¿Nos vamos a Goa? A Goa, no a Gol

Vayamos con la primera parte. Exposición de motivos. Cuesta encontrar cuál de las noticias del día que genera el Partido Popular es más deleznable. Puede que sea ésta: Madrid se quedó con el dinero de 3.999 dependientes que había recibido del IMSERSO. 2011. Gobierno de Esperanza Aguirre y de su sucesor Ignacio González. PSOE en el gobierno central.

O, probablemente, los detalles de cómo el PP anda cerrando el círculo de la represión y la vuelta a algo muy parecido al franquismo. Esas medidas que con el Código Penal y la Ley de Seguridad Ciudadana están espantando a Europa. Lo nuevo es otra ley, no menos peligrosa. De Seguridad Privada la llaman, y faculta a unos empleados con uniforme -y ninguna preparación específica como sí tiene la policía o la guardia civil- a pisotear los derechos ciudadanos. Esto lo ha hecho el PP a pachas con CiU y PNV.  Un alto cargo ha dejado bien clara la razón, además de por esa querencia al autoritarismo: para favorecer al sector… en el que tienen tan buenos amigos.

Hay muchas derivaciones en todo esto. De un lado la privatización de la seguridad. Iñaki Gabilondo alerta de esta nueva muestra de lo que llama la enfermedad privatizadora del gobierno. Del otro ese círculo que se cierra y en el que Gallardón fue sentando las bases al elevar de forma prohibitiva las tasas judiciales para defenderse de los atropellos de la autoridad competente.

Autor: Puebla

Autor: Puebla

Tenemos una nueva tanda de correos de Blesa, que esta vez saca eldiario.es. Jugosa. El mangoneo de las preferentes. Los atajos de familia con dinero ajeno. El conchabeo de Caja Madrid con una fundación de Esperanza Aguirre (qué casualidad, otra vez), que llevarían al estupor a Rafael Spottorno, actual jefe de la Casa Real. Al punto de decir: “La desvergüenza y el despilfarro están llegando a unos límites que no resultan aceptables aun con anchas tragaderas”. Spottorno era entonces (2009) director de la Fundación Caja Madrid, y se quejó ante Miguel Blesa por la transferencia millonaria de fondos a medios de comunicación a través de uno de los entes estrella de Esperanza Aguirre, la Fundación Dos de Mayo, Nación y Libertad.

Infolibre insistía en el tema publicando un documento que prueba cómo Caja Madrid conocía que las preferentes eran un engaño.

No nos perdamos un trio de resoluciones en Justicia salidas en las últimas horas.

El juez Gerardo Martínez Tristán se quedará a decidir sobre la privatización de los hospitales de Madrid a la que es manifiestamente favorable, además de estar casado con una consejera nada menos que de Cospedal, cuyo gobierno ha dado fuertes palos también a los servicios públicos. No se ha tenido en cuenta  la recusación del PSM y la dimisión del Senado de Tomás Gómez. Tristán, además, ha entrado a formar parte del CGPJ, órgano de gobierno de los jueces, con la aquiescencia del PSOE de Rubalcaba. Han negociado con el PP y en el paquete entraba este señor. Por su mucha valía, seguramente.

Albiol, el alcalde de Badalona ( PP ) que repartió planfletos vinculando a los rumanos con la delincuencia, ha sido absuelto. Es libertad de expresión dice el juez. Lo asegura Alicia Sánchez-Camacho, la señora que tiene entre sus máximas prioridades vitales embutirse la cara de Botox. Alguien pregunta que si mandamos planfletos vinculando al PP con la corrupción será también libertad de expresión y no nos mandarán a las fuerzas represoras o esto no funciona así.

Y el Tribunal Superior de Justicia -dicen- Valenciano ha suspendido la entrada en prisión del alcalde de Torrevieja, condenado por corrupción a 3 años de cárcel, hasta que el Ministerio de Justicia -dicen- no decida sobre…. ¡su indulto!, sí, ése que pidieron prácticamente todos sus compañeros del PP valenciano.

No falta un detalle ¿eh? Pues solo que he tomado lo más sobresaliente. Bien, pues vamos con la segunda parte. A estas alturas del artículo, una amiga que dice me quiere mucho habrá comentado: “Ya está La Artal riñéndonos”.  La verdad es que una misma se aburre del monotema: los atropellos que se están produciendo en España en este negro período. Ya os lo dije un día -suscitando también interpretaciones un poco cogidas de trasmano-. No soy la única. Carlos Elordi se preguntaba hoy por qué no interesa como antes lo que sucede fuera, lo que sucede en el mundo, con lo que influye en nuestras vidas. Estamos demasiado ocupados apagando fuegos que no dejan de encenderse.

¿Y cuál es la solución? ¿Callarse? ¿Pasar? ¿Aburrir al personal? ¿Llorar en grupo?

Hay una estupenda de poder -y querer realmente- llevarse a cabo: marcharse de este desgraciado país. España tiene muy difícil remedio, se ha destrozado demasiado en este período. Y esa ola de podredumbre que invade los cimientos terminará por enfangarnos completamente. Hasta llegar a la precariedad económica quien no lo haya hecho ya. Hasta verse acallado y castigado solo por respirar disidencia. Hasta que la rabia y/o la tristeza nos pasen factura en salud. Tendría remedio pero en este pueblo de bueyes no parece que hoy por hoy sea posible. Vaya, ya estoy “riñendo”.

Me han hablado de Goa. No de Gol, aunque sean tantos quienes emigran allí también. Me refiero a un estado al sur de la India. Es barata la vida, dado su escaso desarrollo. Para irse a Suecia empieza a ser corto el poder adquisitivo y al paso que vamos acabaremos en los suburbios de Dehli. O… en los de Madrid o cualquier ciudad española. Mejor, mientras se pueda, en Goa, Entre playas, elefantes, mangos, aguacates y papayas. Y, supongo, pocos estímulos intelectuales. Si acaso nos vamos unos cuantos y fundamos allí una España decente en el exilio. Sin llorar.

Goa. India. Playa

Goa. India. Playa

 

A %d blogueros les gusta esto: