La noticia y los políticos

Me quejaba ayer, sin ir más lejos, de tener a Dolores Cospedal en desayuno, comida y cena si sintonizo TVE –o cualquier otro medio-. Y no solo ella, a toda una hilera de políticos servidos a veces hasta cuatro y cinco en la misma tanda. Y va Cospedal y se queja del tratamiento parcial que da al PP la televisión pública. Nacional, naturalmente, las que controla su partido (a través de autonomías o licencias concedidas por ellas) sí que saben hacer adularles y publicitarles como Dios y el PP mandan. En su intervención en los desayunos de RTVE, con una Ana Pastor que ejerce el periodismo, la número 2 del PP se retrata ampliamente. “TVE no es imparcial. Una televisión pública pagada con los impuestos de todos los ciudadanos debería ser de una objetividad y una imparcialidad meridiana…”, dice. Para quejarse también de cómo los restantes medios no se han hecho eco de su “campaña” contra RTVE. De su propaganda, no de información alguna. Están muy mal acostumbrados, pero las costumbres se pueden cambiar.

Lo mejor fue cuando acusó a “la dirección política de TVE” de ser la culpable de la supuesta parcialidad. Señora, los medios informativos carecen de “dirección política” en democracia. La página del PP, insiste en esa idea sin el mejor sonrojo: la dirección política, y titula: El Partido Popular manifiesta su indignación por el trato recibido por Cospedal en RTVE. El maltrato consistió en no decir “amén”, que -aunque lo hayamos olvidado- es la obligación de todo periodista. Veamos esta joya de la desfachatez y de lo que entiende Cospedal y el PP por información.

En Reacciona, hablo de este punto. Copio y pego el fragmento titulado “La noticia y los políticos”:

“Tras haberme criado viendo a Franco inaugurando pantanos y a todos sus ministros y altos cargos en actos de propaganda, mis ojos se anegaron de emoción al escuchar de los entonces responsables de los telediarios en la transición –y de ideologías tan distintas como Ladislao Azcona, Eduardo Sotillos, Pedro Macía y Luis Mariñas-: “el hecho es la noticia, si hay un político y, lo encuentras justificado, lo citas al final del texto.” Los políticos tenían que ganarse su aparición en televisión. La experiencia apenas duró. El sabroso caramelo se volatilizó a las puertas de la escuela del poder.

Hoy sus comparecencias son diarias. No es noticia lo que opinen –por muy jocoso o patético que a veces resulte-, lo son sus hechos. No lo es en absoluto la repetición machacona de su ideario –sabemos qué van a decir antes de que abran la boca ¿cómo va a ser eso una noticia?-. Los medios no son oficinas de prensa de los partidos en permanente campaña electoral. Pero así parecen actuar –las televisiones sobre todo- . De hecho, los políticos intervienen medidos y pesados según sus votos. Y, como no hay tiempo, la opinión se reduce al bipartidismo (al que refuerzan), cuando España es plural y, en justa lógica, tendrían que habilitar espacio para todos los partidos y colectivos sociales… en informativos eternos y tediosos ¿Sería eso periodismo? No.

La clase política representa el tercer problema para los españoles, quizás porque les vemos y oímos demasiado. ¿Sabemos de este modo lo que piensan en realidad? Escasamente. Ahí tenemos el simulacro de los debates en los que el periodista es mero controlador de tiempos y de temas pactados sin su intervención; a diferencia de lo que ocurre en otros países, donde el moderador inquiere y precisa. El periodista debe incomodar, insistir, buscando la verdad. Los políticos se han acostumbrado, asimismo, a la insólita figura de la “rueda de prensa sin preguntas”. ¿Cómo se atreven? ¡Son servidores públicos! Se deben a la sociedad. Y sus ojos, oídos y cerebro en esas comparencias son los periodistas… que se ven obligados a asistir para tomar nota sin abrir la boca.

Con la Televisión Digital Terrestre, TDT, llegó la invasión de cadenas entregadas por los políticos (autonómicos sobre todo) a medios de ultraderecha mayoritariamente. Aquí realizan programas “low cost”. Lo más barato es sentar a tertulianos en una mesa y, de la mañana a la noche, destripar al gobernante opositor, incluso al propio si no manifiesta una extrema radicalidad reaccionaria. El manual de la manipulación exhibiría como prototipo a estas cadenas.

Los debates pueblan los medios. El que contrapone a Rajoy y Zapatero (o cualquiera que ocupe la cúpula de los partidos), cargando sobre uno de ellos todos los males de la humanidad, es estéril cuando manda la UE y el reinado neoliberal está garantizado por vocación genética o por pragmatismo. Apenas se diferencian -y no es poco-, en el rancio conservadurismo ideológico del PP, necesitado de una urgente modernización al servicio del progreso de todos.

El periodismo de declaraciones (vacías y repetitivas en su mayoría) y tertulias con el mismo espíritu, tiene un efecto devastador. Porque –no nos confundamos- la Política es imprescindible en un sistema democrático. Con tropiezos, avances y errores, la humanidad persigue disfrutarla desde los griegos, cinco siglos antes de la Era cristiana. Para dignificar el papel del ciudadano, de un ser libre sujeto a derechos y deberes. Para regular una actividad humana cuyo fin es gobernar y dirigir la acción del Estado en beneficio de la sociedad. Hemos de obligar a nuestros representantes a regenerar la Política”.

TAREA DEL DÍA (y de los días siguientes hasta la resolución del problema): Cambiar de cadena o de dial, pasar página cada vez que aparezca un político con declaraciones opinativas. Se notan en las primeras palabras, el tiempo justo para “apagarlos”. No son noticia. Todo lo que no es noticia, es propaganda, oí decir y coincido. Si conseguimos bajar las audiencias de este odioso entretenimiento que nos sirven, igual los medios dejan de macharnos con políticos no diciendo nada que no sepamos. Ganaríamos mucho: ellos (los políticos) y nosotros. Incluso los medios que dispondrían de mayor espacio para dar noticias.

14 comentarios

  1. Me parece muy buena la tarea del día. Algunas veces cuando al comienzo de alguna serie aparece la mención de “emplazamiento publicitario” me parece particularmente apropiada al comienzo de los programas informativos.
    Lo de Cospedal es penoso. Cuando Ana Pastor, con toda la razón, le pregunta por su modelo de televisión imparcial no sabe por donde salir y se limita a repetir argumentario bastante nerviosa y dándose cuenta del jardin en el que se ha metido ella solita. Hasta la periodista de La Razón (medio poco sospechoso de ser contrario al PP) se siente molesta. Ha sido un patinazo de los gordos.

  2. zana

     /  27 abril 2011

    Hola personas,
    efectivamente RMA el periodismo ha muerto. Ya, ya sé que tú no lo has dicho y por el sentido de mi frase parece que lo hayas afirmado, ( como eres del gremio aún no lo aprecias). Hace tiempo ya lo escribimos por aquí, recuerdo que hacía la distinción entre los 800 euristas y las megaestrellas periodísticas, recalcando que los primeros en nada son culpables. Al periodismo le mató la ambición de los periodistas, vuelvo a repetir que los 800 euristas en nada son culpables, hablo de los que recorren, muy bien pagados, todas las tertulias habidas y por haber, de los que escriben al dictado, de los que intencionadamente ocultan, de los que ridiculizan al débil y se arrugan ante el poderoso…
    Bueno ha dejado de llamarse información para ser infoxicación, sobran más explicaciones. Noam Chomsky nos lo explicó hace tiempo cuando dijo: El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las elites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes
    Sobre la supuesta pluraridad de TVE me pregunto ¿por qué le llaman pluralidad cuando quieren decir bipolaridad (bipartidismo o sistematismo)?

  3. Soto

     /  27 abril 2011

    Buenos dias,Rosa y amigos contertulios:
    Me voy a ceñir a la desvergonzada e impresentable Dolores de Cospedal.Es completamente inasumible la bazofia que echa por su boca a través de esa lengua “biborilla” esta “impresentable señora”.TVE,yo así lo “veo”,ha cambiado un montón ( sin ser una fuere de serie ni mucho menos),para bien ,se puede ver y moderadamente hacer caso de lo que se ve y se dice.Los informativos y los desayunos de TVE,son bastante dignos,”quién la vió y la ve”.Comprendo la postura de la excelente profesional que es Ana Pastor…¿como no se va indignar de lo que dice la Cospedal?.Al verla y escucharla ( la Cospedal) contradecir a Ana Pastor da una sensación de “barriobajera sin limites,una mentirosa compulsiva sin par”,la verdad, Ana Pastor no se merecia lo que esta “caradura le estaba echando por esa boca llena de basura.”A mi, la verdad,aunque no debiera sorprenderme ,me repugnó.Esta España cada vez más redacalizada,cada vez con una permivisidad a estes exabruptos muy bien planificados,la verdad es muy dificil avanzar ” la mitad de medio paso ” con esta gentuza,que todo lo tiñe de mentira……
    Bien , nada más que decir,pues si lo manifiesto me entra un cabreo sin limites ,y , yo a estas horas lo que debo hacer es tomar un cafelito,para entrar en el climax “del impulso vital”.
    Bos dias ,e sexan bos ,que pra malos hainos a montón ,sinón “botolles a Cospedal e sabran o que e bon”..ja,ja,ja,..
    Apertas agarimosas

  4. Mendigo

     /  27 abril 2011

    “Los medios no son oficinas de prensa de los partidos en permanente campaña electoral.”
    Exactamente. Han reducido la información al tomate político. Si hay un problema, el periodista en vez de recabar la información de los interesados y de expertos en ese tema, va a ponerle el micrófono al político de turno, el cual arrimará el ascua a su sardina, con desprecio torero a la realidad.

    En los medios públicos, existen presiones de los partidos políticos para salir bien retratados. Como en todo, hay categorías. No veo a menudo la televisión, pero es evidente para cualquier observador objetivo y bienintencionado que la RTVE actual (servicio público, que lo pagamos todos, incluso los que no votamos por el PP ni por el P$O€) es mucho menos parcial que durante el aznarismo.

    Pero ¿y en los medios privados? ¿Quién es el que impone la línea editorial? Pluto, naturalmente. Hace un tiempo me puse a investigar un poco quiénes eran los propietarios de los medios de comunicación nacionales y me salió esto: Los dueños de la información.

    El esquema puede ser útil para valorar una información de tal o cual medio teniendo presente quién paga el sueldo del periodista que la comunica. Quien paga, manda.

    El cuarto poder, como los otros tres, está maniatado, acorralado, conchabado o directamente en nómina del capitalismo. Entonces ¿qué democracia cabe? Es absolutamente necesario desarrollar un medio de comunicación de capital popular (tomo como ejemplo lo que se hizo en Euskadi con Gara) que oponga una antítesis al discurso único dictado desde el capital. Hoy en día sólo podemos elegir entre capitalismo con sabor a fresa o con sabor a limón.

    Un saludo, Rosa!

  5. Todo es un cartón-piedra de dimensiones descomunales. Cartón-piedra representativo, como su supuesta democracia, que no se sustenta si no es porque nos meten a todas horas a sus partidos políticos, máquinas, empresas, de colocar a arribistas y amigos. El participar nos lo van esquilmando, robando, arrinconando en lejanos reductos.

    La televisión no es más que propaganda de esa sociedad del espectáculo/especulación en la que vivimos. Vidas de cartón-piedra que no participan, apenas se indignan y de reaccionar lo justo. Y no, los hechos (aunque no tan escandalosos como el “ha dicho que ha dicho”), los hechos, sin participación, meros espectadores nosotros, también es espectáculo, entretenimiento, engaño incluso.

    Tenemos la televisión que somos (y no es sólo la televisión la que nos ha hecho).

  6. Jose Luis Erredosdedos

     /  27 abril 2011

    Me asalta la duda de si la lamentable actuacion de Cospedal se debe a una osadia consecuencia de su nivel intelectual o a un nivel intelectual consecuencia de su osadia. No tengo por que concederle el beneficio de la duda y, por tanto, no lo hare. Pienso, lo que ya es algo, que se trata de una persona de capacidades muy limitadas. Tambien yo lo soy, solo que las pocas que tengo procuro utilizarlas lo menos torticeramente posible.

    No creo que merezca mas espacio ni mas tiempo. Nauseas, una ez mas (dan igual colores y siglas).

  7. Trancos

     /  27 abril 2011

    En este caso, la culpa es de los periodistas (como institución y sin ánimo de generalizar. En cualquier caso, “chapeau” para Ana Pastor, que no es la primera vez que planta cara a un/a gerifalte). Es normal que un político trate de arrimar el ascua a su sardina. Pero no lo es que los periodistas se dejen manipular, utilizar e incluso ningunear.
    Los periodistas deberían ser parte de la solución. Porque, “si no eres parte de la solución, eres parte del problema”.

  8. Paco

     /  27 abril 2011

    “El hombre digno se hace responsable de sus propios errores, el indigno le echa la culpa a los demás” (Antiguo proverbio chino). Hay personas que se descalifican a sí mismas en cuanto abren la boca. Lo malo es que hacen que se nos indigeste el desayuno, la comida y la cena.
    Causa espanto que invadan nuestra intimidad los Urdaci, los Buruaga, los MAR…. Esos sí que son sectarios.
    Termino citando a Ortega y Gasset: “Es más peligroso un necio que un malvado pues éste descansa algunas veces, el necio jamás” (Vean a Aznar y Cia)

  9. Esto no es nuevo, ya pasó en telemadrid con Esperanza Aguirre acusando al periodista de “hacer preguntas desde la oposición” o algo asi, no recuerdo las palabras. Cual fue la actuación del periodista en cuestión tras dicha situación y sus posibles consecuencias, dimitir. (Creo que recordando esto, ya puedo quitarme la etiqueta que se me ha puesto en el blog, no?)

    Quienes luchan por gobernar y desean el poder, quieren ejercerlo cuanto antes y de la manera más tirana posible. Y no solo los que quieren poder sino los que alcanzan un estado de bienestar determinado, todos lucharíamos con uñas y dientes por mantener lo conseguido, la diferencia es cuando unos u otros fijamos el limite para que esa defensa deje de ser justa o no. Sólo hay que echar un ligero vistazo sobre el panorama actual: Gobernantes “tranquilos” que se convierten en tiranos, cargos publicos que no actuan para no perder los beneficios provenientes del cargo, …

    En cuanto a la situación de la entrevista, la reacción de Cospedal es intolerable por los motivos que cito arriba (querer controlar todo).

    Rosa, el pader que comentas que tiene que tener el periodista:

    El periodista debe incomodar, insistir, buscando la verdad.

    Creo que necesita un limite en dichas acciones para buscar la verdad, no dejar de respetar al entrevistado. En mi opinión, esta periodista “estrella” tiene el ego demasiado alto y muchas veces actua mal. ¿Alguién me puede justificar el comentario que hizo a Pajin sobre algo de una llamada a su o de su madre (creo)?

    Otros problemas (de parte) del periodismo actual los he comentado en mi blog: Falta de humanidad, desconocimiento del tema de la noticia, busqueda de la creación del titular más rentable (sin importar el medio usado)… Y que conste no soy periodista ni prentendo serlo, pero como cualquier otr@ tengo mi propia opinión sobre lo que observo. Y no me importa que me critiquen mientras apoyen a las criticas con argumentos convincentes, y asi poder salir de mi estado de confusión o error, si estuviese en ellos.

  10. http://nelygarcia.wordpress.com. Siempre he creído que en democracia, el poder está al alcance del pueblo, por medio de su voto, pero este tiene que estar a la altura de las circunstancias, teniendo claro lo que más le conviene y, no dejarse embaucar por los mensajes publicitarios de los partidos.

  11. Víctor

     /  27 abril 2011

    Cospedal no tiene opinión propia. Sus opiniones son las del partido. Un todo orgánico, donde las personas no cuentan, son irrelevantes. Ana Pastor expresa sus opiniones personales, las propias de una periodista independiente. Según la propia Cospedal, esas opiniones no son comparables a las propias de un partido. Para ella, tienen valor nulo frente al “aparato”. Oír esto sobrecoge. Es la más vieja teoría estalinista, la propia de un sistema totalitario. Fuera caretas, el individuo no posee valor. El robot-Cospedal es la fuente de opinión legítima y verdadera frente a un rostro, un ser humano que expresa su propio criterio. De todo lo oído en la entrevista esto es lo más aterrador. Lo que decide el partido por unanimidad, los mismos sin ninguna transparencia en su financiación (como destacaba Rosa María ayer), mediante procedimientos oscuros, sin datos en que fundamentarse, sin, por supuesto, una voz discordante, es la verdad suprema. Ahora toca el linchamiento. La maquinaria está en marcha. Toda mi solidaridad con Ana Pastor, un ser humano que dignifica el periodismo.
    http://www.publico.es/televisionygente/373187/el-pp-presiona-a-rtve-por-la-la-perdida-de-papeles-de-pastor

  12. francisco gomez

     /  27 abril 2011

    Nada nuevo en un partido que está viendo como las encuestas empiezan a pasarles factura por su famosa teoria Elorriaga.El que ha visto canal 9,Tele Espe ó la TVG y luego oye a esta joya que en tiempo de crisis cobra tres sueldos,se tiene que pellizcar y tener quien nos puede gobernar y de que manera lo pueden hacer viendo lo que hacen y dicen.
    Saludos Paco

  13. Qué maravilla de reflexión, que bien sintetizado. Estamos no sólo hartos de este tipo de entrevistas sin contenido, sino todos los minutos de los informativos con discursos a ritmo de caracol para machaconear dos o tres consignas insustanciales. Lo del PP con Ana Pastor es una estrategia terrible e irrespetuosa, y proviniendo de los engendradores de Urdaci y sus modos es para llorar.

    http://pocoquedecir.wordpress.com/2011/04/25/el-derby-mas-renido/

  1. La noticia y los políticos
A %d blogueros les gusta esto: