Parodia de España en la TV de Taiwan

No dejan títere con cabeza: Rajoy, el Rey, la separación de Cataluña, los recortes o las protestas en la calle y la brutalidad policial (no le han “comprado” el discurso al Gobierno).

 

(Existen, como veréis, dos opciones de idioma: chino e inglés. La imagen habla por si sola).

 

Reprimenda del Rey a los políticos

No vi otra puesta en escena realmente  innovadora en el mensaje navideño del Rey, que la dicción, entonación e, incluso, vehemencia, con la que habló y de las que no debe ser ajena la nuera, con el entusiasta apoyo del hijo. La reina colocó sin duda el belén de fondo.

Me da la impresión de que el rey sí prepara su sucesión. Por esta frase:

Urge asimismo -como vengo insistiendo desde hace tiempo- sellar -hoy mejor que mañana- un gran acuerdo nacional en materia de educación e incentivar aún más la innovación”. La remarcó de forma contundente. Algunos republicanos, con largas vivencias de la historia de España, sabemos que en el estado actual de nuestra educación, hoy sería Presidente de la República Aznar. O Rajoy. O Feijoo. O Aguirre. O Cospedal. Incluso Camps. Y, ayer o mañana, Leyre Pajín. Y dada la estructura actual de los partidos políticos, no se le ve solución a corto plazo. Un señor que lleva más de tres décadas en el trono y que se apresta a cumplir 72 años, demuestra con esta idea que está muy preocupado por esa posibilidad. Y la quiere evitar. Priorizando ¡de una vez! la educación en España.

Me alegro de coincidir con el Rey en que el mal último, pecado original de España, es la mala educación. Llegue pues ese pacto “hoy mejor que mañana”, como dice Juan Carlos.

Por lo demás, cambios sustanciales en el mensaje y en su formulación, con unas cuantas ideas bien claras:

  • “La solución de la crisis exige trabajar juntos en la misma dirección”.
  • “Es pues necesario seguir adoptando medidas, lograr acuerdos entre nuestras fuerzas políticas, económicas y sociales, que permitan, por un lado, asegurar la mayor solidaridad y, por otro, acometer las reformas precisas, a fin de lograr una pronta recuperación en un clima de seguridad y confianza”.
  • “Volver a crecer es el reto más apremiante para poner fin al desempleo, garantizando la más alta protección social a quienes lo padecen.”
  • “Sigamos trabajando para que prime la fraternidad sobre las desavenencias, la confianza sobre el recelo, el bien colectivo sobre los egoísmos particulares, y para que la honradez sea regla inexcusable de conducta.”
  • “No nos podemos permitir que las legítimas diferencias ideológicas resten energías al logro de los consensos que piden nuestros ciudadanos”.
  • “El porvenir al que aspiramos no llegará sólo. Tenemos que moldearlo juntos desde ahora, con profunda confianza en España y en los españoles, aplicando mucho sentido de Estado, tanto a la hora de gobernar, como de ejercer la oposición“.
  • “Tampoco podemos escatimar esfuerzos a favor de la igualdad de oportunidades, de los más pobres, vulnerables y desfavorecidos, ni en la lucha contra la exclusión y la marginación social. A favor de quienes viven problemas que a todos nos incumben, como la discapacidad, las graves enfermedades, la drogadicción, o la inaceptable violencia de género”.

Vamos, que incluso podría votar a Juan Carlos de Borbón.

Actualización 14.00

Un político a dimitir (o a ser botado, con b) Josu Erkoreka, PNV:

“El discurso en Nochebuena del Rey de este año, nos ha parecido un candoroso ejercicio de fabulación”(…) “que lo único que haga sea una apelación a la unidad y tenacidad compartidas como garantía última de que la resolución de estos problemas es posible y que la tenemos al alcance de la mano, nos parece sencillamente de un voluntarismo irreal”.

Me explico. Este señor estaría dando clases de Derecho Administrativo -que es su profesión-, sin coche oficial, dietas y prebendas, de no ser porque entró en política y los ciudadanos (en listas cerradas) le votaron. Le votaron, como a todos los demás políticos, para que les representaran en las instituciones. Los desmemoriados políticos como él -buena parte de ellos-, olvida este extremo. Que se deben a la sociedad. Exclusivamente. Y que tienen que trabajar por la sociedad más ahora con problemas. Que olviden su ombliguillo egoísta y vanidoso.

  • “No nos podemos permitir que las legítimas diferencias ideológicas resten energías al logro de los consensos que piden nuestros ciudadanos”.
  • el bien colectivo sobre los egoísmos particulares”.
A %d blogueros les gusta esto: