Muere Emilio Botín, fin de otro de los pilares del sistema

botin

 Es noticia mundial, no en vano Emilio Botín representaba, al frente del Banco de Santander, una potencia económica. En España gozaba de enorme influencia en los destinos del país. Inolvidable aquella foto con el Rey Juan Carlos de esta guisa. Tan “campechanos” ambos.

botin.rey

 Muere Emilio Botín a los 79 años, de un infarto. Inscrito en una saga de banqueros (eso de que empezó de cero y se hizo a sí mismo es otra leyenda del sistema) fue, eso sí, protagonista de una revolución en la banca española. Sus osadas políticas  en los 80´ sacudieron al paquidermo de la competencia y llevaron al  Santander, de ser el séptimo banco de España, al primero. Ha alcanzado también el liderazgo de la zona euro, según dice hoy El País.

En el camino,  varias causas pendientes con la justicia que fueron sobreseídas “milagrosamente”. Llave del dinero y de créditos en circunstancias críticas, partidos y medios han girado bajo su égida. Y se ha notado. Mucho. Él llevaba la batuta.

Negra época del embudo como ley, desahucios, prosperidad y pobreza repartida al modo de los viejos cánones que el progreso y la lucha habían limado. ¿Se termina?

Lo cierto es que, por una causa u otra,  se están produciendo cambios y relevos de enorme significación. Pero no tiene por qué implicar un rumbo diferente, todo lo contrario. En muchos casos el poder no hace sino cambiar a manos idénticas,más jóvenes, con más vida por delante.

Esperanza Aguirre se ha evidenciado impresionada por la muerte de Botín al iniciar una entrevista con Pepa Bueno en la SER. Los creyentes, dice, están en manos de la providencia. Allí cabalgaba de nuevo ahora que la carrera de los despropósitos ha echado a Ana Botella de la alcaldía de Madrid. Rajoy se ha ido con su disco rallado al Congreso –sí, el viejo vinilo que otra cosa no conoce-: Sánchez es culpable de la “herencia” Zapatero. La que él nos deja –si se va porque está empecinado en quedarse a base de “reformas” electorales- es similar a la que dejó Atila.

Los negocios seguirán floreciendo para los amigos del  sistema, hoy tan degenerado, mientras a los ciudadanos nos parte un rayo… o una rama.

Se fue –o lo echaron- el Borbón padre, y Botella y Botín. Crecen brotes verdes de ciudadanía, que no los aplasten, que no se marchiten, que no se pudran.

Elvira Rodríguez ha dicho: “Botín se va con las botas puestas”. Rodríguez es presidenta de la CNMV por ser del PP y tertuliana de la TDT Party. Se le coló el pufo de Gowex, con una actuación vergonzante incluso, y ahí sigue tan tranquila.

Llevamos años viendo que el que se va lo deja todo “atado y bien atado”. Pues, esto es lo que hay que conservar… o cambiar. He ahí el reto. Inaplazable porque ya se plantea en circunstancias críticas.

 

A %d blogueros les gusta esto: