Haití, el caos

Quienes lo conocen hablan de Haiti como de ese infierno que nos han descrito y que no es otra cosa que el caos con las más bajas manifestaciones de la condición humana. Viven allí sin embargo seres humanos cuyas esperanzas va cercenando el tiempo. Varios reportajes de Informe Semanal nos han contado su lucha por la supervivencia. Y aguerridos reporteros regresaban con un nudo en el estómago.

Imbuido de los ideales revolucionarios de su Madre Patria, Haiti se independizó de Francia en 1804. Corrupción, saqueos, terribles dictadores que ni por asomo se ocuparon de la población, han jalonado su historia. Elijo de todo lo leído hoy al respecto, el grito de Juan Jesús Aznárez en El País, el de un periodista de aquellos que no pueden permanecer impasibles.

Cuando casi comenzaba este blog, os conté el urgente master en terremotos que realicé en San Francisco hace 20 años. Entendí que la tierra tiembla más y peor para los pobres que para los ricos. Diría que he eludido parcialmente información e imágenes del Haiti aún más desolado, desde que en la primera noticia se hablo de la magnitud 7,3 en la escala Richter. Era predecible la catástrofe. Punto por punto.

Enviaremos ayuda a Haiti, debemos hacerlo, pero poco más adelante el país más pobre de América volverá a quedarse solo. Con su miseria, con su miedo. Sólo unos pocos abnegados cooperantes y miembros de organismos internacionales seguirán batallando -con absoluta desproporción de medios frente a objetivos- por su gente.

5 comentarios

  1. apajerabierta

     /  14 enero 2010

    En Haití se ha dado la funesta combinación de miseria, debil infraestructura y el epicentro de un terremoto fuerte en un núcleo densamente poblado.
    El resultado inmediato ser cerca de un millón de muertos. Pero las víctimas no acabará ahí. Durante muchos años la población seguirá sufriendo por el terremoto y su carencia de servicios fundamentales. NO será de extrañar que cuando llegue la temporada de huracanes, alguno se cebe en la isla y remate la tarea destructora del terremoto.
    Hay países que además de estar mal colocados tiene encima el terremoto, constante, que no es noticia , pero que mata y si no mata envilece, que es la miseria. Esa miseria que además no tiene marketing suficiente para ser considerada como noticia impactante y que por tanto no sale en los medios. Y ya se sabe lo que no sale en los medio, no existe. ¿Quien se acuerda, después de un mes de la huelga de hambre de Haidar, de la situación del Sahara?, por poner un ejemplo. En fin habrá que intentar ayudar, aunque seamos conscientes de que una gran cantidad de la ayuda no llegará a la población . Se quedará en las manos de los corruptos que mangonean el país.
    En una o dos semanas, Haití ya no será noticia, será eclipsada por alguna aparición de Belén Esteban o el rifirafe un millón entre Zapatero y Rajoy. Son temas diferentes y en la variación está el gusto. No conviene aburrir a la manada con la misma tragedia, ( que además la sufren los “negros”…)
    Nunca acabaré de entender como nuestro civilizado y limpio mundo permite que un país se convierta en un estercolero y que sus ciudadanos, más que disfrutar de los derechos del hombre mal viva soportando los “torcidos” del hombre.
    Razones de estado, supongo.
    No oiré esas democráticas y cultas voces que se escandalizan ante la situación en Cuba, país por cierto no muy lejano, clamar contra la corrupción o los abusos del poder y la situación humana en Haití . Tampoco irán muchos diputados a entrevistarse con nadie allí. Debe dar poco rédito político.

  2. El terremoto ha centrado el foco informativo en Haití. Las ruinas a duras penas logran ocultar la miseria que ya reinaba antes del seísmo. Muchos de los que deambulan descalzos por entre los escombros probablemente jamás han tenido unos míseros zapatos, ni la simple esperanza de llegarlos a tener algún día. En Haití ha llovido sobre mojado (lo mismo que en Nueva Orleans con el Katrina) y el capitalismo ha mostrado en ambos casos lo que verdaderamente es cuando las cosas no le vienen rodadas: una mierda. Y esto no es un insulto, sino un diagnóstico. El que no lo crea, que corra a ver a Haití en los telediarios antes de que deje de ser noticia.

  3. Soto

     /  14 enero 2010

    No hay derecho la situación que viven aquellas pobres gentes,!como somos! si ,es verdad ,dentro de varios dias cuando la situación ya no le interese a los medios !adios y santas pascuas!.No puede ser que seamos tan indiferentes a la miseria humana,por mucho que los medios informativos nos lleven a la noticia que a ellos les interese,la noiticia trucada , manipulada y comercializada.Hoy, viendo los telediarios y las noticias de Internet,me comia el alma la tardanza de los medios de rescate,de acuerdo,primero hay que organizarse,estudiar la situación y salir para alli,pero en cuanto se dispongan a trabajar no hay ni uno vivo¿la culpa?:El olvido total de esa nación ,un pueblo donde sus edificios no tienen cimentación de hormigon armado , pedir proteccionaes sismicas seria muy ingenuo,lo explicaba muy bien hoy en la Television Gallega una mujer que trabajo en la delegación de las Naciones Unidas en aque pais¿?.,un pueblo sin la mas minima decente infraextructura sanitaria,un pueblo que practicamente no tiene Gobierno,todo lo minimo que pudiera funcionar”está bañado por la corrupción”,en definitiva ,más Africa.

    Apertas agarimosas

  4. francisco gomez

     /  14 enero 2010

    Si quieren ayudar a Haití un medida seria incautar los bienes en PARIS y MIAMI a los expresidentes y ministros, enviaría un mensaje muy claro para los próximos gobernantes, me imagino lo que harán y quien controlara una parte de la ayuda como ocurre en África
    Paco

  5. He aquí, por cierto, la cuadratura del círculo:

A %d blogueros les gusta esto: