Las piadosas damas del poder

 Las dos mujeres más poderosas del PP en este momento -su Secretaria General y la Vicepresidenta del gobierno- se han ido de excusión al Vaticano para asistir a la condecoración o titulación de un santo. El evento ha sido retransmitido en directo por la televisión castellano-manchega durante 3 horas y media según figura en su programación.

 Las dos mujeres más poderosas de España por tanto, gesto entre místico y doliente, ofrecen esta imagen de país, en un período especialmente crítico.  Religiosidad, peineta, boato, sacristía e incienso rancio.

Han ido “ellas” -y con “ellas” y de entre “ellas” cabrían en la foto muchas más- pero podían haber acudido “ellos”.  Aficiones que marcan y dejan su impronta en las acciones de Gobierno o para ser más precisos de dispongo, ordeno y mando.  A Dios y a su Iglesia venero y dejo sin educación o sanidad a los ciudadanos.

¿Responde esta imagen a la España actual?

Foto facilitada por @Elba_Celo

No fue la única dama del PP en disfrazarse para un acto en el soleado domingo otoñal. Luisa Fernanda Rudi, presidenta de Aragón, apareció así en un acto de la Guardia Civil.

Con collar y todo, como Cospedal… y “Doña Carmen”…

Carmen Polo de Franco

Eluana, los muertos vivientes y la dignidad

Silvio Berlusconi sigue empeñado en que Eluana -en coma desde hace 17 años- vuelva a ingerir alimentos por sonda para que su cuerpo viva. Es el mismo hombre que persigue gitanos y emigrantes, y el que les niega a estos últimos la sanidad porque, si acudieran a un hospital, podrían ser denunciados y tratados como delincuentes. Argumenta que Eluana es capaz de engendrar bambini ¿cómo? ¿Por violación? ¿Una máquina de fabricar niños?

 El Vaticano dice confiar en las “curaciones milagrosas” y anima a manifestaciones “provida”. Como a nuestros prelados, nunca se les ha visto salir a la calle por las injusticias humanas, pero sí para defender la familia -tradicional católica- o la enseñanza -tradicional católica-. Los obispos anglicanos, en cambio, protagonizaron en el verano de 2008 una manifestación en el centro de Londres en protesta por la desidia de los líderes políticos con los problemas del Tercer Mundo. Acudieron más de 600.

Ana Milena Toro, colombiana residente en España, tenía 30 años cuando, en 2002, ingresó en una clínica de cirugía estética de Madrid para extraerle grasa del vientre. El embarazo de su segundo hijo no la había dejado con una apariencia que le gustase. Salió en coma irreversible. Cuando conocí a la familia -en un reportaje de Informe Semanal-, vivían en un barrio de la periferia de Madrid. Ana Milena, en la cama, era un cuerpo muerto que movia los ojos sin control, y no respondía a ningún estímulo. El pequeño jugaba alrededor de esa madre que nunca conoció. El marido se desesperaba de su situación. Un acuerdo extrajudicial, de escaso monto económico, zanjó el asunto -según me confirma su abogado- en 2005. Ana Milena Toro, sigue en alguna cama, puede ser que ahora de regreso en Colombia (en el antiguo móvil de su marido contesta otra persona). Inerte, sin cerebro.

¿Dónde reside el “alma” de los humanos? ¿Dónde su dignidad? ¿Dónde la de Berlusconi y el Papa?

Actualización 20,30

    El padre de Eluana acaba de anunciar que su hija ha muerto. Lo hizo en realidad hace 17 años. Descanse en paz.

A %d blogueros les gusta esto: