Boston: había una cámara


Es irremediable. Sin escapatoria. En un paisaje cotidiano, estalla una bomba. Entre el humo y los escombros vemos correr a gente despavorida. La pantalla se tiñe de cuerpos ensangrentados que enfoca el objetivo. 3 muertos (uno de ellos un niño)  y más de 140 heridos en Boston. El miedo se instala, se acrecienta en la población, por si hay más artefactos explosivos. Horas de televisión, titulares encabezando periódicos. Había una cámara.

Cada vida perdida irracionalmente es algo a lamentar, a tratar de evitar. Ayer, 11 personas murieron en Siria de la misma forma. Se sumaban a la brutal escalada del domingo cuando, según la oposición, cayeron 130, entre ellas 31 niños. A los 36 de Irak, otros dicen que 55 y más de 300 heridos (no saben ya ni contarlos), en ese goteo que se inició tras su invasión ilegal. A los 7 de Afganistán por el estallido de una mina de las que siembran las guerras. Esta vez tuvieron “suerte”, no son tantos como en otras ocasiones. Todas estas muertes no fueron recogidas por una cámara. No escuchamos el ruido de la detonación, no vimos el humo, no contemplamos la sangre ni los cuerpos inertes. No vimos llorar a sus familiares y amigos. Pero igual cada uno de esos pueblos sufrió el impacto de la muerte incongruente. Toda lo es. Pero no es lo mismo. Cuesta incluso encontrar referencias de estas víctimas en los medios.

Brutales políticas matan a diario con los guantes blancos de la impunidad basada en unos resultados electorales que se dicen democráticos. Nos traen sufrimiento, hambre, muertes también, aunque no nos salpiquen la sangre directamente a la cara. Pero también existen. Y tampoco hay cámaras que lo resalten. No con la contundencia que se precisaría para poder atajar tanto despropósito.

Muertos de primera y de segunda, igual de dolorosos pero mucho menos publicitados. Periodismo. Inercia que nos lleva. Necesidad de parar la rueda, reflexionar y cambiar el sentido.

A %d blogueros les gusta esto: