¿Quiere la SGAE matar la música?

Se presentó un miembro de la SGAE en una peluquería catalana y les dijo que tenían que pagar un canon por la música que sonaba en el establecimiento a través de ¡la radio! La medida es general. Se les exige pagar seis euros mensuales a los salones pequeños (de menos de 50 metros cuadrados) y doce euros a los grandes (hasta los de 100 metros cuadrados), para proteger los derechos de autor de los creadores de música españoles. Los escritores no vivimos de los libros, apenas los más grandes, muy pocos, los del “lalariro” sí.

La reacción de los peluqueros ha sido hábil y práctica. Han advertido a sus clientes :  si quiere música ¡tráigasela Vd! Así, para amenizar el peinado o llevan su mp3 o les acompaña el silencio. No nos han contado si alguien usa un tambor, castañuelas, una flauta, para avanzar improvisaciones que no suenen a nada conocido.

Mejor sería el silencio que alentar a ese privilegiado club para quien el gobierno va a poner en marcha un portal antidescargas, en el que va a invertir 1,5 millones de euros. ¿No hay mayores prioridades de gasto en nuestro país?

Hay una serie de “creadores” españoles a quienes no escucho jamás y me hacen cambiar el dial o salir del establecimiento donde suenan. Textual. Me ocurre concretamente con la reina del desafine, una que pertenecía a Presuntos Implicados y cuyo nombre no recuerdo. Pero, dadas las circunstancias, creo que puedo privarme de la media docena escasa de autores españoles a quien solía atender con gusto. Al menos, hasta que se imponga la cordura, si es que tal cosa sucede.

Me pregunto si la SGAE quiere matar la música. Si prefiere hacerse el harakiri antes que perder la oportunidad de sacar a la ciudadanía algún euro. Pero, como la música es un arte universal –que adoro por cierto-, ahí va una joya sueca que descubrí hace poco: Nils Landgren. Además de cantar -de ensueño- toca el trombón.

O el viejo Chet Baker

O esta versión de Las hojas muertas de Iggy Pop

Iggy Pop – Les Feuilles Mortes

O el tradicional Elvis

Elvis Presley – Are You Lonesome Tonight?

Y para cargar pilas Canned Heat

Canned Heat – On the Road Again

O Richard Cheese, versión irreverente de El Muro de Pink Floid

Richard Cheese – Another Brick In The Wall

Y para final, los largos caminos hasta llegar a la meta:

Joe Webster – It’s A Long Way To Tipperary , Pack Up Your Troubles , Roll Out The Barrel , The Happy Wanderer , Hey Look Me Over

A %d blogueros les gusta esto: