Consumada la fechoría: ya está aquí Cristiano Ronaldo

BPCAK1HZMDCALHYHTACA1QTWRECAD2OD7JCAICRZE6CAJDVN7KCA23YS36CAD10GV1CAG7LCTICAMJB2MZCALWDTGNCA7M7KB2CAZT2E39CAECV973CANVJEC8CA8YYEFBCAPUBHYDCAYO80ES9ZCARYS8O1CA3A3VUDCAX7H0I4CAM13QCBCA4QFMNNCAUM61JVCA3NH2Z5CAEUCXGKCAO7T029CAAFQQYJCAUHOTTCCAX73XQQCA6IQG60CANMN3FVCAAJM7SACA821R9GCAV45IQXCA1QMXD3

Me he cruzado por expulsión de otras vías –Madrid rebosaba de gente en la calle- con las hordas que se dirigían a ver a Cristiano Ronaldo en el estadio Bernabeu, y a avalar con su presencia que se hayan dilapidado con él 94 millones de euros, en un mundo cuajado de pobreza e injusticias. Grupos numerosos, convertidos en chusma, arrasan a los vehículos, la calle es suya, el mundo es suyo. Sólo porque van a ver a un niñato vestido con la camiseta de su equipo. No importa que luego vuelvan a incorporarse a su mediocre vida.

Setenta y cinco mil personas. Los había de todas las edades, predominantemente jóvenes. Un padre con traje llevaba de la mano a su hijo. Ha cruzado, educadamente, entre los coches y he estado tentada de preguntarle: ¿Va a enseñar a su hijo cómo se triunfa en la vida? ¿Solidaridad? ¿Valores?

Macarrilla, musculado –puede que operado-, Cristiano Ronaldo es un paso más allá en el modelo que creó Florentino Pérez para el Real Madrid. Sólo que ya caricatura, degeneración, un Beckam rural –que ya es poner el listón bajo-. Mujeriego, vacío, todo un modelo a imitar. La capital, España, se va a enterar de quién es éste muchacho. En los lugares por donde ha pasado suelen celebrar con fiestas su despedida. Yo no soy una seguidora habitual del fútbol. Sólo sé que se enfrentó al Barcelona en una final, perdió y a él ni se le vio. Pero da dividendos selectivos –particulares- en la tierra de la desmemoria, que se extiende a la política, a la economía, a la sociedad.

Setenta y cinco mil personas, cadenas retransmitiendo en directo, alguna de ellas financiadas con dinero público. España se para, e Inglaterra respira. Los aficionados del Real Madrid borran de su recuerdo, los tres años sin títulos, al Presidente saliendo por piernas del club con un agujero económico insostenible, tras haber levantado para sus arcas, cuatro torres altísimas. Hoy siento una pena inmensa por esta sociedad, por el ser humano que no recuerda, ni piensa, ni se conmueve por el injusto mal de los otros. Carne de cañón para los desaprensivos.

Actualización, martes, 7 de Julio:

  No os perdáis esto:

“Eso te lo has gastado tú comiendo una mariscada con cuatro golfas que no conoces de nada”… ¿la afición al fútbol seca las neuronas? ¡Dios qué país!

      http://www.as.com/futbol/video/nueva-campana-abonados-valladolid-i/dasftb/20090706dasdasftb_7/Ves

8 comentarios

  1. Nunca fuí a un Estadio a ver un partido de futbol ni a una plaza de toros a ver una corrida, ni nunca lo haré. Ni siquiera lo veo por la tele. Tan sólo he estado en esos lugares cuando ha habido un concierto de algún artista que me gustara.

    El fútbol, que hoy en día sirve como antiguamente servía el “pan y circo” romanos, o el nuevo “opio del pueblo” como sirvio la religión después de que Constantino se convirtiera al cristianismo; embrutece y produce violencia. He visto a personas que pasan como “normales” y pacíficas, convertirse en energúmenos cuando discuten de futbol en los bares. Hay quien dice que sirve como válvula de escape.

    Pero para mí, por ejemplo, mi valvula de escape disfrutar de un concierto de Bruce Springsteen o U2, por ejemplo, vibrar con su música, llenarme de su arte; te enriquece personalmente y siempre sacas algo positivo de ello. Nunca ví violencia, ni una pelea, un navajazo o mal ambiente en un concierto de música. Muy al contrario: armonía y buen rollo, paz y amor y el plus pa’l salón, como dicen los hippies en el anuncio.

    También Bruce o los U2 son millonarios, pero su arte y su música contribuyen a remover conciencias y de alguna forma a que todos seamos un poquito mejores y como consecuencia el mundo sea un poquito mejor. Pueden que tengan sus extravagancias y sus manías; pero Bono, al margen de la música se mueve por los más desfavorecidos y Bruce hace conciertos benéficos.

    El niñato este va de chulo, dice que “le gusta ver el odio en los ojos de la gente” y va alardeando de que se ha morreado con la Paris Hilton. Vaya un mérito que tiene. Va a ganar por pegarle cuatro pataditas a un balón en un año, lo que, cualquier currante de los que van a verlo jugar, que necesitaría cien vidas trabajando los 24 horas diarias. Más que un científico que descubra la cura del cáncer o del sida, más que un cirujano que hace operaciones a corazón abierto, más que la plantilla y el presupuesto de todo un hospital, con el beneplácito, claro está de todos los que van a verlo.

  2. Sostengo que el fútbol está sobrevalorado. En todos los sentidos. Pero resulta que es el “circo” de estos tiempos y da lugar -en los estadios y en sus alrededores- a un montón de espectáculos peculiares, por decir algo distinto a vergonzosos.

    Estudié bachillerato -hace más de 30 años- en un centro que hoy no existe: Colegio Loyola – Juan XXIII que pertenecía a la institución Hogar del Empleado. Iba a nocturno (de 17:30 a 22:30 aproximadamente). Cuando entre semana había algún partido importante de la selección o de algún equipo que jugara por un trofeo relevante, SIEMPRE, se suspendían las clases para que los profesores y alumnos interesados pudieran ver el evento. Y sólo protestamos un grupito pequeño de alumnas. No los padres, un grupito pequeño de alumnas. La protesta no fructuficó: eran una gran mayoría los que apoyaban la medida de la suspensión de las clases.

    Aitor Zabaleta, aficionado de la Real Sociedad, acudió a Madrid para asistir al encuentro de su equipo contra el Atlético de Madrid y murió asesinado por ultras rivales. Hubo escándalo… pero a día de hoy sigue habiendo hinchadas ultras protegidas por sus equipos respectivos.

    Frente a mi casa hay un bar en el que se reúne una peña del Barça. Uno de sus integrantes es un hombre de treinta y pocos con corte de pelo de patillas y nuca casi rapadas y un poco más de cantidad sobre la cabeza, habitualmente va vestido con equipamientos tuneados de su equipo a base de leyendas del estilo “Barça o muerte”; también lleva las piernas tatuadas con los nombres de los jugadores de su equipo. Suele acudir al bar acompañado de sus hijos, dos niños pequeñitos que normalmente juegan en la puerta mientras su padre se pone fuera de sí y corre entrando y saliendo del bar (siempre pelotazo en mano) gritando como un descosido.

    ¿Cristiano Ronaldos Una consecuencia de tanta tontería, tanta locura y falta de perspectiva puestas en ese lugar de zafiedad absoluta. Ya habrá quién se tatúe su nombre o tiemble de emoción y de admiración ante su ídolo. “Surgiendo de la nada hemos alcanzado las más altas cimas de la miseria”, que decía aquél

  3. En el último párrafo, me equivoqué; en lugar de “¿Cristiano Ronaldos Una consecuencia…” quería decir “¿Cristiano Ronaldo? Una consecuencia…”

  4. apajerabierta

     /  7 julio 2009

    Me acuerdo que en la época de Franco el fútbol servía para adormilar la sociedad, como el “Soma” en un “mundo feliz”. pero nunca se llegó a este nivel de encumbrar lo a nivel de religión oficial del estado como ha ocurrido en esto que llamamos democracia.
    Nos quejamos de la Iglesia y aquí tenemos al fútbol que se nos mete por todos los rincones, con sus templos grandiosos, sus dioses (millonarios), que son el ejemplo a seguir,su filosofía de vida con las dosis de estupidez, fanatismo y odio al contrario. Y presidiéndolo todo unos avispados haciendo su agosto comprando y vendiendo jugadores y lavando dinero de dudoso origen.
    No estoy en contra del fútbol, estoy en contra de su sacralización y de la estupidez. Estoy en contra de la manipulación de las conciencias. Estoy en contra de la creación de ídolos para un pueblo que queremos que no piense, que entra al futbol como un toro al capote.
    Estoy en contra de que un chaval que tiene una gran habilidad en manejar con las piernas un balón y de espectáculo sea más considerado que cualquier otro profesional dotado y con una actividad socialmente más importante.
    Si queremos saber cómo es una sociedad, basta con mirar quienes son sus ídolos y el destino de sus grandes obras arquitectónicas.

  5. rosa maría artal

     /  7 julio 2009

    “Si queremos saber cómo es una sociedad, basta con mirar quienes son sus ídolos y el destino de sus grandes obras arquitectónicas”.
    No se puede expresar mejor.

  6. Y la muerte de dos manifestantes en Honduras relegada a cuarto puesto en las noticias de la noche. Y la ceremonia de cornocación de Su Majestad Cristiano retransmitida en directo interrumpiendo el notciario en *todas* las cadenas menos la 1.

    No sólo es el asco que da ver cómo tiene a todos los medios metidos en su bolsillo, ni comrpobar el opio del pueblo que sigue siendo el furbo. Es comprobar cómo la gente olvida que fué él quien encaminó al Real Madrid a donde se encuentra ahora (y eso lo sé hasta yo, que el furbo me repugna). Y le reciben como a un divino salvador. Y esa misma masa de gente es la que luego vota en unas elecciones generales.

    ¿No resulta escalofriante?

  7. apajerabierta

     /  8 julio 2009

    Gracias Rosa. Viniendo de tí es más de agradecer.
    Abundando en el tema las grandes obras arquitectónicas son
    – Estadios de futbol
    – Bancos
    – Centros comerciales o de negocio
    Los ídolos:
    – Pájaros como C. Ronaldo
    – Personas que den espectáculo (actores, cantantes modelos… )
    – Eminencias: Belén Esteban, Paquirrín y eminencias grises semejantes.
    Pues así vamos…!!

  8. Ricardo

     /  12 julio 2009

    Un amigo me ha pedido mi opinion acerca del articulo y despues de darsela de manera informal en 5 minutos he decidido copiarla y pegarla aqui.

    en cuanto al proposito que nos ocupa… he leido ese articulo y el siguiente, y me parecen reflexiones un poco demagogicas y cinicas, o sea superradicales y caricaturizantes, exagerando lo malo del tema contra lo que argumentan y obviando dos cosas, todo lo positivo y lo mismo que tiene de malo muchas otras cosas. yo creo que todo estos articulos salen de la novedad de haber pagado esas cantidades. si se mira solo en terminos absolutos no entiendo quien puede hilar tan fino para decir que 90 millones son tantas veces mas escandalosos que 30. lo que pasa es que en el mundo en el que nos movemos ya estabamos acostrumbrados a los 30, que es lo que cobran las estrellas de hollywood por una peli, pero eso ni es noticia ni es novedad. y no tengo ninguna duda de que cualquier futbolista de primerisimo nivel tiene mas talento que el 98% de los actores famosos, y tal.

A %d blogueros les gusta esto: