A propósito del Real Madrid

Estoy en Huesca, en su afamado Congreso de Periodismo Digital. Reencuentro con mi querido Aragón, con viejos amigos. Y con los nuevos, a algunos de los cuales pongo cara. El periodismo en el corazón.  En la cabeza. Todo mi tiempo para enfrascarme de vivencias.

   Pero también llegan los hitos informativos del día. Aniversario del 11 M. Veo, escucho y leo que ya se reescribe la Historia.  A los 6 años. Memoria de pez. De apenas 24 horas.

  Y parece que el Real Madrid ha perdido una eliminatoria importante. Ludens me la contó en Junio de 2009. Memoria de pez. La que condena a repetir una y otra vez la Historia.

Consumada la fechoría: ya está aquí Cristiano Ronaldo

BPCAK1HZMDCALHYHTACA1QTWRECAD2OD7JCAICRZE6CAJDVN7KCA23YS36CAD10GV1CAG7LCTICAMJB2MZCALWDTGNCA7M7KB2CAZT2E39CAECV973CANVJEC8CA8YYEFBCAPUBHYDCAYO80ES9ZCARYS8O1CA3A3VUDCAX7H0I4CAM13QCBCA4QFMNNCAUM61JVCA3NH2Z5CAEUCXGKCAO7T029CAAFQQYJCAUHOTTCCAX73XQQCA6IQG60CANMN3FVCAAJM7SACA821R9GCAV45IQXCA1QMXD3

Me he cruzado por expulsión de otras vías –Madrid rebosaba de gente en la calle- con las hordas que se dirigían a ver a Cristiano Ronaldo en el estadio Bernabeu, y a avalar con su presencia que se hayan dilapidado con él 94 millones de euros, en un mundo cuajado de pobreza e injusticias. Grupos numerosos, convertidos en chusma, arrasan a los vehículos, la calle es suya, el mundo es suyo. Sólo porque van a ver a un niñato vestido con la camiseta de su equipo. No importa que luego vuelvan a incorporarse a su mediocre vida.

Setenta y cinco mil personas. Los había de todas las edades, predominantemente jóvenes. Un padre con traje llevaba de la mano a su hijo. Ha cruzado, educadamente, entre los coches y he estado tentada de preguntarle: ¿Va a enseñar a su hijo cómo se triunfa en la vida? ¿Solidaridad? ¿Valores?

Macarrilla, musculado –puede que operado-, Cristiano Ronaldo es un paso más allá en el modelo que creó Florentino Pérez para el Real Madrid. Sólo que ya caricatura, degeneración, un Beckam rural –que ya es poner el listón bajo-. Mujeriego, vacío, todo un modelo a imitar. La capital, España, se va a enterar de quién es éste muchacho. En los lugares por donde ha pasado suelen celebrar con fiestas su despedida. Yo no soy una seguidora habitual del fútbol. Sólo sé que se enfrentó al Barcelona en una final, perdió y a él ni se le vio. Pero da dividendos selectivos –particulares- en la tierra de la desmemoria, que se extiende a la política, a la economía, a la sociedad.

Setenta y cinco mil personas, cadenas retransmitiendo en directo, alguna de ellas financiadas con dinero público. España se para, e Inglaterra respira. Los aficionados del Real Madrid borran de su recuerdo, los tres años sin títulos, al Presidente saliendo por piernas del club con un agujero económico insostenible, tras haber levantado para sus arcas, cuatro torres altísimas. Hoy siento una pena inmensa por esta sociedad, por el ser humano que no recuerda, ni piensa, ni se conmueve por el injusto mal de los otros. Carne de cañón para los desaprensivos.

Actualización, martes, 7 de Julio:

  No os perdáis esto:

“Eso te lo has gastado tú comiendo una mariscada con cuatro golfas que no conoces de nada”… ¿la afición al fútbol seca las neuronas? ¡Dios qué país!

      http://www.as.com/futbol/video/nueva-campana-abonados-valladolid-i/dasftb/20090706dasdasftb_7/Ves

A %d blogueros les gusta esto: