo moño de que nos engañen, nos insulten, nos roben hasta la dignidad. De ver a deficientes mentales con un poder inmenso en las manos, incluso sobre nosotros. De la inhibición de la masa tonta y egoísta que los sustenta.

Cada día nos enfrentamos a la realidad con una insólita acumulación de rabia. Y puede llegar a sacar lo peor de nosotros mismos. Con un arma en la mano, la que sea, el coche lo es, podríamos llegar a aniquilar a quien con tanta impunidad nos agrede. Los resultados son fatales.

Debemos cuidar los bajos instintos. Desterrar la venganza, pero luchar por la justicia. Mantenernos templados y lúcidos. Un hermoso día de lluvia, tras el maravilloso sol otoñal de ayer, invita a buscar la calma. Para ser más fuertes, la irracionalidad debilita.

 

Anuncios
Entrada siguiente

21 comentarios

  1. Cuanta razón tienes, Rosa. Gracias por añadir a modo de contrapunto la balada de Serrat.

  2. yo creo que la gente al volante se muestra exactamente cómo es en su vida cotidiana. Si eres impaciente, arrogante, prepotente, temerarix, avasallador/a y no tienes autocontrol lo eres al volante y lo eres en tu casa.

  3. A modo de bálsamo, recomiendo ver la entrevista a Susan George,que nos reconcilia con un poco con el ser humano.

    Esta violencia perenne de la sociedad no es natural, (como los paraisos fiscales).
    Tan sólo es una construcción de la sociedad, que puede variar

  4. josemi

     /  30 octubre 2012

    Es un indescriptible placer leerte,Rosa,por tu humanidad y por tu honestidad.Dejaría pasar las horas en una cafetería,dialogando contigo.Un beso.

  5. julio eugenio

     /  30 octubre 2012

    Gracias por el artículo, pero sobre todo por “La Balada de Otoño”. Tener la sensibilidad de disfrutar con su música, su letra y las imágenes, considero que nos hace más humanos, más cercanos a quienes nos rodean, principalmente en un día como hoy, deliciosamente otoñal.

  6. Julio I

     /  30 octubre 2012

    ¡Y que envidia da el que en otros países haya periodistas como ese.!

  7. Yolanda Lesmes

     /  30 octubre 2012

    Gracias Rosa: por tus artículos y por hacerme recordar la Balada de Otoño de Serrat. Canción que he ido cantando con él, compás a compás, parándome en los silencios y con las cadencias en su punto justo, porque era uno de mis temas favoritos y que he cantado miles de veces escuchándole. Es raro darme cuenta de que la tenía totalmente olvidada en el fondo de mi memoria y que ha brotado, sin esfuerzo, como se recupera a los buenos amigos, aunque haga mucho que no estás con ellos.
    En cuanto a lo demás, también estoy de acuerdo. Mi hijo mayor me dijo hace unos días que yo, que he sido casi aburrida conduciendo, me he vuelto mucho mas agresiva.

  8. Joan

     /  30 octubre 2012

    Justo acababa de leer la noticia, cuando entro al Periscopio y leo tu post. Realmente es así, y seguro que el pensamiento (de la conductora) es ese: toda esta desgracia por un bolso.

    Pero acaso no transcurre la mayor parte de nuestro día a día, con el automático puesto, sin tener consciencia de aquello que estamos haciendo, salvo cuando tropezamos, y al mirar vemos el absurdo “sueño” en el que realizamos nuestros actos.

    ¿O acaso no es absurdo el sueño por el que la “vida real” impone una tremenda irracionalidad que ya bordea los peores abismos?

    Aunque algunos se desgañiten gritando y señalando el precipicio, visto lo visto, quizás el tropiezo sea el único remedio social, a tanto desbarajuste de irracionalidad colectiva, y por supuesto y ante todo: individual.

    ¿Dónde acabo el sueño ilustrado de individuos cultivados, sensibles y libres?

    La revolución (pues no tiene otro nombre, aunque los procesos revolucionarios los apliquemos a la izquierda) se expande con el asentimiento individual de una gran mayoría. Que no ve que precisamente esta revolución se hace en contra suya.

    Pero no hay que protestar porque “la marca España” (invento revolucionario donde los haya) se resiente en cuerpo e imagen.

    Qué bien sigue funcionando el pan y circo.

  9. El pan y el circo se van representando en miles de escenas cotidianas. Este relato muestra una cara más de la misma moneda. Podía haber sido un energúmeno en una carretera o en este caso al volante. La rabia se acumula para no salir jamás de su reinado.

  10. Esos bajos instintos están en todos nosostros, en mayor o menor medida. Y razones para la rabia hay de sobras.
    .
    El otro día plantebas, Rosa, el límite entre el “verso a verso” y el “golpe a golpe”, con otra hermosa canción de Serrat. Si nadie pide “tiempo muerto” para racionalizar y buscar alternativas, en toda Europa, que desde luego las altas instancias no están por la labor, ésto puede acabar muy mal. Sólo hay que abrir los libros de historia.
    .
    Otra gran reflexión para “El difícil paso a la eficacia” —> conseguirla razonando, mientras los medios grandes están acaparados de voceros del odio.
    .
    Por suerte, a menudo, la “Rosa de la paz” que habita aquí, invita a disfrutar del “verso a vero”, sin renunciar para nada al total derecho a la discrepancia y a un enérgico reclamo de justicia social.
    .

  11. En situaciones desfavorables se enquista todo, hasta lo mejor del ser humano. Piensa en cómo sería si todos esos seres vivieran en condiciones de dignidad. Si sólo robaran las mentes perturbadas y lo hicieran únicamente por un sentido decadente de la diversión, en lugar de robar por necesidad como es un caso que se dispara con la crisis… Si primara la ética y se diera ejemplo institucional de ello, y no como ahora que se multa a los contribuyentes pillados infraganti por evadir mil euros, mientras a quienes defraudan miles de millones les pueden pasar las horas muertas hasta que prescribe y todo, esperando que los pillen. Hay más ejemplos. Pero son por desgracia. La gente refleja un estado impropio de lo que entendemos por civilización porque en sus propias carnes está siendo sometida a unas condiciones infrahumanas y porque el instinto de supervivencia lo justifica casi todo. Si miráramos por un agujero a estos supervivientes en el estadio final de la odisea, tal vez los encontraríamos que vuelven a andar a cuatro patas y en lugar de palabras sólo consiguen articular sonidos guturales. Lo tendríamos que catalogar como efectos colaterales de la brutal recesión. Las incidencias que te han pasado a ti, ojalá pudieran ser un caso aislado, porque cada día le pasan a más gente. Son un signo evidente de que estamos remontando la crisis, según la destacada élite gobernante. Procura empezar el día con afirmaciones. Repítelas hasta la saciedad y respira. Las técnicas de respiración son la mejor arma defensiva del organismo. Sobretodo la hipopresiva. Eres una tipa genial con un blog genial y un poder de comunicación que contagia. Puedes pensar en medio de multitud de gente que ya lo dejaron, porque si pensaran no podrían soportarlo. No confundas las víctimas con los culpables. ¿Mejor?

  12. Diógenes

     /  31 octubre 2012

    Hola,
    veo diferentes los casos, el del periodista obedece a un acto meditado, y un aviso de la impunidad de quienes manejan el cotarro respecto a quien ose enfrentarse a ellos de forma legal y pacífica… la ley la manejan ellos y la justicia, no nos engañemos, es ciega y siempre lo hemos interpretado como nos condicionado… pero de neutra nada, ojalá fuese tuerta tuerta 😉

    Respecto al primer caso, es un desgraciado desenlace producto de un momento de tensión y de la impericia de ambos conductores… en momentos similares, aunque suene raro… manda la amigdala, la razón no se implica, el cerebro luego inventa un escenario completo…. (no es una opinión, está demostrado…) personalmente me han atracado alguna vez y me lo he tomado con calma, pero dos veces lo intentaron mientras jugaba en un parque con mi hermana pequeña… no tuve dudas, realmente no pensé nada …. máximo daño en el menor tiempo… puro instinto… no justifico a quién los atropelló… … pero lo grave del periodista es la premeditación, el aviso frío e impune: Los derechos como cuando y de la forma en que decidimos, súbditos de mierda… y la falta de reacción por parte de la población…. ejemplo:
    Spain, paradigma de la democracia occidental jojojo,extracto de una entrada mía en el anterior artículo: “… ningún grupo de nuestros “represensentantes? jojojo, o ningún gran medio (ni foráneo ni extranjero) “independiente? juasjuas” ” esté todo el día analizando y evaluando como se come la normalidad “democrática y el estado de derecho…. y demás vacuidades e insultos a nuestra inteligencia…” junto a un congreso blindado permanentemente por una barricada y las fuerzas de seguridad…. ” (plantearos por un momento una situación similar por ejemplo en … Venezuela … se ignoraría en los medios…. me da que no… pero no por culpa de Venezuela, no evalúo nada, simplemente es un enemigo conveniente en la situación actual… ) y aunque los vea diferentes…. coincido totalmente con el fondo del artículo (honradamente, no sé si la conductora actuó por rabia acumulada o de forma instintiva)… como prefiero ser directo: Somos una panda de basura, mucho blablabla y poco mojarnos, poca actuación razonada e individual… el final de muchas de estas situaciones… rabia acumulada, acción de manada por instinto… y lo peor…. está acción normalmente, por lo irreflexivo de la violencia en grupo… es totalmente susceptible de ser guiada por cualquiera de los que manejan el tablero… y probablemente… actúen sincronizados (la globalización es lo que tiene… valor añadido y optimizaciónes varias jajaja 😉 )… nada más fácil que crear dos bandos y enfrentarlos… da igual el que gane… el que pierda se demoniza/aniquila luego… y se monta un decorado acorde a quienes piensen que han ganado… esto garantiza la justificación de años de penuria por culpa de los vencidos y la rabia de quienes creen haber vencido… dirigida como siempre a otros pringaos como ellos… y la partida empieza de nuevo… somos cada vez más bobos, caemos en el engaño de que controlamos algo y cada vez somos más fáciles de manejar… por un lado no nos temen… han erradicado la violencia… por otro pensamos que hemos mejorado… no… nos han amansado… y además no adulan el ego con la realidad aumentada… jojojo = realidad focalizada… vivan los rebeldes de sofá jajaja (me da igual el signo, somos una manada cobarde y dividida, nos guste o no )

    Pal tonel de nuevo….

  13. Diógenes

     /  31 octubre 2012

    Aunque igual en occidente ni acumulamos rabia… ¿y si somos todos fruto de una clonación a partir de Hegel y Paulo Coelho…? ….

    Saludos desde el tonel de Jack Daniel’s 😉

  14. Trancos.

     /  31 octubre 2012

    Asumiendo todas las fatalidades que se han dado en el caso, yo afirmo que es más fácil robar a una pringada, como tú y como yo, a una colega seguramente preocupada, como tú y como yo, por llegar a fin de mes, que un banco. Y seguramente es más fácil atropellar a un mangui y a un pringao que te han robado el bolso que a un banquero que te ha robado la casa, la vida y el rosario de tu madre.

    Hace muchos años, por estas fechas, oyendo la Balada de Otoño de Serrat escribí:

    Otoño de aguaceros y baladas
    tras los cristales. Tarde fugitiva.
    Agridulce nostalgia. Pena esquiva.
    Sueño fugaz. Canciones olvidadas.

    No recuerdo como seguía el poema que me has traído a la memoria. Perdón por el inciso.

  15. Diógenes

     /  31 octubre 2012

    Aunque no suele servir de mucho, espero que nadie personalice este comentario, pues no va sobre personas, sino sobre mi punto de vista (tan criticable y debatible como cualquier otro, por eso lo expongo ) sobre mi interpretación personal de ideas de otros mensajes:

    1.- Hay determinados instintos que simplemente son fruto del instinto de supervivencia que subyace en cada uno, y por su naturaleza no pueden someterse al filtro de la razón en determinadas situaciones, pues no habríamos llegado hasta aquí…

    2.- Creo que en nuestro país nunca hemos asimilado la responsabilidad racional de mirar cara a cara a la historia, para lo bueno y para lo malo, mientras pongamos etiquetas a sucesos pasados, conforme a nuestro pensamiento personal actual, e intentemos medir su valor ético no sólo por los parámetros actuales (muchos una quimera ) sino por como cada uno los interpreta… poco aprenderemos….

    3.- Por estos lares la ilustración nunca existió, de hecho estamos orgullosos de haberla expulsado, afrancesados… nuestro mayor ejemplo de desprecio, que da una idea clara acerca de donde venimos y con lo que nunca rompimos, era apodar botella a un abstemio…

    4.- Mezclamos siempre muchas cosas, intentando agrupar determinados actos bajo un mismo parámetro… unos delinquen por necesidad (aquellos a los que marginamos e impedimos otras opciones, da igual quienes lo impidan y porqué… Ej: Niño de etnia gitana, va por la calle y toda su familia es despreciada, va al colegio y se manifiestan los rectos padres del resto para que no asista y se mezcle con sus hijos (y aquí, curiosamente no hay diferencias al uso por bandos…) y desde luego de buscar trabajo jajaja)… otros por comodidad y simple amoralidad… catalogados en función de su condición social… si los consideramos inferiores los despreciamos o compadecemos según nuestro buenismo nos dicte, y si son superiores admiramos su falta de empatía como rasgo de macho alfa… y por puras raíces grupales, imitamos a nuestro nivel su comportamiento, aprendemos más de lo que parece a base de memes.

    Considero un error las divisiones amoldadas a la situación concreta del momento y lo que idealiza cada uno como “lo que dios manda”.

    Miremos de forma objetiva la realidad, que cada palo aguante su vela… o sigamos como hasta ahora, pero ir de estupendos en función de por donde nos sopla el aire a cada uno parece que nunca ha sido muy efectivo….

    Saludos cordiales, aunque parezca un borde, que lo soy… y cuando me comporto de forma irracional no busco justificaciones, de forma volitiva o instintiva he sido tan yo en ese momento como cuando escribo reflexionando… no aceptarse o maquillar algo es signo de no aceptarnos mientras nos justificamos … desemboca normalmente en neurosis de diverso grado… en autoengaños en…. da lo mismo… nunca en mejorar de forma individual y responsable… el empedrao influye, pero si no lo miramos o lo inventamos después ….

    Por supuesto que cada uno viva su vida a su bola, pero que se acepte a si mismo… y a los demás sin encasillarlos o compadecerlos…

    Salud y pa mi que hoy tampoco ligo jajaja 😉

    Un abrazo!

  16. rosa maría artal

     /  31 octubre 2012

    Un placer el inciso, Trancos. Muy bonito.

  17. Diógenes

     /  31 octubre 2012

    y antes de despedirme por hoy, recalco el inicio de mi primera intervención, a nivel superficial entiendo que de forma aparente los ejemplos no son equiparables, pero a nivel profundo el mensaje es claro y lo comparto. Debatir sobre el primer nivel no conduce a nada, en e special si no pasamos del suceso concreto, y profundizar equivocando el origen o amoldándolo a nuestra primer justificación directa… no nos ayuda…

    Al tonel, cual rata cobarde ;-), espero que se interprete como una simple idea, y como una reflexión en la que me incluyo… sólo pienso en voz alta, reflejo mis errores y lo que intento obtener de ellos… a veces los generalizo, pues creo que todos fallamos en lo mismo, y verlo aunque joda es básico, además verlo en la intimidad es más fácil… ni las hembras ni los machos alfa nos identifican… 😉

  18. Diógenes

     /  31 octubre 2012

    Trancos. / 31 octubre 2012
    Gracias por explicar de forma educada mi mensaje, el que roba lo hace de forma premeditaa, elige la víctima más débil a su alcance y emplea el método que puede. El que se defiende actúa de forma irreflexiva en el momento, pero normalmente no somos capaces de vengarnos friamente, entre otras cosas porque racionalizamos las ventajas de la no violencia, sin ver que de regalo nos doblegamos al poder… pa explicarme a mi manera… he visto muchas veces preguntar en un bar humilde, de menú barato, con altanería la soplapollez de si la merluza es fresca o de pincho… y luego casi nadie usa la hoja de reclamaciones en un sitio que considera “de nivel”… no atropellemos al banquero… en frío, per hagamos uso de nuestros derechos de forma individual y constante, funciona… y es la forma civilizada de que nos respeten… es fácil empezar por no cohibirnos ante tretas de timador de feria, cuando un “Director de oficina de banca” te suelte un rollo y diga como ud ya sabrá, siempre, en especial si si lo conoces la respuesta es NO, explíquemelo…. la pasta es nuestra, trabaja para nosotros, y si juegan a la manada y la humillación, pos vale, pero en ese caso cada uno de nosotros es el dominante… sin autoconfianza independiente mal vamos….

  19. Diógenes

     /  31 octubre 2012

    Como me sobra un rato, que cada uno lo interprete como quiera, pongo un ejemplo práctico de como firmar una hipoteca, y no acumular rabia, todo es más facil, sñolo consiste en jugar en su terreno, sin olvidar que él unico que palma pasta eres tú, por lo tanto mandas. no te humillas como esperan y para ello preparan la puesta en escena, es un ejemplo que admite múltiples variables:
    1.- Normalmente eres citado en un edificio central, solo para cohibirte.
    2.- Ve correctamente vestido pero informal
    3.- De manera habitual alguien te pasará amablemente a una sala de reuniones.
    4.- Elije lo que no esperan: Ocupa y esparrámate en la silla que notoriamente preside la mesa.
    4.- Pasado el tiempo prudencial que estiman te pone nervioso apareceran probablemente cuatro jóvenes triunfadores, tres novatos y un adiestrador, según entren se sorprenderán por el lugar que has elegido, aprovecha el primer instante para soltar mirando el reloj, estaba apunto de irme, estoy ocupado así que vamos al grano o lo dejamos para otro día.
    5.- Te explicarán que hay que esperar al sr. notario, con aire de respeto.
    6.- Educadamente di que dado que pagas es el sr notarios quien debería esperarte a tí, son todos ellos los que esperan cobrar comisiones de tu dinero, no olvidarlo.
    7.- No cedas tusitio, en este punto no hay dónadas ni a sugerirlo.
    8.- Cuando aparezca el respetable, saludale friamente.
    9.- Traga el rollo sin demostrar interés, ante cualquier lo comprende verdad y variantes, siempre No, explíquemelo por favor.
    10.- Al acabar di que muy bonito, pero que dado su función es dar fe de que voluntariamente te la juegas y nadie va ser solidario contigo ante cualquier problema, por favor incluyan en las claúsulas el Art.140 de la ley hipotecaria (la dación en pago se contempla desde 1948), pero sólo si eres vip o abogao, curioso que no aparezca explícito que sometes tu vida y la de tus familiares ante caprichos del destimo o barrabasadas suyas.
    (esto es un inciso: Pensad en el morro de todos los que ahora apelan a consenso y buena voluntad de la banca: MENTIRA: El derecho existe, y si alguno hybier sido hinrado con cambiar mínimamente cuando es efectivo dicho artículo, estos dramas no existirían.)
    11.- Para cerrar la jugada es recomendable que tener ahorrado un 20% del total, y antes de que te quieran liar, les dices que entiendes que igual tienen que revisarlo, y que como muestra de win-win, te avisen cuando l incluyan y que en vez del 100% adelantas el 20-15%
    12. No flojear, y cerrar así la situación…

    Es sólo un ejemplo, pero si nos comportamos como ciudadanos, (en el resto de europa funcionan así y todas las partes lo asumen) poco a poco nos respetarán… si estamos pillados allá cada cual, pero mejor alquilar a apostar en estos momentos tu futuro y limitar tus posibilidades de rehacer tu vida ante un imprevisto.

    Suelo pasarme de borde, así que pido perdón, y pongo un ejemplo que espero alguien encuentre constructivo, me he releido y he visto que es fácil hablar de hacernos valer, pero un ejemplo real vale más que un rollo… como se suele decir… obras son amores y no buenas razones….

    Cordialmente!,
    el descerebrao del tonel

    Un abrazo Rosa, que a veces me paso de sincero y nunca es mi intención polemizar con nadie!!!

  20. Trancos, ¿ “Perdon por el inciso” ? Pero si has reflejado perfectamente el mensaje del artículo.
    .
    El atraco es delito, por su puesto, pero es que lo son TODOS LOS ATRACOS. Cómo me gustaría que en la declaración de la renta nos indicaran cuánto dinero hemos destinado cada uno, de nuestros impuestos, a salvar a ¿atracadores de guante blanco? .
    .
    Y cuando vamos a un banco a pedir una hipoteca, firmamos un contrato de teléfono, agua, gas, o lo que sea, hay algo que la mayoría de gente en este país no tiene claro: EL CLIENTE SOY YO !!! No hablo de prepotencia, sino de tener claros derechos.
    .
    Me vais a disculpar, pero es que últimamente, entre Vidal Cuadras y sus tanques y Felip Puig y su fantochada de defender el Ebro con los mossos, empiezo a tener serias dudas sobre la homogeneidad evolutiva del “Homo Sapiens” como especie.
    .

  21. Me encanta comprobar cómo los comentarios de Rosa -siempre estupendos y lúcidos- son objeto de tantas y tan valiosa reflexiones. Es genial, Rosa. Y es algo que tu personalidad provoca. Una reflexión inteligente y valiosa no puede más que provocar consideraciones muy buenas.
    Personalmente, yo conduzco mucho, por motivos distintos, y creo que bien. Me gusta correr en autopista o autovía, pero, por suerte tengo buenos reflejos para esquivar peligros o no provocar incidentes. Cuando estoy muy nerviosa -y pasé un tiempo de auténtica angustia- cogía el coche, a cualquier hora del día o de la noche; hacía kilómetros escuchando música o noticias, según. Me relajaba por completo y regresaba a casa completamente nueva. Hoy en día también me relaja conducir.
    En el caso concreto del robo del bolso no sé cómo hubiera reaccionado. La violencia me horroriza. Lo que sí tengo claro es que, a lo largo de mi vida, por callar, he tenido que tragar muchos sapos. Y llega un momento en que pienso que el cumplir años es también un grado. Cuando vi por primera vez la película “Tomates verdes fritos” me sorprendió el cambio que desarrolla la personalidad de Kathy Bates, que interpreta el papel de una mujer de mediana edad a la que nadie tiene en consideración por mucho que se esfuerza en ser educada y “ceder el paso”; llega un momento en que va a un super y dos ‘pollitas’ jóvenes y maleducadas no solo le quitan la plaza donde iba a aparcar, sino que se pitorrean de ella. La reacción no se deja esperar: reafirma su autoestima…y le va muy bien.
    Gracias por recordarnos la balada de Serrat. Tienes un gusto exquisito.

A %d blogueros les gusta esto: