Cómo escribir sobre África

 Cuando algo es bueno, es bueno. Nos lo cuenta en su blog Ander Izagirre (Donostia-San Sebastián, 1976), periodista y escritor de viajes. Y procede de un escritor keniano Binyavanga Wainaina. Así que le cedo el espacio encantada, porque me encuentro en completa sintonía con ellos.

“Nunca pongas la imagen de un africano de clase media en la portada de tu libro, ni dentro, a no ser que haya ganado un premio Nobel. Un AK-47, costillas prominentes, pechos desnudos: utiliza éstas. Si tienes que incluir a un africano, asegúrate de que consigues a uno vestido con ropas zulúes o masais.

En tu texto, trata a África como si fuera un solo país. Hace calor y es polvoriento, lleno de praderas onduladas y enormes manadas de animales junto a gentes altas, delgadas, famélicas. También puede ser caluroso y húmedo, con gente muy pequeña que come primates. No te enredes con detalles y descripciones precisas. África es grande: 54 países y 900 millones de personas que están demasiado ocupadas pasando hambre, muriendo, guerreando y emigrando para leer tu libro. (…)

Asegúrate de que muestras cómo los africanos tienen la música y el ritmo profundamente arraigados en sus almas y comen cosas que ningún otro humano come. No menciones el arroz, la ternera o el trigo; el cerebro de mono es el preferido en la cocina africana, junto a la cabra, la serpiente, los gusanos, las larvas y todo tipo de carne de caza. En tu texto, muestra cómo fuiste capaz de comer dicha carne sin estremecerte y, por supuesto, describe cómo aprendiste a apreciarlo, porque África te importa.

Temas tabú: escenas ordinarias de la vida cotidiana, amor entre africanos, referencia a escritores africanos o intelectuales, la mención de niños que van al colegio y no sufren virus ni ébola ni mutilación genital femenina. (…)

Entre los personajes no puede faltar la África Hambrienta, que vaga por el campo de refugiados prácticamente desnuda y espera la benevolencia de Occidente. Sus hijos tienen moscas alrededor de los ojos y tripas hinchadas. Sus pechos están planos y vacíos. Debe aparecer como una mujer completamente indefensa. No debe tener ni pasado ni historia; estas pequeñas diversiones arruinan el dramatismo del momento. Los gemidos y las quejas son buenos. Nunca debe contar nada acerca de ella misma, excepto para hablar de su (indescriptible) sufrimiento.(…)

Estos personajes deben revolotear alrededor de tu héroe principal, sirviendo para su lucimiento personal. Tu héroe puede enseñarles, bañarlos, alimentarlos; lleva a cuestas montones de niños y ha visto de cerca la Muerte. (…)

Describe en detalle los pechos desnudos (jóvenes, viejos, recientemente violados, grandes, pequeños) o genitales mutilados. O cualquier tipo de genitales. Y cadáveres. O, mejor, cadáveres desnudos. Especialmente, cadáveres desnudos pudriéndose”.

Y aquí, el artículo completo, no le sobra una coma. El final es redondo.

Entrada anterior

14 comentarios

  1. Le voy a poner música al post. Son Amadou & Mariam y cantan Senegal Fast Food, un tema de Manu Chau

    Amadou & Mariam – Senegal Fast FoodCargado por Tchefari. – Ver los videos de música recién destacados.

    Y pongo traducción de la letra:

    Es en el Manhattan fast food
    Dakar, Senegal,
    cine “Le Paris”.

    Mañana me habré ido
    La estación, Dakar
    Bamako, Mopti.
    No hay problema
    todo está bien:
    mañana me caso
    tengo esperanza,
    Amul, Solo, Gao
    Argelia, Túnez, Italia
    No hay problema: ¡amo!

    En el Manhattan fast food
    Dakar, Senegal
    cinema “Le Paris”
    Asecnsor para el ghetto

    Es medianoche en Tokyo
    Son las 5 en Malí.
    ¿Qué hora es en el paraíso?
    Es medianoche en Tokyo
    Son las 5 en Malí.
    ¿Qué hora es en el paraíso?

    Nosotros que dejamos nuestros países,
    los hijos de nuestros paéses,
    no debemos olvidar quiénes somos.
    Nosotros
    quienes estamos en esta cosa,
    esta cosa que ninguno
    de nosotros sabría nombrar,
    nosotros
    quienes estamos en países lejanos,
    los hijos de nuestros países
    no debemos olvidar quiénes somos.

    Es en el Mahattan fast food
    Dakar Senegal.
    La abuela en el hospital,
    abuelo: todo está bien.
    Yo aquí, tú alla,
    la visa en el consulado
    número 39, estoy esperando
    esperando.
    En el estado civil
    ya es el año 2000
    ya 2000 años
    en el Manhattan fast food.
    Dakar Senegal
    Cine “Le Paris”
    Cine “Le Paris”

    [Estribillo]

    Dakar, Bamako
    Rio de Janeiro
    ¿dónde está el problema?
    ¿dónde está la frontera?
    para colarse entre las paredes
    y subir al ascensor,
    el asecensor para el ghetto.
    En el Manhattan fast food
    Dakar Senegal
    Cine “Le Paris”
    Cine “Le Paris”

    Nosotros
    que dejamos nuestros países,
    los hijos de nuestros países
    no debemos olvidar quiénes somos.
    Nosotros
    quienes estamos en esta cosa,
    esta cosa que ninguno
    de nosotros sabría nombrar,
    nosotros
    quienes estamos en países lejanos,
    los hijos de nuestros países
    no deben olvidar quiénes somos.

    Es medianoche en Tokyo
    Son las 5 en Malí.
    ¿Qué hora es en el paraíso?

    Es medianoche en Tokyo
    Son las 5 en Malí.
    ¿Qué hora es en el paraíso?

    Cine”Le Paris”
    Cine “Le Paris”
    Cine “Le Paris”
    Cine “Le Paris”
    Cine “Le Paris”
    Cine “Le Paris”

  2. Bueno… me equivoquéme o algo y no he puesto embed el vídeo (que os recomiendo mucho mucho mucho). El enlace funciona.

  3. NadieOsSalvará

     /  27 enero 2010

    Jaja, el multiculturalismo del hombre blanco, sí; si eres escritor procedente de algún país “exótico” (esto es, “pobre, y no occidental”), poco importa que tu entorno, tu familia y tu modo de vida sea equivalente al de tus amiguetes europeos que te editan, y a los cuales conoces porque estudiaste, curiosamente, en universidades europeas o estadounidenses: de no otra forma que ésta que describe el señor Wainaina, ganarás un Nobel de Literatura…

    …y no quiero mirar a nadie, Mr. Orhan Pamuk.

    Lo único que tiene vitalidad intelectual en este nuestro decaído Occidente, es la mala conciencia.

  4. Yo prefiero vivir en nuestro decaido occidente, aunque no haya mucha vitalidad intelectual. Es más ,ojala fuera posible, que en Africa los niños tuvieran una esperanza de vida similar a la de occidente, aunque perdieran algo de vitalidad intelectual. No solo de la intelectualidad vive el hombre.

  5. NadieOsSalvará

     /  28 enero 2010

    La cuestión, señor Eliecer, es que nuestro modo de vida occidental, miseria intelectual y moral incluida, implica NECESARIAMENTE que en África los niños tengan una esperanza de vida reducida.

    A ver si nos vamos enterando del asunto: ¿A costa de cuántos crímenes podemos permitirnos el hecho de considerarnos “demócratas”, “desarrollados”, en suma “inocentes”? Esto no se lo dirá ningún medio, por supuesto. No es buen negocio llamar miserable al público que compra los cachivaches que vendemos desde nuestra cadena o periódico.

    Y sin embargo, soterradamente, hasta el menos lúcido se da cuenta de todo lo anterior. De ahí que la mala conciencia sea tan buen negocio.

  6. Señor NadieOsSalvara, ¿qué hace usted para revertir la situación? desde luego prescindir de Internet no.
    Un cordial saludo.

  7. apajerabierta

     /  28 enero 2010

    Hacemos entre poco y nada para revertir la situación. Entre lo que no queremos y lo que no podemos la cosa sigue igual, pero eso no quita para que en mi opinión Nadieosalvará tenga razón. Son exigencias del guión

  8. Viator

     /  28 enero 2010

    Una de las mejores visiones del mundo africano me ha llegado con la lectura de “Ebano”, de Capuchinsky (la grafía no se corresponde con el original). Su visión de las gentes, en los distintos países donde él ha vivido por razón de su trabajo de reportero, no es ni de conmiseración, ni de superioridad. Simplemente vivió, viajó, observó y trató de comprender… Y lo que nos cuenta lo hace desde la empatía, tratando de entrar en lo que él llama “la otredad”, quiénes son los otros, porqué son así.
    Una lectura recomendable…

  9. Soto

     /  28 enero 2010

    Hola Rosa Maria y amigos ciber-contertulios:
    !Que pena de Capuchinskys!escaneres no manipulados son los que hacen faltan para mostrarnos la realidad con toda su crudeza,tomografias tomadas hasta el fondo(lease intereses economicos que hagan que Africa siga asi).Bajo mi punto de vista ,a Occidente le hace falta un movimiento alternativo a la comodidad y sedenterarismo ,un movimiento intelectual , activo que pueda remover nuestras conciencia pensando en global…¿podria mover el guión actual del Sistema capitalista?.
    Apertas agarimosas

  10. NadieOsSalvará

     /  28 enero 2010

    Tiene gracia que, en un país en que un derecho fundamental como la vivienda resulta ser a la postre uno de los lujos más inasequibles, en cuya consecución se encadenan a una deuda de treinta o cuarenta años miles de ciudadanos a diario (una de las cosas que yo, por cierto, NO hago; se lo digo a modo de ejemplo, señor Eliecer), se le eche a uno en cara el hecho tener conexión a internet como signo de aburguesamiento. Lo que hay que leer, pardiez.

    En fin. Ahora es cuando me toca escribir un prolijo comentario con datos incomprobables sobre mi vida y milagros, pero, ¿Sabe qué? Mejor lo reservo para cuando me haga un blog. Sólo le diré esto: aunque yo no hiciera nada en absoluto, aunque fuera un farsante, un hipócrita, un revolucionario de cafetería, un simple fantoche internetero, etc… en suma, aunque no estuviera ni de lejos a la altura de las circunstancias éticamente hablando, la tesis que expuse en mi anterior comentario queda intacta tras el suyo: ¿Ha oido usted hablar del argumento “ad hominem”?

    http://es.wikipedia.org/wiki/Argumento_ad_hominem

    El debate verdadero, el que importa, es el siguiente: ¿El modo de vida del primer mundo IMPLICA el subdesarrollo del resto de la humanidad? ¿Es justo que así suceda? E, igualmente importante, dada la recesión mundial: ¿Es sostenible tal estado de cosas?

    Ahora bien, estas preguntas tan graves parecen preocupar poco, y no sólo a ud., sino a multitud de personas; no es la primera vez que me ha sido expuesto un enunciado similar al suyo¿A qué preocupación obedecen tales argumentos?

    A la MALA CONCIENCIA, efectivamente. Si todo el mundo se arrastra en el mismo fango moral, no tengo que preocuparme de mi propia moralidad, ya que soy NORMAL, es decir, que comparto mi responsabilidad con millones de individuos que actúan como yo: es decir, que mi responsabilidad es infinitesimal…

    en resumen, que soy INOCENTE, o “cuasi-inocente”.

    Pues no. Si el pueblo es el sujeto de la Historia, es decir, si todos los ciudadanos la escriben, nadie es inocente, sencillamente, porque es imposible serlo.

  11. Tiene razón NadieOsSalvara, el 80% de la riqueza mundial está en manos del 20% de la población. Siempre he pensado, que somos en gran parte dueños de nuestro destino. Por eso creo, sinceramente, que en gran medida la culpa de este desastre que somos como especie, reside en cada uno de nosotros individualmente.
    Es natural tener mala conciencia cuando vemos el dolor ajeno (si además somos corresponsables de este dolor ni te cuento), no somos máquinas, pero más fácil es aun, limpiarla .Limpiamos nuestra conciencia a través de ONG´s o de debates, donde fingimos una gran indignación, cuando alguien nos pone frente al espejo. Decía un amigo mio, que conoce algo el tema del tercer mundo, casi tanto como NadieOsSalvara, que la apatía es un mecanismo de defensa y que si realmente sintiéramos todo el peso del dolor que causamos nos moriríamos de pena. Poca gente se muere de pena si tiene sus necesidades básicas cubiertas, muy poca.

    NadieOsSalvara trata de plantear un debate que para él es importante, yo creo que lo que hace son afirmaciones bastante exactas. Es como si digo, el debate interesante es: ¿acaso 2 + 2 son cuatro?, si son cuatro NadieOsSalvara. El debate interesante es, ¿está alguien dispuesto, aunque este sóoo ha romper con este sistema?, ¿ Hay alguien dispuesto a denunciar la explotación del hombre por el hombre y decir que por ahí no pasa?.
    Seguramente sí NadieOsSalvara se digna a contestar, este comentario, dirá que todo él es una falacia ad hominem

    http://es.wikipedia.org/wiki/Argumentum_ad_hominem#Falacia_ad_hominem

    Pero una cosa es predicar y otra dar trigo.

  12. No acabo de entender la relación entre el post y los comentarios que ha provocado.

    Eso debe de ser porque he entendido mal el post. Porque lo que yo he entendido es que un escritor se queja de que en África, hoy, hay gentes, incluso muchas gentes, que van a la escuela, comen todos los días, no han visto un fusil de asalto nada más que en la tele y los videojuegos, son intelectuales, escriben, van al teatro, se aficionan a la gastronomía y leen libros sobre pintura.

    Dicho de otra forma: yo entiendo que lo que dice el texto es que África es mucho más “normal” (occidentalmente normal) de lo que sus cronistas occidentales pretenden.

    Pero si es así, no entiendo el debate sobre la pretendida mala conciencia del mundo desarrollado. Porque si el mundo desarrollado dicta la política económica mundial y resulta que esa política lo que ha traído a África son niños que van a la escuela, que comen todos los días, gentes que leen, que escriben, bla bla bla… ¿dónde está la mala conciencia?

    Vamos, es que, de hecho, en el artículo original, dentro de la lista (que, al menos yo, considero es irónica) de consejos para escribir adecuadamente sobre África, se incluye éste: “Culpa a Occidente por la situación de África pero no seas demasiado específico”. Me da a mí que el artículo original, una de las cosas que precisamente está diciendo, es que esa cantinela de Occidente es culpable es una de las milongas automáticas que todo el mundo usa cuando habla de África.

    Pero ya digo que será porque lo entendí mal.

  13. NadieOsSalvará

     /  29 enero 2010

    Señor Eliecer, hay voces en contra del estado de cosas, incluso en la vieja Europa; lo que sucede es que los grandes medios hacen lo que pueden por silenciarlas. De hecho, hay un remoto país llamado Grecia, que no verá usted mucho en los telediarios últimamente, donde se está empezando a pasar a la acción.

    Por otra parte, al otro lado del charco, países como Venezuela o Bolivia nos están enseñando que renunciar al capitalismo, que construir una sociedad VERDADERAMENTE socialista, no es tan difícil como nuestros políticos y medios nos pintan. Luego, sí que se puede subvertir el sistema. Ahor bien, lo que más hace falta en España, país donde la ignorancia política es rampante, y la mala fe social se considera casi una virtud, es promover en lo posible la toma de conciencia sobre la realidad, que es como sigue:

    El sistema en el que vivimos no es una democracia: es capitalismo. El modelo bipartidista, exportado del mundo anglosajón, ha acabado definitivamente (y la crisis lo está demostrando)con los últimos resquicios de la socialdemocracia europea, dando como resultado que la vida política, medios afines incluidos, y ya no es más que una farsa: un simulacro de batalla política, una mascarada detrás de la cual se oculta el rostro del verdadero amo del cotarro, el capital, y en su versión postmoderna más nefasta, el capital financiero: LOS BANCOS, señor Eliecer, esos que ningún medio menciona para mal; ¿Cómo iban a hacerlo, si son los bancos quienes a la postre poseen a los medios?

    Luego, la primera tarea a llevar a cabo para enfrentarse con el verdadero problema, es favorecer, alentar y promover la toma de conciencia social sobre esta REALIDAD que le acabo de enunciar. Esto no sólo consistiría en informar, sino en denunciar la alienación y las tortuosas complicidades que genera, en cada ciudadanito occidental de a pie; una vez tomada esta conciencia, se debe analizar los medios por los cuales se puede subvertir esta realidad, para, finalmente, pasar a la acción.

  14. NadieOsSalvará

     /  29 enero 2010

    Señor Juan de Juan, soy yo el que no he sabido explicarme bien y el que he juntado temas: Cuando hablaba de que el tono, tema y desarrollo de las novelas sobre paises africanos son causadas por nuestra mala conciencia, lo que quise decir es que su público lector sabe, mal que bien, de su responsabilidad sobre el subdesarrollo de esos países. Pero, y he aquí lo lamentable, no quiere o no se atreve a renunciar a su modo de vida (o, más bien, a sus EXPECTATIVAS sobre lo que cree que debe ser su modo de vida, una fantasía mediática impuesta como la zanahoria delante del burro, pero que raramente se alcanza en la realidad). La contradicción se resuelve por medio de un sucedáneo: el consumo de ciertos productos culturales, documentales, festivales musicales, novelas que suelen tacharse de DURAS, REALISTAS, COMPROMETIDAS, cuanto más escabrosas y desagradables mejor, para demostrarnos a nosotros mismos realmente que nos importa la lluvia cómodamente instalados en la butaca de nuestro salón.

A %d blogueros les gusta esto: