Entre la cadena perpetua y las montañas azules

Las Montañas azules (Katoomba, Australia) Foto: JA Rodríguez

Son las montañas azules. Están en Australia. Me han llegado en un correo de mi querido amigo José Antonio Rodríguez. Lleva ya más de dos años dando su vuelta al mundo. Ahora está en las antípodas. Prometedora sugerencia para el tiempo que nos ha tocado vivir. Cadena perpetua -¿para cuando pena de muerte?-, vapuleo al inmigrante, machismo vigoroso y orgulloso de sí mismo, el involucionismo vuelve a abrirse paso en nuestra sociedad, pese a las amargas huellas que ha dejado en la historia.

 Os voy a contar una historia que la que conozco algunos detalles por encima del común de la audiencia. Año 2003. Acababa de conseguir regresar a mi adorado Informe Semanal. Me encargan hacer un reportaje sobre el asesinato de Sandra Palo, concretamente al hilo de la vista del juicio.

 Sandra tenía 22 años, y un accidente en el coche familiar le habia ocasionado pérdida de masa encefálica y una disminución de su capacidad intelectual del 53%. La mayor de 3 hermanos en una familia que habita en el barrio de Getafe (Madrid), en un quinto piso sin ascensor. Rubia, 178 de estatura. Sale a una discoteca “light” con su novio y un amigo del centro ocupacional donde trabajan. Al regresar, a las 11 de la noche, pierde el metro en la Plaza Elíptica. Preocupada de llegar tarde a casa, emprende la marcha por la carretera.

Un coche con 4 chicos, 3 de ellos menores, se cruzan en su camino. Se va a cometer uno de los crímenes más terribles de los que tengo conocimiento. Varios: violación múltiple, atropello reiterado con el coche (hasta 10 veces pasaron por encima de ella), y quemarla viva con gasolina. No cabe mayor sadismo. Ningún animal actuaría así.  El amigo discapacitado, al que han echado los agresores, llama a la madre de Sandra y le dice que “si acaso ven que no llega, hagan algo”.

 En esa casa de Getafe la vida quedará truncada para siempre. Todos podemos entender la lucha de los padres, esa amargura e impotencia que va a acompañarles el resto de sus días. De todo mi desgarro por lo inevitable, me lamento sobre todo por el único que allí aún puede salvarse: el hermano pequeño obligado a vivir en el más dramático ambiente. Se corta con tijeras la amargura que flota en el aire. Con toda razón. Más no cabe.

Detenidos los ya autorers convictos, vemos que uno tiene 18 años, pero los otros no alcanzan la mayoría de edad: 17, 16 y 14 (El Rafita),en el momento de los hechos. La condena para estos últimos es la que pide el fiscal; 8 años de internamiento y otros 5 de vigilancia en los primeros. Para el más joven 4 años de internamiento y 3 de libertad vigilada. Es el máximo que permite la ley de responsabilidad jurídica del menor.

Es imprescindible saber quiénes son estos chicos. Nos dirigimos a uno de los barrios de origen y en el que operaba la llamada “banda del chupete”, a la que pertenecían los encausados. Jamás hubiera creído que existiera semejante lugar en el centro de Madrid, se encuentra cerca del estadio Vicente Calderón. Son viviendas de realojo y de protección oficial. Nos alertan de que no entremos por sus calles. Taxistas para urgencias y repartidores de tele-pizza sólo llegan hasta la entrada. Lo hacemos, a pesar de no estar en guerra alguna que nos pueda dar réditos. Más aún, mandando el PP en España, en Madrid y en TVE, no encuentro demasiadas facilidades del director del programa más que para dar más una pincelada del barrio. Estas son algunas respuestas de los vecinos. “Hay de todo lo que pasa es que no voy a hablar claro”… “Uno está metido en la tienda y no ve lo que hay”, ”yo tengo bastante con mi vida, tengo dos hijos presos en Navalcarnero por la droga, y bueno, pues gracias a dios están bien allí, los veo muy bien esperamos que quiera dios que salgan curados”, “¿los menores?, la mitad de ellos no van al colegio… No van… andan sueltos por la calle…”

La “banda del chupete” acumula 700 denuncias en el momento de asesinar a Sandra Palo. Entre los encausados por este hecho uno tiene 26 asuntos pendientes de tramitación, otro 17 y el menor de 14 años (El Rafita) ya lleva 8. Por este juicio dos han sido defendidos por abogados de oficio y a uno de ellos no le han ido a ver los padres en todo el proceso. El progenitor del tercero, apoya a su hijo, quiere que pague por lo hecho y ha contratado para él una abogada. Confesó y facilitó la detención de sus compinches. Ha sufrido amenazas.

 Emilia Zaballos, su abogada, nos dice: “el apoyo del padre lo ha tenido, pero el desarraigo es muy grande, la familia se ha desestructurado varias veces, el padre ha contraído varios matrimonios con los que ha tenido diferentes hijos… En cuanto a la educación, es un niño que carece de ella en todos los aspectos. Es deficitaria tanto en su formación a nivel educacional, a nivel de principios éticos, morales. Es un niño que bueno…su nivel de autoestima es bajísimo, es prácticamente analfabeto, es un niño que le cuesta muchísimo poder leer y escribir, es un niño que incluso los hábitos de higiene los tiene poco arraigados”.

Analizando con los expertos la Ley del Menor vemos que es similar a la que rige en Europa. El problema es que se hacen leyes pero no se les dota  del suficiente apoyo presupuestario. Lo mismo que a los centros de reinserción. El famoso Rafita estaba encausado por 8 delitos a los 14 años y, como a todos los demás, no le había ocurrido nada. No se habían tramitado. A los 14 años había experimentado que sus acciones quedaban impunes. No hay tiempo. No hay –o había- dinero. En lo tocante a la justicia poco parece haberse avanzado. El defensor del menor de la Comunidad de Madrid decía estos días que los centros funcionan mejor y logran buenos resultados en general. No lo he comprobado.

Tampoco hay medios, evidentemente, para hacer efectiva la disposición de libertad condicional vigilada. Cuesta dinero poner a alguien detrás de él, con sus turnos, para ver qué hace (no hablemos ya de recuperarle, aunque tiene ya 21 años). Es mucho más barato y efectivo, hablar y pedir la cadena perpetua. Ese vaquero del oeste que llevamos dentro se siente mucho más satisfecho descerrajando tiros en la calle solitaria.

¿Necesito preguntar todo lo que estos datos suscitan? ¿A qué nos aboca la sociedad que hemos creado o hemos dejado que nos creen?

Australia. Las antípodas. Las maravillosas montañas azules.

Entrada siguiente

24 comentarios

  1. Me quito el sombrero. Me has emocionado. Muchas gracias por tus palabras, no tienen precio.

  2. Cifras y datos:

    Una vez expuestos los hechos del asesinato:

    7 párrafos, 711 palabras y 3944 caracteres para hablar de los asesinos, su entorno y su problemática, su desarraigo y su desestructuración.

    1 párrafo, 79 palabras y 352 caracteres para hablar de la familia de la víctima tras su muerte.

    “Sign of the times”, como cantaba Prince…

  3. John, en realidad el post va de la cadena perpetua, bajo esa premisa, es lógico que se dedique más parte del artículo a los asesinos.

  4. rosa maría artal

     /  26 enero 2010

    Te lo explico. Consumados los terribles hechos (éstos y todos los similares) prefiero atender a las causas para tratar de que no se repitan. Y el blog es mío. Lo escribo según mi criterio. Y desde luego no espero dar alas (irracionales) aquí a todo lo que combato. Es un aviso general.

  5. La caverna es profunda.

  6. Galgo de Casalarreina

     /  26 enero 2010

    Como ya siendo bastante recurrente en esta España, donde los políticos cada vez tienen menos ideas propias, se plantean debates de todo tipo, desde el modelo del Estado, a la pena de muerte, o a la cadena perpétua, pero ninguno se culmina, ninguno termina, todos quedan para pulsar la opinión pública, para ver como van las encuestas, para ver si así, debatiendo en falso, ganamos o perdemos las elecciones.
    Para mí son falsos debates, pues no conducen a nada, más que a gobernar, u opositar, a base de encuestas.
    Y lo peor de todo es que se promueven debates, se agita a la opinión pública, con conocimiento, y a sabiendas de que todo quedará igual, es un ejercicio de esperpénto cínico propio de los peores políticos que hemos tenido en la azarosa historia democrática de España.

  7. Soto

     /  26 enero 2010

    Rosa,estoy muy de acuerdo en que cuando se producce una aberracción o continuas aberracciones,hay que buscar las raices donde conviven los autores de didichas aberracciones.Estudiar el contexto,por lo general contextos de marginaciones sociales que “producen monstruos” los cuales mirandolo friamente non son responsables ,pues no tienen las condiciones basicas para desarrollarse como personas…¿quienes son los culpables¿ellos o las autoridades correspondientes responsables de que la gente tenga lo basico para desarrollarse como personas?.
    Apertas agarimosas

  8. Idatzi gogoangarria, Rosa. (Memorable, artículo, Rosa). Eskerrik asko.

  9. Sergio

     /  26 enero 2010

    Me ha parecido un artículo magistral, Rosa. Mil gracias.

  10. Siempre que hay un crimen horrendo, salta a la palestra un político demagogo, a caer bien al paisanaje. Pues bien ni la cadena perpetua, ni la condena a muerte ni colgar los cadáveres en la muralla de la ciudad, hace que bajen los índices de criminalidad. Nuestra sociedad se asienta sobre pilares muy injustos y ahi está una de las raices del problema. Otra de las raices, y se que me repito, es la educación. En cualquier caso, ninguna ley debe hacerse bajo la presión mediática de un crimen o de varios crimenes.

  11. Pescador

     /  26 enero 2010

    Este sistema cojea, desde hace muchos años y no por el lado de la dureza de las penas.
    Cojea porque se juzga muy tarde, muy lento y se producen acumulaciones de penas que convierten a pequeños delincuentes en grandes criminales.
    Cojea porque se pide dureza y carceles, pero ninguna ciudad las quiere. Porque no se establece ninguna medida para que una persona que entra en un correccional no salga peor de lo que entró. No se tiene en cuenta ningún factor personal.
    Cojea porque es un sistema para tener en cintura a los pobres, y sale más caro un pequeño delito contra la propiedad que una malversación o una estafa. Si encima lleva asociada algun tipo de violencia ó amenza , ya ni hablamos.
    ¿Que los asesinatos salen baratos ? Depende mucho del juez, del fiscal y de las situaciones personales, pero la cadena perpetua , por muy revisable que sea no va a evitar asesinatos.
    Y como tampoco tenemos un sistema de evaluación de reinserción serio, pues tenemos beneficios penitenciarios abusivos en unos casos,(generalmente gente preparada y con buenos abogados ) y pringaos que se comen un marrón tras otro hasta cumplir penas enormes por robar una cartera. A punta de navaja, eso si.
    Si te roban la entrada del piso, a punta de contrato mercantil, ni pisan el talego.

  12. Como aportación a éste debate quisiera dejar un enlace de una entrada de mi blog que escribí recientemente por si alquien le interesa:
    http://born-to-run-runaway.blogspot.com/2010/01/atlanty-city.html
    Es la última participación y comentario que hago en este blog. Antes lo lo hacía bajo el pseunónimo de Una Rosa en mi Jardín, después lo hice con mi nick habitual, Runaway.
    Sabía a lo que me arriesgaba al dejar mis opiniones sobre el tema de la entrada anterior: paso tal y como dije, me iban a freir a negativos. Pero eso es lo que menos me importa; en todas las demás ocasiones me votaron a positivos.
    Sabía también, como así ha sido, que mis opiniones iban a ser malinterpretadas y que iba a ser tachado de machista o defensor del maltrato y asesinato de las mujeres como así ha sido. Tampoco eso me preocupa.
    Pero tengo la sensación de que me he convertido en una persona non grata no sólo para muchos participantes en éste blog cuya única colaboración al mismo ha sido el peloteo y la adulación a la autora y que han demostrado su “talibanismo”, sino también para la misma autora del blog que en respuesta a un comentarista dice lo siguiente :”Y desde luego no espero dar alas (irracionales) aquí a todo lo que combato. Es un aviso general.”
    Y “como yo no soy tonto” como dice el anuncio de MediaMark, he captado la indirecta y me ha quedado claro el mensaje. Pero como decía Jotart en la entrada anterior ”
    Si lo planteáis como una “guerra de sexos”, en lugar de una lucha contra la discriminación por razón de sexo, ¿por qué os sorprende el poder llegar a tener a media población en contra?. Vosotros/as habéis trazado la línea”
    La simpatía que he tendido por el feminismo y la lucha por los derechos de ese colectivo la he perdido por la forma tan irracional y talibán de llevarlo a cabo condenando a los hombres ya por serlos a ser considerados potencialmente machistas, maltratadores o asesinos.
    En cualquier caso, Rosa, en otros temas no tengo más que darte las gracias por tus aportaciones.

  13. apajerabierta

     /  26 enero 2010

    Aunque pueda parecer adulador, me ha gustado el post Rosa. En otros no estoy tan de acuerdo, (mis silencios hablan).
    De acuerdo con lo que escribes deduzco que:
    – Es fundamental que los chiquillos se crien en familias “normales”
    – Que tengan la atención de sus padres y no sean simples mascotas
    – Que deben tener una educación integral (en casa y en el cole)
    – Que la TV debería evitar las escenas violentas que la saturan ahora
    – Que hay que inculcar desde todos los niveles principios como respeto a los otros, solidaridad, esfuerzo… de la misma forma que ahora se nos educa en el utilitarismo, el egoismo, la búsqueda del placer, la comodidad, los derechos no compensados por obligaciones.
    – Que una justicia que no dispone de medios para aplicar sus propias leyes es un cachondeo
    -que una justicia más lenta que un piojo en alquitrán es una INJUSTICA
    -que a los partidos sólo les importa el poder y nuestros problemas en tanto en cuanto los mantengan o acerquen al al poder.
    La pregunta es ¿Todo esto es posible? Me da que no

  14. Hay hechos y opiniones. Los hechos que cuentas aquí, Rosa María, que conocía sólo en parte, horrorizan. También la falta de capacidad del sistema judicial y de la sociedad para crear herramientas útiles para la convivencia, más allá de aplicar el abecedario legal a un caso concreto. Sí, yo también opino que la pena impuesta al menor no soluciona nada, tal y como se le aplicó. Pero me asusta el planteamiento sobre la cadena perpetua. No es difícil aventurar qué sería lo siguiente.
    Y sí, Paty, la caverna no tiene fin.

  15. Soto

     /  26 enero 2010

    Elicier:
    Completamente con lo que escribes en tu comentario((” Nuestra sociedad se asienta sobre pilares muy injustos y ahi está una de las raices del problema))”Si,si estamos abonando terrenos para que produzcan peligrosos productos ¿conque razones pedimos que las cosas funciones bien?El sistema ,este lamentable sistema es el que produce tanta desigualdad,marginación social,tanta injusticia.
    El post ,Rosa ..!Chapó!.!Gran escaner de esta tristisima realidad!
    Apertas aagrimosas

  16. francisco gomez

     /  26 enero 2010

    Es muy de la derecha de este y de todos los países, las cadenas perpetuas y las penas de muerte.Luego las estadísticas donde implantan esas penas nos confirman que no mejora la seguridad.Oir a Esperanza Aguirre hablar de cadena perpetua con la política y la financiación que desarrolla en los temas sociales es vomitivo, demagógico é oportunista ,siempre que hay procesos electorales ó muertes violentas se suben al carro los mismos, siempre, y ya somos mayorcitos para entender que de estos temas no se pueden hablar en caliente y que son temas de una profundidad é importancia que se merecen una política de estado con un amplio consenso y no el tócame roque de unos cuantos oportunistas, que estamos hablando de personas humanas, por favor.
    Paco

  17. Runaway, mi opinión personalísima: la mentira jamás enriquece el debate. Sólo lo vicia de una manera extrema. En el anterior hilo ya traías una mentira puesta en el segundo post: el enlace a lo del Síndrome de Alienación Parental, que es una gran falsedad demostrada y carece de todo rigor.

    Suele ser propio de quienes enarbolan una opinión como verdad absoluta y se encuentran entre quienes ponen esa verdad en duda, que se revuelvan atacando a los demás con acusaciones como que todo el mundo está en contra mía por mi opinión, aquí sólo se quiere adular, eso es todo lo democráticos que sois (así en plural, no falla) o no respetáis mi libertad de expresión.

    Yo me plantearía esa verdad tan inamovible. Y procuraría no dar un espectáculo de victimismo como tu mensaje de arriba.

  18. Runaway o Una rosa en mi jardín; estas palabras que copio a continuación son suyas de ayer (la negrita es mía):

    Aunque tengo 20 años menos que Iñaki, yo tampoco tengo que justificarse. Posiblemente Piezas me llamó lo de misógino porque dije en mi primer comentario que después de las cosas tan desagradables que ocurrieron en mi crisis matrimonial y después de la separación cogí asco por las mujeres, algo complétamente lógico ya que he conocidos a algunos hombres que le han pasado lo mismo después de una ruptura.
    También hay quien se piensa, y así me lo han dicho, que tengo miedo de las mujeres porque desde entonces y a pesar del tiempo pasado ni he tenido pareja formal, ni me he casado de nuevo ni intenciones de hacerlo, algo que tengo muy claro pero que no es precisamente por eso. Hay quien me dijo una vez que o me echaba novia o salía del ropero.
    Pero bueno, como el pensamiento es libre, contra eso no se puede luchar, y como diría Iñaki esta tarde, a él ciertas personas o en ciertos ambientes le van a considerar que el no es un periodista imparcial y que sirve a los intereses políticos de la izquierda.Por tanto, el que Piezas hable de mi misoginia es algo que me resbala y por eso no me molesté ni en contestar, es más, me pasó hasta inadvertido.

    Por otro lado tenemos lo de la misoginia; en Wikipedia puede consultar el artículo íntegro. Yo voy a copiar las primeras líneas:

    La misoginia del griego μισογυνία, ‘odio a la mujer’, es la aversión u odio a las mujeres o la tendencia ideológica o psicológica que consiste en despreciar a la mujer como sexo y con ello todo lo considerado como femenino.

    Quizá haya diferencias entre sentir asco por las mujeres y sentir odio. Igual, y en el fondo, no tantas.

  19. Lo atávico es una auténtica perdición.

    Es frecuente que las personas vivamos aferradas a un montón de apriorismos como si éstos fueran un salvavidas en medio del océano.

    Para la receta del ojo por ojo diente por diente procúrese en primer lugar no empadronar a los pobres, inmigrantes ilegales y gentes de mal vivir y envíese a éstos al poblado de chabolas o similar más próximo. Empléense, al gusto, los ingredientes del mirar para otro lado (ni al poblado de chabolas, ni a los muchachos sin escolarizar, ni al fracaso escolar o a la marginación que sea…); cuando el guiso se ponga a hervir y estallen los problemas de los individuos problemáticos, se coge a éstos y se los mete en la cárcel de por vida. También puede considerarse la posiblidad de trincharlos, que sale más barato y luego lucen mucho al emplatar. Sírvase frío.

  20. Señorita Patidifusa:
    Tan sólo una puntualización: “el haber cogido asco a las mujeres” va en un contexto concreto que nada tiene que ver con el odio o asco intríseco que se pueda tener a algo o alguien.Comprendo que para el sectarismo y el talibalismo imperante del movimiento feminista es algo imposible de comprende.
    Esta puntualización también va para Piezas. Negar la realidad y crucificar a quien con valentía se atreve a mostrarla (vease a jueces, fiscales personas que lo han hecho) o “apedrear” como una turba de talibanes cristianos apedraban a los paganos (vease Ágora) no es una cuestión de victimismo, y por supuesto nada ayuda a eliminar el “supuesto” asco u odio hacia los cristianos.

  21. ¿Te refieres al síndrome ese inventado? Yo creo que negar la realidad es no ver que el tipo se hizo a sí mismo y que no existe literatura ni base científica, ni datos empíricos, ni oferta de falsación. Una farsa, una estafa. Y muy grave, porque tiene potencialidad de hacer mucho daño.

    Ahora, si quieres seguimos acusando a quienes no te damos la razón. Esto es como lo del clima: no se trata del tiempo meteorológico que se observe en tu barrio.

  22. Y menos todavía de tus apreciaciones subjetivas sobre el tiempo meteorológico de tu barrio.

  23. Señorito Runaway:

    Los ascos hacia las mujeres, los odios hacia las mujeres, los odios, ascos o manías a los lugares públicos, hacia el resto de la humanidad… todas las manías, filias y fobias tienen un contexto y pueden ser intrínsecos, íntimos, esenciales o generalizados. Eso va también para la misoginia. Puede, más veces o más alto, afirmar que las palabras que usted ha dicho son un error de interpretación mía. Pero son suyas y el pulpo no es un animal de compañía (por mucho que diga usted que el suyo viene corriendo y le salude con un hola cariñoso cada vez que abre la puerta)

  24. Por otro lado, señorito Runaway, usted, que dice sentir “asco por las mujeres”, dice también que el suyo no es un asco intrínseco -esencial- por algo o alguien… igual es que no siente asco por todas ¿se libran las rubias, las morenas, las de ojos verdes? A mí me parece que asco por las mujeres engloba a todas las mujeres y que no hay condicionantes. Y lo curioso es que, si le ponen el espejo delante y le muestran su misoginia (con todas las letras), se revuelve y dice no sé qué sobre talibanes feministas y se erige usted en víctima de lapidación (einnn????) y esgrime y vocifera el argumento basura de la alienación parental (que se ha demostrado que es falso).

    En fin: todos los seres humanos tenemos contradicciones… pero estos contradichos suyos son…

A %d blogueros les gusta esto: