Las venganzas de Artur Mas

Artur Mas.despedida

Así se despedía Artur Mas para irse a la papelera de la historia donde dice haberle arrojado la CUP que, finalmente, prestó apoyo de gobierno a la coalición Junts pel Sí.  Culminaba de esta forma un fin de semana trepidante en el que hemos visto cosas que jamás hubiéramos creído (como decía Roy Batty, el replicante de Blade Runer, cuyo nacimiento se producía en la ficción, y parece que no por casualidad, justo estos días de enero de 2016).

arturmas.despedida.parlament

Después de 3 meses agónicos, quizás de 4 años desde que Mas descubre su vena independentista en un enroque con el entonces nuevo presidente español Mariano Rajoy,  Artur Mas dice que Artur Mas se hace a un lado y se desbloquea el proceso con un nuevo presidente de su mismo grupo político: la derecha, CiU, Carles Puigdemont, alcalde de Girona. De hecho, Mas afirma que ha sido él quien ha elegido a su sucesor y lo recalca varias veces en esa comparecencia que es un canto a la egolatría y a la autoafirmación.  A la venganza, también.

La CUP  firma cuando ya acaba el plazo antes de convocar otra vez nuevas elecciones, tras haber realizado varias largas asambleas y votaciones con sus miembros en las que siempre salió NO al acuerdo. O no a Mas, como interpreta la dirección.  Puigdemont declara en la sesión de investidura que aplicará el programa de Mas. Pero la formación anticapitalista se muestra exultante con la presunta retirada de Mas. Le ha cortado la cabeza, escenifican varios medios.

saldaña.mas.cabeza.jpg

Los términos del acuerdo son humillantes, tal como se encarga de enfatizar Artur Mas cuando da ese paso al lado. No se comprende la necesidad de doblegar a la CUP de esa manera y menos aún que ellos lo acepten. Y ya el colmo es que lo hagan derrochando felicidad, al igual que, según se ve, sus seguidores.

En el punto 4), Mas le pide confesión pública de su culpa: Hay que reconocer errores en la beligerancia expresada hacia Junts pel Sí.

Y de ahí pasa a tomar dos diputados de la CUP que dirán Sí Bwana a cuanto diga Junts pel Sí, como firman en el apartado 2). Y expulsar a otros dos, para (punto 5) visualizar un cambio de etapa y asumir implícitamente la parte de autocrítica que le corresponde en la gestión del proceso negociador.

Es un texto que duele en la dignidad hasta en su simple lectura. La primera venganza de Artur Mas está ahí: en destruir a la CUP.  Argumentan sus firmantes que todo es en aras del proceso independentista pero no hay nada que, en democracia, en relaciones de equidad entre seres humanos, justifique la necesidad de un castigo explícito por no haber adorado los pasos de Mas o del grupo que lo propuso.

Hay quien lo comprende. “Si hubiesen acordado para una legislatura ordinaria, sería una derrota de la CUP. Pero se trata de legislatura de “desconexión” a 18 meses“, escribe Isaac Rosa.

Yo no. Siempre entendí a los catalanes, a los independentistas  y a los que  se sienten agraviados por el trato dispensado por el ultranacioalismo español.  Su ilusión producía envidia. Pero lo que han hecho ahora es, en mi opinión, un fiasco monumental. Además, tal como dijo Artur Mas -que va a recomponer CiU- está presto a salir de la papelera en cuanto le venga en gana. “Estoy y estaré”, explicitó.

Con el despiece de la CUP,  “se corrige” a las urnas, según dijo textualmente Mas en otra frase para la historia. De la ignominia. El fin no puede justiciar ciertos medios, no. Ese bloque corregido, de la CUP en cabeza, afirma en pretendida ingenuidad que se aplicarán políticas sociales. Está ERC, dicen, la izquierda que también prefirió el proceso. Como vimos sin mover un dedo ante los duros recortes de Convergencia, particularmente en la sanidad pública que ha sufrido una auténtica razia. Y es la palabra exacta a emplear: razia. Como la que perpetran en el resto de España los gobiernos del PP.

Ángels Martínez Castells y Albano-Dante Fachín –hoy diputados de Cat si es Pot, Podemos- escriben que, desde hace muchos, las demandas que Mas afea a la CUP son compartidas por miles de personas que han luchado por ellas:

Como una sanidad pública de verdad y no al servicio de CAPIO, que no se venda el agua de los catalanes a un banco del Brasil (cuyo presidente, por cierto, está en prisión por estafa) o que los datos médicos de los catalanes no se vendan al mejor postor.

Doy fe de ello.

Artur Mas se ha vengado, además, radicalizando el proceso al designar a Puigdemont que no es -como él- un independentista de oportunismo de última hora. Lo que encrespará aún más los ánimos del nacionalismo español. Y eso a pesar de que no se declara independencia alguna sino la apertura de un proceso fijado en 18 meses. Pero el españolismo de raza no se detiene en matices. Y hace creer que la ruptura se va a producir a la brava y ahora.

Porque la segunda gran venganza de Artur Mas es clavarnos a Rajoy o a su PP en el gobierno de España. Los editoriales y titulares de este lunes son para huir a Laponia (lugar de destierro muy apreciado por la derecha patria).  Un ejemplo: El Español de Pedro J. Ramírez.

español.romepespaña.jpg

Y, en consecuencia, el gobierno “ideal”. A la par y de la mano Juan Luis Cebrián, en El País, y Francisco Marhuenda en La Razón pidiendo ese gobierno “fuerte”, de coaliciones que debieran ser imposibles. Y resaltados por el Ojo Derecho de la SER, un tal Patiño. Citar un editorial de Marhuenda como argumento de peso es otra de las cosas que me quedaban por oír.

Pero no son los únicos. Desde posturas progresistas se asume que los resultados en Catalunya favorecen la investidura de Rajoy (o alguno de sus replicantes) en España. Los fieles servidores de Ciudadanos ya están en ello. Las presiones sobre Pedro Sánchez, aún máxima autoridad en el PSOE, deben estar siendo casi incontrolables. Íñigo Errejón, desde Podemos, admitía este domingo también que la jugada de Mas ayuda a Rajoy. La verdad es que siempre fue así, ambos se alimentaron.

Pero es inadmisible, como postura de vida, que la pretendida unidad de España avale la corrupción, las leyes mordaza, el profundo incremento de las desigualdades que el PP de Rajoy  nos ha traído.  El gobierno es ideal para los intereses de aquellos a quienes sus políticas han beneficiado, medios de comunicación incluidos.

La actualidad publicada ya pasa página porque tenemos el juicio de Urdangarín y la Infanta que no sabe nada. Veremos si no es un circo y pocas nueces. En consonancia con la España ideal y quienes la hicieron, especialmente su modelado de la justicia.

Ni un día ha perdido “Bruselas” en sentar sus reales y anunciar lo que viene: más recortes. Claro que sí. Se avecina una nueva crisis económica internacional y las cuentas de Rajoy nos pillan en ropa interior, pese a lo que canten sus diferentes portavoces.

eurogrupo.viñeta

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Entrada anterior

9 comentarios

  1. Reblogueó esto en EL TÁBANO.

  2. Esas banderas que todo lo tapan… El “procés” no lleva a ningún sitio, porque se ha convertido en un gran club de fanáticos envueltos en la estelada al que no va a querer entrar nadie más (recomiendo este excelente artículo de Montse Santolino en ‘La Directa’: https://directa.cat/sentit-de-pais, en el que precisamente ahonda en el tema sanitario), pero es que desde la caverna españolista continúan ciegos y sordos. Si Pedro Sánchez fuera un poquito inteligente y el PsoE tuviera un poquito de audacia, abrirían los oídos a la propuesta de referéndum, que es lo que desactivaría definitivamente el “desafío soberanista”. Pero no, la bandera, cuanto más grande mejor, para demostrar quién es más patriota.

  3. josemalopezfernandez

     /  11 enero 2016

    Para gobierno fuerte los 4 años de la larga legislatura de Rajoy con mayoría absoluta.¿Y qué ha conseguido? Con su inmovilismo y cerrazón política el independentismo en Cataluña creció hasta cerca del 50%. Así que los gobiernos fuertes ya hemos visto par qué sirven. Mariano a casa y que deje a otros tratar de resolver lo que él y su PP han destrozado. Muy interesante el comentario de Antón Losada hoy en el Diario.es. Y, para evadirnos de tanta miseria y en recuero de Roy Batty, el Love Theme de Blad Runner.

  4. rosa maría artal

     /  11 enero 2016

    Qué bonito, José Manuel. Nos hacía falta algo así.

  5. Hola Rosa María.
    Una vez más quiero felicitarte por tu capacidad de síntesis y tu visión certera del complicado (al menos en apariencia) panorama político español.Todo esto me recuerda a aquella sublime fábula de Iriarte titulada “galgos o podencos” conocida por todos (supongo).Nosotros,los ciudadanos de a pie, somos esas liebres paradas al lado del camino discutiendo si los perros que nos persiguen son galgos o podencos mientras estos se acercan con sus mandíbulas ansiosas de sangre.Ni el lío político catalán,ni los resultados de las últimas elecciones,ni la dificultad de los posibles o imposibles pactos de gobierno deberían distraernos del asunto importante y fundamental que,desde mi punto de vista,es esa última imagen ensangrentada y dispuesta a seguir recortando de raíz nuestros ya escasos medios de supervivencia y nuestros ya escasos derechos sociales.Si nunca perdiéramos de vista esa motosierra llamada UE ,posiblemente los grandes “problemas” nacionales no serían tales puesto que,como decimos por mi tierra,todo tiene solución menos la muerte y ahí es exactamente donde nos va a llevar este neoliberalismo salvaje e implacable con sus víctimas que somos todos los parias de esta UE ,a la muerte por inanición.Por de pronto,los defensores a ultranza de que “bajo ningún concepto se rompa la madre patria” ya se están frotando las manos ante tanto despropósito por parte de los padres de la otra patria,la catalana,y con esperanza por ello de ver a su líder supremo,el gran recortador Rajoy,con posibilidades de ocupar de nuevo la presidencia del gobierno.Eso sí que asusta,al menos a mí,y no la independencia de Cataluña,algo que,y hasta los de la CUP lo saben,hoy día no tiene ni pies ni cabeza y con una simple consulta bien consensuada se acabaría de raíz con el enorme “problema” catalán al igual que se acabó con el problema escocés en el Reino Unido.Pero parece a que es precisamente ese problema y no otro el que más interesa a todas las partes,quizás porque mareando la perdiz es más fácil darle caza o lo que es lo mismo,porque si nos tienen entretenidos y asustados con aquello tan terrible de romper España, es más fácil engañarnos en las cuestiones importantes de verdad como son las de seguir recortando nuestros derechos y nuestros bolsillos.

    Saludos

  6. pacoalt

     /  11 enero 2016

    Y mientras tanto miles de niñas y niños inocentes en busca de refugio mueren de hambre y frío en la civilizada Europa.

  7. Magnífico el análisis tan claro con el que nos aportas tanta luz ante esta absurda situación. Al menos a mí.
    Siempre simpaticé con la CUP, con sus plantes antisistema, con su republicanismo anticapitalista… ese gesto de David Fernández amenazando con su zapato y llamando criminal a Rodrigo Rato, grandioso. Y ahora… de nada sirve que quizás se hayan percatado de lo ilógico de su claudicación ante la derecha rancia y capitalista que Artur Mas representa, tan unido además el personajillo a la corrupción ¿todavía presunta? de la famiglia Pujol
    (http://www.elmundo.es/cataluna/2016/01/11/5692ccccca474165448b458c.html vía @elmundoes)
    ERC es otro de los partidos que siguen adorando a Mas. Impresionante…
    No se perfila nada bueno para todos nosotros. Ya no solo la chulería de Mas, sino la insolidaridad y ausencia total de empatía de la CUP y de ERC hacia los demás, catalanes incluídos, evidentemente, no es perdonable.
    Saludos.

  8. José Salas Salas.

     /  12 enero 2016

    Un buen girigay, entre los que no saben a donde van y los que no saben donde están. Efectivamente, son unos caras de la misma moneda que no tienen ningún reparo en generar pobreza y miseria, con tal de perpetuarse en sus corruptelas, chanchullos y estafas…en fin, causa vergüenza ser español… y si encima eres español y catalán andas rebozado en los detritos. Aclaro, me avergüenza ser compatriota de estos indignos. Un buen articulo, Rosa Maria.

  1. Las venganzas de Artur Mas | EL VIL METAL. | S...
A %d blogueros les gusta esto: