Esas pobres víctimas

La iglesia católica.

Víctima de una campaña que considera delito la pederastia, fuera de ley especial que rige en la organización. De una sociedad que no entiende “el mal de muchos” como río revuelto en el que nada expulsando culpas precisamente quien predica la virtud. De una verdad –humana, claro está- que distingue entre “murmuraciones” y “difamaciones” y hechos probados, con sus denuncias, y sus seres humanos agredidos por abusos sexuales, como testigos.

Los toreros. Y todo el mundo que rodea el espectáculo de la lidia.

Porque algunos desaprensivos están poniendo en cuestión el arte de torturar un animal y el disfrute de los aficionados con el sufrimiento y muerte del toro. Cuentan con muy comprensivas ayudas, incluso a los más altos niveles, en su misión, pero ser discutido en lo que se ha hecho toda la vida, incomoda. Y no vaya a ser que se coarte de alguna manera el ejercicio del toreo.

Los implicados en casos de corrupción.

Que tienen encima a jueces estrella que sólo van a lucirse, obligándoles a ir a los juzgados, con lo bien que se está disfrutando de las rentas del trapicheo. Menos mal que no serán capaces de hacerles devolver lo robado. Hasta ahí no llegan.

Esperanza Aguirre.

 Víctima de nacimiento.

Farruquito.

Un personaje mediático a quien tuvieron el valor de ingresar en una cárcel por haber atropellado a un señor, con resultado de muerte, y haber huido sin intentar socorrerle. Afortunadamente, corrieron en su ayuda algunos medios de comunicación que resaltaron el sufrimiento que estaba padeciendo el artista.

Futbolistas.

 Un número notable de ellos son víctimas de sanciones por cosas tan inocentes como dar un codazo en la nariz a un compañero y partírsela. También gozan de gran apoyo informativo.

Toyota.

Una víctima de la “mala publicidad”. Total Toyota sólo ha tenido que retirar del mercado 2,3 millones automóviles para corregir un fallo en el acelerador, en uno más de una serie de retiradas del mercado que la empresa ha ido teniendo que anunciar. El pedal del acelerador de varios modelos podía encallarse o no volver correctamente a su posición.

El juez Francisco Serrano.

Criticó la ley de violencia de género y señaló con datos proporcionados y fehacientes, cómo las mujeres denuncian falsamente por montones. Una pobre víctima de la dictadura del feminismo radical.

El gobierno israelí (y sus predecesores).

Víctimas de un peligroso “antisemistismo” que cuestiona los bombardeos y privación de libertad a los palestinos, sin entender que es una respuesta al terrorismo de éstos, aunque suela saldarse con un desproporcionado número de víctimas palestinas en los enfrentamientos.

Hay muchas más víctimas en realidad, pero de ellas no se habla tanto.

Los cocodrilos vierten lágrimas cuando devoran a sus víctimas. He ahí su sabiduría“.

(Sir Francis Bacon)

A %d blogueros les gusta esto: