El periodismo en la era de Wikileaks

 

Quien quiera puede saber -por múltiples fuentes-, las palabras textuales, las filtradas por quien destaca con un criterio subjetivo, las ya digeridas, todas las que se dijeron en el debate “El periodismo en la era de Wikileaks”. Ese hito por el que hemos tenido acceso a una masiva información confidencial que deja en cueros a muchos gobiernos, y que publican 5 grandes diarios del mundo. Qué os voy a contar que todavía no sepáis al respecto. Así que yo me voy por vericuetos personales para comenzar. Tal vez, sólo tal vez, os será útil. Apenas seré crítica, prefiero hoy sumar que restar.

Llevo el periodismo en las venas desde que, muy pequeña, comencé a leer el diario “Pueblo” que traía mi padre por las tardes. Frente al encorsetado entonces Heraldo de Aragón, aquel vespertino –atenazado como todos los medios por el franquismo- rezumaba una savia nueva que me cautivó. Había un tal Copérnico (nunca supe quién fue) cuyas sentencias recorté, guardé y me hicieron perder, por cierto. Y estaba Josefina Carabias, una pionera. Por ella entendí que las mujeres también podíamos hacer ese fascinante trabajo, cuando parecía que nos estaban negando todos, salvo coser, lavar y planchar. Hace muy poco, José Luis Sampedro, testigo del siglo, me contó que Josefina se empleó de camarera en el Hotel Palace para escuchar los secretos de los políticos que allí se reunían, y contarlos. En eso estriba todo, hoy y siempre. Luego llegaron… los malos tiempos, y ella se marchó a París de corresponsal.

Josefina Carabias

Así que entenderéis que, con wikileaks, haya vuelto a ser gozoso leer los periódicos y que ayer me encontrara en el debate plenamente en mi salsa. Porque allí se habló de periodismo todo el tiempo y con voces seleccionadas con especial criterio y sensibilidad, hasta sin complejos. Allí estaba mi querida Alicia Gomez Montano que me permitió despedirme del trabajo en TVE pudiendo dar rienda suelta a mi creatividad, y, que, a pesar de sus cargos directivos, es como una hormiga-obrera del periodismo. Y Nacho Escolar, a quién adopté (como heredero, sin que él lo supiera) muy poco tiempo después de conocer su trabajo. Y Giles Tremblet que, desde hace años, es como mi sueño de una Europa española y de un periodismo de altura. O Javier Bauluz, un premio Pulitzer español que en otros países estaría en los altares y que hoy lucha con empeño y coherencia por su periodismo humano. No conocía a Borja Bergareche de ABC, reivindicando su juventud -33 años y para subdirigir un periódico conservador- interlocutora. Ni a Javier Moreno, a quien uno ve en la distancia en el Olimpo de su alto cargo, pero que a mí me ha demostrado que, por encima de todo, ama el periodismo, vibra y lucha por él. Y abajo, en las butacas, había más periodistas –algunos en mi nómina oculta de herederos- y una ciudadanía anónima ávida de saber. Por tanto, yo estaba ganada y encantada.

Hasta cierto punto, claro está. Cuentan hoy que asistieron al debate 750 personas, hasta en salas contiguas, sentadas en el suelo. Casualmente igual –algunos menos- de los que congregamos en el acto #contrattacando, con muchos menos medios. No eran los mismos, éstos, mucho más jóvenes. Por tanto, debe haber unas 1.600 personas que se molestan en moverse para buscar respuestas. El acto en twitter y el propio eskup de El País fue seguido –eso sí- con una amplitud fuera de lo común. En casa, a punta de clic en el ordenador. Cuando Borja Bergareche, sobre todo, quería indagar quién era Assange, quién le financiaba, si El País había pagado por la información, Javier Moreno casi saltó al evidenciar que ningún político había pagado por los hechos hoy revelados. “Ni un fiscal general del Estado”, me apuntó después Nacho Escolar.

No es tiempo de Watergates, me había lamentado yo en el coloquio también… buscando ayuda. Allí el periodismo derribó a un presidente. Y de los EEUU, nada menos. Los que reivindican el poder de Internet, como Javier Bauluz por ejemplo, señalan poco después que periodismohumano es seguido por 30.000, 40.000 personas, pero… apenas nadie pone el euro semanal que piden para mantener la página. Un euro, por favor, sostengámosles. Empecemos a hacer algo.

Se debatió, brevemente, si wikileaks ha hecho el periodismo que no hacen los periodistas, y si prima el negocio sobre el servicio público. Lo que sí comprobamos a diario es que los grandes medios (especialmente los informativos de televisión) se han venido basando en un periodismo de declaraciones, sin profundizar en datos, contexto o análisis, por el cual, los hechos documentados y las opiniones de la contra-información parecen tener el mismo valor. Y, para captar atención y vender, han explotado el espectáculo, el impacto sin fondo, el pasar a otra cosa porque todo nos aburre. ¿Hay tiempo todavía para estimular el pensamiento crítico y que la sociedad reaccione?

Lo que estamos viendo de nuestros políticos (aposentados muy tranquilos en sus mentiras a los ciudadanos) debería desatar una revolución, pero igual se convierte en un consumible más, que olvida y pide otros. Los hechos de estos políticos que cada día acaban con uno más de nuestros derechos, en total impunidad, porque creen que pueden jugar con la ciudadanía en el tablero del poder. Hasta ahora, sí han podido.

Hay irritación y rebeldía en una parte de la sociedad, conformismo y/o miedo en la mayoría. Algunos si se están moviendo, hay -pese a todo- un interesante caldo de cultivo. No sabemos cómo canalizar todo ello. Echarse a la calle no sirve para nada, pero pulsar una tecla del ordenador o el dispositivo móvil –solo- tampoco.

Sí veo el periodismo que siempre estuvo haciéndose huecos, y otro que a lo mejor despierta. Y que una parte de la ciudadanía se ha divorciado de él porque lo considera parte del problema. Mucha tarea por hacer. Pero ayer mi desánimo de los últimos días se enchufó al periodismo de quien aún puede hacerlo con amplia difusión… y me subió el nivel de las pilas. Quizás todos deberíamos buscar como recargarnos. Nos necesitamos.

 

A %d blogueros les gusta esto: