El sucio recurso a la conspiración

Algunos pesos pesados del PP – con la aquiescencia del partido-, han resucitado el juego sucio de sembrar dudas en sus menos informados votantes (potenciales y de hecho) aludiendo a tramas conspiratorias y sin aportar prueba alguna. En el río revuelto, que empobrece aún más la política, esperan sacar réditos electorales.

Lo practicaron a fondo cuando perdieron el gobierno en 2004 debido a sus errores en la gestión de los atentados del 11M, como señalaban numerosos medios internacionales, incluido el New York Times. Un libro completo tengo dedicado al tema “11M-14M, onda expansiva” (no os molestéis en buscarlo, la editorial quebró, y no por mí 🙂 ). Lo cierto es que poseo datos abrumadores. Y el respaldo en mis archivos de incontable documentación impresa.

La teoría de la conspiración nació en el diario El Mundo. Por aquellos días brota también el “a lo mejor”, inmortalizado como “alomojó”. Su creador es el exministro y exportavoz del PP, Eduardo Zaplana. Aventura hipótesis. Su fundamento es de lo más sencillo: “no tengo alternativa fundada, no tengo pruebas, pero voy a lanzar una insinuación… y que otros demuestren que no son culpables de lo que les acuso”. Los agujeros negros están en marcha.

Ocurrieron muchas más cosas. Partamos de las 215 preguntas del PP al gobierno el 19 de Abril, basadas en la teoría de la conspiración. El diputado Jaime Ignacio Del Burgo publicando un libro titulado: “11M, demasiadas preguntas sin respuesta”. La plana mayor del PP, con Rajoy a la cabeza, acudiendo a manifestaciones de la AVT (Asociación de Víctimas del Terrorismo) con el lema “queremos saber la verdad“. El mismo líder popular, Rajoy, pidiendo la anulación del juicio –y por tanto la puesta en libertad de los implicados- tras leer en El Mundo dudas sobre la mochila de Vallecas (el vídeo está en youtube). O su compañero Eduardo Zaplana apuntando la posibilidad de desenterrar a los muertos para comprobar el tipo de explosivos utilizado. Miguel Ángel Rodríguez, exportavoz de Aznar, exigiendo saber “qué grupo terrorista puso a Zapatero en la Moncloa” en el programa Espejo Público de Antena 3.

Pasó en parte la nube con una sentencia contundente de Gómez Bermudez. El Juez se molesta en desmontar cada punto de la teoría de la conspiración. Lo hace de forma explícita y basándose en pruebas y hechos al definir el modus operandi de los intoxicadores: “Como en muchas otras ocasiones de este proceso, se aísla un dato, se descontextualiza y se pretende dar la falsa impresión de que cualquier conclusión pende exclusivamente de él, obviando así la obligación de la valoración conjunta de los datos -prueba- que permita, mediante el razonamiento, llegar a una conclusión según las reglas de la lógica y la experiencia”.

Nadie en el PP hace una declaración explícita corrigiendo sus declaraciones, ni  siquiera se disculpa. Si exceptuamos a Ángel Acebes –un español sin memoria incluso de sus propias palabras-. En una nueva carambola inverosímil, en Abril de 2007, declara en una entrevista de Esther Esteban, en El Mundo: “La teoría de la conspiración es una invención del PSOE, de Zapatero, Rubalcaba y Pepe Blanco. Nadie ha puesto sobre la mesa una teoría de la conspiración, y menos el PP. No hay ni una sola frase que pueda sostener que el PP ha mantenido o respaldado teoría de la conspiración alguna”. Por si no existieran las hemerotecas, “sólo” hay 215 preguntas registradas en el Congreso.

Me harté de decir que los países serios hubieran dirimido responsabilidades por esta contaminación malintencionada, porque, además, no fue inocua. Tal es así que ahora la resucitan. La propia Dolores Cospedal aún “mantiene dudas” sobre la “autoría intelectual del 11” –muchos mantenemos también dudas sobre su capacidad intelectual y ética-, pero ahora toca “tapar” el caso Gürtel que viene con tal carga de pruebas abrumadoras que hacen aún más difícil sostener el globo de helio. Pero es cuestión de intentarlo. Es gratis. No se exigen responsabilidades.

Se acabó. No podemos tolerarlo más. Que vayan Álvarez Cascos, Mayor Oreja, Cospedal, Rajoy y todo el PP a un juzgado y denuncien. Y si no es así, deben dimitir, apartarse la vida política. Y desde el Gobierno, desde la policía, tampoco sirven las declaraciones: acudan a una comisaría, denuncien. Limpien un poco este fango que nos está enterrando a todos.

14 comentarios

  1. apajerabierta

     /  13 abril 2010

    Pido disculpas de antemano por la fraseología que me surge de la indignación.
    Yo tenía consciencia de que vivía en un país de mierda, donde la corrupción campaba por sus respetos y en cascada por todos los niveles de la sociedad. donde el que no la practica o no ha tenido la oportunidad o es más tonto que una embarcación de pavos.
    Pero hete aquí, que me salen los del PP que al ser cogidos en fraganti (el término no tiene nada que ver con D. Manuel Fraga) con un tiro la piedra y escondo la mano.Esa mierda que han generado la lanzan a los demás vía teoría de la conspiración.
    Siempre han existido impresentables de este tipo, pero lo grave de esta vez es que estos tipejos, con los principios morales de un sapo son la “futura alternativa de gobierno”…
    La última vez que mandaron demostraron su catadura moral con el lameculista apoyo a la invasión de Iraq. Sabían que los pretestos eran falsos, ¡pero que gran negocio les prometió el hermano -más tonto- de Bush! “Todo por la Pasta” vendiendolo como “poner a España en el lugar que le corresponde en el concierto internacional” ( o sea de mamporrero del chulo del patio de colegio).
    ¡Que fácil es crear una conspiración, un Hoax! Hoy he recibido uno, sobre el fraude de Stonehenge, que resultó ser una inocentada, muy bien elaborada, de un periodista. Me la han mandado, precisamente un “pepero” indignado con el fraude de los ingleses.
    Es fácil. Inventas una historia lo más descabellada posible, pero que puede ser creida por los que quieren creer sin analizar (hay más que perros descalzos), se elige a personajes de relieve y se difunde lo más posible utilizando medios afines. Que corra.
    Yo no soy quien para exigir ya nada pero si estuviese en mi mano le exigiría al ministro del interior, que o bien presentan pruebas ante un juzgado o se procede judicialmente contra estos impresentables, que tienen una impresentabilidad engañosa: parece que son impresentables, pero son más impresentables de lo que parecen.
    Es cierto que el gobierno contra las cuerda está sacando la tajada que puede de la trama Gürtel, pero es no niega los hechos ni las tropelías.

  2. Ramon

     /  13 abril 2010

    Los mecanismos de defensa de mi cerebro casi habían logrado que me olvidara de Acebes y Zaplana, pero Rosa María me los trae de nuevo a la consciencia. Acebes y Zaplana. El Alfa y la Omega. El meapilas y el mujeriego. ¿Qué será de ellos ahora, uno con Marcial Maciel muerto y en la picota y el otro lejos del cofre del tesoro de Benidorm?

    ¡Aquello eran conspireitors, y no los de ahora! Álvarez Cascos, Mayor Oreja, Cospedal y Rajoy no les llegan a la suela del zapato. El PP actual es floho hasta en eso.

  3. max

     /  13 abril 2010

    Y desde el Gobierno, desde la policía, tampoco sirven las declaraciones: acudan a una comisaría, denuncien. Limpien un poco este fango que nos está enterrando a todos.

    Quizas,pero entonces entras su juego.Es como el duelista que te reta porque sabe que te gana.

  4. Muy buen artículo, con el que estoy totalmente de acuerdo. Sobre todo con la parte final. Cuando alguien difama, injuria, no debe irse de rositas, como se ha ido siempre el PP, tanto a nivel de declaraciones como de acusaciones en sede parlamentaria.

    Alguien tiene que pararles los pies. Por supuesto, los policías sobre los que se intenta hacer recaer la paranoia de la conspiración contra un PP podrido desde los pies a la cabeza. La policía tiene derechos a defender su dignidad y su trabajo, lo mismo que los miembros del Gobierno que son acusados de lo habido y por haber.

    El PP tiene que saber que difamar, injuriar, manchar el honor de las personas no puede salirles gratis como siempre les sale.

    Todavía recuerdo cuando el PP con Aznar a la cabeza presentaban querellas contra el PSOE, alguna vez con razón y muchas de ellas, no.

    Hay que hacerles saber que el que acusa, tiene que presentar pruebas de su acusación porque la carga de la prueba tiene que aportarla el que acusa, no el acusado.

    Ya está bien, hombre. La ley es la ley y está para ser cumplida, no sólo por la gente común, sino por aquellos que se creen en las estrellas. ¡Qué pena que no se caigan de golpe de ellas!

  5. Luis

     /  13 abril 2010

    Excelente artículo, Rosa. Sólo me ha faltado algo: la inexcusable colaboración en la difusión de mentiras de ciertos medios y periodistas sin escrúpulos, dignos émulos de William Randolph Hearst, capitaneados por Pedro José Ramírez y Federico Jiménez Losantos, junto con sus palafraneros Casimiro García Abadillo, Luis del Pino y Fernando Múgica, entre otros muchos. Sus nombres deben ser recordados como parte de una Historia Universal de la Infamia Periodística.

    Aprovecho para referir a los interesados en la teoría de la conspiración del 11-M al blog y foro de Desiertos Lejanos, donde se han denunciado durante todos estos años las evidencias de las manipulaciones.

    http://www.desiertoslejanos.com

    Un cordial saludo

  6. Manuel

     /  13 abril 2010

    Me parece un post acertadisimo. Estoy totalmente de acuerdo con todo.

  7. Víctor

     /  13 abril 2010

    La utilización de conspiraciones, más o menos paranoicas, ha sido una constante de los movimientos totalitarios en su marcha hacia el poder. Así tuvimos las teorías nazis sobre los sabios de Sión, que tanto arraigo tuvo en la débil mente de Franco. Es un recurso que exige una fuerte dosis de credulididad (y por tanto de falta de juicio crítico) en la sociedad. La ventaja clara es que convierte en víctimas a quienes pretenden ocultar sus verdaderas intenciones. Y es fácil la presentación de chivos expiatorios a quienes culpabilizar de sus males.
    En este caso la dirección del PP se ve con posibilidades claras de alcanzar el poder. Saben que el caso Gürtel puede ser una bomba de relojería que les impida culminar sus aspiraciones. Y necesitan desactivarlo de cualquier manera. Y en una sociedad poco acostumbrada al debate crítico y razonado, en que no existe política más profunda que la que quepa en dos minutos de telediario, en que los periodistas no pueden preguntar en las pseudo ruedas de prensa, en que los medios son meros voceros y los mismos tertulianos habituales son los creadores de opinión, la utilización de las teorías conspirativas son un método muy apropiado.

  8. Soto

     /  13 abril 2010

    Rosa Maria y amigos contertulios:
    Rosa,me parece muy acertado volver a rebobinar “la gran mentira de la Conspiracción del 11M;a la velocidad que deboramos la información si uno no es consciente de ello nos olvidamos de todo y eso es muy malo.Los cuatro años de la primera legislatura del PP en la Oposición fué de un acoso y derribo sin precedentes.Acebes,Zapalana ,Rajoy !Que forma de mentir!Es bueno ,muy bueno,no olvidar ….La declaraciones de Cospedal ,Cascos ,Mayor Oreja de hoy y dias anteriores es de claro calculo preconcebido.Y saben muy bien que una gran parte de la sociedad ” sucumbe” ante estas mentiras dado su nivel cultural,falta de criterio…es penoso decirlo pero es la pura verdad.Me viene a la memoria cuando fueron las Autonomicas en mi tierra en las que Feijoo sacó la gran calumnia de los cohes de Touriño y una fotografia de Quintana con el presidente de la Constructora San José en la Voz de Galicia y el ABC para que la gente picase.Siento una gran impotencia ante la falta de criterio de una mayoria de la poblacción y siento una desazón profunda el comprobar ” lo consolidada que está “esta bazofia de derecha del Estado Español”.
    Apertas agarimosas

  9. rosa maría artal

     /  13 abril 2010

    Ya sabes, Soto, lo que decía Kundera: “La lucha del hombre contra el poder, es la lucha de la memoria contra el olvido”.

  10. Hace unos días ya dejé por aquí un comentario en el que hablaba de las verdaderas armas de destrucción masiva que no han resultado otras que las mentiras y la intoxicación malintencionada del PP (sí, malintencionada porque hay ciertas cosas que no se pueden basar en la ignorancia).

    En la raíz del asunto tenemos que los neocon o neoliberales al mando en el partido popular representan a la derechona revestida de modernidad y utilizan métodos agresivos, venden a espuertas fundamentalismo religioso (que no tengo yo tan claro que compren en la intimidad) y están dispuestos a desprestigiar la democracia y las instituciones si éstas no colman sus objetivos de poder y lucro.

    Cuando el dedo señala la luna, ya sabemos que hay quienes se quedan mirando el dedo y, en esta nueva película, Conspiranoia en Génova 13, vemos en los medios como sus voceros tapan la luna no con los dedos sino con ambas manos y el cuerpo entero para chupar cámara y pasar de malos de la película a las protas víctimas.

    No sé si fue por aquí o por donde Escolar donde leí unas líneas de un artículo citado -perdón, no recuerdo de quién- en el que se ejemplificaba con algo similar a esto:
    Un cargo público del PP saca dinero del cajero automático y lo guarda en la cartera; un ciudadano que lo ve, decide robarlo y el cargo del PP, con razón, lo persigue; luego tenemos otra foto, una en la que un cargo público del PP es pillado in fraganti robando dinero de la caja de todos de manera incontestable. Entonces va, pone el grito en el cielo y se queja de que, en realidad, está siendo perseguido, difamado, espiado porque los malos son los otros que sólo ansían arruinar su reputación y su gestión honrada.

    Piensan que hay ciudadanos que se lo creen… y seguramente tienen razón: hay ciudadanos que se creen esto y que el espíritu santo tiene forma de paloma y que dios nos mira a través de un triángulo que levita entre un esplendor de nubes. Otros no sólo no nos lo creemos sino que, además, estamos HARTOS de recursos de cloaca. Igual va siendo hora de decirlo más alto y/o más claro. Igual de salir a la calle y gritarlo, que cansan mucho.

  11. Y por cierto:

    “La política no tiene nada que ver con la moral, un jefe….que pretenda gobernar con arreglo a las leyes morales, no es hábil y, por tal, no está bien afianzado en su asiento. Todo el que quiera gobernar debe recurrir al engaño y a la hipocresía. En política, el honor y la sinceridad se convierten en “vicios” que despachan a un mandatario más pronto que sus mayores enemigos.”

    Este fragmento precede de los llamados Protocolos de Sión, en texto probablemente creado por los servicios secretos zaristas para desprestigiar a los judíos. Hitler lo conocía y fue un determinante para avivar los prejuicios fanáticos del futuro dictador. El propio Goebbels, en sus diarios, reflexiona sobre su utilidad como vehículo de propaganda.
    A día de hoy es un libro de texto entre los grupos de ultraderecha.

    Es lo que se llama política sin complejos.

    Y, finalmente, una recomendación sobre este asunto de las manipulaciones, las mentiras y las cintas de vídeo en torno a los gobiernos mentirosos y los políticos corruptos (y a los corruptores): The Ghost Writer. Magistral, intensa y… sin que tengan por qué ser realmente ciertas las tramas que pone de manifiesto, algo del puzzle de la verdad podría ser hecho con sus piezas.

  12. Luis

     /  13 abril 2010

    Pati_Difusa:

    La atribución de la autoría de los Protocolos, que yo sepa, está fuera de duda. Los hizo la Okhrana zarista, pero a la vez se “fusilaron” un libro poco conocido del siglo XIX, un pasquín que se había escrito contra Napoleón III y que se llamaba “Diálogos en el Infierno entre Maquiavelo y Montesquieu”, de Maurice Joly.

  13. Gracias, Luis: no lo sabía

  1. El sucio recurso a la conspiración
A %d blogueros les gusta esto: