Las vacaciones españolas de la Sra. Mojama

JRMora

 

    La bailaora cuenta que, “como el marido tiene tres nombres”, se lío y le dijo a la primera dama estadounidense: “a ver si vuelve Vd. con el Sr. Mojama”. Arracimados por balcones y calles, algunos ciudadanos gritaban: “¡Señoraaa! apártese que no veo”, “Güelcom Michelle”. La susodicha y los medios internacionales que han recogido la visita de la mujer del presidente norteamericano a España, habrán creído que somos un país del tercer mundo. Bienvenido Mr. Marshall redivivo.            

A algunos les ha molestado mucho… ¿qué? ¿Ésta patética imagen de España? ¡No! Que algunos antipatriotas hablen de caspa “cuando nos están atacando desde fuera”.            

Por partes. Dedicar tan amplios espacios ¿informativos? a contar si una turista destacada come helado de chocolate o lanza un “pequeño eructito” es signo de que algo va muy mal en los medios de comunicación. Entiendo que en programas de entretenimiento se le dedique un apartado, la mitomanía tiene ciertos efectos sedantes. Pero esta desmesura con Michelle Obama resulta preocupante.            

Me interesa más hablar de esta parte del pueblo español, aún tan cateto, tan poco educado. Y, especialmente, del papel de los medios en la labor.            

La caspa no se tapa con más caspa, así se hace una montaña… de caspa. Si en los programas en los que se critica a los antipatriotas por llamar catetos a los jaleadores de Michelle Obama, se dedicara al menos el mismo espacio a contarles a los españoles, otras cosas que les afectan, igual cambiaba algo la papanatería. Por ejemplo, que tenemos los sueldos más precarios de la UE anterior a la ampliación al Este. Y que, con esos sueldos, las compañías de telefonía nos cobran las tarifas más caras de Internet. O que los bancos  reservan a los incautos españoles sus más altas comisiones. Añadamos que se merman profesores para mantener la productiva ignorancia. Y, puestos ya a abordar el asunto desde la raíz, no estaría de más invertir algo de tiempo a explicar las auténticas razones de la crisis provocada por el neoliberalismo que avalan las mermas sociales que se están produciendo. A explicar por qué “nos atacan desde fuera“. Pero de verdad, con profundidad y datos. Las causas específicas de España que conducen a no poder retener un nombre siquiera de los tres de una persona (máxime cuando se le conoce por uno: Obama). Pero, ya lo he dicho otras veces, éste es el único país que conozco en el que la incultura se tiene a gala.            

Comprendo que para ello hay que leer, informarse, más allá del Hola, el Sálvame de Luxe (o como se llame)… o el tuenti. Ingente tarea.            

La prueba palmaria de que esta civilización se va al traste es la decadencia de su cultura y valores. Es regla histórica. La caspa que emana de ciertos programas, medios y redes sociales, su escaparate. Caspa sobre caspa “hasta la derrota final”.            

La muerte de las civilizaciones sepultó muchos avances conseguidos -ardieron en llamas-. Por primera vez, hoy todo está registrado en archivos, en Internet, quedará más allá del fin degradado de esta Era. Y, sin embargo, gentes con voz parecen creer que el mundo comienza el día en el que ellos nacieron o abrieron los ojos a una realidad inmediata. Si comencé con el genial JRMora, termino con Elrich. Él da la clave de lo que es una convivencia constructiva entre los tramos de la vida. De los “porqués” a los “hasta cuándos”            

Bernardo Elrich. El País.

A %d blogueros les gusta esto: