“Cambiar el mundo”

Ha muerto el escritor que quería cambiar el mundo, dice Cuarto Poder. Y recuerda la famosa frase de Saramago antes de recibir el Nobel:

Espero morir como he vivido, respetándome a mí mismo como condición para respetar a los demás y sin perder la idea de que el mundo debe ser otro y no esta cosa infame”.

 También quería hacerlo -con pasión ilusionante- José Vidal-Beneyto, desaparecido hace poco, constante azogue de conciencias:

Sólo una movilización popular e intelectual, insistida y de gran calado, podrá ayudarnos a acabar con tanta patraña y tantas desvergüenzas… (…) ¿Cuándo dejaremos de tolerar tanta ignominia, cuando pondremos fin a tanta abominación?”.

Aún tenemos a José Luís Sampedro alertando contra la “tecnobarbarie” y la degeneración del liberalismo,  allá donde se le requiera. O a Federico Mayor Zaragoza, llamando a reaccionar “porque estamos al borde de un precipicio”. Pero se van apagando voces.

Cambiar el mundo suele ser una labor solitaria y bastante ardua. Los destinatarios de las obras de estos y otros intelectuales, parecen tener asumida la separación entre unas páginas impresas y sus propias vidas. Incluso aman las tramas negras sin reparar en cómo tiznan sus pies y hasta sus conciencias cuando depositan un voto ciego. Las organizaciones progresistas realizan labores parciales, meritorias, pero temo que no tengan espíritu de equipo, de la gran colectividad, de la urgencia del momento, si es eso lo que detiene una reacción conjunta. Es decir, que “cambiar el mundo” es también mover la inmensa losa de los que permanecen quietos o desorientados.

Hay quien piensa que, por muy mal que vayan las cosas, siempre hay un cierto orden que regenera el caos. En la antigua civilización griega ya se planteaban que el mundo no seguiría en pie mucho más tiempo debido a sus errores. Y aquí estamos. La catarsis llega, ciertamente, en buena parte de los casos, con terribles guerras, y hasta plagas, que diezman la población y estimulan el propósito de enmienda.

Hace poco, cuando andábamos buscando “el pensamiento crítico” –no se si en juegos malabares-, Mayor Zaragoza, precisamente, recordó el preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, firmada en 1948, por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Salían de una guerra devastadora, de los fascismos, de una de tantas barbaries. Aquello había que pararlo y que nunca más se repitiera, había que “cambiar el mundo”. Este párrafo del preámbulo, resulta hoy muy significativo:

Considerando esencial que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de Derecho, a fin de que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión;”

Sí, los franceses desempolvaron en su día las guillotinas –para luego aclamar a Napoleón, bien es cierto-, las víctimas de la Segunda Guerra mundial –toda la población- quisieron sentar las bases de una nueva convivencia, con uno de los propósitos mas hermosos que se hayan intentado y ¿Hoy? ¿Qué vigencia tendría apelar a que el hombre “no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión”? Atada a las hipotecas, al consumo, a la adocenadora neolengua que sirven todos los muchos portavoces del sistema, la sociedad en su conjunto parece que va a contentarse con las migajas que les echen, si les sobra, y si les parece a los mandamases del “sistema”.

Tras tantos siglos, han aprendido las técnicas más sutiles de dominación. Pero Saramago vive en sus libros para seguir abriendo ojos. Y Vidal-Beneyto. Y todos los demás. Y cada ser humano que en cualquier esquina anónima lucha por un mundo mejor. ¿Cambiarlo? El enemigo se ha perfeccionado y sofisticado. Nunca como ahora ha sido labor más apremiante.

Entrada anterior
Entrada siguiente

16 comentarios

  1. “Cambiar el mundo suele ser una labor solitaria” …. siempre me he preguntado, por qué el ARQUETIPO David y Goliat se repite cíclica e invariablemente durante la historia, siempre el cambio comienza por un ser minúsculo que se enfrenta contra el TODO…
    …y es una paradoja porque la conciencia colectica que tiene esa necesidad sentida de cambio, forma parte de ese TODO,
    … no se si esa apatía por iniciar el proceso de CAMBIAR EL MUNDO es fruto de la desilusión o es un producto de la manipulación…

  2. Víctor

     /  19 junio 2010

    Necesitamos referentes y es un triste lujo, que no podemos permitirnos, el perder los faros que nos guían en estos tiempos convulsos. Tiempos en que el pensamiento, la reflexión, son sustituidos por la banalidad y la estupidez en beneficio de unos poderes económicos monstruosos, mecánicos y vacíos. El peligro, que tantas veces ha aparecido en este blog, pero que no debemos dejar de repetirlo, es que el descontento y la amargura que está generando esta situación, en vez de canalizarse por un movimiento reflexivo, crítico, justo, se estén desviando hacia actitudes irracionales, racistas, populistas de la peor especie. En Europa, como en la crisis del 29, el fantasma del fascismo se extiende. Partidos xenófobos y actitudes identitarias son fomentados, pues no cuestionan el orden económico. Como dijo Zizek sólo habrá dos posibles respuestas a la crisis actual en las clases populares, o una extrema derecha ascendente o una izquierda nueva, alternativa de la política neoliberal.

  3. Antes nazismo y fascismo, ahora son las mafias que trafican con todo, niñ@s, mujeres, organos, drogas, etc. los que nos ponen en la cuerda floja a tod@s que queremos vivir en paz y con respeto. Y hacen que este mundo sea aún más infame. Saludos.

  4. La gente que quiere cambiar el mundo a mejor hace tiempo que perdió la partida.
    Y esto lo dice un optimista.
    Obrigado, Maese.

  5. La partida no ha acabado. Imposible perderla aún

  6. Yo creo, no me libraré de hacer proselitismo, que Izquierda Anticapitalista es un referente limpio para salir de esta crisis. Izquierda Unida ya está muy untada de basura y con unas directivas que no permitirán el cambio de ninguna manera y IA está intentando crear una nueva organización de izquierdas a la izquierda de IU. Una organización que no gestione el capitalismo sino que busque relegarlo a la inexistencia y allí es donde yo me veo… ayudando a crear algo útil y que esté del lado de la ciudadanía siempre, suban o bajen las encuentas, gustemos o no a los poderosos… ese es mi lugar. Y cada día el de más gente. jaja

  7. Perdigota

     /  20 junio 2010

    Para mí, “Cambiar el Mundo” no es un proceso de desilusión o de manipulación, es una necesidad que va calando en los hombres y mujeres que se preocupan por la situción actual del mundo, principalmante en lo que definimos “los intelectuales” los pensadores y periodistas de investigación, honestos, que reciben el malestar de las gentes que no pueden llegar a descifrar los culpables de los males que sufren y que algunos sí pueden manipular. Cambiar el Mundo, es una proclamación que ya escuchaba yo a mis abuelos y a mi padre, hace muchos años, y sus razonamientos eran muy sencillos: “Si este Mundo es tan injusto, hay que cambiarlo”. Esto lo comprenden todos, pero a mi entender, faltan dirigentes honrados, líderes que dirijan los cambios que se necesitan para organizar un mundo mas justo y más racional.

  8. Perdigota

     /  20 junio 2010

    Este escrito de Rosa María Artal, “Cambiar el mundo”, ya nos dice: “Es tmabién mover la inmensa losa de los que permanecen quietos o desorientados”. Claro, porque no hay líderes a los que escuchar y seguir. Ella, con su articulo,( o como se llame escribir en un blog) nos esta indicando que alguna forma tiene que haber para empezar esta aventura que libere al mundo de las actuales injusticias. De ahí sus referencias a la historia. Otros tiempos fueron mas injustos y soluciones se encontraron para superarlos. Todo es empezar: ¿Quien? ¿Quienes? Nosotros mismos. O sí. Pues esos dice Rosa María: “Nunca ha sido más apremiante”.

  9. Ani Lopez

     /  20 junio 2010

    “se van apagando voces” y otras nuevas nacen ¿no? al menos eso espero 🙂

  10. Percero

     /  20 junio 2010

    ¿Y quién le había pedido a este que cambiara el mundo? mejor dicho, ni harto de vino puede nadie desearr que el mundo cambiara a como él quería ¿Castro como modelo de cambio? ¡Uf!

  11. rosa maría artal

     /  20 junio 2010

    Te apruebo el comentario, Percero, pero no puedo dejar de decirte que no estoy de acuerdo con él y que lamento que no hayas leído su obra ni hayas entendido nada. Él, como yo y muchos otros, luchamos para que las personas desarrollen un pensamiento crítico, a un nivel muy diferente del tuyo.

  12. Rosa, yo tampoco he leído a Saramago -y tengo un extensa bibliteca-; sin embargo, si lo admiraba y admiro como persona y luchador por la justicia, por la igualdad, por los derechos de todos y todas.

    ¿Quién le ha pedido a Saramago cambiar el mundo? Pues personas que no son como tú, Percero. Personas que necesitan -necesitamos- una mano amiga para sobrevivir en un mundo sin esperanza y dominado por la codicia y el egoísmo.

    Un abrazo a la gente honrada
    Rita

  13. apajerabierta

     /  21 junio 2010

    El Sufí Bayazid comentaba que de joven quería cambiar el mundo. Cuando fue creciendo , vio que sus esfuerzos habían sido vanos. Entonces se centró en cambiar a la gente de su ciudad. Tampoco sus esfuerzos fueron exitosos y decidió concentrar su campo de influencia en familia y más allegados. Ya viejo descubrió que tampoco aquí hubo éxito y que realmente donde sí podía triunfar, donde tenía poder para cambiar -a mejor- era en sí mismo y esto haría cambiar a su alrededor todo. Se lamentaba de haberlo descubierto tan tarde y haber “perdido” tanto tiempo trabajando en la dirección equivocada.
    Después de tantos años, empiezo a entender a Bayazid y comprender que realmente somos nosotros los que tenemos que actuar sobre nosotros mismos, reduciendo nuestro egoismo, nuestra codicia, nuestra falsedad, nuestros apegos, nuestro odio, nuestras manías. Si no somos capaces de hacerlo es absurdo intentar mejorar el mundo. Nadie da lo que no tiene. Por el contrario, cambiandodonos nosotros , el mundo se empieza a cambiar de forma automática.

  14. Perdigota

     /  21 junio 2010

    PERCERO, puede creerse que despues de leer su artículo me he resistido a referirme sobre su comentario, pero he pensado que usted o no entiende bien eso “de cambiar el mundo” o no se lo han explicado convenientemente. Con su permiso, con el derecho que nos asiste al escribir en este blog, le voy a explicar lo que yo entiendo por “cambiar el mundo” y lo que José Saramago (al que tuve el honor de conocerlo personalmente) también pensaba sobre el tema. Sr.Percero, para mí “cambiar el mundo” es que los niños de siete años no trabajen y sean explotados de sol a sol, por un “duro” al mes y un domingo de descanso mensual. Que al viajar se presente un hombre, te enseñe una placa y te lleve a la comisaria y antes de preguntarte por tu nombre empiece a darte guantazos y palos por todo el cuerpo y que éste sujeto no tenga ninguna responsabilidad. DERECHOS HUMANOS. Que despues de la catástrofe de Haití, esten 170.000 personas, muchos niños entre estos, sin agua, sin comida y sin cobijo.Que millones de habitantes, ahora mismo en Chad, Nigeria, Africa, esten diez millones de personas sin alimentos y que mueran miles de niños por enfermedades que se curan con una simple pastilla o inyección de bajo coste. Bueno, y así le podría escribir páginas. ¿Y para qué decirle de esos “tiburones “financieros” que arruinan países en beneficio de sus bancos y empresas, que de paso pueden dejarme sin la pensión que tengo despues de haber cotizado más de cincuenta años. Por todo esto y, como digo por mucho más, algunos nos atrevimos y nos atrevemos a QUE CAMBIE EL MUNDO. Aqui no tiene nada que ver Fidel castro, que es otra historia. Aquí lo que tenemos que ser es concienciarnos de que muchas cosas cambiaron, y para bien, tenemos el ejemplo de España, porque otros quiseron esos cambios. Un saludo, Sr.Percero.

  15. Soto

     /  21 junio 2010

    Boas serans(tardes) a todos Vos,Rosa i amigos contertulios:
    Partiendo del comentario final del Post de Rosa::((“Atada a las hipotecas, al consumo, a la adocenadora neolengua que sirven todos los muchos portavoces del sistema, la sociedad en su conjunto parece que va a contentarse con las migajas que les echen”)).Pues si ,puede ser la impotencia ante “el tinglado finaciero dominaNte” y el comprobar que quedan muy pocos ,muy poquisimos orificios;por no decir ninguno,por donde “se pueda meter dinamita ” y desmontar el sistema.Me refiero a la dinamita que escribe José Vidal-Beneyto..((““Sólo una movilización popular e intelectual, insistida y de gran calado, podrá ayudarnos a acabar con tanta patraña y tantas desvergüenzas”))…y yo me pregunto:::¿cuantitivamente a cuanto asciende esa movilación popular e intelectual convencida del menester de “cambiar el mundo?.Me temo,que muy poquisima gente ,pues por una parte está “las esposas” que nos encadenan al sistema por el sobrevivir diario y por otra la poca conciencia personal del mundo que nos rodea y la escasisima educación integral que nos debiera ser dada y no “sujetarnos al sistema”desde el momento que nacemos de una forma servil y sumisa ya que el contexto en que uno nace es pobre de solemnidad en libertad personal ,intelectual y derechos y deberes sociales,creo yo.De todas formas la esperanza es lo ultimo que se pierde y yo me encuentro entre elloA porque es mi deber.
    Un placer formar parte de esta colectividad de personas que con sus comentarios dan lo mejor de si…ahh…sin olvidarme del “alma Mater” ,Rosa entre las rosas.
    Apertas agarimosas

  16. Ani Lopez

     /  22 junio 2010

    Percero, Rosa Mª y otros contertulios no te lo van a decir por que son más educados que yo y es que como voy para viejo y cada vez paso más de formalismos por que soy de los que están convencidos de que la corrección política nos está llevando derechos al campo santo así que te lo voy a decir tal cual me sale: Percero, eres bobo de remate!

A %d blogueros les gusta esto: