5 de Agosto

Siempre me ha sabido esta fecha a fiesta: era el cumpleaños de mi madre. Ella hubiera comenzado el día como todos: nos despertaba contándonos las noticias que ya había leído en Heraldo de Aragón (llegaba a casa por suscripción) al levantarse más temprano que los demás a preparar el desayuno. Probablemente fue ella la que imbuyó en mí la costumbre de querer saber y compartir lo que pasa.

Entre parabienes y regalos, mi madre no dejaría el día de su aniversario de ir a la compra y preparar la comida (sin duda utilizando manjares mejores que a diario, cuando se pudo). Con ayuda de la abuela, mientras vivió. Con la mía. En aquella época los hombres no ponían ni la mesa.

El calor árido y potente de los agostos en Zaragoza, se colaba por las ventanas, a pesar de las persianas echadas. No hasta abajo, a mi madre le gustaba la luz. Un año, durante la comida, la radio al fondo emitió una noticia que nos conmocionó: había muerto Marylin Monroe, la hermosa y frágil mujer a la que seguramente entonces queríamos parecernos -al menos en algunos gramos de personalidad-, la que, desgarrada e ilusa, cantaba apenas 3 meses antes “happy birthday to you” al arrebatador presidente del cambio y la esperanza, que sería asesinado un año después.  

La mujer que atemperaba mis sueños de rebeldía, me hizo llegar muchos años después (ya desaparecida) los recortes de periódico que –como yo- atesoraba. Hitos de mujeres a los que la España franquista no les dejaba aspirar. El tiempo añadió a la carpeta los pequeños logros de su propia hija. En un papel ya amarillento leo un artículo del médico y escritor Santiago Lorén: “Sender y las mujeres”. Y que termina así. “Los lógicos del arribismo y del éxito dicen que siempre detrás de cada hombre hay una mujer; sólo los poetas saben que la mujer no está detrás, sino delante; muerta o viva, huidiza o alcanzable, siempre por delante, señalando la meta y el camino”. Mi madre no compartió conmigo estos sueños secretos, algunas rosas cortadas en el camino aconsejaban prudencia.

Aquellas mujeres españolas hubieran necesitado a una Bibiana Aído, la tan injustamente vilipendiada ministra que, con voluntad implacable, lucha por la igualdad. Aún un 40% de nuestra sociedad piensa que la violencia de género es culpa de la mujer por no irse de casa. Una aplastante mayoría encuentra excusas a los maltratadores. Y un 18,9% que la mayor parte de las mujeres presenta denuncias falsas –a pesar de la abrumadora cifra de víctimas-. Hijos de aquellos lodos.

Un 5 de Agosto, mi hijo de 11 meses, se levantó y se puso a caminar por primera vez. Tambaleante como todos, prudente quizás, pero firme. En su primera decisión autónoma, cogió un cenicero y se dispuso a arrojarlo a la calle por la terraza. Claro mensaje de un deseo, cuyo cumplimiento aún le debo. Primeros pasos de indeleble recuerdo que todavía trato de afianzar con los brazos de una mirada discreta que le empuja hacia delante. Y que me devuelve, reconfortante, la misma contrapartida.

Y hoy, 5 de agosto de un mundo regido por el dinero casi exclusivamente, se cierra una cuenta de largos pagos: ¡hoy he terminado de pagar la hipoteca! Ya era hora. La codicia que impera en el orden mundial, aún nos pone en riesgo, pero menos. Ya no más los lejanos sueños de habitaciones de hoteles que desahucian, como debe ocurrirles a tantos españoles que viven en casas cuyos dueños son los bancos, aunque las crean suyas.

En un mundo en quiebra mal repartida, sin objetivos ni voluntad clara de solución, la fiesta de este 5 de Agosto es pisar en tierra firme, sin más cuotas. Los otros recuerdos del día, ponen alas de más altura para seguir festejando la dicha de vivir.

Entrada anterior

11 comentarios

  1. Rosa Maria, tu post me ha devuelto a las complicadas y entrañables relaciones madre-hija que vivían tanto de amor como de tensiones y miedos en una España emponzoñaba de un fascismo insensato y en la ruina moral y política. Unas madres luchadoras que vivían sin aliento cómo sus hijas se iban iniciando en la libertad clandestina, en el desplante y la disidencia. Para ellas querrían ese papel que por derecho histórico ya empezaron y les fue arrebatado… pero también para ahorranos los peligros y los sufrimientos y desengaños que sabían que nos harían más fuertes y vivas, pero que también dejarían cicatriz.
    Un post magnífico. Un saludo,

  2. eliecer

     /  5 agosto 2010

    Espero que sigamos avanzando en la igualdad, más rápido a ser posible, y que nunca retrocedamos.

  3. amosnomejodas

     /  5 agosto 2010

    Juer, mirando atrás me pregunto si no estaremos todavía con un brazo agarrado a la rama, dispuestos a volver a subirnos al árbol a la mínima.
    Los maltratadores no son enfermos, alguno habrá pero son minoría; a menos que los españoles piensen, en plan rousseauniano (qué patada hi dao), que el ser humano es intrínsecamente bueno y cualquier desviación sólo puede deberse a la enfermedad.

  4. Víctor

     /  5 agosto 2010

    Los recuerdos de mi madre sobre su infancia son los de la mísera posguerra. Días dedicados a la búsqueda de cardos en los campos próximos a su pequeña capital de provincia para conseguir algo con que tomar una pobre sopa, su único alimento del día. Mujeres que lo tuvieron imposible, educadas para ser “resignadas y discretas esposas”, términos indisolublemente unidos. Es, de los cambios que ha habido en España, el de mayor merito por ser el más esforzado, el más contracorriente. La conquista de las mujeres de su derecho a ser ellas mismas. Cambio que, pese a todo, sigue siendo duro, sigue teniéndose que luchar a diario. Lo refleja esta encuesta. La mentalidad grabada en siglos de machos duros, insensibles, violentos. Pese a ser algo que se denuncia constantemente en los medios, que en los signos externos parece aceptarse ¡Qué difícil de arrancarnos esta maldición!
    Enhorabuena de tu liberación de la hipoteca. Esa condena que parece perpetua. Ese matrimonio sólido con el banco y que tanto cuesta (en sentido figurado y literal) de divorciarse.

  5. Madres que se iban caminando kilómetros para buscar la comida más barata, o el economato de turno, pocos a la sazón porque entonces no había supermercados, y volvían cargadas como burros, a pie claro, otra vez. Cada vez que tiro sobras del menú diario a la basura me acuerdo de ella, que no tiraba nada. El mundo adorador del consumo que a todos nos ha calado, ya no contempla las caminatas para buscar el mejor precio… mejor ir al C.I., que allí hay de todo…

    En el día de mi santo, que por cierto no celebro, pero que al estar ahora en tierra alavesa tengo presente, felicito a tu madre, que lo agradecerá allá donde esté, seguramente solo en tu memoria y en la de las personas que la quisieron, que no es poco.

    Y mientras, lloremos la desgracia de tener por compatriotas a los que han contestado en esa encuesta los lugares comunes que pensaban nuestros tatarabuelos. Por España no pasan los siglos y así nos luce el pelo. Se prefiere un corrupto a un inmigrante, ¿y con eso qué hacemos?. Seguirán muriendo mujeres a manos de desalmados, que las matan “porque son suyas” y lo leeremos cada día, mientras una gran mayoría opina que Bibiana sobra, que la “quite” Zapatero.

    Probablemente sobre media España, justamente la que hace llorar a la otra media.

  6. Soto

     /  5 agosto 2010

    Hola Rosa y amigos contertulios:
    Entrañable Post,muy real,muy humano.Las madres en aquellos años tenian que “hacer las cuentas en el aire” para poder llevar la responsabilidad de la familia para adelante,y, no digamos lo de nuestras abuelas ,que se tenian que quedar con los nietos en casa y la nostalgia de los hijos en la emigración,al mismo tiempo atendiendo el ganado,labrando los campos ,haciendo ellas mismas los caminos,la comida…!Me recuerdo perfectamente con las imagenes que uno posee de la niñez!.Impresionate lo que trabajaron y lo que duraron,muchas de noventa años y mas ,mi abuela murió con 107 años,murió en el 2002.
    Rosa,!Felicidades por haber enviado la hipoteca al otro mundo !Menudo muerto te has sacado de encima!.Bueno es recordar el cumpleaños de tu madre…ayer este menda lerenda ha cumplido 64 añoa…..uy,uy,uy…como corre el tiempo.
    Apertas agarimosas

  7. Madres que ha pesar de la losa que les cayó encima nos hicieron estudiar, seguir adelante, tener ilusiones, a pesar de que para ellas la libertad y la igualdad eran palabras sin contenido. Mujeres valientes que siempre se han enfrentado al patriarcado enfermizo, putrefacto maloliente. Lo malo, las mujeres patriarcales defensoras de este patriarcado maloliente, putrefacto y enfermizo, que ha arrancado a muchos hombres su dignidad humana y a las mujeres nos convierte en piltragas.
    Saludos.

  8. pepe

     /  6 agosto 2010

    Enhorabuena, Rosa!.

    Terminar de pagar una hipoteca sí que es motivo de celebración a día de hoy. No más deuda, no más pagar a esos malditos ladrones.

  9. El 5 de agosto es el cumpleaños de mi abuela; este año cumplío 86 y coincidió con la muerte de su hermano, dos años menor.

  1. Tweets that mention 5 de Agosto « El Periscopio -- Topsy.com
  2. 5 de Agosto | Capital Privado en Zaragoza
A %d blogueros les gusta esto: