¿Viva Las Vegas?

Mi queridísimo amigo José Antonio Rodríguez lleva ya casi 5 años dando su vuelta al mundo (os he hablado a veces de ello). Menos mal que llama y viene a España de vez en cuando. En algunos tramos le acompaña otra buena amiga: Rosa María Calaf. Ambos saben que el mundo es ancho, largo y profundo.

Impresionado está aún JA de la visita a Las Vegas, ese complejo artificial que nuestros próceres en Madrid y Barcelona nos quieren trasplantar. La capital del Estado norteamericano de Nevada es Carson City, pero solo cuenta con 60.000 habitantes. Lo que de verdad atrae de allí es Las Vegas (1.800.000 h.). A partir de aquí, copio y entresaco de la crónica de José Antonio.

Foto: José Antonio Rodríguez

En el 2010 recibió cerca de 37 millones y medio de visitantes. La ciudad ha experimentado grandes transformaciones desde que se construyó el primer hotel casino. (…) Lo primero fue el juego, prohibido en muchos estados y permitido en Nevada a partir de 1931. Luego se añadieron atracciones musicales. Cantantes, magia, humoristas. Elvis Presley, Frank Sinatra, Tom Jones, Paul Anka, Bobby Darin… Pero había que crecer, se necesitaba algo más. Tenía que ser un lugar a donde pudiera venir todo el mundo, niños inclusive. A partir de los noventa se desarrolló otra zona, los mega complejos del entretenimiento, que es el corazón actual de la nueva Las Vegas. Los neones fueron sustituidos por otros medios de iluminación, focos, LEDs, pantallas… Cuando anochece todo cobra una nueva dimensión. Allí en la lejanía una pirámide de cristal de 110 metros de altura de la que se proyecta el haz de luz más potente del mundo, visible por los astronautas. Delante la Esfinge, mayor que la de Gizeh, más cerca la Estatua de la Libertad, una réplica de la Fontana de Trevi, un barco pirata, en el París-Las Vegas una recreación de la capital francesa con la Torre Eiffel, el Arco del Triunfo y el Louvre. Otra de las últimas incorporaciones es el Venetian con réplicas del Palacio Ducal, el Puente de los Suspiros, la Torre del Campanario y la Plaza de San Marcos. No quiero convertirme en un folleto turístico de Las Vegas, simplemente intento reflejar lo que he visto. También están las fotos que ayudarán a comprender lo que explico.

Foto: José Antonio Rodríguez

El juego sigue atrayendo a gran número de visitantes. Miles de máquinas tragaperras que no logro comprender cómo funcionan. He perdido 1 dólar. Ha desaparecido el atractivo sonido que producían las monedas al caer en la bandeja cuando se ganaba un premio. Ahora es todo digital. Números que cambian cuando pulsas un botón. Siempre has de pasar por las inmensas salas de juego, con todas las opciones. En el momento que entras en uno de esos centros desparece la luz natural. Recorres las amplias galerías comerciales donde encuentras las mismas tiendas que en Singapur, Hong Kong, París, Londres… Llegas a la zona de teatros donde se ofrecen normalmente dos representaciones diarias de los diferentes espectáculos. Aclaro. No es que haya una zona de teatros en Las Vegas. En cada hotel-casino-galería comercial se ofrecen varios shows. Una pasada. Más datos, perdonad. Sin ellos es imposible comprender por qué es la capital del ocio. 33 espectáculos, de los que siete son del Circo del Sol. En uno de ellos, “O”, intervienen 85 acróbatas. Además se ofrecen 9 actuaciones de magos, 16 obras para adultos, 11 actuaciones de cantantes, entre ellos Celine Dion, Cher, Elton John y Rod Stewart, 16 comedias o monólogos de humoristas, 11 homenajes a grandes interpretes de la canción a cargo de imitadores, 3 hipnotizadores y siete obras a las cuatro de la tarde. Brutal. ¿Cuánto tiempo aguantaría uno solo de esos espectáculos en Barcelona, por ejemplo? 106 opciones con unos precios que oscilan entre 30 y 180 $. Nosotros hemos encontrado entradas para “Love”, del Circo del Sol. Canciones de los Beatles con una puesta en escena impactante. El público se entrega desde el principio con “Get Back”. Ocurren simultáneamente tantas acciones sobre el escenario que es difícil seguirlas todas. 2.000 localidades en un gran anfiteatro. Dos representaciones diarias, cinco días a la semana.

Foto: José Antonio Rodríguez

En el Paris-Las Vegas y en el Venetian han alcanzado un nivel superior. Han recreado barrios de Paris o Venecia con una iluminación igual a un anochecer. Es perfecto. Como en el “Show de Truman”, si miras hacia arriba ves un cielo azul, con algunas nubes, en el momento en que el sol se retira. Es igual que sean las diez de la mañana que de la noche. La misma luz, la misma temperatura. Una plaza, faroles encendidos, árboles, terrazas de bares, tiendas, restaurantes… En el Venetian aún más. En el segundo piso, bajo el mismo cielo azul con nubes, han reproducido canales venecianos con góndolas en las que se puede navegar, pasando por debajo de un puente, mientras el gondolero canta canciones napolitanas. Ese hotel es el segundo mayor del mundo con 7.117 habitaciones. ¿Para qué viajar a esos países decadentes y peligrosos de ultramar? Los diferentes centros temáticos suplen esa tentación. Se han representado Europa, Venecia, El Carnaval, Asia, Finales del siglo XIX en San Francisco, Paris, Hollywood, El Trópico, Antiguo Egipto, Camelot y el Medioevo, Nueva York, Montecarlo, Italia, Imperio Romano, Polinesia, Caribe y piratas…

En determinadas horas hay espectáculos gratuitos. Gran desplazamiento de gente por las aceras y pasos superiores para llegar a tiempo de ver la erupción de un volcán con explosiones que se repite cada hora o esperar frente al gran lago del Bellagio para presenciar el juego de agua, luces y música que cambia cada media hora o buscar un buen sitio para contemplar el sensual baile de las sirenas sobre el barco de los piratas. Todo gratis. Comida barata. Venden unos cupones con los que se puede comer sin límite en determinados bufés de los hoteles. Una locura. Colas interminables. En las aceras, hombres anuncio y extraños personajes, algunos mimos y otros disfrazados en busca de una propina. También es posible alquilar por horas coches exclusivos: Ferrari, Corvette, Porsche…

Hemos caminado arriba y abajo, a derecha e izquierda por ese tramo de Las Vegas Boulevard que es de tres kilómetros y medio, como de la plaza Francesc Macià a la de las Glorias, en Barcelona. ¿Podéis imaginarlo?

Foto: J.A. Rodríguez

Cuenta más cosas, claro, enlazo la página. Hay más fotos también. La sensación de irrealidad es difícilmente comunicable si no se vive. La misma temperatura y luz todo el día. Decorados en lugar de realidad. Un símbolo de esta sociedad enferma.

José Antonio Rodríguez y a veces Rosa María Calaf, como muchos otros viajeros por el mundo, nos abren ventanas sin embargo, las derriban quizás para que entre el aire todo. Las Vegas es un punto encorsetado en el largo camino que pasa por los cinco continentes. Hay otra forma de vivir. De huir, quizás. A ratos o permanentemente. Solo sé que cuando hablo con JA, las miserias cotidianas se desvanecen y parece un proyecto posible desatar las raíces que nos atan al terruño y, en efecto, ¿dilapidar? una parte para viajar hasta el Gran Canal de la Venecia real, sentarse en una terraza, y meditar cuál va a ser el futuro personal a partir de ese momento. Sin prisas. Las sábanas de los fantasmas caen así al suelo mostrando su vacío.

Anuncios
Entrada siguiente

18 comentarios

  1. Xaquín

     /  23 marzo 2012

    Las apariencias, vivir en función dun mundo irreal que nos aparece pomo real. Y todo sin usar internet…lo usan las religiones y lo usaron partidos de izquierda cuando inventaron eso de la militancia…no tan grave por el aspecto militar de la cuestión como por el uso de la fe para sustentar el trabajo diario de los militantes…el paraiso futuro, la realidad cotidiana pasada por el bálsamo de “son cosas de…”…

    Las vegas o disneylandias (acaso el “pertido del domingo” es muy diferente?), edenes de todo tipo (incluidas ecolandias diversas)…tenemos un alimento realmente evolutivo para el cerebro del homo sapiens?

    Cuando se habla de ser responsables no soltemos la frase de que “ellos lo son más”…también está muy gastada…

  2. Josep Toló

     /  23 marzo 2012

    Lo que sucede entorno al “Eurovegas” es una muestra muy válida del explendor de la miseria en que se está hundiendo la humanidad, (No ya el Sistema, porque este es también una gran ficción que nos habíamos creído y sobre el que habíamos construído nuestra seguridad).
    Cuando ya hayamos dejado pasar la última oportunidad como ciudadanos de reconducir este desmadre, el Sistema nos ofrece el brillo, las luces, nos quiere deslumbrar con unas cuentas de cristal en forma de fichas de casino, vacías de valor real, al tiempo que esclaviza a una parte de la población, incluidos los gobernantes, a los que exigirá más adelante una obediencia ciega a sus postulados nacionales e internacionales a favor de una clase social, de un grupo racial que nos es ajeno y de un país en concreto.
    Nos romperemos el espinazo haciendo reverencias a los personajes llegados en “Jet” privado, y en el mejor de los casos sonreiremos agradecidos las migajas que dejen caer.
    Soportaremos todo esto por no habernos ganado el respeto que todo “Ciudadano” merecería, pero nos hemos comportado como “Súbditos”.
    Rosa Maria: Antes de que quede hundido en la ciénaga, encara bien el Periscopio, y ya que el tema va de casinos, te propongo que abras al análisis y debate el origen, funcionamiento y actualidad de nuestra ficción: El Sistema Monetario Internacional. Este si que es un gran casino.
    Pero todo esto nos está dando la inigualable oportunidad de abrir los ojos, de reaccionar de forma individual y evolucionar hacia un mundo más justo y más feliz, aprovechémoslo o nuestros nietos no nos lo perdonarán.
    Un cordial saludo

  3. Virginia

     /  23 marzo 2012

    A mí me parece una forma bellísima de vivir o de sobrevivir el de tu amigo JA. No sabía que Rosa M. Calaf le acompañara , a veces. Ella es otra de las magníficas del periodismo y de saber viajar. Las miserias cotidianas…pues a través de la música, como haces tú, la literatura…y en mi caso largándome cada vez que puedo , la música, solo que a mí me gusta cantar y tengo ya mi pequeño repertorio y el cine.
    Me alegro que lleves mejor lo del cuello y ojalá que tus libros comenzaran a leerse en Suecia, Islandia, Noruega, Dinamarca..para que pudieras pasearte , en calma, por ese mundo más afín con tus sueños.
    Ayer, tras la renovada del carnet de conducir, me encontré con una mujer que venía de vivir una temporada en Islandia y me dijo que se volvía en cuanto pudiera, que el clima le importaba un pimiento, que le compensaba la felicidad que tenía, la calma, y la amibilidad de la gente.
    Sigo pensando en ello. A lo mejor se pueden establecer otros vínculos…que se yo.

  4. perdigota

     /  23 marzo 2012

    ¿Y todo eso se necesita para vivir? Yo nunca lo necesité ni lo necesito. Es un mundo de ficción. Es una mala copia, en donde impera el juego como engaño de la realidad, el “escape” de gente sin horizonte. El no va más del sistema capitalista, que embrutece y desapasiona las mentes pora que dejen de pensar y crear una sociedad alocada, sin sentimientos y sin futuro.Estoy con los paricipantes de hoy. En la plaza de mi pueblo, en el campo, en la masía, he sido la persona más feliz del mundo, viendo las estrellas del firmamento y escuhando música. No nos dejemos arrebatar nuestros ideales, por un mundo mejor, pero sin tantos artilugios de la magia, que luego no son nada. Un saludo.

  5. Trancos

     /  23 marzo 2012

    Pues Iván Rosa y Paloma Villa ya han cantado “bingo” en el gran casino en que se ha convertido este país. “¡qué suerte!”, diríamos todos si el primero no fuera el marido de la Soraya (Sáenz de Santamaría) y la segunda no hubiera sido asesora del Grupo Socialista en el Parlamento Europeo ni hubiera formado parte del gabinete de la exministra de Exteriores y exsecretaria de Estado para Iberoamérica Trinidad Jiménez. Y es que algunos juegan con las cartas marcadas.
    Y yo, en pleno uso de mis facultades mentales, me he dado de baja en Movistar (cuando se ejecute la portabilidad daré a ganar a otras compañías, no sé si mejores o peores pero menos descaradas y que nunca fueron públicas) esa compañía a la que FACUA ha proclamado como “la peor empresa del año”.

  6. maria

     /  23 marzo 2012

    Mejor seria que se hiciera una buena gestion de nuestro dinero.
    Datos interesantes de gente valiente

    http://www.cafeambllet.com/press/?p=17005

  7. Cuna del Cea

     /  23 marzo 2012

    Las Vegas es el paradigma de lo insostenible. Para conseguir ese vergel en mitad del desierto de Nevada fue necesario construir la gigantesca presa Hoover, el río Colorado es su tributario. Este río, que nace cerca de Denver y forma el cañón más famoso del planeta, llega seco, desde hace 10 años a su desembocadura: ¡seco!

  8. Zana

     /  23 marzo 2012

    Soledad Gallego-Díaz: El País no es un periódico de izquierdas. Nunca lo ha sido, aunque la gente en un momento dado debió pensarlo. Es un periodismo de centro-izquierda, por decirlo de alguna manera, y progresista en lo social… pero no un periódico de izquierdas. Además nunca ha pretendido serlo….
    Lo dice ella, que lleva 35 años trabajando allí…mira es casi lo mismo que digo yo muchas veces y por ello me llaman sectario, obcecado…y no se cuantas cosas más…
    Ya sé que no tiene nada que ver con el tema de hoy…pero es que me he quedado de a gusto…
    Lo siento

  9. Zana

     /  23 marzo 2012

    ¡¡¡Huy, perdón!!! se me olvidó poner el enlace de la entrevista…son los puros nervios de la ilusión oye http://www.jotdown.es/2012/03/soledad-gallego-diaz-el-pais-no-es-un-periodico-de-izquierdas-nunca-lo-ha-sido-y-nunca-ha-pretendido-serlo/

  10. El objetivo de esta loca sociedad “de consumo” es transformar cada cm de suelo en un lugar donde se pueda comerciar. Hay que convertir los barrios en parques temáticos.
    Estos hoteles son como las ciudades que emulan, PERO SIN MENDIGOS. Sin pobres.
    Sin suciedad, sin frio, sin lluvia.
    Por eso ponen multas a los mendigos en las ciudades. A ver si se deciden a volver a sus poblados chabolistas. Ilusos.
    Sobre los centros comerciales, un buen documental:

  11. ana

     /  23 marzo 2012

    Desde luego Rosa, lo de Las Vegas es deprimente, además de una gravísima agresión al medio ambiente Como señala Cuna del Cea . Solo faltaría que talaran los poquitos arboles que nos quedan o que toquen los cauces de los rios (con lo lumbreras que son, vamos dados).
    Deseo con todas mis fuerzas que se olviden de Levante; ya hemos tenido bastante con Zaplana y Camps . Es un engaño total a todos los niveles .personalmente siento verdadero desprecio hacia los parques temáticos, y qué será que el negocio siempre es para USA Cuando hicieron aquí vgr el Palacio de la ópera , las obras que fueron representándose, las montaron las compañías de EE.UU , cómo si el Género no hubiera nacido en Europa o no hubieran alemanes e italianos capaces de montar y poner en escena óperas , por no decir españoles (es una espina que llevo muy clavada). Así los eurodolares siempre se van de España.
    La metáfora del casino / neoliberalismo es muy muy acertada porque trabajos estables serán bien pocos.y los salarios serán bajísimos , excepto los de los directivos: pueden hacer pirámides descomunales porque esclavos ya los tienen.
    Eticamente opio para el pueblo ya se sabe opio ocio
    Politicamente: desastrosos los gobiernos que solo pueden crear Las Vegas II
    La banca siempre gana. los demás esclavos

  12. ana

     /  23 marzo 2012

    Por eso y por muchas cosas más el jueves HUELGA GENRAL

  13. anodadado

     /  24 marzo 2012

    Hay un aspecto, para mi fundamental, que nos ocultan: Las vegas fue el sueño de un mafioso, y nació en un desierto… buscaba (sin entrar en la legalidad… del tema) crear o cubrir una necesidad… no transformaba una comunidad ni la dominaba por su necesidad. Lo que se está planteando aquí (sin entrar en su legalidad, respeto a la constitución, derechos…. que ya es mucho) es reconducir a una población hacia la servidumbre como medio de sobrevivir. Intolerable, mezquino y muy preocupante. Un desprecio total hacia la dignidad y esperanzas de la población, y un golpe total hacia la “soberanía” de un país y la “confianza” jojojo que irradia cuando la evolución de sus principales “núcleos de población” (qué encima se pelean por ser los elegidos) pasa inevitablemente, según sus gobernantes, por el sometimiento ante los vicios e intereses de las mafias, nunca por el desarrollo industrial…. Y algunos lo defienden, creo que no tenemos mucho margen…

    Saludos

  14. anodadado

     /  24 marzo 2012

    Josep Toló
    23 marzo 2012 13:10
    Cuanta razón! te dejo un enlace a una descripción, creo que bastante cercana a la realidad, aunque duela, no hay más que 2 bandos, los de siempre, los que tienen y los que no… http://acratasnew.blogspot.com.es/2012/03/entrevistas-improbables-ehud-silbermann.html

    Saludos!

  15. ana

     /  24 marzo 2012

    A Zana
    yo también he dicho alguna vez que el País no es de izquierdas y me han tomado por chiflada, especialmente si hablaba con gente del PSOE. Pero una cosa hay que reconocer y es que el País es serio,y hasta dentro de un orden, creíble , no hace caza de brujas ni leña del árbol caído como hace el Mundo. Estoy segura de que todos hemos pasado a alguien algún enlace o recomendado algún artículo; yo creo que es serio y que en su día fue muy importante (aunque no es de izquierdas)

  16. Trancos

     /  24 marzo 2012

    Genial Forges, como siempre; en el País, por cierto. Que no es de izquierdas -como no lo es el PSOE- en lo que coincido con Zana de toda la vida, pero es un poquito menos casposo y descarao (el País) que otros. Esta viñeta, por lo menos en una de sus mitades, sería impensable en El Mundo. Lo cual no es poco, y dice mucho.

    ¡Qué país, gensanta, que diría Blasillo: entre cortijos y casinos y trinco porque me toca!

    http://elpais.com/elpais/2012/03/23/vinetas/1332526108_595254.html

  17. WORDGALLARDETE

     /  24 marzo 2012

    En esa artificialidad de Las Vega descansa la idea capitalista de la sociedad. El capitalismo, que concibe el sentido de la vida sobre la base del beneficio del dinero, es el que ha degradado nuestras costas, creando esos “paraisos artificiales” de espalda a la naturaleza que son Benidorm, Marbella,Playa de Palma,y tantos y tantos,metidos en una espiral de “transformar y transformar” buscando “convertir en belleza” la artificialidad. Y de eso no se puede salir, no se sale. El capitalismo invierte el sentido de Persona,Sociedad, Naturaleza y Cultura, en Inversión, Diseño y Repoblación artificial: “Urbanizaciones”,”Parques Temáticos”, “Centros de Ocio” , forzando a la experiencia de Ciudad para el Turismo (Paris, sin ir más lejos)
    Se han adueñado de la vida sin más. 😦

  18. perdigota

     /  24 marzo 2012

    Mis votos por todos, magnífica descripción de esos espacios que no son más que para llevarse las “comisiones” unos cuantos y dejar en banca rota los parques temáticos, ya se resolverá con los presupuestos que pagaermos entre todos. Ejemplos hay muchos, Terra Mítica el más escandaloso, y al ejemplo de este quieren construir otro más grande. ¿Escuelas, universidades, hospitales, ayuda a los dependientes, becas para la ciencia? ¡Por favor, que esperen! Aqui lo importante son las apariencias externas, los mendigos y los problemas ni que se nombren. En fin, como digo, todo una mentira, una estafa económica y moral del capitalismo. Con vuestro permiso voy a contaros un chiste que corria despues del cambio de la Unión Soviética al sistema capitalista: “Se encuentran dos compañeros, camaradas desde el consomol, colegios, universidades,pasados años no se habían visto, despues de manifertar su alegría por verse, dice uno: pues ya ves camarada, todo lo que nos decían del comunismo y del hombre nuevo y la sociedad socialista, todo era mentira, pura propaganda. Contesta el otro: Pues sí, camarada, lo más triste es que lo que nos decian del capitalismo era verdad.” Un saludo.

A %d blogueros les gusta esto: