Haití como una bofetada (pasajera, eso sí)

No entiendo por qué los muertos de las Torres Gemelas eran transparentes, al punto de no distinguir más que cascotes de piedra en las imágenes, y se nos bombardea con los cadáveres de haitianos amontonados como despojos de ganado. Semidesnudos en muchas ocasiones. Es un mayor aldabonazo a las conciencias, sin duda –lo que se ve, existe-, pero la vida humana tiene su dignidad –blanca o negra, rica o pobre- y, sobre todo, es que para la mayoría esto no deja de ser más que un suceso que engullirá la actualidad para pasar a otra página en pocos días. A mí desde luego se me pone un nudo en el estómago –doloroso, desestabilizado- ver esas imágenes.

Un comentario de este blog –que no deja de ser un sentimiento bastante generalizado-, aunque previamente argumentado, concluía: “El problema es cuando ese bienestar que compartimos (no tengo problemas porque se ayude a un Rumano, a un Marroquí o un Subsahariano) sirve como efecto llamada y no dejan de venir. ¿Hasta dónde puede llegar nuestro sistema social? ¿Se puede controlar mejor a las personas que delinquen y que no aportan a la sociedad? Y más preguntas de esta índole…Yo creo que es un debate a hacer o por lo menos fenómenos a seguir”.

No me voy a cansar de repetir preguntas basadas en datos ¿Cómo puede ser justo un sistema social en el que más de mil millones de personas mueren literalmente de hambre y tres mil millones apenas tienen qué llevarse a la boca? ¿Cómo puede sostenerse un sistema en el que, por tanto, la mayoría de la población lo pasa tan mal? ¿Por qué un terremoto de 7,1 grados en San Francisco (1989) dejó unos pocos muertos, algunas casas y un puente derruido (que reconstruyeron inmediatamente) y uno de 7,3 en Haiti siembra las calles de cadáveres? ¿Por qué en el propio Haití quien dispone de medios de pago –como ha dicho el telediario- recibe sepultura, y el resto va a ser recogido con palas y, junto a las piedras, tirado a un vertedero? ¿Es extraño que algunos jóvenes haitianos salgan con machetes a asaltar la ayuda humanitaria para poder comer? Millón y medio se han quedado… sin “hogar”. ¿Por qué abrir los ojos a la vida en un país determinado da derecho de propiedad sobre él, al punto de decidir quién lo habita y quién no? ¿Qué criterio adjudica al “extranjero” la comisión de delincuencia en la España de los 400 mil ladrones (¿4 millones quizás?) autóctonos de cuello blanco?

Sé la respuesta: es que el liberalismo ensalza la libertad, en este sistema todos somos libres. Menos unos cuantos millones que no disponen de esa oportunidad. La suma de egoísmos –eso es el liberalismo- no puede hacer funcionar el mundo de una manera justa, y, como no puede, no lo hace.

Obama está enviando ayuda y 10.000 soldados para imponer el orden en el caos y después para abordar la reconstrucción. Loable iniciativa. Lástima que, en el pasado, EEUU interviniera también para restablecer en el cargo al dictador Duvalier. De aquellos polvos, estos lodos. Ahora habrá que “tutelarles” por largo tiempo.

Pues nada, ya hablan de deportes en el telediario, y todos los periódicos traen páginas con muy diversos temas. Como los blogs, como este blog. Y es viernes, y tenemos cena rica. Los muertos haitianos siguen en la calle mientras tanto.

Entrada siguiente

23 comentarios

  1. Dicen los presentadores de las cadenas americanas que “las imágenes pueden herir la sensibilidad de los televidentes, pero deben mostrarlas porque es la realidad”.
    He visto foros donde inmigrantes haitianos piden que se retiren fotos de cadáveres y niños malheridos. Ciudadanos americanos piden que las dejen para aprender de la realidad que tienen aquí al lado (“en nuestro jardín”, dicen).
    Las imágenes se quedan, el sensacionalismo de la CNN, con uno de sus reporteros diagnosticando una herida en la cabeza a un bebé de 15 días, se lleva primeros planos.
    ¿dónde está el límite? Me pregunto.
    Gracias por este estupendo post.

  2. rosa maría artal

     /  15 enero 2010

    A ti, Cristina. Era un debate que teníamos siempre en la tele. Mostrar o no las imágenes, hasta qué punto. No era demasiado partidaria entonces, aunque también pienso que es informativo mostrar toda la realidad. Una duda constante. Ahora cuando nos han inundado de montañas de cadáveres -literales- he visto claro que no debe hacerse. Que actualmente es un consumible más. Para el morbo. Que no mueve más que el envío de un dinero puntual. Y desde luego los norteamericanos enseñan su jardín pero no las estancias interiores.

  3. Soto

     /  16 enero 2010

    Hola Rosa Maria y amigos bloqueros:
    Lo has escrito muy bien en el post,no hay nada que añadir,solamente,(creo que lo escribia en uno de mis comenterios de dias anteriores)La noticia comercializada y por lo tanto manipulada ,nos debiera aun asi descirnir lo que tu muy bien explicas :la gran hambruna que hay en el mundo y tambien la gran sobreabundanque existe.;ante esta tremenda desigualdad los comentarios generalizados de que tenemos que estar atentos a un efecto llamada porque nos desborda el Sistema de Bienestar rozan muchisimo una falta de profundización en la situacion de desigualdad Social Global y eso es malo,malo,muy malo,porque nos lleva a ser complentamente insensibles …
    Apertas agarimosas

  4. rosa maría artal

     /  16 enero 2010

    El problema, quizás, Soto, es que no debemos ser sensibles, sino justos. Muchas gracias por estar ahí, cada día, como otros tantos.

  5. Y cómo ser justos sin ser antes sensibles.
    Ante preguntas sobre por qué la ira de algunos haitianos en las calles y otras estupideces lanzadas por los locutores, el embajador haitiano en Estados Unidos ha contestado en directo: “el problema de lo poco que sabe este país sobre el mío lo tienen ustedes”. Poco a poco los americanos reconocen lo mucho que han discriminado a este país en minutos de atención televisiva. La avalancha de estos días no ayuda.
    Y nadie les dice que muestren las “estancias interiores”. Les llama la atención que los haitianos paseen al lado de los cadáveres. No se acuerdan de la mujer fallecida e ignorada durante 7 horas en una sala de emergencias. Ni del otro que viajó ya cadáver durante un día entero en el metro de NY…
    Tantas cosas tienen que cambiar.

  6. Luciano Garibaldi

     /  16 enero 2010

    Hay veces que es necesaria una bofetada para despertar a algunas gentes que habitando,y no viviendo, valga la diferencia, en su mundo ilusorio y temporal no ven o rehusan ver la realidad de la vida. Una realidad que quizás un dia Dios no lo quiera, los zarandée un poco.

    La vida da muchas vueltas y nos trae muchas enseñanzas. Entre ellas a no ser arrogantes ni erigirnos en jueces de las situaciones ajenas, mas cuando lo hacemos con nuestro estomago lleno y en aire acondicionado central.

    Es penoso que se considere la ayuda a miles de seres humanos en desgracia, como una bofetada. Lo que si es una bofetada es que se quiera politizar la ayuda humanitaria, que el noble pueblo americano siempre ha sido el primero en ofrecer, poniéndole la etiqueta de liberal o conservadora, que para el caso lo único distinto es el maquillaje.
    No me parece que cuando se le ofrece un plato de comida a un hambriento, a éste le importe si el que lo cocinó es liberal o conservador. Esa diferencia solo la hacen los que estan saciados.

    Las tragedias, ya sean personales o de pueblos, no conoce de afiliaciones políticas, ni de nacionalidades, ni de raza, no discrimina.
    Lo vemos a diario en mi patria cubana donde las garras del dolor y la miseria han hecho residencia permanente. Pero la memoria es corta y muchos la pierden cuando se ven del lado de acá del charco.

    No sé mucho del terremoto de San Francisco, ni cuanto tiempo tomó reconstruir el puente, ni tampoco sabía que Obama era presidente cuando Duvalier era dictador de Haiti. Tampoco sé si ésta ayuda humanitaria se convertirá en un “efecto llamada”. Lo que si sé y recuerdo es cuando muchos no querían que nosotros los cubanos tampoco viniéramos, y como se pedía que cuando el último norteamericano se fuera de Miami se llevara la bandera. Eso si fué una bofetada.

    Estoy seguro que es cierto que a muchas personas super sensitivas les molesta o afecta el reportaje de los noticieros sobre el terremoto, pero gracias al satélite y al cable tienen la alternativa de cambiar el canal y seguir viendo la novela.

    Para terminar, un recordatorio a los abofeteados ya que estoy seguro que todos son cristianos practicantes: El Maestro Jesus dijo que cuando le dieran una bofetada presentaran la otra mejilla.

  7. No puedo estar más de acuerdo con el post y los comentarios.

    El otro día en un comentario -perdón, pero no recuerdo exactamente en cuál- apajerabierta mencionó algo que nombró técnicamente a propósito de las razones por las que los medios recurren a lo escabroso y a la sobreexcitación de la audiencia. Hablábamos entonces, y entre otras cosas, del revuelo informativo organizado en torno a las nieves y fríos de los días pasados cuando, en invierno, en el hemisferio norte y en un país con la latitud del nuestro, lo normal son los fríos…

    Yo creo que esa sobreexcitación de la audiencia, el sesgo hacia el morbo y la alarma, tienen que ver con que se concibe la información como un producto que

    A) mantenga a la audiencia pegada al medio y la fidelice: el morbo pone; es como el círculo, atrapa la mirada.

    B) sea perecedero. Esto es importante. En los sistemas económicos basados en el trueque los que intercambiaban productos y servicios habitualmente se conocían y sus manufacturas estaban concebidas para el uso y tenían valor de uso y, nos guste o no, nuestra sociedad industrial o postindustrial o como queramos llamarla, fabrica productos como valores de cambio.

    La manera en que los medios manejan, editan, producen los espacios, organizan y distrubuyen las informaciones responde a criterios periodísticos, sí, pero la relevancia del negocio asociado al hecho informativo es de tal magnitud que hay que variar de posición el foco… y rapidito. Las bombillas tienen que fundirse cada vez más deprisa para que los consumidores compremos bombillas nuevas. Pero vamos: no son los medios los malos de la película. Tienen la responsabilidad que tienen… pero se insertan también en el entorno como reflejo de una sociedad

    Ayer vi una imagen de Haiti: sobre en un fondo de chabolas de cartón y hoja de lata oxidada, una niña vestida de rojo caminaba por un vertedero inundado. No me quedó claro que el poblado estaba sobre el vertedero o junto al vertedero. Éste poblado vertedero forma parte también del mismo mundo en el que nosotros vivimos.

    En Vich y en Torrejón de Ardoz, contravieniendo la ley, ahora se prohibe el padrón a los emigrantes sin papeles. Debe ser que, lo mejor, sería que se fueran a vivir a una chabola en cualquiera de estos poblados que proliferan por el mundo en el mismo Puerto Príncipe o en Kibera o en cualquier favela o barrio cirujero o arrabal… o cerca de mi casa, por ejemplo, en Las Mimbreras. Luego los podríamos volver en algún teleshow informativo en alguna inundación, incendio o similar mientras comemos palomitas en el sofá de casa.

  8. Luciano Garibaldi:

    Yo creo que el post de Rosa María se refería a Estados Unidos en general y no a Obama (del que comenzó hablando) cuando contó el apoyo de este país al nefasto Duvalier (o Papa Doc) que tan malas consecuencias tuvo para los haitianos.

    Por otro lado no se critica, a mi entender, la solidaridad (del origen que sea) con los desfavorecidos en el artículo. Todo lo contrario. Lo criticado es la escasez de la memoria, el recurso a la truculencia de los medios informativos que, tan rápido como suceda cualquier otra cosa, se irán con sus focos y cámaras para volver a olvidar un país ya olvidado durante unos cuantos siglos.

  9. El capitalismo sólo huele bien (y hasta cierto punto) cuando hay bonanza económica y todo va como la seda. Si no, es completamente inhumano. Una mierda. Y no es un insulto, es un diagnóstico. Haití y nuestro doméstico Vic (que no tiene un problema xenofobia, de sino de liquidez, a decir de uno del PP) son la muestra palpable. http://tartardesalmon.blogspot.com/2010/01/haiti-y-el-mundo-libre.html

  10. rosa maría artal

     /  16 enero 2010

    La bonanza económica jamás huele bien para esos cuatro millones de seres humanos -la mayoría de la población mundial- que padecen penalidades insostenibles por la falta de recursos.
    Y entiendo perfectamente a “Garibaldi”, hablando desde el supuesto otro extremo del desastre. La práctica del comunismo lo que ha hecho es generalizar la miseria, salvo -como siempre- para unos pocos. Y encima sin libertad. De expresión, de viajar, de informarse.
    Pero ¿de qué libertad disfrutan los desheredados de la tierra? ¿De subirse a una patera y a riesgo de su vida llegar a un lugar donde fregar retretes?
    Bienvenida sea la caridad en momentos extremos, pero lo que se trata de buscar es la justicia. La que otorga a todo habitante de esta tierra la Declaración Universal de los Derechos Humanos, suscrita en un momento en el que la guerra sí daba miedo.

  11. Carmen

     /  16 enero 2010

    Es puro consumismo informativo. Consumimos esta tragedia y su infinidad de cadáveres igual que cualquier otra noticia llamativa. Resulta obscena la forma de mostrarlo y más nuestra naturalidad al aceptarla. Decís bien, ahora ha caído un terremoto sobre Haití, pero a diario sobre más de la mitad de la humanidad cae la desigualdad, que mata todavía más. Ahora envíamos ayuda humanitaria, la pregunta es cuando tendrán justicia.

  12. Soto

     /  16 enero 2010

    Carmen,has logrado un comentario claro,conciso y breve.No cabe duda que para describir la realidad lo mejor es una foto tomado en el lugar preciso ,mas o menos similar como tu excelente comentario.
    Apertas aagrimosas

  13. Pedro

     /  16 enero 2010

    Hola,
    Ya que me referencias en este artículo, me gustaría decirte que estoy de acuerdo contigo. El liberalismo y el capitalismo han creado la ilusión de que el mundo iba bien (para el primer mundo), cuando en realidad 3/4 partes de la humanidad vive en la pobreza. No tengo claro si entiendes que lo que dije fue en términos liberales. Puede ser. No te voy a negar que pedirle al sistema social en el que vivo (nuestro país) que haga algo por mí a lo que puedo tenerle miedo (irracional?), no sea egoista. Aunque cuando planteaba el debate, lo hacía con la visión puesta en encontrar precisamente vías para optimizar los recursos. Yo quiero que se beneficie de nuestro sistema la mayor parte posible de gente (tanto local como posibles inmigrantes, o posibles actuaciones fuera), pero también quiero que no haya trampas y vivir seguro. Bueno, lo que no quiero entrar es en el debate sobre el miedo como sistema de manipulación por parte del poder. Si lo digo es por la sensación que tengo a mi alrededor. Yo no he tenido ningún incidente que me haga pensar así, pero sí se de gente que lo ha sufrido.

  14. Gracias Soto. Se me remueven las entrañas con todo esto

  15. Soto

     /  16 enero 2010

    Hola ,de nuevo:
    Acabo de ver acompañado por mi mujer parte del Informe semanal que está dando en directo TVE,con sus periodistas desplegados alli ,cada uno en una zona;bien,definitivamente,concluyendo:es un Sohow,un programa más ,con todos sus medios desplegados en el escenario pero frivolamente en el escenario de la muerte,lo siento ,es asi,mi mujer cambió de cadena,esto es pasarse,pasarse,se puede dar un documental serio ,pero nada más,alli viaja todas las personalidades,lo de siempre;lo que hay que hacer es apurar todo el dispositivo que llegó,organizarse,programarse y !acción! y los programas de televisión con sus camaras y demás a hacer los programas de siempre en donde los hace ,no aqui,el escenario no los dignifica ,los convierte en carroña tambien.
    apertas agarimosas

  16. rosa maría artal

     /  16 enero 2010

    Soto, quizás te has perdido el reportaje y la intervención en estudio de Vicente Romero, el de Angela Rodicio, la información allí, sobre el terreno, de Teresa Rodriguez, o las opiniones de varios expertos que han dicho cosas muy interesantes, aportando todas las claves. Lo malo de la nueva televisión es que nos ponen por delante a alguna incomprensible corresponsal que parece estar grabando un vídeo turístico casero, sin informarse, y sin trabajar. Pero en conjunto es un gran programa, lo que debe ser la televisión pública.

  17. Rosa María (perdona el tuteo, pero te siento cercana):
    Tengo un blog alojado en la Cadena SER. En él, denuncio casi a diario cosas que desde mi punto son denunciables. Hoy he puesto este artículo, espero que no te moleste que lo transcriba a tu sitio.
    Un abrazo y sigue así, te lo agradeceremos.
    Cuando hoy he abierto la página principal de la Cadena SER, veo la siguiente noticia de agencias:
    Obama, Clinton y Bush lideran la campaña para recaudar fondos para Haití
    El presidente de EEUU y sus dos predecesores en el cargo se han comprometido a liderar “uno de los mayores esfuerzos de ayuda de la historia” a través de la recaudación masiva de fondos
    Luego ya dentro del artículo, nos habla de “mover la compasión”. En el sentido filosófico del término, una vez que se ha movido a la compasión, se puede ir más allá y al compromiso serio de acción.
    Pero estamos hablando de uno que es el “hombre más poderoso” de la tierra y otros dos que lo han sido. La otra catástrofe de Haití, no es de ahora.
    La ayuda urgente que precisa Haití, es una mínima parte de lo que se van a embolsar en bonos algunos de los dirigentes yanquis cuyas empresas fueron rescatadas por el Gobierno Obama y que fueron la causa del desplome mundial y la crisis.
    Al Estado español, le cuesta 1.000.000 de euros diario la permanencia de nuestras tropas en Afganistán. 365.000.000 de uros al año. Y hablamos de España que es uno de los países con menos presencia.
    Y ahora me hago una de mis preguntas tontas:
    ¿Cómo es posible tener tanta cara dura?
    Lo de hoy sumado a lo de ayer por cuenta del siniestro artilugio del capital que es el Fondo Monetario Internacional, me hago otra pregunta tonta:
    ¿Han desbancado los demonios a los dioses?
    Cuando yo trabajaba en Cáritas, tuve una agria discusión con un cura de Alhama de Murcia; le dije que menos “caridad trasnochada” y más justicia social. La caridad, nunca pude sustituir a la justicia.
    Y es que la “caridad” que aflora estos días, cuando la tragedia deje de aparecer en los medios de comunicación, será olvidada. Bueno, para algunos, no será olvidada. Médicos sin Fronteras se quedará en Haití, porque ya estaba allí. Algunas ONG decentes, no tendrán que ir porque ya estaban sobre el terreno.
    Pero…
    Como ya he puesto en alguna ocasión, canalizar nuestra “ayuda compasiva” a través de las ONG, es una manera de lavar nuestra sucia conciencia de potentados.
    Debemos dar una batalla sin tregua a los que mal-dirigen el mundo para que no existan más Haití. Nuestra denuncia de las injusticias del mundo, debe ser diaria; por si pudiéramos mover las conciencias. Y es que hoy es Haití, pero se nos olvida pronto la tragedia que está sufriendo Sudán; o La República Democrática del Congo. Somalia esquilmada y vertedero de residuos europeos. O Ruanda con sus sátrapas. Y tantos otros lugares del mundo donde la miseria campa a sus anchas.
    ¿Es que no sabían los tres emperadores yanquis de la situación que se daba en Haití?, a este país lo tenían a la vuelta de la esquina.
    ¡Ah, ya!, es que Haití no es la dictadura comunista de Cuba.
    Para quienes no lo sepan, Cuba permite estos días a los aviones yanquis sobrevolar su territorio para que llegue la ayuda humanitaria. Cuba ha formado a médicos que trabajan en Haití. Cuba, ha enviado más médicos y ayuda dentro de sus pocas posibilidades económicas. Y es que entre pobres, es más fácil la solidaridad.

  18. Víctor

     /  17 enero 2010

    Tienes razón Rosa. Fue un gran programa. Sobre todo el contraste entre los “veteranos” (grande Vicente Romero, sin pelos en la lengua) y algunos enviados “jovencitos” (cuando pusieron la imagen del volquete cargando el camión de UN con un cadáver cambié de canal). Quizás lo mejor que he visto en la mega cobertura de la TV, junto a las imágenes del momento después del terremoto en el informativo de Gabilondo, sin ningún comentario, solo las imágenes, que sin necesidad de recrearse en cadáveres, con su sonido directo, nos hacía sentir todo el horror.

  19. Soto

     /  17 enero 2010

    Hola ,buenos dias:
    Bueno,pues ,si, parece que me perdí lo principal del reportaje.los dos presentadores,Pepe Bueno y (no me acuerdo del otro buen presentador¿Quintero,no?) son para mi unos excelentes profesionales,las tres personas de la Agencia Española,estuvieron bien ,pero cuando empezaron los tres enviados alli a dar información ,no me gustó ,algo no me “caia dignamente” y el montaje no lo aceptaba de buen grado,unido a la rabia que me estaba producciendo que haya un gran despliegue ya allí y que no empiece a operar debido ar una incapacidad de gestión(en el Pais de hoy ,viene textualmente el termino”incapacidad de gestión”);.veré durante el dia de hoy(supongo que en la Web de TVE estará todo el informativo de Informe Semanal),yo no critico este espacio(todo lo contrario) ,si critico el montaje frivolo que cada vez aparece más en las televisiones sea cual sea el acontecimiento,me refiero a lo que en este mismo post ,creo,escribiamos de falta de sensibilidad que se estaba apoderando en todos nosotros por culpa de nosotros mismos.Repito,veré todo el informativo hoy,ya que así indirectamente me lo animais a ver y seguro que acertais.En algun momento ,Rosa,cuando tu lo dispongas,seria interesante debatir(si tu lo consideras necesario)hasta donde se consideran los limites de la información de una manera digna ,humana.
    apertas agarimosas

  20. rosa maría artal

     /  17 enero 2010

    Escribo a menudo de ello, amigo. En este mismo post ¿no?

  21. Carmen

     /  17 enero 2010

    Dejo el enlace a la pieza de Vicente Romero en la web de rtve.es. Imprescindible.http://www.rtve.es/mediateca/videos/20100116/haiti-terremoto-infierno/670261.shtml?s1=noticias&s2=&s3=&s4=

  22. Soto

     /  17 enero 2010

    Rosa Maria,quizás no me expliqué bien ,querria decir de debatir a fondo y buscandole las tripas,quizás desbarré.
    Apertas agarimosas

  23. rosa maría artal

     /  17 enero 2010

    En absoluto, amigo Soto, sólo que está tratado muchas veces, y… no se logra avance alguno ¿no? Pero no perdamos la esperanza.

A %d blogueros les gusta esto: