En el reino de la IMPUNIDAD

Los ciudadanos están hartos de la política y los políticos no dejan de dar motivos para que así sea e incluso se acreciente el desprecio social a su gestión. Suelo mantener que es una opinión desinformada, ignorante o interesada afirmar que “todos son iguales”, no lo son. Pero en el río revuelto suelen salir beneficiados los populismos. Así llegan los Gil a Marbella, los Chávez a Venezuela, o se asiste al crecimiento en España de una resentida y oportunista, que cambia de opinión según le conviene, como Rosa Díez.
La crisis ha dejado en cueros a la política, porque ni pareció prever, ni sabe como atajar los desmanes del capitalismo. Pero ya hemos hablado suficiente de ello, hoy quiero resaltar un pequeño muestrario de la impunidad que transita feliz por España. Seguramente incompleto, esto es lo que a mí más me irrita:

  • TRAMA DEL ESPIONAJE EN MADRID. Lo penúltimo. Un apestoso contubernio de favores familiares y de amistad, con beneficio económico, se cuece -entre otras cosas- en la capital. Como muestra esta entrada de Nacho Escolar y otras anteriores. La presidenta Aguirre se enfrenta a la oposición en la Asamblea. Y con voz cuartelera esparce mierda al asegurar que el PSOE también espió. ¿Alguien espera que comisión alguna de mayoría popular esclarezca el asunto? ¿Piensa Aguirre que así se exculpa? ¿Y que eso le beneficia y beneficia a la política?
  • EL TAMAYAZO. 2003 el PSOE gana las elecciones en Madrid. Dos diputados, Tamayo y Sáez, se ausentan de la votación y dan el triunfo al PP. Salen  -en informaciones periodísticas- relaciones sospechosas de los evadidos con responsables del partido conservador. Esperanza Aguirre gana en una nueva votación, y revalida cuatro años más tarde su victoria. Todos sabemos que apesta, pero del “tamayazo” nunca más supimos.
  • ESPECULACIÓN EN LA BURBUJA INMOBILIARIA. Es la causa principal de que la crisis haya afectado más a España. Los delitos más frecuentes fueron prevaricación, tráfico de influencias, cobro de comisiones y adjudicaciones irregulares. Muchos casos son investigados, apenas conocemos resultados. El 70% de los alcaldes acusados de corrupción sigue en sus puestos, gracias a los votos de los ciudadanos. En algunos casos, incluso aumentaron sus apoyos.
  •  TEORÍA DE LA CONSPIRACIÓN. Durante 4 años, el PP y sus medios afines acusan, sin pruebas, de irregularidades a la investigación del 11M. ETA participó y eso implica un triunfo ilegítimo del PSOE. “¿Qué banda terrorista llevó a Zapatero a la Moncloa?” pregunta Miguel Ángel Rodríguez, antiguo portavoz de Aznar. La cadena de despropósitos llena páginas en mi libro y todos los recordamos, a pesar de nuestra memoria tan frágil. La sentencia judicial pone las cosas en su sitio. Se han producido gravísimas acusaciones a personas, hasta de asesinato múltiple. Pero los conspiranóicos no pagan precio alguno. Ningún país serio lo hubiera dejado impune.
  • VUELOS DE LA CIA. Pruebas, incluso gráficas, atestiguan que EEUU utilizó España -y otros países europeos- como escala para trasladar presos a la base ilegal -e inmoral- de Guantánamo. Un documento certifica el conocimiento de Aznar, hace cuatro días. Miembros del PP amenazan veladamente al PSOE. Si tiras de la manta, nosotros también, vienen a decir. Y el asunto se tapa.
  • EL SEÑOR X EN LOS GAL. España ha sido el único país que ha procesado a los practicantes del tan frecuente -e inacabable- terrorismo de Estado. Bien en este caso, aunque terminaron siendo prematuramente indultados. Pedro J. Ramírez en El Mundo, se hartó de hablar de un “Señor X” que nunca apareció.
  • CARLOS FABRA. Hace frente a pagos por un valor superior a lo que declara ingresar. Encausado por varios delitos, elude año tras año sus procesos judiciales porque los profesionales asignados a sus casos piden uno tras otro el traslado, sin que actúe el Poder Judicial.
  • OPERACIÓN GUATEQUE. Supuesta corrupción en la concesión de licencias en locales de Madrid. Sólo se agilizaban mediante pago fraudulento. ¿Alguien sabe como anda esto?
  • GESCARTERA Y OTROS ASUNTOS DE CORRUPCIÓN ECONÓMICA. ¿Se esclarecerán algún día?
  • YAK 42. Mayo de 2003. 62 militares españoles mueren en un accidente de aviación, al regresar de su misión en Afganistán. Todas las pruebas apuntaban ya a lo que después se confirmó: el viaje ofrecía riesgos conocidos y sólo obedecía a la intención del ministro Trillo de ahorrar dinero en esa partida -se habían producido más de 500 muertos durante la década precedente en los numerosos accidentes que habían sufrido aparatos como el Yak 42-. Luego vendría la inconmensurable chapuza de meter los muertos a bulto y ponerles la primera etiqueta, y el primer ataúd, que encontraron. No hay responsabilidades.
  • 40 AÑOS DE DICTADURA. Nadie ha pagado por ella. Se cubrió con el sutil manto de la Transición. ¿Todo parte de aquí? Porque, sin duda, hay causas que han propiciado este triunfo de la impunidad que, en modo alguno, es inocuo.

         ¿Es posible, así, creer en los políticos? Yo aún les doy un margen de confianza, una última e ingenua fe en que pueden cambiar, al menos algunos.  Pero nos deben limpieza, eficacia, entender que son -nada más y nada menos- que nuestros representantes.

         Pero no son los únicos. ¿Qué responsabilidad tiene la Justicia en esto? ¿Y la prensa, el periodismo? En unos casos porque se mueve por intereses, en el otro porque no sigue las noticias. ¿Y la sociedad que calla y vota o no vota? Lo que falla es el sistema.

España, ombligo del mundo

Hoy voy a escribir “de mi libro“, para agradecer su apoyo  a  quienes me han ayudado a que se diera a conocer. Soy una privilegiada. Me lo presentaron Iñaki Gabilondo y Luís de Benito. Hoy Javier Pérez de Albéniz, el brillante Descodificador lo hace en soitu. Lo hizo el Plural. Y una joya llamada Juan Pablo Silvestre en Mundo Babel de Radio 3. E Isabel Gemio en Onda Cero. (Además de amigos de la blogosfera)

Quiero darles las gracias a todos. Y también a José Antonio Rodríguez, viajero del mundo, que me escribió desde Bangkok:

“Bien documentado, citando fuentes. Conociéndote, tengo que decir que has estado comedida en tus críticas al PP. Pegas palos a diestro y siniestro, equilibradamente. Te muestras humana e intentas no mirarte el ombligo. No les habrá gustado, a ninguno de los “compañeros de profesión” que `participan en los debates habituales, con los que nos castigan en radio y tv, pero tienes mucha razón, por eso les fastidiará más. Si el libro hubiera sido editado por “El País”, algo imposible, por supuesto, se habría convertido en un “best seller” , que incluso, sería recomendado, como libro de lectura obligada, en los colegios. Puedes estar satisfecha”.

Y a Nicolás Chamero, un espontáneo cuyo mensaje me emocionó.

Necesitamos un millón de Obamas

El mundo vive un inusitado momento de euforia con la llegada de Obama. Anoche estuve en la fiesta que los demócratas españoles dieron para celebrar su llegada y no se puede contemplar algo más cercano a la felicidad. La misma que se veía en los rostros de los presentes en la ceremonia de Washington. Algo parecido sucede en medio mundo -no creo que en Gaza, aunque cabría pensar que también allí se respira un atisbo de esperanza-.
Algunos empiezan a advertir, sin embargo, silencios y medidos excesos. No sin razón. Hay que dar cien días de margen, pero algo se vio en el propio discurso de aceptación. Coincido plenamente con el análisis de Nacho Escolar en su blog. O los demasiados patria y dios que agobian a Javier Pérez de Albeniz, y que, sin embargo, saluda con alborozo la COPE. ¿Cómo desconfiar de alguien que habla de Constitución, patriotismo, y lucha contra el terrorismo… como -dice- en tiempos de Áznar?
Para mí, lo más relevante hoy -en aras del pragmatismo- es pensar con que vehemencia precisa la gente una ilusión. Y, sobre todo, porqué. La política nos ha fallado. Ha hecho, claramente, dejación de sus derechos a favor del Mercado, y es -sino la causante- la responsable de la crisis que padecemos. Les encomendamos que cuidaran nuestros intereses, y miraron para otro lado.
Hay miles de ejemplos. En mi último libro, “España, ombligo del mundo”, recojo las palabras de Jean Ziegler, relator especial de la ONU, en un reportaje imprescindible de Vicente Romero y Mariano Rodrigo para Informe Semanal: “8 empresas controlan el 80% de los alimentos en el mundo. Es muy fácil lograr un acuerdo entre ellas sobre los precios”. Esas empresas no estuvieron presentes -ni en las palabras- en la cumbre de la FAO, que se celebró en aquellos días en los -sin saber porqué- los productos esenciales subieron hasta resultar prohibitivos. Fue flagrante que los gobiernos callaran y ni mentaran este dato que conocen, ni le pusieran remedio. Así ha sido todo. La batalla la ganó el liberalismo. Y aún lo sigue naciendo. Ni una sola estructura ha cambiado ni cambiará de momento, con Obama y sin Obama.
Necesitamos de tal manera que algo sea diferente a como es -hoy también, a pesar de todo-, que nos aferramos al histórico relevo en la Presidencia de los EEUU que no deja de ser la Presidencia… de EEUU.
Pero nuestros políticos deberían aprender la lección. Queremos dirigentes -y opositores- cercanos, que no se peleen, que vivan en el Siglo XXI tecnológico, que nos hagan creer -si quiera por unos días- que algo va a cambiar. Necesitamos un millón de Obamas.

A %d blogueros les gusta esto: