El sucio recurso a la conspiración

Algunos pesos pesados del PP – con la aquiescencia del partido-, han resucitado el juego sucio de sembrar dudas en sus menos informados votantes (potenciales y de hecho) aludiendo a tramas conspiratorias y sin aportar prueba alguna. En el río revuelto, que empobrece aún más la política, esperan sacar réditos electorales.

Lo practicaron a fondo cuando perdieron el gobierno en 2004 debido a sus errores en la gestión de los atentados del 11M, como señalaban numerosos medios internacionales, incluido el New York Times. Un libro completo tengo dedicado al tema “11M-14M, onda expansiva” (no os molestéis en buscarlo, la editorial quebró, y no por mí 🙂 ). Lo cierto es que poseo datos abrumadores. Y el respaldo en mis archivos de incontable documentación impresa.

La teoría de la conspiración nació en el diario El Mundo. Por aquellos días brota también el “a lo mejor”, inmortalizado como “alomojó”. Su creador es el exministro y exportavoz del PP, Eduardo Zaplana. Aventura hipótesis. Su fundamento es de lo más sencillo: “no tengo alternativa fundada, no tengo pruebas, pero voy a lanzar una insinuación… y que otros demuestren que no son culpables de lo que les acuso”. Los agujeros negros están en marcha.

Ocurrieron muchas más cosas. Partamos de las 215 preguntas del PP al gobierno el 19 de Abril, basadas en la teoría de la conspiración. El diputado Jaime Ignacio Del Burgo publicando un libro titulado: “11M, demasiadas preguntas sin respuesta”. La plana mayor del PP, con Rajoy a la cabeza, acudiendo a manifestaciones de la AVT (Asociación de Víctimas del Terrorismo) con el lema “queremos saber la verdad“. El mismo líder popular, Rajoy, pidiendo la anulación del juicio –y por tanto la puesta en libertad de los implicados- tras leer en El Mundo dudas sobre la mochila de Vallecas (el vídeo está en youtube). O su compañero Eduardo Zaplana apuntando la posibilidad de desenterrar a los muertos para comprobar el tipo de explosivos utilizado. Miguel Ángel Rodríguez, exportavoz de Aznar, exigiendo saber “qué grupo terrorista puso a Zapatero en la Moncloa” en el programa Espejo Público de Antena 3.

Pasó en parte la nube con una sentencia contundente de Gómez Bermudez. El Juez se molesta en desmontar cada punto de la teoría de la conspiración. Lo hace de forma explícita y basándose en pruebas y hechos al definir el modus operandi de los intoxicadores: “Como en muchas otras ocasiones de este proceso, se aísla un dato, se descontextualiza y se pretende dar la falsa impresión de que cualquier conclusión pende exclusivamente de él, obviando así la obligación de la valoración conjunta de los datos -prueba- que permita, mediante el razonamiento, llegar a una conclusión según las reglas de la lógica y la experiencia”.

Nadie en el PP hace una declaración explícita corrigiendo sus declaraciones, ni  siquiera se disculpa. Si exceptuamos a Ángel Acebes –un español sin memoria incluso de sus propias palabras-. En una nueva carambola inverosímil, en Abril de 2007, declara en una entrevista de Esther Esteban, en El Mundo: “La teoría de la conspiración es una invención del PSOE, de Zapatero, Rubalcaba y Pepe Blanco. Nadie ha puesto sobre la mesa una teoría de la conspiración, y menos el PP. No hay ni una sola frase que pueda sostener que el PP ha mantenido o respaldado teoría de la conspiración alguna”. Por si no existieran las hemerotecas, “sólo” hay 215 preguntas registradas en el Congreso.

Me harté de decir que los países serios hubieran dirimido responsabilidades por esta contaminación malintencionada, porque, además, no fue inocua. Tal es así que ahora la resucitan. La propia Dolores Cospedal aún “mantiene dudas” sobre la “autoría intelectual del 11” –muchos mantenemos también dudas sobre su capacidad intelectual y ética-, pero ahora toca “tapar” el caso Gürtel que viene con tal carga de pruebas abrumadoras que hacen aún más difícil sostener el globo de helio. Pero es cuestión de intentarlo. Es gratis. No se exigen responsabilidades.

Se acabó. No podemos tolerarlo más. Que vayan Álvarez Cascos, Mayor Oreja, Cospedal, Rajoy y todo el PP a un juzgado y denuncien. Y si no es así, deben dimitir, apartarse la vida política. Y desde el Gobierno, desde la policía, tampoco sirven las declaraciones: acudan a una comisaría, denuncien. Limpien un poco este fango que nos está enterrando a todos.

Cascos inicia otra teoría de la conspiración

Dado que la primera -11M- quedó impune, comienza la siembra para el caso Gürtel, esparce la duda y vencerás, a costa de lo que sea.

 Dice El País  (y otros medios):

“Francisco Álvarez Cascos, ex ministro de Fomento y ex secretario general del PP durante la etapa en que la trama corrupta empezó a hacer negocios con el partido de José María Aznar como trampolín, ha asegurado hoy en Onda Cero que “una camarilla de policías” había falsificado pruebas contra el PP en el caso Gürtel. Álvarez Cascos no ha facilitado pruebas de una de las acusaciones más graves formulada por dirigentes del PP desde que empezó este caso. Se ha limitado a señalar que los policías que investigan este caso ya falsificaron en su día “los papeles de Laos”. Cascos también ha cargado contra el juez Baltasar Garzón, al que ha calificado de “anormalidad democrática”.

De La Vega le pide que rectifique o demuestre que se fabrican pruebas.

A %d blogueros les gusta esto: