El fin del milagro económico español

Brillante, acertada, lúcida, la tribuna póstuma en El País  del periodista Pedro Altares, fallecido ayer. Imprescindible lectura del texto completo.

“Lo diré de entrada para que no haya engaños: me acuso y arrepiento de formar parte, por razones obvias de edad, de la “generación de la Transición”. En realidad, nací un poco antes, en un tiempo que un poeta español en el exilio, ya desaparecido, definió “como la generación a la que las bombas rompieron sus juguetes”. Otro poeta, más reciente, hablaba de que España se había convertido en uno de los pocos países del mundo “donde los mayores no tienen paisajes de infancia para memorizar su pasado”. Costas, lagos, montañas, pueblos, vestigios históricos, arquitectura rural… Apenas quedan referencias, engullidas por las tuneladoras, grúas, urbanizaciones, zanjas, adosados. Es el famoso agujero inmobiliario, que, ahora, expertos y políticos, como si fuera una sorpresa, se afanan en desentrañar”.

Artículo completo.

A %d blogueros les gusta esto: