Telemadrid y la verdad = manipulación y hechos

Las imágenes son de Grecia, como denuncia Salvemos Telemadrid. No es todo. No dejan espacio apenas para un segundo de verdad. Esta televisión que hace escarnio del periodismo la pago con mis impuestos, para que invada las mentes de su -por lo menos escasa- audiencia. La autora de este pastiche se llama María Lopez y es coordinadora de editores de la televisión pública madrileña.  

Fuentes de Telemadrid han explicado que se produjo un error pero que se trata de una polémica “gratuita” porque los sucesos de Barcelona “no difieren mucho de lo ocurrido en Grecia”. Exquisito rigor, como se ve.

Mención especial también a una todo terreno en busca de su esencia (ved su progresión: Cadena SER, RNE, Telencinco, Antena 3, la COPE, La Razón, Telemadrid): Ely del Valle da un recital de manipulación digno de un Oscar. ¿La veremos en los desayunos de TVE? Parece que le gusta la hora. Ella hace el programa donde se emitieron esas imágenes caldeando el ambiente sin desfallecer un instante.

La historia completa aquí. Ignacio Escolar cuenta el resto de la inmundicia.

Los hechos. Grabados. Fuerte carga policial sin provocación previa, al menos en esa zona. Ni siquiera la que parecía indignante historia del diputado ciego al que arrancaron su perro parece ser cierta. Con todas las cautelas porque -de haber sido real era el hecho más deplorable-, pero la declaración decía: “han intentado arrinconarles en la entrada de un garaje donde les han dado algunos golpes, y a Llop han intentado robarle el perro guía”. Camina con dos personas, y parece verse algún can alrededor… no podría asegurar qué ha ocurrido. Minuto 5,10

Y para lavar la mente de tanta basura, el vídeo de la entrada anterior.

Alemania no baja los impuestos

Alemania rectifica: no bajará los impuestos como anunció para ganar las elecciones. El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, ha descartado la rebaja fiscal anunciada por el Gobierno de coalición de la canciller federal, Angela Merkel, ante los problemas para la financiación del déficit público del país a causa de la crisis económica. Un déficit del 6% por cierto, pese a su poderosa industria y lo poco que dependen del ladrillo.

Es decir, los alemanes sacaron de la coalición de gobierno a los socialdemócratas –empeñados en mantener los tributos fiscales para asegurar los derechos sociales de los que disfrutan (muchos, muchos)- para votar a los liberales que prometieron bajarlos. Ahora la CDU de Merkel dice que no están las finanzas del Estado para juegos.

¿Adónde mirará ahora el PP? Alemania no baja los impuestos. Mejor dicho, promete que lo hará para ganar las elecciones y luego no lo hace. Es un sistema. Sólo que los ciudadanos alemanes no suelen consentir que les engañen.

A %d blogueros les gusta esto: