Los ciudadanos necesitamos seguridad

Imagino la cura de humildad de José Blanco, ministro de Fomento español, -aunque, hombre práctico, no parece necesitarla- en su visita a la capital del imperio. “Va a ser inevitable imponer los escáneres en los aeropuertos”. A eso se le llama posibilismo y aceptar la realidad: el consenso de los poderosos así lo quiere. Y a ver si le va a amargar el mandato al Premio Nobel de la Paz un atentado. Hay que asustar a la ciudadanía, y favorecer el negocio de los fabricantes de escáneres, como objetivos añadidos.

Pero el explosivo del nigeriano –utilizado como excusa- no hubiera sido detectado, nos dicen los expertos, por estos aparatos. Subiremos a los aviones humillados tras sentirnos en pelotas ante extraños –y ¡dios mío! ¿Qué haremos con los niños? ¿Les taparemos los ojos en la placa para que no sean reconocidos?-, y no se resolverá el problema. Hay quien apunta al tracto rectal como siguiente paso. En el caso de las mujeres, habrá que hacerlo también vaginal. Y no será suficiente. Pronto, instalarán ecógrafos en los aeropuertos, dando negocio a los médicos que lo practican. Mira, en el caso del Dr.Aguado de Madrid, sería buena cosa, lo merece por buen profesional. Pero no creo yo que acabemos aquí. Alguien puede llevar explosivos ocultos en los pliegues de la columna vertebral, o en los huesos del pie o de las manos. ¿Solución? Resonancias magnéticas. De cuerpo entero. Claro que habrá que ir con 6 horas de anticipación a la terminal aérea.

Llegará un momento, sin embargo, en que las autoridades caerán en la cuenta del ingente número de víctimas que han ocasionado los atentados en metros y ferrocarriles. Así que pondrán en todas las estaciones la correspondiente unidad móvil, con escáner, ecógrafo y resonancia. De paso, pueden detectar dolencias de salud de los ciudadanos.

Pero ¿Quién nos libra de bombazos en El Corte Inglés, en todos los centros comerciales, en todas las tiendas, paseando por la calle? La policía establecerá controles en las vías urbanas y carreteras, similares a las detecciones de alcoholemia, para ver si evitan atentados.

Nosotros seremos muy felices, porque nos sentiremos extraordinariamente seguros. Hasta el día y los días en que veamos, que algo o alguien sigue saltando por los aires por la violencia fanática.

(La actualidad hoy tan intensa que he escrito 6 post, más cortos. Así que siguen 5 más. Ruego atención para ellos, tras el experimento realizado. Lo peor es que me han quedado unas cuantas cosas por comentar. Ah, y probablemente se haya deslizado algún desliz ortográfico, escribir en plan máquina es lo que tiene).

Entrada anterior

11 comentarios

  1. Si el gobierno nos obligara a reducir aun más la velocidad en carretera, argumentando, ahorro energético (que la cosa se va a poner mal “peak oil”) y seguridad vial, montábamos un pollo de la ostia. Ahora si el sherif nos dice que tenemos que bajarnos los pantalones, practicamente por un capricho, ya que matar y atentar es bastante sencillo. Como apunta Rosa María si no se puede en un avión pues en una escuela o en la calle. Todos estamos encantados, es por nuestra seguridad, es por nuestro bien, de verdad que no lo entiendo.

  2. Ey Rosa: interesante el panorama que nos das en tus posts de hoy. Da mucha cosa; a mí, vértigo.

  3. Ayer estuve en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza para asistir a una charla de José Carlos Mainer y Luis García Montero y, de paso, ver una exposición de pintura. Aluciné cuando tuve que pasar por debajo de un arco detector de metales y enseñarle la mochila, que siempre llevo en lugar de bolso, a la vigilante. Pero más aluciné cuando vi que a las otras señoras les metían el paraguas en una bolsa precintada después de pasar por el arco. No es la primera vez que acudo a un acto del Paraninfo pero sí la primera que veo tal “derroche de seguridad”.

    Sinceramente, cada vez entiendo menos esta psicosis colectiva.

  4. Soto

     /  14 enero 2010

    Hola Rosa Maria y amigos bloqueros:
    La verdad que todo esto parece pura esquizofrenia,de acuerdo que hay que vigilar el terrorismo fanatico(antecedentes para vigilar los hay),pero con los instrumentos que se tiene o se tenia antes lo que hay que hacer es vigilar en condiciones .en el caso de Detroit,fué todo una pura negligencia;lo que no puede ser es que cuando hay un despiste de los encargados de la vigilancia se opte por otros medios;pues si ,no cabe duda de que “huele” a puro negocio de artilugios tecnologicos y al mismo tiempo meter miedo en el cuerpo al personal.
    Apertas agarimosas.

  5. apajerabierta

     /  15 enero 2010

    Sobre la implantación de los scanners he preguntado a mis conocidos “gaviotos” (que son más que perros descalzos!) y ¡Oh maravilla! está todos encantados. No le encuentran más que ventajas. Y eso que son tremenedamente puritanos!!!
    Estos “pajaros” utilizan unos mecanismos mentales para aceptar o rechazar las cosas muy simples: ¿ De donde viene la propuesta? Si es de Aznar, Rajoy , Esperanza… en fin del PP , (excepto Gallardón) o interconomía y la Razón el Mundo y ABC, la idea es genial. Si viene de otro sitio es una gilipollez, un abuso una estafa, intolerable…. etc. En este caso Pepiño, sólo transmite la orden, por eso es bien aceptada. Se la han debido explicar clarito: si los españoles queréis venir a EEUU, a la capital del Imperio, a la democracia en estado puro, donde vuestros hijos hacen masters para entrar a trabajar en algún banco de esos que crean crisis financieras, ya sabes lo que tienes que poner, (de momento), luego no me extrañaría que se ampliase el sistema de acuerdo con Rosa.
    Pero si de verdad, de lo que se trata es de acabar con el terrorismo, a lo mejor sería más efectivo eliminar las inmorales diferencias que existen en el mundo, o que los palestinos tuviesen un estado, un futuro, o que no hubiésemos invadido Iraq, o que dejásemos de matar civiles en Afganistán por “fatales errores”.
    Fanáticos siempre ha habido y me temo que habrá. Pero el caldo de culivo que los hace crecer y radicalizarse aún más lo pone y muy efectivamente Occidente, o sea nosotros, que estamos dispuestos a lo que sea para no perder nuestros lujitos, nuestras comodidades.
    Yo la verdad que si fuera terrorista, tendría muy claro donde dar el golpe. Es tan fácil y tan espectacular… . LO que pasa es que no soy terrorista. ¿ Saben por qué? Por que tuve una educación, tengo una familia, soy razonablemente feliz, tengo un país,con todos su defectos, pero lo tengo. Ningún ejercito me ha matado a mis hijos o a mis padres, o ha destruido mi casa por represalia ni me ha echado de mis tierras. Soy razonablemente feliz y mis hijos tienen un futuro razonable. O sea mi entorno no me hacía ser terrorista.
    Se me olvidaba. ¿alguien sabe que empresa fabrica los scanners? sería muy interesante investigar sobre ella. A lo mejor nos enteramos de “relaciones casuales”
    VIVAN LAS CADENAS!!!

  6. NadieOsSalvará

     /  15 enero 2010

    Si hubiera periodismo serio en los medios, señor aparejabierta, el nombre de la empresa farmacéutica fabricante de las vacunas de la gripe A y el de la que fabrica los escáneres sería lo primero que usted y yo conoceríamos.

    Qué clase de sucesos le acontecen a un hombre, que le conducen a inmolarse y a inmolar decenas de vidas humanas: ése sería el debate si hubiera intelectuales en el mundo actual, y no mercenarios del medio, del partido, del lobby, o del banco (¿Y qué diferencia hay, a fin de cuentas?) que les paga.

  7. apajerabierta

     /  15 enero 2010

    Bueno, respecto a los fabricante de las vacunas de la gripe A, no es difícil conocer quienes son los fabricantes principales:
    -Glaxosmithkline, que al parecer ha tenido pedidos por 290 millones de unidades, lo que no está mal (unos 3000.000.000 $ de ganancias)
    – Novartis, que ha vendido al parecer en 30 países y ha donado 100 millones de dosis a países pobres.
    Estos datos los saco de lo que se encuentra por la red.
    Respecto al fabricante de los scanner es Rapiscan System. Una multinacional, que gracias a un estudiante nigeriano va a ver crecer sus beneficios de forma ¿inesperada?

  8. NadieOsSlavará

    Ahora me da un poco de miedito su nick. Me resulta difícil -en realidad imposible- justificar el que uno (o una) quiera morir matando. Inmolar a otros es un eufemismo para encubrir asesinatos.

  9. NadieOsSalvará

     /  16 enero 2010

    Justificar no. Explicar. Y explicarlo significa investigar las causas, para eliminarlas, y así evitar así los efectos.

    Es extremadamente sencillo no entender (o hacer como que no se entiende) la violencia cuando se tiene un pisito, un cochecito, un trabajito, unos viajecitos de tanto en tanto y unos cuantos pañitos encima de nuestro televisorcito, en frente de los cuales nuestros hijitos juegan a videojueguitos varios. En este caso todos somos muy buenas personas, buenos hijos, buenos padres, buenos vecinos.

    Ahora, vaya usted a Palestina. Póngase en el lugar de alguien a quien han echado de su casa y han expropiado sus tierras en nombre de vaya usted a saber qué excusa histórica: a quien sus oportunidades de expresión, educación, bienestar, promoción, etc se ven cercenadas de continuo, y por principio, por motivos puramente raciales; a la que han asesinado LEGALMENTE, pero sin contemplaciones, a varios miembros de su familia porque se les ha ocurrido protestar por este hecho:a la que se le niegan TODOS Y CADA UNO de los mecanismos legales, nacionales e internacionales, para solventar una situación a todas luces injusta, criminal, e ignominiosamente LEGAL.

    Póngase, repito, en el lugar de esta persona, y comprobará como su percepción sobre el uso de la violencia cambia de manera sustantiva. Es Occidente, y es el capitalismo, en fin, el que agrede, expolia, y aniquila e INMOLA A GRAN ESCALA a gran parte de la población mundial. Y cuando digo Occidente, digo TODOS LOS CIUDADANOS DE OCCIDENTE, todos los que nos beneficiamos de los efectos de esta violencia LEGAL. Y los responsables últimos del “terrorismo”, que, en boca del ciudadanito occidental medio, no significa más que “la violencia que ejercen los demás”. Cuando lo hace el ejército de mi país, como en Afganistán, por ejemplo, eso no es violencia: es “defender la democracia”.

    Dios, cuánta miseria.

  10. NadieOsSalvará

     /  16 enero 2010

    En cuanto a mi nick…lo cierto es que hace tiempo que pienso que es bastante desafortunado, aunque le puedo asegurar que su razón de ser es completamente ajena a este asunto (e incluso, ajena a cualquier asunto político en general): en realidad, su origen es tan ridículo que no se lo confesaría a ud. ni bajo las amenazas de la Gestapo, jajaja…lo cambiaría, pero eso haría parecer a la administradora del sitio que trato de camuflarme, o algo así. Así que tendré que seguir con él, supongo.

    PD: Disculpe la vehemencia del comentario anterior, pero es que me fastidia en modo sumo(y considero bastante peligrosa a largo plazo) esta autocomplacencia occidental que tiene un rasero para la violencia que él mismo ejerce y otro completamente distinto para la que ejercen los demás países. ¿A esto se reduce el pensamiento político actual, a que “Nosotros somos nosotros, y ellos son ellos”? me niego a participar de esta farsa.

  11. Apajerabirta

     /  16 enero 2010

    Estoy completamente de acuerdo con tu post nadie os salvara

A %d blogueros les gusta esto: