Huesca: Periodismo y desvirtualización

Congreso periodismo Huesca. Foto: Pedro de Alzaga

Decía Monserrat Domínguez en la clausura del Congreso de Periodismo Digital de Huesca que el periodismo no ha muerto, pero sí lo han hecho algunos periodistas anclados en el pasado. En una certera metáfora, asemejaba la situación a la que se da en “Los otros”, la película de Alejandro Amenábar. Esos periodistas están muertos pero no lo saben y en su desconcierto intentan agredir y echar de la casa a los vivos. Sospechaba Monserrat que quizás ella misma era uno de sus cadáveres andantes porque ni tiene blog, ni blackberry, ni nada que se la parezca, ni siquiera usa twitter.

Una inmensa sala, con más de 400 personas, le escuchaba y, como en todas las conferencias y mesas del congreso, tenía los ojos puestos en una pantalla y los oídos en lo que se hablaba. La fotografía que me ha prestado Pedro de Alzaga es suficientemente descriptiva. El viejo blog de notas brilla ahora en dispositivos electrónicos de distintos tamaños exigiendo, tal vez, mayor esfuerzo mental en la multifunción.

Las conclusiones del Congreso las han contado muy bien algunos compañeros. Para los más veteranos, reflejan la reiterada disyuntiva entre papel y web, la preocupación por el futuro en momentos de profunda transformación y la voluntad de mantener saludable y eficaz la profesión que elegimos. Para mí era el primer encuentro real con ese mundo en el que estamos inmersos. Al escuchar a Monserrat Domínguez supe que ni de broma era yo una de “los otros”. Tomé a tiempo las medicinas y nutrientes preventivos, con el gozo añadido que me produce todo lo que significa innovación, y no soy un fiambre virtual. Pero tampoco una experta. Me sorprendían algunas imágenes. Cuatro personas juntas pero paseando, entrecruzándose sin mirarse, colgadas de sus móviles en el más puro simbolismo de la incomunicación real, por ejemplo. O las perennes maquinitas en las manos. Y sin embargo había momentos, muchos, gloriosos en la cercanía, en el intercambio de ideas.

Un periodista peruano me contó que lo realmente extraordinario del Congreso de Huesca es el ambiente exterior a las sesiones de trabajo. Y ese apartado incluye “El Edén”, un pub, para relajar el intenso día, con una de las mayores concentraciones de talento que pueda encontrarse. Cambiar de corrillo, con sólo girarse, representa zambullirse en nuevas ideas, brillantes formas, distensión, y la oportunidad de ver a los “gurús” en estado real, descubrir su humanidad y peculiaridades, incluso – a algunos – descender del pedestal para confraternizar con los seres terrenales. Lo mismo en los aleatorios emplazamientos en desayunos, comidas y cenas. Grandes hallazgos, enriquecimiento en definición de manual.

Muchos de los asistentes al Congreso pasan por ser amigos o conocidos en Internet, y ahora hay que enfrentar la imagen a la realidad, cotejar la armonía intelectual con la de la piel. Hay que “desvirtualizar”, en genial definición –no sé si propia- de Javier Barrera. Aunque me sentía apadrinada generosamente por pesos pesados de la blogosfera, traté de comportarme como siempre que me acerco a terreno desconocido. Intentar primero meter la punta del pie en el agua para calibrar la temperatura, la densidad, algún posible agente corrosivo. No sé cuánto tardé, pero terminé por ver que se trataba de aguardar la ola que te bañara el pie en lugar de zambullirse.

Me ha interesado sobremanera que la vieja ilustración creativa se abre paso en las “nuevas” formas de comunicación. Y en el extremo opuesto la cantidad de innovaciones tecnólgicas a nuestra disposición, cargadas de estudios.

Por lo demás, ni Monserrat Domínguez está muerta -sino todo lo contrario- en el periodismo de hoy. “El periodismo ciudadano no existe, son testigos presenciales, pero no periodistas. Se precisa un profesional que ordene los hechos, ahonde en los porqués, busque responsabilidades y soluciones. Se precisa… criterio”, vino a decir.

Echo en falta que todo el debate sobre el periodismo actual se centre en exceso en la influencia de los soportes, sin llegar al fondo. Que quite las ramas secas del estanque podrido sin limpiar el lodazal que se acumula en lo más profundo. Porque allí se agitan sapos y culebras. Sólo el periodista peruano, y unos pocos españoles, apuntaron en esa dirección en conversaciones informales: la crisis del periodismo, está en la crisis del sistema. No dejo de gritarlo en este blog. Hay demasiados periodistas, como hay demasiado fabricantes de coches, de ropa, de casas, de muebles, como le dije a otra persona que lo preguntaba y que no tenía nada que ver con la profesión.

Javier Pérez de Albéniz, premio Blasillo (sí, el del Forges único) al ingenio –y él es un prodigio en la materia- se puso serio para afirmar que “Internet nos había brindado a algunos periodistas, una segunda oportunidad”. Neófita aún, me siento viva en la Red, el puntal de proa que deja atrás otros formatos que intentaron expulsarme. Pero hay que seguir en la brecha, el periodismo es imprescindible en la sociedad actual, como siempre y más que nunca.

(Por cierto, hoy es mi cumpleaños, y las redes sociales me están brindado tal cantidad de felicitaciones que me siento abrumada y encantada. Las ventajas de la nueva comunicación).

A propósito del Real Madrid

Estoy en Huesca, en su afamado Congreso de Periodismo Digital. Reencuentro con mi querido Aragón, con viejos amigos. Y con los nuevos, a algunos de los cuales pongo cara. El periodismo en el corazón.  En la cabeza. Todo mi tiempo para enfrascarme de vivencias.

   Pero también llegan los hitos informativos del día. Aniversario del 11 M. Veo, escucho y leo que ya se reescribe la Historia.  A los 6 años. Memoria de pez. De apenas 24 horas.

  Y parece que el Real Madrid ha perdido una eliminatoria importante. Ludens me la contó en Junio de 2009. Memoria de pez. La que condena a repetir una y otra vez la Historia.

A %d blogueros les gusta esto: