De insultos y navidades

Cuando era pequeña inventé una forma de insultar a mi abuela materna absolutamente impune. La adoraba porque lo merecía en grado sumo y porque ya entonces intuía lo injusta que fue con ella la vida. Y el cariño era mutuo. Pero en los momentos de incordio algo hay que hacer para liberarse. Yo le decía: “¡Oliva!” en el tono adecuado para que entendiera perfectamente mi intención. Acudía entonces ella a mi madre:

-La niña me ha insultado.

-¿Qué te ha dicho?

-Oliva.

-Eso no es un insulto- respondía mi madre zanjando la cuestión.

Todavía no sabía yo que en el resto de España, llamaban aceitunas a las olivas, que, en absoluto hubiera sido lo mismo. ¿Cómo iba yo a llamar “aceituna” a mi abuela? Pero oliva sí, a mí me gustaba especialmente la palabra. Constituía por tanto un insulto cariñoso. Y a la vez reivindicativo. Y muy femenino en la línea que siempre nos han enseñado a las mujeres: el camino sinuoso, nunca directo, para lograr objetivos. 

Solo que… hubo un día que lo olvidé. Todo. Hasta llegar a desaprender las más hipócritas “armas de mujer”, perder el tiempo en disimulos, acosar dando vueltas, e insultar adecuadamente (cada digo más tacos y soy más políticamente incorrecta).

Toda la retahíla de improperios viene a mi mente ante tantos atropellos que contemplo. Sólo que la mayoría desmerecen también a colectivos completos. No tiene por qué considerarse despreciable ser hijo de puta, ni cabrón, ni marica por supuesto, ni hay que cargar a las familias con las culpas de uno de sus miembros defecando sobre ellos. Ni siquiera es un demérito ser tonto o insustancial, viene en el pack de nacimiento. Sinvergüenza, canalla, vendido, corrupto, putrefacto, inmundo, miserable, nauseabundo, sucio, repugnante, traidor… todos esos resultan más precisos. Aunque, a veces, se quedan cortos y, tal vez, sería preferible adquirir nuevos, con nombres propios. Seguro que se os ocurren unos cuantos. A ver quién resistiría imperturbable que le llamaran Berlusconi, pongo por caso. O Mayor Oreja, me califican a mí de “una Mayor Oreja” y me hunden en la miseria. Por cierto, los franceses ya pueden seguir increpando con el apellido Le Pen. Al ultraderechista de pata negra, le ha nacido un esqueje: una hija que barre en audiencias.

Comprendo que debería empezar a inundarme ya de paz y amor. Pero es que, al estado general de la cuestión, se nos da por añadidura la navidad. Un convencionalismo destinado a consumir desde hace ya décadas. Y a que familias y amigos que se quieren estén en juntos, si pueden, para olvidar por unas jornadas lo que ellos u otros tienen encima. O a que se junten por obligación quienes se llevan a matar. O a compartir la felicidad, que también puede ser.

Y por más que uno no quiera, no escapa. Sucede que esto de las navidades siempre ocurre los 24 y 25 de diciembre y los 31 de ídem y el 1 de enero. Y, claro, uno recuerda más por las fechas exactas lo que tuvo y no tiene o lo que podría tener o vaya Vd a saber. Aunque le suceda lo mismo el 11 de enero o el 7 de Noviembre, pongo por caso.

Y que ya está encima. Con los grupos de vociferantes ganadores de la lotería, dando saltos y bebiendo cava, rodeados de micrófonos y cámaras para que nos cuenten la gran novedad que supone ganar un dinero extra, y el delicado proceso de la compra del billete.  El mundo feliz. Vd. también puede. Compre lotería. Privatizada. Parcialmente, ya sé.

Los príncipes de Holanda se van a la Patagonia ¿Dónde disfrutarán de las fiestas los inauguradores del AVE? ¿Y los "mercados"?

Con posibles, es fácil huir de la navidad convencional. Pero ni eso, aunque, al lado de la miseria de tanta gente, uno no debe quejarse. Trataré de ser buena, dar y recibir felicitaciones, y, como me gusta cocinar, me esmeraré aún más en los menús sin gastar mucho dinero.

De momento, lo que la navidad me provoca, por infinidad de razones -de todos los colores y calideces-, es decirle: ¡Oliva!

Fues eso. Feliz Navidad. A mi familia felina, le encanta este vídeo:

Entrada siguiente

22 comentarios

  1. eliecer

     /  20 diciembre 2010

    Encima siempre caen en invierno con un tiempo de oliva y cuñados por todos lados, dios que pereza me da.
    Un saludo

  2. Los tacos, me encantan de vez en cuando entre amigos-esos que se cuentan con los dedos de una mano…y nos sobran dedos tras el recuento-.

    La Navidad y sus aledaños, son días hipócritas. Se finge una felicidad, para sentirnos mejor con los que hemos estado criticando durante el año-me incluyo, aunque no ejerzo normalmente esa felonía-.

    Te dejo un enlace musical que me ha remitido una amistad desde Italia. Espero que os guste, tanto a ti, como a los amigos que visitan tu maravilloso Blog.

    ¡FELIZ NAVIDAD-BON NADAL!.

  3. apajerabierta

     /  20 diciembre 2010

    Si, en Navidad, de repente decidimos cambiar momentáneamente la cáscara y ponernos la de felices y entrañables. Desear felicidad a todo el mundo aunque en lo más oscuro de nuestro yo les deseamos que se rompan una pata.
    El sistema lo quiere así, porque además, consumimos mucho, de más diría yo, nos hinchamos a comer (aunque el hambre más horrible domina sobre mil millones de vecinos, que como están algo lejos no vemos). Luego pasan estas “Inevitables Fiestas Familiares” y seguimos como siempre, a lo nuestro, al quitaté tú que me pongo yo, al “y tú más” y al resto de impresentables “tradiciones”.
    Aunque sea -aparentemente- caer en el mismo defecto que critico, Os deseo a todos la mayor felicidad estos días … y todos lo demás, en cada momento. La felicidad, no sólo es un derecho si no que además debería ser una obligación para con los demás. Las personas felices no matan, no roban, no son corruptas… Hacen falta muchas personas felices.
    Comprendo que ésto suena igual que el resto de deseos oficiales, pero aunque no os lo puedo demostrar, os lo deseo de todo corazón.

  4. Mª Dolores Amorós

     /  20 diciembre 2010

    Exquisitamente genial!!!! Qué ironía !!!!!

    Y es que eres una Rosa Maria Artal! y te aguantas con eso, guapa.

  5. Trancos

     /  20 diciembre 2010

    A mí los que me encantan son los insultos del capitán Haddock, el amigo de Tintín: “ametrallador con babero”, “anacoluto”, aprendiz de dictador a la nuez de coco”, “beduino interplanetario”, “calabacín diplomado”, “doríforo”, “extracto de hidrocarburo”, “megaciclo”, “residuo de ectoplasma”, “vendedor de guano”…

    Y una sugerencia para quien no sepa qué regalar en estas fechas tan señaladas: “El gran libro de los insultos” de Pancracio Celdrán, con más de 10.000 “epítetos cariñosos” de todos los tiempos y de todo el solar hispanohablante, que el autor explica con gracia, chispa y rigor academicista (hay que tener cuidado con a quién se lo regalamos, no se lo tome como una indirecta)

  6. Que las palabras estén vacías de contenido y que el contenido se lo ponemos nosotros, todos, en ámbitos privados, públicos o íntimos, es otra muestra más de esa democracia radical en la que vivimos (que poco tiene que ver con la representativa), y en la que se demuestra que, si queremos, si nos movemos y somos activos, aquí pasaría lo que nosotros quisiéramos (y que no lo sabemos ver, todavía). ¿¿¿Dictadura de los mercados, de los más ricos??? Oliva!!!

    PSI: recuerdo un momento de mi infancia que me imapctó bastante en su momento, cuando mi madre le dijo a mi hermana (pequeña) que era una “bleda” (acelga), y mi hermana le gritó “bleda tú!”, saliendo corriendo, y llorando, a encerrarse en su cuarto. En aquel momento lo viví como un momento absurdo y mágico, y de absurdo tenía poco.

    PSII: feliz consumismo.

  7. rosa maría artal

     /  20 diciembre 2010

    Sí, hombre, bleda también se decía en Aragón.
    Me ha encantado recordar los insultos del Capital Haddock también 🙂

  8. rosa maría artal

     /  20 diciembre 2010

    Id pensando cómo calificamos esto:

    La OCDE pide ¡MÁS DE 67! años para la jubilación, COMPUTAR ¡35 AÑOs! y una REFORMA LABORAL MÁS POTENTE:

    http://bit.ly/fejHDD

  9. El nombre de eso lo dibuja al detalle Alfons López en la viñeta de hoy: http://blogs.publico.es/alfonslopez/870/lunes-20-de-diciembre/

  10. Trancos

     /  20 diciembre 2010

    Los he visto en el telediario a los de la OCDE. Unos tíos que no tienen ni media hostia y se permiten pedir que puteen a 40 millones y pico de personas inpunemente. No es por hacer apología de la violencia pero ¿es que no hay nadie capaz de hacerles tragar sus propuestas, aunque sólo sea metafóricamente? ¡¡¡legalización de los duelos ya!!!

  11. Víctor

     /  20 diciembre 2010

    Dedicado a los señores del FMI, OCDE, BCE, Banco Mundial, Consejo de la UE, Wall Street, Paraísos Fiscales varios, Banqueros sin escrúpulos, ignotos titulares de los mercados:
    Mequetrefes, mentecatos, fatuos, mamarrachos, botarates, mastuerzos, majaderos, rábulas, pisaverdes, cachazudos, ganapanes, maulas, cariampollados, zurumbáticos, garduños, merdellones, echacuervos, zurriburris, collones, charranes, gambalúas, baladrones, desmedrados, sandios, papanatas, bamboches, galloferos, tragasantos, hobachones, …etc…
    Y que a gusto me quedo.

  12. Tengo aquí una retahíla guardada que voy a aprovechar para soltar.
    Ya ponen ustedes el género y número que sea menester y los reparten a quien corresponda:

    Bobo, baboso, bausan, besugo, bucéfalo, capirote, capullo, cazurro, cebollino, cenutrio, ceporro, cretino, estúpido, ganso, gilipollas, gordo, idiota, insensato, lerdo, madero, mameluco, mastuerzo, melón, memo, merluzo, mentecato, mamón, mendrugo, obtuso, papirote, pendejo, huevón, tarado, tarugo, atolondrado, tonto, torpe, zote, abrazafarolas, ruín, miserable, zafio, boludo, cobarde, piojoso, legañoso, llenoliendres, cerdo, marrano, borrico, mediocre, analfabeto, mezquino, marica, hipócrita, hijo de la gran chingada, sucio, alcornoque, subnormal, infeliz, pánfilo, ignorante de la vida, enano, paticorto, bufón, calimero, fachisoletano, chepudo, cojitranco, desgarbado, calvo de mierda, asqueroso, farsante, pesetero, tacaño, usmia, avaro, llorón, codicioso, indeseable, lameculos, mamarracho, inútil, necio y embustero.

  13. Gracias Victor.
    Mientras escribía el mesaje debiste enviar el tuyo.
    Es que los tenía guardados para un juego. Ya me apunto estos otros y los de Berlusconi, ZP, empleado de la OCDE y tal 😀

  14. ¿Y después de los “académicos” Victor y Manolox todavía se puede añadir algo? Pues echando mano de palabras que no pertencen al ámbito de la RAE está el inefable “stronzo” italiano, el “asshole” inglés, el “voyou” galo, el “caralho” galaico-portugués i el “saltataulellls” i “abusananos” de Catalunya… Me quedo con toda la ristra en el archivo (y más, si siguen las aportaciones) porque siempre está bien tener a mano subargumentos que eliminan presión ante tanta la irracionalidad impuesta. (Y no viene muy a cuento, pero desde que empecé a leer el post, recuerdo una pintada en el ascensor de la Facultad de Económicas que recomendaba: ¡Vota Aznar hasta rebuznar!”) Pues eso. Un saludo

  15. Piamonte

     /  20 diciembre 2010

    A mí me siguen gustando “desgarramantas”, “cansalmas” y “destalentao”. El primero creo que es extremeño, y los dos últimos se los he oído a los parientes políticos de Navarra.

  16. …Me reía.me acordaba de una función de teatro: Antaviana, d Dagoll-Dagom.Epoca de Joglars, Tábano, TEI, La Cuadra de Sevilla…
    A lo que iba, la función iba de una cena de nochebuena, donde se armaba un bochinche de mucho cuidado entre la familia.Todos querían aparentar y forzar la alegría y veías que se iba liando la de San Quintín.
    Creo que llega un punto en la vida que a algunos no celebramos nada, ni entramos al trapo en esta vaina.
    Recomiendo la entrevista en la SER de Juanjo Millás a Carlos Martinez , en la Ventana.
    Un saludo inavideño a todos.

  17. Hux

     /  20 diciembre 2010

    Había un libro (me parece que de Ussía) que se llamaba ‘Diccionario del Sóez’ con una generosa colección de los improperios que pone a disposición nuestra lengua. La verdad es que lo tengo pendiente, pero es una lectura que quiero hacer. Tiene que ser un gusto eso de regocijarse en lo extenso de nuestra lengua para calificar y clasificar a todos estos indesebales que nos gobiernan. De los cenutrios que siendo pobres votan a la derecha (original o copia) mejor me callo…¡Agh!!

  18. Hux

     /  20 diciembre 2010

    Por cierto, estuvo medianamente concurrida la mani del sabado 18 en Madrid. Yo quiero la independencia y montar un barrio socialista de verdad.

  19. talega

     /  20 diciembre 2010

    De insultos y navidades…Pues yo expongo lo mio, como siempre. Como insultos dejaria esos de -esculabolsas, furtasantos, esbarranquiaos-…….Teniendo claro, que el mayor insulto en las navidades, es el que se pega ese rey con su mensage navideño.
    Los que estan debajo del puente, por las chabolas o en la calle, tienen la fortuna de no escuchar semejante ironia cinica…semejante insulto……El rey de todos los españoles…!manda cojones!.

    Otros de los insultos era, -si tienes un hijo tonto, no lo tires, puede llegar a ser rey-…o presidente…según se tercie.

    Que feliz el burro tirando del carro. Se para a pensar el asno…y deja de ser burro.

  20. Entre unos y otros van a dejar de nosotros la espina y chupeteada…Yo insultos no sé muchos,los mejores ya los habéis mencionado.Los que nos ha recordado Trancos,son demasiado divertidos para dedicárselos a personajes como esos tipejos de la CEOE y, toda esta gentuza que administra la miseria y desesperación ajena, que tienen la conciencia absolutamente cauterizada,no aciertan una puñetera previsión ni por casualidad,y en caso de duda recomiendan,y consiguen, que pague otro la fiesta.Bueno…se puede “insultar” de muchas maneras.Desde aquí les dedico,con el permiso de Rosa María y de todos ustedes,una mirada severa,el ceño más fruncido que de costumbre,un poco más de bilis si cabe y, para finalizar,un sonoro y muy aparatoso corte de mangas…
    El diccionario que comenta Hux ,se llama “Gran Diccionario de Argot.El Sohez”,redactado (8000 entradas y más de 20000 citas de todo tipo de medios escritos) por Delfín Carbonell y publicado por Larousse.Es muy divertido.
    La Navidad para cada persona y familia es un mundo diferente.Cuando hay
    chiquillería en casa tiene un sentido,cuando se da el síndrome de “nido vacio” y se vuelve a llenar en esos días,otro.Las emociones positivas y negativas llegan al paroxismo,se da un componente muy fuerte de histeria colectiva que a quien está ,o se siente, sólo, puede molestar.La hipocresía social llega a sus niveles máximos,el consumismo también.No me parece mal intentar ser felices,durante todo el año y claro está también en navidades.Lo dicho: ¡Feliz Navidad y Prospero Año Nuevo! Un saludo.

  21. Ani Lopez

     /  21 diciembre 2010

    “cada digo más tacos y soy más políticamente incorrecta” Si uno con la edad no se vuelve más políticamente incorrecto mejor que lo lleven al camposanto directamente. lo de los tacos opcional aunque estoy también contigo en esto.

    ¡Cómo echo de menos a Pepe Rubianes!, el mayor genio que hemos tenido aunando las dos cosas.

    Paz y recursos a las gentes de buena voluntad y los de mala así les parta un rayo.

  22. y llamar a alguien Zetapé o Sinde… Vamos, yo creo que éstos pueden ser insultos modernos en los próximos años. Como lo fue Corcuera en su día.

A %d blogueros les gusta esto: