Floriano y la caverna mediática descubren Podemos

pabloiglesias.podemos

Habráse visto, ciudadanos normales ¡Qué digo!, chusma sin clase, en los Parlamentos donde solo deben estar los señores de toda la vida. La caverna política y mediática anda descolocada por el arrollador triunfo de Podemos. Carlos Floriano ha sido, quizás, el más expresivo.  Ha declarado que “tienen como modelo a la Venezuela de Maduro o el Castrismo de Cuba”. Purita extrema izquierda. Hombre, donde esté la corrupción y la tijera social, el autoritarismo, no hay color.

Sin poder reprimir el asco que Pablo Iglesias y sus compañeros de candidatura le producen (entre ellos, en tercer lugar está el primer Fiscal Anticorrupción Carlos Jiménez) Floriano ha llegado a decir: “Estos son los que rodearon mi casa, no me cabe la menor duda. No digo una persona en concreto, pero este perfil. Este es el que nos rodea por la calle”. Lo ha dicho, naturalmente, en sitio de confianza la Cadena COPE. Ese perfil, gente sin corbata ni nada, que no acude a restaurante de cinco tenedores y con los que no te topas en Sotogrande.

Enternecedora ha sido Rosa Díez al calificar de “populista” a Podemos. Más aún de que con ellos se inauguran en España los partidos populistas. ¡Rosa Díez!

Enlazo (que por puro asco no pongo en portada) cómo anda la caverna con el tema Podemos. Lo peor de cada casa, estómagos agradecidos y de duras paredes, andan revueltos. Todo estaba perfectamente delimitado, había que tirar al degüello al PSOE  a diario y ya está. Y entretenían al personal, y hacían su labor de propaganda del PP. Es su oficio. Digo, los mal llamados periodistas. Pero van unos advenedizos y se cuelan en el cortijo tan bien delimitado. ¿Y qué hacemos?

Resulta que Pablo Iglesias es “el televisivo”, “el tertuliano”. Pablo es, entre otras cosas, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Complutense de Madrid pero eso no les importa. El programa de Podemos dice cosas muy razonables. Para la gente. Y muy molestas para los autoproclamados dueños del chiringuito. Tras dedicarse los medios a hablar exclusivamente de PP y PSOE ahora resulta que ha sido la televisión la que ha catapultado a Pablo Iglesias y a los demás miembros de la candidatura.

Esto no funcionaba así, no señor. Los señoritos no tienen que dar cuentas a nadie. Floriano reprime las arcadas, González Pons –a su lado- lo mismo. Son representantes de la soberanía popular que reside en el pueblo como consagra la Constitución, pero la tuercen tanto que ya ni lo recuerdan. Esto de la democracia igual hay que mirarlo.

floriano.pons

 

A %d blogueros les gusta esto: