Madrid anula las citas de pedriatría a “bebés irregulares”

Ignacio González, presidente heredado de la Comunidad de MADRID, inaugurando

Ignacio González, presidente heredado de la Comunidad de MADRID, inaugurando

Desde que lo he leído, hace ya unas cuantas horas, tintinea en mi estómago como algo que se resiste a ser digerido. La Comunidad de Madrid ha decidido cambiar la normativa de atención a recién nacidos sin avisar previamente ni a los administrativos ni a los padres. Esto no supone, nos cuenta eldiario.es, que los bebés se queden sin atención médica, pero sí dejan de tener un seguimiento por parte del pediatra o pierden la opción de acudir a un especialista. La medida va dirigida principalmente contra los hijos de emigrantes que no tienen regularizada su situación en España.

Dicen en la Consejería de esta comunidad regentada por el PP de Aguirre y sus sucesores, que es solo un trámite administrativo. Con graves inconvenientes para los niños y sus familias. Los trabajadores administrativos confirman que los problemas comenzaron el viernes 13. Desde entonces la Consejería de Sanidad ha comenzado a dar de baja a recién nacidos mayores de tres meses en el sistema informático. “Hemos ido constatando casos de padres que venían a por citas y no se las hemos podido dar porque los niños estaban borrados”, explica Elisa, portavoz de SOS Racismo y trabajadora sanitaria.

El PP ha llegado a esta bajeza sin límites que apoyan con su voto miles de personas nacidas, al parecer, con su misma catadura moral.  Irregular es ser del  PP y ayudar al PP en estas políticas. Y aún andan decidiendo si presentan a Aguirre o a Cifuentes para proseguir la labor en la Comunidad y en el resto de España.

Desde que gobierna Rajoy la pobreza infantil llega a afectar al 33% de este colectivo cuando la encontró en un ya insostenible 17%. Decenas de miles de niños. También deben ser todos ellos “irregulares”. Criaturas con un futuro por escribir que se inicia lleno de carencias que siempre pasan factura.

Lo que cuenta para el PP son los complejos de lujo (ahora preparan uno frente al Bernabeu), sus propios áticos (por poner un caso) y reprimir la crítica con leyes como la que han aprobado con la firma del PSOE. Esas leyes y código Mordaza que impiden calificar, bajo amenaza de gravísima tipificación, como realmente se merece a esta gentuza.

 

Bebé-patera. Ojalá haya tenido suerte.

Bebé-patera. Ojalá haya tenido suerte.

 

A %d blogueros les gusta esto: